Bicis Míticas: Santa Cruz V10

Bicis Míticas: Santa Cruz V10

Quien diría que con tan sólo 15 años de vida se puede alcanzar la madurez... La V10 de Santa Cruz es un ejemplo de cómo evoluciona un modelo tras 6 generaciones, pero siempre con la esencia de la primera de todas ellas. Te contamos la historia de la V10

Texto:
Alberto Álvarez
Foto:
Santa Cruz Bicyclies
Publicado el 21/03/2017
Bicis Míticas: Santa Cruz V10

La V10 de Santa Cruz fue la primera mountain bike de descenso realizada en carbono en ganar una prueba de la Copa del Mundo. Hablamos de Maribor, en Eslovenia, en el año 2010. Hace 7 años ya. 8 años antes, es decir, en 2002, nacía la primera generación de una de las bicis que iba a ser llamada a copar decenas de primeros puestos de Copa del Mundo de descenso, maillots arco iris y páginas en los libros al convertirse en uno de los modelos más míticos del descenso.

La primera generación de la mitica V10 de Santa Cruz nació en el año 2002 y tuvo una corta vida de un par de años, hasta 2004. Realizada en aluminio de la serie 6000, contaba ya con el sistema de suspensión VPP de Santa Cruz y unos enormes 255 mm de recorrido trasero. El recorrido de la horquilla variaba entre 150 y 200 mm. El cuadro estaba reforzado en el tubo de dirección en la unión de los tubos superior y diagonal y en el tubo de sillín en su unión con el diagonal.

Quince años de contínuas evoluciones separan la primera y la última generación de la Santa Cruz V10

Lo más destacable del cuadro, era un freno trasero flotante que asentaba la pinza de freno en un soporte integrado en el propio buje Hadley Racing. El buje tenía 160 mm de ancho, de los cuales 20mm pertenecían al anclaje de freno, y contaba con un eje pasante de 15 mm. Ojo, que ya venía con 67 grados de ángulo de dirección, lo cual, para ser hace 15 años, no está nada mal.

Entre 2005 y 2007 la segunda generación evolucionó la primera en muchos aspectos. El cuadro de la nueva Santa Cruz V10 se rediseñó por completo adoptando tecnología monocasco en el triángulo delantero con una pequeña joroba en el tubo superior, marca de la casa durante muchos años. Mismo recorrido, mismo sistema de suspensión, pero además de que el cuadro era mucho más resistente, el link superior se cambió por completo para hacerlo más rígido, formado ahora por tres piezas.

Santa Cruz V10 las seis vidas del mito de DH

A nivel geométrico se dieron cuenta de que las 3 tallas de la primera generación eran muy pequeñas y en la siguiente versión del modelo V10 las hicieron más grandes. Se mantuvo el ángulo de dirección en 67 grados, pero el pedalier bajó (menos mal) hasta los 375 mm (antes eran 398 mm), pero la distancia entre ejes se acortó en más de 25 mm… Los ingenieros de Santa Cruz buscaron un cuadro mucho más compacto, más rígido y más grande, pero se olvidaron de hacerlo más largo…

La tercera generación vio la luz en 2007 y estuvo vigente hasta 2010. Seguimos en el mismo aluminio y un recorrido de 254 mm, pero que ahora permite entre 180 y 203 mm para la horquilla. El cuadro de la Santa Cruz V10 se refuerza en tubo de dirección y sillín principalmente y el link superior ahora es de una sola pieza y en carbono.

El basculante trasero de esta versión de la Santa Cruz V10 también sufre retoques, destacando las punteras en una sola pieza (en las dos generaciones anteriores venían atornilladas) y un eje pasante de 150x12 mm. 66,5 grados de ángulo de dirección. El pedalier sube de altura muy poco, así como la distancia entre ejes también se alarga mínimamente. Lo del freno flotante solo fue cosa de la primera generación.

La cuarta generación llegada en 2011 y que aguantó hasta 2013 fue la primera Santa Cruz V10 que adoptó el carbono para el triangulo delantero, manteniendo el aluminio en el trasero.

Aquí ya empezamos a hablar de una refinación total. El cuadro pesaba 3,9 kg con amortiguador Vivid (sí, probaron con el amortiguador de aire ese año), podíamos elegir entre 254 y 215 mm de recorrido trasero, nuevos rodamientos más grandes en los puntos de giro, dirección de 1,5” y la posibilidad de cambiar el ángulo de dirección entre 63 y 66 grados mediante la dirección Angleset de Cane Creek.

Y a la quinta Santa Cruz V10 llegó el carbono total

A finales de 2012 y después de toda una temporada con el Syndicate Team corriendo sobre ella, la cuarta generación de la Santa Cruz V10 significó la consagración del mito.

Cuadro 100% realizado en carbono, 700 gramos más ligero que la versión anterior de carbono/aluminio, nuevo link superior en carbono, nuevo link inferior de aluminio con puertos de engrase, 157 mm de buje trasero, dos posiciones de recorrido trasero (254 y 216 mm) y 3,6 kg de cuadro con amortiguador incluido.

No solo fue el primer modelo en carbono en ganar una prueba de la Copa del Mundo, sino que en 2012 se hizo con el Campeonato del Mundo. Eso sí, todavía con ruedas de 26”.

 

A finales de 2014, después de 2 años afinando la quinta generación full carbon, la sexta y actual generación llegó para quedarse hasta ahora, pero con ruedas de 27,5”. Este modelo V10 de Santa Cruz prescinde de las dos opciones de recorrido (los corredores del Syndicate preferían una única de 216 mm), pero sí adopta el cambio de geometría.

La última generación de la Santa Cruz V10 tiene la altura de pedalier hasta 45 mm más baja que la primera generación.

En la posición High ofrece un ángulo de dirección de 64 grados y una altura de pedalier de 360 mm (¿te acuerdas de los 398 mm de la primera generación?). En la posición Low, el ángulo de la Santa Cruz V10 se va a los 63,5 grados y el pedalier baja hasta los 353 mm. Además de esto, el cuadro se hace un poco más largo para tener un mayor espacio encima de la bici.

Actualmente puedes encontrar la Santa Cruz V10 con dos niveles de acabado en carbono, el C y el CC. El C es 370 gramos más pesado y mantiene los mismo niveles de rigidez, durabilidad y resistencia del CC, pero con un tipo de fibras de carbono más económicas. 

Texto:

Alberto Álvarez

Fotos:

Santa Cruz Bicyclies