Somos Historia: Tinker Juarez

Somos Historia: Tinker Juarez

No fue el primero, tampoco el mejor, ni el más guapo…, pero su personalidad, su forma de correr y su particular estética dominada por su tremenda melena rizada le han convertido en uno de los iconos universales del mountain bike. Es Tinker Juarez.

Texto:
Miguel Cuesta
Foto:
Malcom Fearon
Publicado el 08/09/2017
Somos Historia: Tinker Juarez

Todavía hoy, cuando le anuncian por la megafonía de las carreras en las que aún participa, el recibimiento con que le obsequian los aficionados es espectacular. Solo así se entiende la grandeza de Tinker Juarez. El suyo es uno de esos fenómenos que se dan de vez en cuando, el de alguien que, siendo bueno en lo que hace, no es el mejor, y sin embargo tiene un carisma que le han convertido, en su caso, en un icono para el mountain bike.

Érase una vez una melena

Sin duda, en eso han tenido que ver su imagen, marcada por esa larga melena rizada que lucía bajo el casco y que con el tiempo ha acabado en unas rastas, una personalidad afable que a pesar de su natural reservado hacía que siempre tuviera tiempo para amablemente hacerse fotos o firmar autógrafos a los miles de aficionados incondicionales que ha tenido por el mundo, y su forma de correr, la de un corredor siempre entregado, un sufridor infatigable que siempre lo daba todo… A la que podía tiraba de plato que daba miedo. En una ocasión, tras una carrera en la que había perdido el sillín al comienzo de la misma, le preguntaron cómo había podido acabarla. Su respuesta fue sencilla: «No pain, no gain». Sin sufrimiento no hay victoria…

David «el Canalla» Juarez

David «Tinker» Juarez nació en el seno de una familia humilde de los suburbios pobres de Los Ángeles y debe su apodo a la forma en que le llamaba su madre de pequeño, «stinker», canalla. Al final el joven Tinker encontró una válvula de escape en el BMX, donde empezó a correr a los 13 años, en 1974. Su primera carrera la ganó al año siguiente, en Newhall, California, en lo que sería el primer BMX Grand National Championship. Llegó a ser profesional del BMX, pero finalmente fue tentado por una especialidad que pegaba con fuerza a mediados de los ochenta, el mountain bike, en donde aterrizó en 1986…, hasta ahora.

La primera imagen que tenemos de él, cuando aterrizó en España el boom del mountain bike, a principios de los noventa, es subido a lomos de una Klein, con un casco Etto que a duras penas trataba de contener su melena. Era junto a Tomac y Overend uno de aquellos norteamericanos que dominaban, con el permiso de Frischknecht y Djernis, la nueva especialidad recién llegada.

Pero su explosión vino con el mítico equipo Volvo Cannondale, del que formó parte desde su aparición en 1994. Ese año fue subcampeón del mundo en Vail (EEUU), acabó tercero en la Copa del Mundo, tras Brentjens y Overend, y ganó la NORBA de XC. Sin duda, aquella fue su mejor temporada en la élite. Ganó dos NORBA de XC más (1995 y 1998) y representó a los Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de Atlanta y Sidney, pero no pudo volver a estar en la pelea por un título de importancia mundial. Sin embargo siempre tuvo un lugar en el mejor equipo del mundo, en el que militó hasta su desaparición en 2002.

Para el Volvo Cannondale, contar con Tinker era mucho más que luchar por resultados, era tener en sus filas a un mito viviente que encandilaba a los aficionados allá donde fuera. Y además, no se le conocen enfrentamientos ni controversias con compañeros o rivales. No es de extrañar que, tras disolverse el Volvo Cannondale, Tinker haya seguido ligado a Cannondale hasta el día de hoy, primero en el equipo Siemens Mobile Cannondale y desde 2004 en Mona Vie Cannondale.

Miembro del selecto Mountain Bike Hall of Fame, desde 2001 corre carreras de larga distancia tanto en mountain bike, en donde ha logrado varios títulos NORBA, como en carretera. Empezó a correr carreras de larga distancia (Ultra Endurance) en carretera en 2005, ganando la Heart of the South (800 km) y siendo segundo en la Furnace Creek (818 km con desnivel acumulado de 11.000 metros, lo que le clasificó para la RAAM de 2006. La RAAM (Race Across America) es una carrera de ultramaratón nonstop que recorre Estados Unidos de costa a costa (aproximadamente 4.800 km). Su tiempo para ser tercero fue de 10 días, 22 horas, 21 minutos. —n.d.r.: los segundos no los dan…—.

El último título del incombustible Tinker Juarez lo logró en Brasil en 2010 a sus 49 años, en donde sin duda consiguió ver cumplido un sueño, vestirse el maillot arco iris como campeón del mundo, en este caso de la categoría máster (entre 45 y 49 años de edad). Un bonito colofón a una vida en las carreras.

  • 1993    Victoria en la Copa del Mundo de Mont St. Anne (Canadá)
  • 1994    Subcampeón del mundo XC (Vail, EEUU)/ 3º en la Copa del Mundo XC (Victoria en Silverstar, Canadá)/ Campeón NORBA XC
  • 1995    Campeón NORBA XC/ Medalla de oro en los Juegos Panamericanos
  • 1998    Campeón NORBA XC
  • 2001    Campeón NORBA 24-Hour/ Campeón de Estados Unidos 24-Hour
  • 2002    Campeón NORBA 24-Hour
  • 2003    Campeón NORBA 24-Hour/ Subcampeón del mundo 24-Hour
  • 2004    Campeón NORBA 24-Hour
  • 2005    Campeón NORBA 24-Hour
  • 2006    3º en la RAAM
  • 2010    Campeón del mundo máster (Camboriu, Brasil)

Encuentra más contenidos

Formulario de búsqueda

Texto:

Miguel Cuesta

Fotos:

Malcom Fearon