Comprar una MTB: elementos claves a analizar y comparar

Comprar una MTB: elementos claves a analizar y comparar

Hemos elegido el tipo de bicicleta que queremos y tenemos el presupuesto. Buscamos los modelos que más se ajustan y… todas se parecen, parecen ir equipadas igual. Sin embargo, a veces existen grandes e importantes diferencias.

Texto:
J. Daniel Hernández
Foto:
Archivo
Publicado el 24/08/2017
Comprar una MTB: elementos claves a analizar y comparar

Nos encontramos ante la tesitura de adquirir una nueva bicicleta. Tenemos un presupuesto marcado y hemos elegido nuestra modalidad predilecta en función de nuestras necesidades: Sport, XC, Maratón, Trail, Enduro, All Mountain… Incluso tenemos decidido si queremos una doble suspensión o una rígida.

El trabajo de selección acertado es el que nos lleva a tener un abanico final con diferentes modelos del que tiene que salir el elegido. Dentro de ese abanico de opciones tenemos que valorar otros aspectos como la posición que adoptamos sobre la bicicleta. Si su geometría y componentes se adaptan a nuestra fisionomía o si podemos hacer algún cambio que nos permita mejorar nuestra posición, ya que no tiene sentido comprar una bicicleta que nos sea incómoda.

Pero también hay otro factor importante del que no nos debemos olvidar, las diferencias de unos montajes a otros aun en un rango de precio similar. Algunas marcas optan por montar componentes más económicos para tratar de competir en precio. No es una política completamente expandida, pero sí que debemos saber en qué debemos centrar nuestra atención para hacer una correcta elección y no perder calidad o prestaciones por no haber salido elegir.

Horquilla y amortiguador

Estos dos componentes, claves en una Mountain Bike, son objeto a veces de diferencias acusadas entre la calidad del cuadro y las opciones de montaje elegidas. Evidentemente cuanto menor sea el presupuesto, más posibilidades hay de que encontremos diferencias o desajustes.

Ejemplos de ello lo encontramos en nuestra sección Límite 1.500, en las que podemos ver grandes cuadros de aluminio, incluso de carbono, con horquillas de un rango variados, desde modelos con eje pasante a otros de funcionamiento, todavía, por muelle. Hay que tener mucho ojo en este aspecto porque, seguramente, la horquilla sea el último elemento que queramos cambiar antes que el cuadro. Y es que es uno de los componentes, junto con las ruedas, más caros.

En los presupuestos más ajustados, una buena forma de comparar la calidad de las horquillas es viendo si son de eje pasante o de cierre rápido convencional de 9 mm. En este caso es mejor decantarse por la de eje pasante ya que, además, es algo que aporta un plus de rigidez muy importante con las ruedas de 29”.

Con los amortiguadores pasa lo mismo. A veces en bicicletas dobles podemos ver que la horquilla y el amortiguador son de diferente gama. Normalmente ya todos incluyen bloqueo, pero en muchas ocasiones el de la horquilla cuenta con mando remoto y el del amortiguador no. Este es un detalle importante en el que conviene fijarse, ni todas las suspensiones con bloqueo son la panacea ni las que carecen de ello (o del mando remoto) son de gama baja. Hay que analizar otros aspectos como el recorrido, el sistema que usan (aire, muelle, aceite, etc.) y la capacidad de personalización (rebote, precarga, rebote en alta, etc.) para elegir la mejor opción.

Está claro que a la hora de comprar una bicicleta, la horquilla y el amortiguador son dos de los componentes en los más debemos fijarnos y un posible factor de elección o descarte. Muchas veces es mejor optar por una bicicleta rígida con un buen cuadro y horquilla que por una doble con componentes de gama baja. O si optamos por una doble es mejor que la horquilla sea superior al amortiguador ya que éste es más económico si queremos sustituirlo en el futuro.

Transmisión y frenos

¿Qué debemos mirar al comprar una bici? Transmisión

Es uno de los puntos habituales en los que nos encontramos piezas de diferentes gamas. Nos venden una bicicleta como “Transmisión Shimano XT” pero nos encontramos con un cassette correspondiente a la gama Deore, o un desviador SLX... O las bielas son unas genéricas. Con los montajes de SRAM también sucede, mezclando los grupos X5, X7, X9, etc.

La cadena es un elemento que se nos suele pasar por alto, pero hay diferencias cuantitativas de una gama a otra. Y no sólo hablamos de peso, sino de durabilidad y suavidad de salto entre las coronas del cassette. Las cadenas de Shimano tienen un tallado específico para trabajar con sus cassettes y roldanas, lo mismo con SRAM y, sin embargo, hay casos en los que se han llegado a mezclar estas dos marcas o se ha optado por otras.

Es preferible llevar un grupo completo de una gama inferior, por ejemplo, un SLX completo, que incluir componentes de diferentes gamas. Especialmente si tenemos en cuenta de que nada nos valdrá un desviador trasero XT si llevamos disparadores Deore, ya que la suavidad del salto y el tacto nos lo darán estos últimos.

¿Qué debemos mirar al comprar una bici?

En los frenos ocurre una cosa similar, podemos pensar que hemos adquirido un grupo completo de una categoría, pero el sistema corresponde a una inferior. Si hablamos de que pertenecen a otra marca (como Formula, Magura, Hayes…) no pasa nada, también tienen modelos con grandes prestaciones, pero sí hay que fijarse si son de gama inferior a lo deseable.

Incluso si el resto de componentes son equiparables, los frenos pueden ser un motivo de elección o descarte (menos importante que la horquilla, eso sí), ya que es más económico cambiar un cassette o el desviador que todo el sistema de frenos.

Cables y fundas

¿Qué debemos mirar al comprar una bici? Cables y Fundas

Quizá sean aspectos a los que no les demos la importancia debida, pero de ellos depende la suavidad del cambio. Quien ha probado los cables y fundas de Jagwire o Nokon bien sabe la diferencia, y en muchos montajes nos encontramos con componentes de gamas superiores a los que el cableado no hace justicia y acaba provocando roces y mal funcionamiento.

Ruedas y neumáticos

¿Qué debemos mirar al comprar una bici? Ruedas y Neumáticos

Las ruedas son uno de los elementos que más controversia pueden crear, aunque la diferencia de calidad respecto a otros componentes de la bicicleta, o comparando unos modelos con otros, es más acusada cuanto menor sea el presupuesto. Cuanto más subimos de gama, menos desequilibrio hay.

Teniendo en cuenta que todas las Mountain Bike equipan de serie frenos de disco, las diferencias vienen por la calidad de la llanta, los acabados, si es Tubeles Ready o no, si siendo TLR, viene lista con un fondo de llanta específico como ocurre con algunos modelos de DT Swiss o sólo admiten la instalación de fondos de llanta genéricos.

El peso y la calidad de los bujes son otros de los factores diferenciales. Hay modelos que utilizan sistemas de gamas más bajas como un doble trinquete o similar y perdemos capacidad de reacción de la bicicleta porque la fuerza que aplicamos a los pedales no se transmite todo lo bien que debiera.

O casos opuestos que cobran una gran importancia en montaña, por buscar aligerar al máximo el peso de la bicicleta se montan ruedas más endebles en bicicletas de tallas grandes, lo que provoca roturas constantes de radios. En la medida de lo posible habría que comparar las ruedas que llevan los diferentes modelos y los saltos que hay de una gama a otra.

En el apartado de los neumáticos entran en juego las preferencias personales, pero sí es cierto que muchas veces, por rebajar el peso y el precio, algunas marcas montan unos neumáticos muy ligeros pero muy poco resistentes a los pinchazos, con unos flancos débiles y unos tacos que se desgastan en seguida.

Si no nos gustan los neumáticos que vienen montados de serie, o no nos inspiran mucha confianza, nuestro consejo es reservar una pequeña parte del presupuesto para cambiarlos por unos que nos gusten más; bien inmediatamente o bien en cuanto se desgasten un poco.

Otros componentes

La mayoría de los cuadros de fibra de carbono se rodean de periféricos de aluminio. No es un gran problema, muchos de ellos son casi más ligeros que el mismo componente de fibra de carbono. El problema viene cuando se aprovecha para montar componentes más genéricos y económicos que suben el peso final de la bicicleta. O que por diseño y medidas echan a perder la geometría del cuadro.

Posiblemente sean los elementos menos determinantes, salvo que nos encontremos en un caso de una bicicleta con tija telescópica y otra con una convencional. Lo que puede ser interesante es reservar un poco del presupuesto que teníamos para la bicicleta completa para, en un futuro cercano, comprar algunas piezas que la mejoren.

El sillín merece un apartado aparte, ya que es una cuestión muy personal y que deberíamos elegir acertando con la medida adecuada para nuestras necesidades, y no conformándonos con el que viene de serie. No obstante, el sillín es otro punto habitual en el que se busca rebajar el precio final de la bicicleta, eligiendo modelos OEM muy económicos y dejando al usuario la posibilidad de cambiarlo por uno de mejores prestaciones: más ligero, con raíles de carbono o titanio, con hendidura anti prostática, etc.

Garantía: plazos, trámites, etc.

La garantía es la gran olvidada a la hora de comprarnos una bicicleta, y aunque la Ley obliga a los fabricantes a garantizar sus productos un mínimo de 2 años contra defentos de fabricación, muchas marcas lo hacen por más años o incluso de por vida. Pero no olvides leer bien las condiciones, ya que se han dado casos de bicicletas de doble suspensión de largo recorrido con las que no se deberían hacer saltos de más de 40 cm o bicis con un límite de peso del ciclista.

Por eso es conveniente informarnos en la tienda (física u online) o en la web del fabricante cuánto cubre su garantía de y cómo hay que hacer en caso de que tengamos que acudir a ella, sabiendo quién corre con los costes de enviar la bicicleta para su revisión a fábrica, etc.

¿Qué debemos mirar al comprar una bici?

Conclusión

Marca, modelo, colores, talla… Elegir nuestra nueva montura conlleva un buen número de pasos y decisiones. El primero de ellos es que el precio se ajuste a nuestro bolsillo y posibilidades, pero también que cumpla nuestras expectativas y necesidades.

En el proceso selectivo debemos marcar unos parámetros de selección más allá de la apariencia externa, empezando por la adaptación a nuestras características y continuando por la composición de las partes del montaje. Ver si los elementos que lleva tendremos que cambiarlos rápidamente o si, por el contrario, nos durarán muchos años. Decidir si nos compensa una transmisión de gama inferior pero una horquilla mejor o viceversa. A igualdad general de condiciones, los pequeños detalles son la clave para una elección acertada.

Más sobre:

Encuentra más contenidos

Formulario de búsqueda

Texto:

J. Daniel Hernández

Fotos:

Archivo

Publicado el 24/08/2017