Bicis Incomprendidas: Intense M1

Bicis Incomprendidas: Intense M1

Intense M1. Cuando 127 mm eran demasiados. Los 90 fueron tan originales como prácticos. Si alguien daba con la clave a la hora de diseñar un cuadro, el resto de marcas no tenían ningún problema en hacer un "copiar y pegar" y poner su pegatina hecha a mano

Texto:
Alberto Álvarez
Foto:
Intense Bicycles
Publicado el 29/12/2016
Bicis Incomprendidas: Intense M1

Eso le pasó a Intense y a su famosa bicicleta M1. Historia viva del descenso, historia viva del mountain bike.

En el año 1994 Intense puso en el mercado la primera M1 de su historia. Un enorme tubo superior a modo de monocasco fue la primera seña de identidad de una mountain bike que nacía para ser una referencia. El sistema de suspensión de la Intense M1 se llamaba McPherson (que no era más que un monopivote multiarticulado) que, con unos generosos 127 mm de recorrido, puso en compromiso a los fabricantes de horquillas. Por esa época hacer más de 75 mm de recorrido era una locura. Aun así, no veas como bajaban…

Un año más tarde, en 1996, el sistema de suspensión pasó al típico 4-bar-link con 4 puntos de giro que marcó el inicio del gran rendimiento que la Intense M1 tuvo en el inicio de su historia. Ese mismo año, un joven Shaun Palmer, todavía con piel libre para tatuarse, conseguía la medalla de plata en los mundiales de Cairns en Australia.

El tema de las M1 con pegatinas de otras marcas fue una constante a finales de los 90. Comprar unas cuantas Intense M1 y cambiarlas el color y los adhesivos fue algo habitual en muchos equipos, algo que pudimos ver con nombres como Mike King y Greg Minnaar con Haro, Leigh Donovan y Eric Carter con Mongoose o Mick Hannah con Maxxis. Y estamos hablando de hace 20 años

Desde finales de los 90 hasta principios de 2000, la Intense M1 fue evolucionando no solo en recorrido, sino en diseño. Principalmente el cuadro se fue reforzando y convirtiendo en un auténtico monocasco con dos enormes láminas de aluminio e forma de «Y» tumbada que, soldadas entre sí, convertían a la Intense en todo un ejercicio de diseño para la época.

2002 fue un punto de inflexión cuando un jovencísimo Sam Hill ganó los mundiales júnior a lomos de una Intense y Chris Kovarik le metía 14 segundos al segundos clasificado en la Copa del Mundo de Fort William. Eran los últimos triunfos de la M1 antes de convertirse en la Intense M3 en el año 2003.

El modelo M3 del año 2003 y el modelo Intense M16C realizado en carbono, tope de gama en la actualidad, comparten recorrido de 240 mm

La entrada del sistema VPP bajo la licencia de Santa Cruz Bicycles significó la apertura a un nuevo mundo en la Intense M1. Ya bajo la denominación de M3, el recorrido aumentó hasta los 240 mm y el sistema ayudó a mejorar sobre manera la capacidad de pedalada así como la absorción de pequeños y grandes impactos. La Intense M3 es la evolución que marcó un antes y un después de la gama M, siendo la cuarta evolución del sistema de suspensión y la que se mantiene hasta los modelos Intense de la actualidad.

La siguiente evolución del sistema VPP en la gama M de Intense fue en el año 2006, en el que apareció la denominación de M6. Se estilizó el diseño del monocasco con tubos más definidos y se optimizó el comportamiento y absorción de la parte trasera. Ese mismo año, aunque al final no se comercializó, Intense trabajó en la gama EVO enfocada únicamente a corredores oficiales.

Esta sí que salió al mercado en 2010 cuando llegó al M9 que vino a ser una versión súper evolucionada de la Intense M6 llamada FRO (For Riders Only). La Intense M9 tenía un recorrido trasero entre 216 mm y 236 mm y ofrecía 3 posiciones de anclaje del amortiguador para variar su respuesta, así como dirección angleset y punteras con varias posiciones para variar la distancia entre ejes. Uno de los pasos definitivos para que los modelos de descenso, como alguno de enduro en la actualidad, sean personalizables en cuanto geometría y recorrido.

2015 significó la penúltima actualización de la gama M, en forma de la Intense M16 primero en aluminio y meses más tarde en carbono, siendo la primera M después de más de 20 años que cambia de material. Además, la M16 también entró de lleno en el mundo de las 27,5” y puso fin a nuestras queridas 26” para descenso

Opina y comenta

Texto:

Alberto Álvarez

Fotos:

Intense Bicycles