Merida eONE Sixty 800

Merida eONE Sixty 800: doble diversión

La Merida eONE Sixty es una de las e-bikes más exitosas. Apoyada en un sistema Shimano Steps E8000 se le une una buena selección de componentes con una horquilla y amortiguador capaces de aguantar un uso bastante agresivo pero que, sin embargo, también te permite un uso más relajado.

Texto:
J. Daniel Hernandez / Luis Miguel del Cerro
Fotos:
David Agüero
Publicado el 28/09/2018
Merida eONE Sixty 800
Sub como baja o baja como sube, lo que prefieras. Gama competitiva y con buena relación calidad-precio.
La batería externapuede ser una pega para algunos usuarios.

Teníamos ganas de probarla y es que todo el que la había probado nos contaba maravillas de ella. Por fin, la confirmación desde Merida: “Está en camino”, nos decía David, del departamento de marketing. Ahora tocaba hacer los primeros deberes: analizar bien la gama de Merida y la verdad es que nos sorprendió.

Merida cuenta con una de las gamas de e-bikes más atractivas actualmente. Tienen bicicletas eléctricas de doble suspensión para Trail (eONE Twenty) y Enduro (eONE Sixty), pero también dos rígidas: la eBIG Trail y la eBIG Nine. En este caso probamos la eONE Sixty, la doble con más recorrido de suspensiones (160 mm) y que está orientada al e-Enduro.

Antes de continuar, debemos mencionar que se trata de la Merida e-ONE Sixty 800 de 2018, de la que, no obstante, sigue habiendo unidades disponibles en la página web de Merida. Pero también hay que señalar que Merida ha seguido una línea continuista en este modelo y, salvo la decoración del cuadro, no encontramos grandes diferencias respecto al modelo 2019.

El cuadro, de aluminio, cuenta con una geometría y formas muy similares a su hermana convencional, la ONE Sixty. Y al igual que ésta, utiliza neumáticos de 27,5” aunque, como es habitual en las e-bikes, de ancho "plus": unos 27,5x2.8 en este caso.

Merida eONE Sixty 800

Algo que no cambia de una temporada a otra, y es parte fundamental de la bicicleta, ya que es parte del alma de esta e-bike, es que toda la gama e-ONE Sixty de Merida utiliza el Shimano Steps E8000, salvo el modelo más bajo (la e-ONE Sixty 600) que utiliza el Steps E7000. Por otro lado, sorprende que, en plena fiebre por la integración, un fabricante directo como Merida siga apostando por la batería externa, pero eso es algo que analizaremos más adelante y que, como todo, tiene sus pros y sus contras.

GEOMETRÍA Y COMPONENTES CASI DE ENDURO

Aunque las formas son muy similares a las de su hermana convencional ONE Sixty, sí que hay diferencias en la geometría provocadas, principalmente, por la necesidad de soportar el mayor peso del sistema y las ruedas con mayor balón: vainas de 439,5 mm frente a 430 mm, o 1.202 mm frente a 1.189 mm de distancia entre ejes. También cambia el ángulo de la dirección (66,5º frente a 65,3º), mientras que el del sillín permanece en unos 75º que nos sitúan en una posición de pedaleo muy centrada.

El resultado, en este sentido, es una bicicleta con un recorrido de suspensiones muy agresivo y una geometría que parte de una base endurera pero que, por otro lado, permite un pedaleo alegre tanto con la asistencia como sin ella. Un conjunto de una e-bike bastante polivalente.

En cuanto a los componentes, la transmisión y asistencia corre, como decíamos, por cuenta de Shimano con el sistema Steps E8000, lo que merece una sección aparte. RockShox se encarga de la horquilla y el amortiguador, con el modelo Super Deluxe R de anclaje Trunnion, con las ventajas de este sistema: menor tamaño para mantener la misma carrera y recorrido o con el mismo tamaño conseguir más espacio libre para optimizar el funcionamiento interno, mayor suavidad y capacidad de soportar más peso, algo muy importante en las e-bikes.

Merida eONE Sixty 800

La propia Merida firma la mayor parte del resto de componentes como las llantas, la potencia, el manillar y la tija telescópica Expert Dropper con un diámetro de 30,9 mm y un recorrido de 120 mm. Los neumáticos, otro factor fundamental en una e-bike para soportar el mayor peso de este tipo de bicis, son unos Maxxis Minion DHR II en medida 27,5+ (27,5x2.8”) delante y detrás con una carcasa de goma de triple compuesto y unos flancos reforzados para, precisamente, rodar con presiones bajas y aguantar mejor el extra de peso sin deformaciones.

SHIMANO STEPS E8000, EL ALMA DE LA BESTIA

Merida fue uno de los primeros fabricantes en apostar por un sistema completo Shimano Steps E8000, con las ventajas que esto supone en cuanto a la integración de todos los componentes del sistema de transmisión y asistencia a la pedalada, pero también implica el uso de la batería de Shimano, que cuenta con el hándicap de que es externa (o que obliga a un sobredimensionamiento excesivo del tubo diagonal si queremos integrarla en la estructura del cuadro).

USAR UNA BATERÍA EXTERNA COMO LA SHIMANO FACILITA MUCHO MÁS LAS TAREAS DE MONTAJE Y DESMONTAJE. CARENARLA U “OCULTARLA” TAMBIÉN SUPONE UN EXTRA DE PESO QUE EN MERIDA HAN DECIDIDO NO “PAGAR” A CAMBIO DE LA ESTÉTICA.

Merida eONE Sixty 800

En este sentido, tanto Merida defiende que, estética aparte, una batería externa rinde exactamente igual que las integradas y que, sin embargo, facilita mucho más las tareas de montaje y desmontaje si, por ejemplo, la ponemos a cargar en un lugar diferente a donde duerme la bicicleta (por ejemplo, nos llevamos la batería a casa y dejamos la bicicleta en el garaje o trastero). Carenarla u “ocultarla” también supone un extra de peso que en Merida han decidido no “pagar” a cambio de la estética.

Como ya vimos en su presentación, el tiempo de carga estimado oscila entre las dos horas (con lo que se alcanzaría el 80% gracias al modo de carga rápida) y las 4 horas (para llegar al 100%).

Respecto al motor, y lo que supone uno de los secretos de la manejabilidad de la eONE Sixty, destaca que es un motor estrecho que permite un factor Q bastante similar al de una MTB convencional. Además, cuenta con un peso contenido (2,8 kg) que hace que el reparto de pesos no se dispare y, por tanto, lograr una manejabilidad muy alta. Otro de los caballos de batalla de las e-bikes y en los que, sin embargo, destaca la Merida eONE Sixty.

Merida eONE Sixty 800

Aunque de sobra conocido, merece la pena hablar del mando del sistema Shimano Steps E8000, similar por estética (y casi tacto) al de un desviador delantero, con un formato de doble palanca (que sin embargo se pulsa como un botón). Este formato nos permite un uso intuitivo y que queda siempre al alcance del pulgar. Por otro lado, el nivel de asistencia también podremos modificarlo (o apagarlo completamente) desde el botón de control en la parte superior de la batería. Allí también encontramos un indicador del estado de carga con 5 leds.

En el display del sistema Steps E8000 encontramos la información habitual (velocidad, estado de carga de la batería, distancia, modo de asistencia, etc.) y un dato que al principio podremos no saber sacar partido pero que luego se torna muy interesante. En función del grado de asistencia y nuestra cadencia y pedalada el sistema nos va descubriendo la curva de la asistencia del motor, por lo que podremos gestionar nuestra cadencia para evitar entrar en la caída de potencia cuando comenzamos a pedalear con una cadencia excesivamente alta (momento en el que deberíamos bajar de piñones) o el corte total de la asistencia.

Merida eONE Sixty 800

A DAR PEDALES...

Después de revisar toda la información técnica, sacarla de la caja y montarla toca dar pedales. Bueno, en realidad, lo primero que hacemos es dar unos cuantos pasos atrás y echar un vistazo. Ya lo hemos dicho, la Merida eONE Sixty 800 nada a contra corriente con su batería externa pero tiene una estética atractiva. Y es que tiene un diseño, unos acabados y una geometría que dicen: “Me atrevo con todo”. Eso tiene su punto y lo sabes.

¿Pero de verdad se atreve con todo? Sí, absolutamente. Con su recorrido y sus ruedas “plus” podría darse por hecho pero no es tan fácil. Una mala geometría y una mala suspensión pueden convertir una bici en lo más parecido a una tostadora.

Merida eONE Sixty 800

La eONE Sixty 800 pide sendero y allí nos fuimos los primeros días. En bajada da lo que promete su geometría y sus suspensiones: es una bici rápida y que se maneja excepcionalmente en tramos muy revirados. Si pasamos de un sendero rápido y “liso” a uno roto y trialero las sensaciones se mantienen y consigues mantener una buena velocidad sin tener la sensación de que en cualquier momento puedes acabar barriendo el suelo con la cara. Es estable, es segura y es rápida. Pero esta es la parte previsible porque de una marca como Merida, de esa geometría y de esas suspensiones cuesta esperar algo malo.

LA EONE SIXTY ES UNA BICI RÁPIDA Y QUE SE MANEJA EXCEPCIONALMENTE EN TRAMOS MUY REVIRADOS, SENSACIONES QUE SE MANTIENEN SI PASAMOS DE UN SENDERO RÁPIDO Y “LISO” A UNO ROTO Y TRIALERO

Lo interesante de muchas de las e-bikes que hay en el mercado es cómo suben. A fin de cuentas, aunque llevemos ayuda eléctrica, generalmente hay que subir y mucho para llegar a los senderos de verdad. Una e-bike que en su diseño no tenga en cuenta esto será lo más parecido a un muelle en subidas por pista y la tortura de subir un colchón por una escalera en senderos técnicos y con curvas cerradas.

Merida eONE Sixty 800

Pues en ambas situaciones la Merida eONE Sixty 800 es una muy buena bicicleta eléctrica. En subidas largas y por camino fácil o pista se mantiene estable y el basculante no se mueve más de lo esperable y conveniente para una bici de su recorrido. En esto conviene recordar que una buena calidad de pedaleo es casi tan importante en una e-bike como en una bici convencional. Todos los vatios que nosotros apliquemos correctamente serán vatios que ahorraremos de batería.

Pero lo mejor llega en los senderos cerrados. Merida no ha podido replicar en la eONE Sixty la longitud de vainas de su hermana sin asistencia pero el espíritu y el objetivo se mantiene. Y eso hace que en un sendero revirado y con buenas curvas la experiencia de subida sea casi tan divertida como la de bajar. Si llegamos a zonas muy “rotas” con sus suspensiones y neumáticos a veces puedes tener la tentación de ir “recto” sobre piedras y raíces pero la sensación de control invita a disfrutar esquivando, frenando un poco para luego cambiar de dirección... También el sistema Steps ayuda y es que resulta muy suave de funcionamiento y entrega de potencia en estas situaciones.

Merida eONE Sixty 800

CONCLUSIÓN

La Merida eONE Sixty es una bici bien hecha, bien pensada. A la altura de lo que se espera de un fabricante como Merida. Una bici que ha integrado perfectamente el sistema Shimano Steps para crear una buena bici de all-mountain y enduro con la que disfrutar bajando pero también subiendo. Doble diversión.

COSAS DE FAMILIA

La familia Merida eONE Sixty de 2019 está compuesta por 4 modelos con unos precios que van desde los 4.499 € de la eONE Sixty 600 hasta los 6.899 € de la eONE Sixty 900E. Este último acabado, el tope de gama, destaca por usar unas suspensiones FOX más agresivas (amortiguador Float X2 y horquilla 36 Factory E-Bike Air), además de frenos Saint con discos de 203 mm en ambas ruedas y cambio electrónico XT Di2 gestionado también por el sistema STEPS E8000. El modelo eONE Sixty 800 de 2019 apenas cuenta con diferencias respecto al que hemos probado (incorpora detrás el disco de 203 mm y buje Joytech delantero).

Merida eONE SIXTY 600

Merida eONE Sixty 600 | 4.499€

Merida eONE Sixty 800

Merida eONE Sixty 800 | 4.999€

Merida eONE Sixty 900

Merida eONE Sixty 900 | 5.799€

Merida eONE Sixty 900e

Merida eONE Sixty 900e | 6.899€

Detalles de la bici

Merida eONE Sixty 800
Merida eONE Sixty 800

El cuadro de aluminio tiene buenos acabados y soluciona de forma elegante el ensanchamiento del tubo vertical para soportar la batería. La solución de anclaje se integra bien en la estructura de aluminio y da sensación de solidez. Durante el test no hubo holguras ni vibraciones. El pronunciado sloping del cuadro, el ángulo de dirección y el diseño del tren trasero le dan a la bicicleta una imagen muy contundente.

Merida eONE Sixty 800

Su factor Q de 177 milímetros junto con la forma en la que entrega la potencia hace que sea uno de los sistemas Pedelec que ofrece sensaciones más parecidas a lo que supone montar en bici sin asistencia al pedaleo. El hecho de llevar batería estándar Shimano facilita disponer de recambio en caso necesario o tener una batería adicional.

Merida eONE Sixty 800

Para este modelo Merida confía en unos sólidos SLX. Podríamos pensar que le falta potencia pero lo cierto es que no han dado sensación de fatiga o problemas de sobrecalentamiento. La tecnología ICE de Shimano y sus generosos discos 203/180 mm son buenas razones para ese buen comportamiento.

Merida eONE Sixty 800

El Shimano Steps se complementa con un cambio Shimano XT y un casete de 11-46 de 11 velocidades. A pesar de no ser un grupo diseñado específicamente para e-bikes demuestra de dónde le viene la fama de polivalencia al XT.

Merida eONE Sixty 800

Para las ruedas Merida apuesta por sus propios aros, bujes Shimano y Maxxis Minion DH para las cubiertas. El resultado del conjunto es muy bueno y puede ser una de las claves de las buenas sensaciones que transmite esta bici. El buje Deore puede parecer poco pero es “a prueba de bombas”.

Merida eONE Sixty 800

Merida ha apostado por RockShox para sus suspensiones, con el amortiguador Super Deluxe R, es uno de los mejores del catálogo de RockShox en relación calidad-precio, y la horquilla Yari RC. Ambos elementos son muy destacables por calidad y poco habituales en este rango de precio. El esquema de suspensión trasero no llega a ser el clásico “full floater” de Merida (amortiguador flotante) ya que la parte inferior del mismo permanece anclada al triángulo principal, sin embargo, también mantiene una línea muy progresiva en su funcionamiento de forma que, bajando, absorberá cualquier impacto que le llegue y en tramos de pedaleo no tendremos tanta oscilación. Aunque en una e-bike no es tan imprescindible, haber dispuesto de un bloqueo en el amortiguador para los tramos de subida hubiese redondeado su buen funcionamiento.

Ficha Técnica

Cuadro

Aluminio 160

Horquilla

RockShox Yari RC 29/27,5+ Boost

Amortiguador

RockShox Super Deluxe R

Pedalier

Shimano E8010 500 Wh

Desviador

-

Casete

Shimano XT 11-46 11s

Cambio

Shimano XT GS Shadow +

Mandos

Shimano SLX

Cadena

KMC X11

Frenos

Shimano SLX ice 203/180

Dirección

-

Potencia

Merida Expert SS 35

Manillar

Marida Expert 35 760 mm

Sillín

Merida Sport 5

Tija de sillín

Merida Expert Dropper 30.9

Pedales

-

Bujes

Shimano Deore

Llantas

Merida Expert TP

Cubiertas

Maxxis DHR II 27,5x2.8"

Tallas

S, M y L

Peso

22 kg

Precio

4.249€

Encuentra más contenidos

Formulario de búsqueda

Texto:

J. Daniel Hernandez / Luis Miguel del Cerro

Fotos:

David Agüero

Publicado el 28/09/2018

Etiquetas: