27,5+ ¿Qué aportan y en qué se diferencian de las otras medidas de ruedas?

Ruedas 27,5+ ¿Qué aportan y en qué se diferencian de las otras medidas de ruedas?

27,5+, 6fattie, Midfat… da igual el nombre. Las ruedas de 27,5 y ancho superior a 2.8 surgen como competencia de las 29”. En teoría ofrecen mejor tracción y capacidad de absorción pero… ¿realmente qué aportan? ¿Cuáles son sus beneficios y sus desventajas?

Texto:
J. Daniel Hernández
Foto:
Archivo
Publicado el 23/11/2017
27,5+ ¿Qué aportan y en qué se diferencian de las otras medidas de ruedas?

En los últimos 10-15 años de Mountain Bike se ha vivido una de las mayores revoluciones de su (breve) historia. Nos hablamos de la aparición de grandes inventos como las horquillas de suspensión, los cuadros dobles, el carbono o los frenos de disco, sino del cambio de estándar que han supuesto las nuevas medidas de ruedas. Hablamos de las 27,5”, 29” y 27,5+.

No hay nada que no se sepa ya sobre las 27,5” o las 29”. En este sentido las 29” ganaron la carrera en casi todas las modalidades, incluso en Enduro, donde la mayor manejabilidad de una rueda de 27,5” parecía imponerse como mejor criterio. Sin embargo, la irrupción de las “plus” sí que ha supuesto un cambio muy a tener en cuenta a la hora de elegir una bicicleta u otra.

Porque una 27,5+ no se limita a ser una rueda de 27,5” con un balón más ancho, sino que conlleva una serie de condicionantes, ventajas e inconvenientes.

¿Cómo es un neumático 27,5+?

En este caso debemos empezar hablando del neumático, ya que tiene más diferencias respecto a uno de 29” de las que parecen. La gran mayoría de los neumáticos de 29” y los de 27,5” tienen un ancho que va desde las 2.1 pulgadas (los más finos y reservados exclusivamente para XC) hasta las 2.5 en los casos más extremos. Los dos anchos más habituales y polivalentes son 2.25 y 2.35.

Las Fatbikes, con ruedas de 26”, utilizan neumáticos con anchos superiores a las 3.8”. Así que con las 27,5+ encontramos un punto medio entre estos anchos, ya que los anchos “plus” comienzan en las 2.8” aunque habitualmente rondan las 3”, e incluso un poco más.

Este mayor balón supone que la estructura del neumático ha de ser diferente a uno más estrecho, ya que, además de rodar con una presión menor, debe soportar una mayor carga sin deformarse por los flancos para poder ser Tubeless. Así que las carcasas cuentan con unos flancos más reforzados y por lo tanto pesados.

27,5+ ¿Qué aportan y en qué se diferencian de las otras medidas de ruedas?

¿Cómo es una rueda 27,5+?

Para poder albergar un neumático más ancho sin deformaciones y aprovechando el mayor balón, la garganta de la llanta ha de ser mayor que la de una rueda convencional. Las tensiones que esto supone también implica unos radios más robustos y ejes de mayor tamaño, de ahí la explosión de los ejes y bujes “Boost” con anchos de 148 mm detrás y 110 mm delante.

Al principio esto supuso un problema ya que exigía un rediseño completo de las horquillas y los triángulos traseros, algo que se solucionó rápidamente al convertirse en un estándar prácticamente aceptado para las 29”, especialmente las que cuentan con mayores recorridos de suspensiones, de forma que muchos cuadros y horquillas de 29” también soportan el uso de ruedas 27,5+ (al menos dentro de unos límites de tamaño de balón).

Al igual que ocurre con el neumático, hay que pensar en las consecuencias del mayor ancho de garganta para tubelizarlos y el mayor tamaño que requiere la pared de la llanta. Las ruedas 27,5+ están más reforzadas, tienen más material y demandan más líquido antipinchazos. En definitiva, una 27,5+ tiene un mayor peso rueda-neumático en proporción a una 27,5” convencional o una 29”.

27,5+ ¿Qué aportan y en qué se diferencian de las otras medidas de ruedas?

27,5+ vs 27,5” y 29” Parecidos y diferencias

En realidad una 27,5+ es más parecida a una 29” que a una 27,5” convencional, ya que respecto a esta última sólo se le parece en el diámetro de la llanta, no así en el de su conjunto. De hecho, aunque se pueda probar una cubierta “plus” en una llanta convencional de 27,5” no es en absoluto recomendable, y mucho menos si el balón es superior a 2.8”, ya que además de que nos costará muchísimo meter el neumático en una llanta con una garganta estrecha, quedará deformado, su conducción no será segura ni podremos apreciar las ventajas de esta medida.

Incluso es muy probable que una “plus” no entre en la mayoría de los cuadros de 27,5” normales, rozando en la horquilla, pedalier, tirantes, etc. Mientras que sí entra en la mayoría de los cuadros de 29” preparados para los ejes Boost.

Así que, si una rueda 27,5+ puede encajar en un cuadro de 29” es que son muy parecidos ¿no? Si hablamos del diámetro total del conjunto rueda+neumático, sí, son muy parecidos. De hecho son prácticamente el mismo, incluso en función del tamaño del balón que elijamos puede ser exactamente igual. Dependiendo del dibujo, una 29x2.25 y una 27,5x3.25 tienen, prácticamente, el mismo diámetro. Y entre una 29x2.25 y una 27,5x3 la diferencia no llega a 1 cm.

Sin embargo, aunque el diámetro sea el mismo, el balón del neumático no lo es (evidentemente) y el ancho es mayor. La superficie de contacto es entre un 15 y un 25% superior respecto a una 27,5” o una 29”. Por ejemplo, Schwalbe declara que su Nobby Nic de 27,5x2.8 (a 1,0 BAR de presión) ofrece un 21% más de superficie de apoyo respecto al mismo modelo en medida 27,5x2.35 (a 1,7 BAR).

27,5+ ¿Qué aportan y en qué se diferencian de las otras medidas de ruedas?

Debido al ancho superior del neumático, el comportamiento tampoco será igual respecto a una rueda “más convencional”. El mayor tamaño, tanto de banda de rodadura como de flancos, nos proporciona mayores capacidades de absorción y tracción, pero también supone un mayor peso y lastre.

Una 27,5+ tiene una mayor superficie de contacto, por lo que agarrará mejor en curvas, siempre que llevemos las presiones apropiadas y no flanee o no rebote en exceso, pero también será más complicada de cambiar rápidamente de trazada o mover en saltos y zonas ratoneras. También “se comerá” mejor las rocas, raíces y otros obstáculos que encontremos por nuestro camino gracias a su mayor capacidad de absorción.

En subidas dependerá mucho de nuestro estado de forma. Si podemos compensar el mayor peso y lastre, la mayor capacidad de tracción será nuestra aliada, mientras que si estamos bajos de forma notaremos cómo nos cuesta más moverla. Donde las 29” superan con creces a las 27,5+ es a la hora de rodar rápido en el llano y terrenos compactos. Así pues, con todas estas características, las 27,5+ parecen una opción orientada al Enduro y a modalidades más bajadoras.

Ojo con las presiones en las ruedas 27,5+

Hay dos cuestiones importantes que hemos de tener muy en cuenta si somos usuarios de ruedas 27,5+, y ambas están íntimamente ligadas a la presión de aire que llevemos. La carcasa más robusta y el ancho de llanta más ancho hacen que las ruedas 27,5+ se puedan llevar con presiones muy bajas, incluso por debajo de 1 BAR.

Pero si nos quedamos excesivamente cortos o forzamos demasiado lateralmente, el neumático puede deformarse en exceso y acabar destalonando o flanear en las curvas rápidas, con el riesgo que esto supone. Si por el contrario llevamos más presión de la debida, tendremos una rueda que, debido a su mayor tamaño, rebota en exceso, siendo ingobernable y una tortura para los brazos.

En este apartado podríamos hablar también de la mayor dificultad de talonar una cubierta Tubeless 27,5+ con las bombas convencionales o con las bombas de taller de peor calidad. Aunque la presión sea menor, el volumen de aire requerido es mayor, por lo que en algunos casos podría llegar a necesitarse un compresor al igual que ocurre con las de fatbikes.

27,5+ ¿Qué aportan y en qué se diferencian de las otras medidas de ruedas?

¿Qué aporta una rueda 27,5+?

Como hemos visto, las 27,5+ implican una mayor superficie de contacto con el suelo, por lo tanto se gana en agarre y tracción. El mayor balón de estos neumáticos también implica una ventaja añadida, y es que gracias a poder usarse con menores presiones y a los flancos reforzados, estas ruedas ofrecen un plus de absorción que puede llegar a ser de hasta 2 cm, pero con la ventaja que este “recorrido” no es tan lineal como el de una horquilla, sino que se gana en varias direcciones y dibuja mejor el obstáculo.

Así que con estas ventajas e inconvenientes respecto a las otras medidas de ruedas, vemos que las 27,5+ son una opción excelente para modalidades en las que sea muy importante el rendimiento en las bajadas y no tanto en los llanos o zonas de mucho pedaleo, como el Enduro.

Pero no sólo en las bicis de Enduro dobles, sino en un segmento en auge en el que la mayor capacidad de absorción puede compensar con creces el aumento de peso y lastre que supone el neumático más ancho, como son las “Endu-rígidas” o bicicletas rígidas con horquillas de largo recorrido (a partir de 130-140 mm), como la MSC Mercury 27.5 Plus o la Commençal Meta HT AM.

Las 27,5+ pueden tener una gran acogida en este segmento en auge, ya que la mayor ligereza y rigidez del cuadro compensa y agradece la capacidad de absorción y de tracción extra que proporcionan estas ruedas, aumentando su polivalencia en las bajadas y no penalizando apenas en las subidas.

27,5+ ¿Qué aportan y en qué se diferencian de las otras medidas de ruedas?

Otro segmento en el que las 27,5+ se han convertido en una referencia es en las e-bikes, ya que esta mayor capacidad de tracción proporciona el soporte ideal para el “torque” del motor, además que en este caso el extra de peso no supone ningún problema a la hora de pedalear.

También suponen una gran ventaja respecto a las e-bikes con ruedas más convencionales ya que su mayor anchura soporta mejor el mayor peso de la bicicleta y, por tanto, mejoran su conducción en prácticamente cualquier terreno.

Encuentra más contenidos

Formulario de búsqueda

Texto:

J. Daniel Hernández

Fotos:

Archivo