nutrición deportiva

Alimentación: 5 mitos de la alimentación deportiva

Seguro que te gustaría mejorar tu rendimiento sobre la bici y, en ocasiones y fruto de la rumorología, escuchas mil y una historias, bulos, asociados a alguno de tus ídolos ciclistas, que posteriormente tratas de incluir en tu rutina diaria.

Texto:
Muriel Bouhet
Foto:
Mariano Herranz
Publicado el 13/07/2015
nutrición deportiva

Todos queremos parecernos a José Antonio Hermida y ganar las carreras esprintando como Nino Schurter, pero… seamos conscientes, ni somos profesionales ni nuestro salario está justificado por dar pedales.

No pretendes alcanzar metas lejanas a lo que te limita tu día a día y actúa con sentido sobre todos los aspectos que de forma organizada mejorarán tu rendimiento siendo consciente de cuál es tu nivel.

Uno de estos aspectos es la alimentación, que juega un papel fundamental en el deportista, donde el continuo desgaste y las exigencias físicas comprometen el rendimiento y su salud al deportista, sobre todo en aquellos que no se alimentan adecuadamente.

Con la ayuda del dietista y nutricionista deportivo José A. López (http://www.josealopezdietistanutricionista.com) destaparemos los principales errores en los que caen los deportistas, bien por rumorología o por desconocimiento. 

No te daremos soluciones mágicas, simplemente no escuchar los rumores o comentarios sin apoyo profesional y no te fíes de lo que uno u otro te cuenta, posiblemente esa información no sea real ni verídica. 

 

Mito 1: Dejar de comer en plena temporada para bajar peso.

¿Cuántos de vosotros no habéis reducido la ingesta en plena temporada para  llegar «fino» a una cita? En el momento en el que nos aproximamos a la cita que hemos preparado con tanto esmero no es el mejor para hacer restricciones alimentarias, todo lo contrario. Posiblemente el cuerpo, debido a la carga de entrenamiento, fatiga y estrés generado en por la preparación, esté necesitado de nutrientes, con lo que comprometer la ingesta para reducir unos gramos de peso corporal es un error garrafal.

Una restricción alimentaria en plena temporada conducirá a un descenso en tu rendimiento físico, mayor cansancio debido a una peor recuperación de los depósitos de glucógeno y consigo una mayor  prevalencia y riesgo de lesiones.

Si tienes algún kilo de más, acude a tu nutricionista, él valorará tus hábitos, adaptará tus ingestas, pero no límites ni restrinjas tu ingesta confiando en aquellas técnicas que comenta la «sabiduría popular».

La opinión de nuestro dietista

«Como en toda dieta deportiva, limita alimentos hipocalóricos ricos en grasas, bollerías, azúcares simples y por supuesto alcohol, pero en ningún momento hagas ayunos, reduzcas la proporción de comidas en tus platos o busques fórmulas para no tener apetito y comer menos de lo que acostumbras si estás próximo a tu cita».

 

Mito 2: Pesarte todos los días

¿Te pesas todos los días?... ¿Para qué? Posiblemente tu cuerpo presente oscilaciones de peso a lo largo de la semana, el hecho de que aumentes de peso una semana no quiere decir que hayas engordado (en grasa), ni tan siquiera quiere decir que tu rendimiento vaya ser peor. ¿Comes todos los días la misma cantidad de alimento?... No. ¿Entrenas todos los días el mismo número de horas?... No. ¿Te hidratas cada día con la misma cantidad de líquido?… No. Entonces, ¿cómo puedes afirmar rotundamente que «he engordado 100 gr...».?

El peso es muy oscilatorio, el grado de hidratación o deshidratación (ojo), el tipo de entrenamiento realizado, la carga de hidratos que hagas el día previo, son condicionantes para que el peso fluctúe arriba abajo, pero no por ello quiere decir que tengas mayor proporcionalidad de tejido adiposo.

Solamente realizando una prueba antropométrica sabrás si tu ganancia de peso está asociado a un incremento de porcentaje graso o muscular, los kilos en la báscula no identifican el origen del peso. Por tanto no identifiques una ganancia de peso corporal con que hayas engordado en grasa, puede que tu musculatura en base a tu preparación haya sufrido cambios y hoy tengas más tono muscular que meses atrás.

La opinión de nuestro dietista

«No hace falta que te peses cada día, ni asocies un incremento de peso a un acumulo de grasa, para ganar un kilo de grasa corporal has de consumir un exceso de calorías considerable».

Mito 3: Retirar alimentos que te han dicho…

Cuántas veces has escuchado… «la leche de soja, mejor que la de vaca»..., «el gluten es indigesto para los ciclistas»…, «evita el tomate antes de las competiciones»... He llegado a escuchar  hasta que «el agua engorda». 

No hay alimentos que de por sí solo sean buenos o malos, ni muchos menos alimentos que mejoren el rendimiento físico por encima de otros, la calidad de tu dieta la conforma el tipo de alimentos que incluyas, la ración y la frecuencia con la que consumas los alimentos.

Por desgracia, la nutrición es uno de aquellos temas en los que existe un sinfín de mitos y leyendas urbanas atribuidas a ciertos alimentos y a su consumo sin una justificación clara y basada en la evidencia científica.

Lo que opina nuestro dietista

Lo ideal sería realizar una  valoración nutricional haciendo un balance de tu dieta en conjunto teniendo en cuenta qué alimentos incluyes en tu día a día, así como la frecuencia de consumo, etc.  para concluir si es necesario o no retirar alimentos diarios.

 

Mito 4: Emplear suplementos nutricionales por tu cuenta

¿Cuántos de vosotros, habéis usado alguna vez glutamina, aminoácidos o creatina sin el respaldo o prescripción de un dietista nutricionista?

El éxito o la eficacia del uso de algunos suplementos radican en la correcta utilización de los mismos, ajustando de forma muy personal el empleo de estos nutrientes en determinados momentos de la temporada cuando la dieta por sí sola no es suficiente para cubrir la demanda de ciertos nutrientes implicados en el metabolismo del deportista.

Podríamos decir que no hacer un correcto uso de ellos es una buena técnica para «perder dinero» ya que el beneficio de su uso se verá reducido en gran medida sin un plan de ingesta elaborado por el profesional competente.

Lo que opina nuestro dietista

«Ajustar la dieta sería el primer paso a seguir antes del uso de suplementos. Después, si es necesario, una correcta elección del suplemento, la dosis y el momento de su uso, bajo la prescripción de tu médico o nutricionista será el protocolo a seguir en el uso y manejo de los suplementos deportivos».

 

Mito 5: No comer durante los entrenamientos

Si eres de los que cree que comer durante los entrenamientos no es necesario, estas cometiendo un grave error. El cuerpo, a medida que hacemos una actividad o simplemente por estar activo, necesita constantemente de una despensa energética y de nutrientes necesarios para su correcto funcionamiento.

Comprometer la ingesta alimentaria conduce a un descenso del rendimiento físico, por la propia escasez de nutrientes. Una vez que los depósitos de glucógeno corporal (muscular y hepático) se agotan tu cuerpo obtendrá nutrientes (como los lípidos y Aa) de menor carga energética para nuestro cuerpo, reduciendo así su eficacia física y con ello tu rendimiento. 

Lo que opina nuestro dietista

Haz un aporte constante de nutrientes energéticos. Las recomendaciones oscilan entre los 35 g y los 90 g de HC dependiendo la duración e intensidad de la actividad física. Recurre a alimentos caseros como frutas naturales o desecadas, membrillo, galletas o suplementos como geles o barritas energéticas para cubrir esta necesidad de glucosa.

Encuentra más contenidos

Formulario de búsqueda

Texto:

Muriel Bouhet

Fotos:

Mariano Herranz

Publicado el 13/07/2015