Recorrido de suspensiones en e-bikes: el justo y necesario

28/07/2017 - ESCRITO POR  JUAN OCHOA - BICIMANIA

Observo desde hace tiempo que existe una demanda "desmandada" en cuanto a recorridos en las e-bikes de doble suspensión. 140 mm, 160 mm, 170 mm, 200 mm ¿Quién da más? ¡Se abre la subasta del Long Travel! Adjudicada la horquilla doble pletina (200mm) al caballero de rojo, con cejas pobladas y barriga a juego con sus ruedas.

¿Que nos está pasando con los recorridos de las suspensiones de las e-bikes?

Ahora que las nuevas tendencias en enduro de pedaleo no asistido van encaminadas a reducir algún centímetro, “bajándose” a “solo” 150 mm en muchos casos, e incluso montando rueda de 29” con neumáticos 2,5 (mayor balón), los de las e-bikes parecemos haber encontrado en el aumento de recorrido de nuestras suspensiones, la válvula de escape a nuestras frustraciones.

Cierto es que, en las bicis “normales”, toda la energía sale de nuestras piernas y, por ello, hay de tener muy en cuenta la “contaminación” de los sistemas de suspensión en la pedalada. En nuestro caso, como “bikers asistidos” este factor es secundario pero, no así la agilidad y facilidad para dirigir y en consecuencia disfrutar, de nuestra e-mtb con soltura,  agrado y eficacia.

Siendo este conjunto de sensaciones, el verdadero motor de nuestra motivación para sacarle el máximo partido a nuestro tiempo "fuera de la oficina", igual merece la pena pararse a reflexionar un poco y no dejarnos llevar por el “más y más” sin control. No permitamos que el recorrido de las suspensiones se nos vaya de las manos.

Por este motivo os propongo un “recorrido” por nuestra e-mente para repasar algunas cuestiones y reflexionar antes de adquirir o modificar el recorrido de la suspensión de nuestra e-bike. Empezamos:

  1. Qué uso real estimamos que vamos a darle a nuestra nueva montura? seguro que infinito comparado con la actual, sobre todo si es de rueda de 26” y no recordamos la última vez que la desempolvamos :)

  2. Somos pilotos scratch 20 del open de España de enduro? quizás de esta pregunta se conlleva el meollo de la cuestión y, enlazamos con la siguiente...

  3. Realmente somos tan rápidos como para sacarle partido a recorridos superiores a 140 mm / 150 mm y bajamos siguiendo una línea imaginaria (trazada ideal) al igual que trazan los pilotos profesionales?

  4. Somos de los que asociamos que, más recorrido es sinónimo de seguridad y control aunque no bajemos muy rápido? 

​Hasta aquí las preguntas de hoy :)

Vamos por partes y pensemos con la cabeza, con esa que usamos para pagar menos impuestos y burlar los radares de las carreteras.

  1. Las nuevas ruedas plus 27,5” x 2,8”/3.0”, ya consagradas como aliadas indispensables para las e-bikes de montaña modernas, más allá del consabido agarre y seguridad que nos transmiten, aportan un recorrido real (por sí mismas) que estimo en unos 20 mm. Esto es algo en lo que muy poca gente repara.

    Estos neumáticos, hinchados a su presión correcta (entre 0.9  y 1,3  bares) representan la mejor suspensión neumática que jamás se haya inventado.

    ¡Rueda plus en acción! Atentos a la deformación controlada.

    La propia deformación del neumático nos estará proporcionando unos 20 mm de recorrido extra de forma directa. Esta rapidez de entrada en acción, sumada a su “cero” fricción (no hay retenes ni rozamientos internos) nos da un grado de sensibilidad exquisito.

    Por este motivo, si una e-bike viene de serie con una suspensión de 140 mm de recorrido, deberíamos sumarle 20 mm más dando como resultado real (no de catálogo) 160mm  ¿A que ésto ya os va sonando mejor?

  2. El peso extra (7-8 kg) que aporta una e-bike sobre el peso de una bici normal, junto al centro de gravedad más bajo, nos dan más aplomo sin apenas restar eficacia salvo en tramos especialmente sinuosos. Esto contribuye de forma muy activa a que la rueda trasera se despegue menos del suelo, y si lo hace tras recibir un trallazo, sus reacciones son más nobles y predecibles. 

A la izquierda Mondraker e-mtb 140mm ruedas plus, a la derecha Hibike 200 mm, ruedas 27,5" doble pletina.

Por estos dos motivos principalmente, y tras haber probado unas cuantas e-bikes de todos los colores, motorizaciones y recorridos de suspensiones (sistemas, cinemática, rigidez estructural, etc), incluidas a día de hoy algunas en carbono, he llegado a la conclusión que: 140 mm… venga vale, hasta 150 mm (a los que deberíamos sumarles esos 20 mm del neumático plus, 170 mm totales), representan el recorrido ideal para uso All mountain.

Mondraker e-Crusher carbon 2018, 150 mm detrás/ 160 mm de horquilla, cruzando la línea roja.

La e-bike se lleva con total soltura y eficacia casi por cualquier tipo de recorrido, incluidas las bajadas trialeras que tanto nos gustan. A partir de ahí, 160mm/170mm las inercias cambian y el reparto de pesos se descompensa haciendo que las e-bikes se vuelvan menos divertidas y poco eficaces, salvo en tramos de bajadas más bien rectilíneas y muy accidentadas, único lugar en el que considero, los recorridos de 160 mm / 170 mm pueden aportar un plus en capacidad neta para bajar. 

Ahora, la siguente pregunta: más allá que estos tramos, cortos pero intensos, sean los mayores generadores de adrenalina en estado puro, ¿qué porcentaje real de nuestras rutas representan?, ¿realmente estamos físicamente preparados y emocionalmente “desligados” de nuestras responsabilidades laborales/familiares como para bajar como auténticos “descerebrados”  como para sacarle partido a estos centímetros de más?

Seguro que todos hemos visto los videos de los pilotos de DH que, literalmente, van sobre esa línea imaginaria (trazada ideal) volando raso y, para más inri, son capaces de sujetarse sobre la bici sin salir despedidos por las orejas.

Reflexionemos: ¿nosotros bajamos con nuestras e-bikes así?

Vamos a repasar qué ocurre cuando usamos recorridos de 160 mm / 170 mm y, máxime esas horquillas doble pletina de 200mm...

  1. Las e-bikes se vuelven demasiado altas de pedalier o, lo que es peor, no tan altas y vamos pedaleando, perdón, traccionado literalmente con los pedales por el suelo en demasiadas ocasiones ante impactos de baja intensidad. El recorrido y el arco que describe la suspensión trasera (para poder meter esos recorridos “extremos” con el motor por medio) es tal que suele implicar basculantes más largos y menos rígidos. Alteraciones cinemáticas acusadas que, alteran la geometría desde la la posición “en reposo” a la resultante tras hacer tope. 

    ¡Ruedas plus en acción!

    La horquilla, a partir de esos “recomendables“ 150 mm, condiciona el comportamiento de la parte delantera de la e-bike salvo que estamos haciendo una bajada extrema con pocas curvas cerradas, bajando un cortafuegos por ejemplo.

  2. Otro aspecto negativo sería la excesiva altura de pipa (stack) que hace que la e-bike se vuelva más torpe y lenta de la parte delantera siendo menos ágil y por consecuencia, menos reactiva. En las subidas, trialeras incluidas, tiende a perder contacto con la rueda delantera y nos exige más concentración y posición reclinada del cuerpo sobre el manillar para poder hacernos con los mandos

  3. Si ya habíamos comentado que, con el peso “extra” del conjunto motor/batería la e-bike tiene más aplomo y sentimos menos reacciones “adversas”, los recorridos excesivos 170 / 200 mm  combinados con ruedas 27,5” (no plus) para usuarios menos expertos, se vuelven en contra. Las inercias son mayores y tenemos más sensación de flotabilidad. En consecuencia, la e-bike es  más “muelle” y difícil de meter por esos senderitos por los que tanto nos gusta jugar

  4. Cuanto más recorrido, más fuertes deberemos estar para aguantarnos sobre la e-bike cuando las cosas se pongan feas…. Si bajamos a ritmos “normales” en muchas ocasiones observamos que las suspensiones apenas han llegado al 70 % de su recorrido útil.

Juan-Ito recorriendo a todo recorrido 200 mm en canal, siempre lo encontramos "jadeando" tanto de subida como de bajada. /  Juan-Ito en acción con su flamante e-mtb de ¡¡200 mm!! "Burra grande, ande o no ande"

Con todo ésto no quiero decir que, para determinados usuarios, los menos, las e-mtb de 170 mm y algunas de 200 mm no sean recomendables pero, con la biblia en mi mano derecha, en mi entorno, cinco dedos alcanzan para llevar la cuenta de los “elegidos” y desde luego, yo no estoy entre ellos.

Entonces...¿qué hace el resto (varias manos repletas de dedos) con tantos centímetros? Básicamente, desde mi punto de vista, presumir, vacilar, impresionar  a sus amigos o conocidos

Lo más triste, con lo que me voy encontrado a nivel profesional, es que, muchos fabricantes caen en la trampa y, saliéndose de sus propios guiones, aumentan los recorridos de sus e-creaciones  a última hora para complacer al gran público. ¿No sería mejor instruirlos y explicarles bien las diferencias?

Por favor, que impere la cordura y el asesoramiento de los verdaderos expertos. 140 mm / 150 mm son más que suficientes para el 95 % de los e-usuarios.

Perdonar mi insistencia pero creo que es vital que elijamos bien nuestra futura e-bike y no nos dejemos llevar por el más y más a toda costa.

No sólo de centímetros vive el hombre, perdón el e-homo sapien.

Nota de Autor: Este texto ha sido supervisado y aprobado por Juan-Ito, que, como integrante y socio fundador del grupo https://m.facebook.com/enduroebikemadrid/ ha quedado conforme y ha sido parte inspiradora, de este post.  Gracias Juan-Ito!! ;)

Encuentra más contenidos

Formulario de búsqueda

Hola, Soy Juan Ochoa

Me presento… Os puedo contar que llevo dando pedales, brincando por los montes y subiéndome por las piedras, desde que tengo uso de razón. Todavía recuerdo el entusiasmo y dedicación con el que montaba sobre mis “minúsculas” bicis de trialsín y bmx (año 1982).

Mi pasión por las bicis, junto a la de otros compañeros de aventuras, nos llevó a crear Bicimanía (año 1991), tienda de Madrid especializada en mountainbike, en la que ya hemos incluido una sección de e-bike totalmente equipada, que cuenta con un servicio técnico especializado en motores de última generación.

En la actualidad mi pasión por la bicicleta de montaña, lejos de disiparse ante la entrada en escena de las e-bikes, se ha elevado al máximo exponente. Este es el verdadero motivo por el que me he especializado en esta cautivadora y “electrificante” modalidad.

¡Ah! Algunos me recordaréis (pocos me reconoceréis ahora…) por aquel programa de la serie de TVE ‘Al Filo de lo Imposible’, “Rodando por ti” (año 1991) en el que mi gran amigo Juanma Montero y yo (portando mochila), convertidos en improvisados mensajeros, disfrutábamos a tope dando caña por la calles de Madrid y recorriendo infinidad de caminos con “cero ayudas” (ni pedales automáticos, ni suspensiones ni ruedas gordas…)

Ver vídeo

Leer más

Número #57: Trans-Nomad, aventura en los pirineos

Nos vamos con Iñaki a la Trans-Nomad, una carrera de cicloalpinismo extremo, absolutamente épico, en los Pirineos. Una aventura que merece la pena conocer de primera mano. Nosotros te la contamos. Precisamente probamos allí, en su salsa, la nueva Orbea Rallon de 29”. También probamos en este número la Specialized Epic HT y la Canyon Spectral WMN, visitamos La Jota, el primer bike park indoor construido en España, y hacemos un poco de historia para acordarnos de Shaun Palmer.