Técnica en Bajadas MTB (V): Bajadas con piedras sueltas y escalón con "manual"

Esta vez aprenderemos a como enfrentarnos a una bajada con mucha piedra suelta. Además, veremos como salvar un escalón utilizando un "manual".

Texto:
Eva Castro
Foto:
Chema Calleja
Publicado el 19/10/2017

Seguimos aprendiendo y mejorando con Eva Castro (Recordad que tenéis el resto de vídeos en la sección "Baja con Eva Castro"). En este quinto vídeo aprenderemos a afrontar de forma segura bajadas con piedra suelta. Además, de "bonus" veremos como pasar un cortado utilizando un "manual".

ZONA DE PIEDRAS SUELTAS

Seguramente en alguna ocasión os tuvisteis que bajar de la bici en zonas de piedras sueltas más o menos grandes. Al final es más difícil y peligroso ir andando por ellas, ya que es fácil torcerse un tobillo.

Debemos afrontarlas sin miedo: con algo de velocidad, brazos y piernas relajadas sin presión… escogeremos siempre la zona más limpia. Recordad: siempre vista al frente para anticiparnos. Dejaremos fluir la bici e iremos con nuestro cuerpo echado hacia atrás para dejar que nuestra rueda delantera no se atasque entre las piedras, que vaya un poco suspendida sobre las ellas, como flotando. El peso debe de ir bien centrado en la parte trasera para no quedarnos sin velocidad y no atascarnos.

Si perdemos velocidad no hay que ponerse nerviosos. Es normal al principio y alguna zona no la vamos a poder hacer a la velocidad que quisiéramos. Entonces es cuando debemos hacer un pequeño vaivén con nuestras piernas hacía delante y hacía detrás, para así no perder la inercia y seguir aumentando o manteniendo la velocidad. También ayudaremos con nuestros brazos a empujar el manillar hacía delante y hacía atrás para que consigamos mayor empuje de nuestro cuerpo sobre la bicicleta.

CORTADO VÍA MANUAL

Cuando nos encontremos con un cortado no muy grande y si no te apetece o te da miedo saltarlo tenemos otra forma fácil de pasarlo: mediante un inicio de "manual".

Cuando estemos en el extremo del cortado, con nuestro cuerpo retrasado y nuestros brazos y piernas semi flexionados, daremos un empujón hacía delante de nuestro brazos y los dejaremos estirados. Con esa posición automáticamente nuestra rueda delantera se habrá echado hacia delante y habrá sobrepasado el cortado. Una vez estemos bajando la rueda delantera volvemos a agrupar nuestro cuerpo (brazos y piernas) y nuestra rueda trasera también aterrizará suave sobre el terreno. Lo ideal es que aterricemos con ambas ruedas a la vez para que la caída sea muy suave y, si hubiese piedras después, controlar mucho mejor nuestra entrada hacía ellas.

Este tipo de zonas nos las encontramos todos los días en nuestras rutas, así que manos a la obra y a practicar estos consejos para que no se os resista ninguna zona así. 

Y no olvides que tienes más vídeos y consejos en la sección Baja con Eva Castro.

Encuentra más contenidos

Formulario de búsqueda

Texto:

Eva Castro

Fotos:

Chema Calleja