ESI Grips Chunky y Fit XC

Test: ESI Grips Chunky y Fit XC

19€
| Distribuye: 
Surbikes

Probamos los ESI Grips Chunky y Fit XC, unos de los puños más famosos y más utilizados en disciplinas como el XC o XCM. Te contamos todo lo que debes saber sobre ellos a continuación.

Texto:
J. Daniel Hernández
Foto:
Mariano Herranz
Publicado el 08/10/2020
ESI Grips Chunky y Fit XC

Los puños no son una parte de la bicicleta ajena a la fiebre por la personalización, el color y, lo más importante, la búsqueda de una mejora de rendimiento. Los que llevamos muchos años hemos pasado de puños derivados de los de las motos, de plástico duro que te dejaban las manos casi destrozadas y con marcas de agarrarlos, a puños de diferentes materiales (silicona, espumas…) con una capacidad de agarre espectacular y ligeros como plumas.

La empresa americana ESI Grips (distribuida en España por Surbikes) es un ejemplo de ello. Lleva más de 30 años dedicándose a ello y son unos de los pioneros en el uso de la silicona como material para la fabricación de puños. Y lo que puede parecer algo nimio se transforma en una ciencia en el caso de esta marca. Han estudiado los diferentes tamaños de mano, posiciones de agarre, ofreciendo diferentes puños según tus necesidades.

Por ejemplo, el modelo ESI Grips Chunky (de tiro recto y grueso generoso) es una gran opción para los que pasan muchas horas sobre la bicicleta, ya que ofrece un plus de material que absorbe muchas más vibraciones que unos puños convencionales. En este mismo tipo de puño, para manos más pequeñas existe la versión Racer’s Edge o la Extra Chunky, para manos más grandes. La Chunky, que en las fotos puedes ver montada en color Aqua (azul claro), sería la opción intermedia apta para la gran mayoría de ciclistas.

Por otro lado está la opción ESI Grips Fit, con un diseño de puño asimétrico (puedes verlo en las fotos en color naranja) con diferentes grosores según la zona y que está orientado a quien busca una mayor ergonomía y facilitar la circulación sanguínea de la palma de la mano porque tiende a sufrir adormecimientos de la misma.


Te puede interesar: Guía para comprar tus próximos puños


(Sigue el artículo ↓)

ESI Grips Chunky y Fit XC

En cualquiera de los dos casos, los ESI Grips están fabricados en una silicona que, lejos de tener el tacto resbaladizo de otros puños de silicona con pintura, mantiene cierta rugorosidad que les confiere un agarre excepcional. Cuando los colocamos en la bicicleta ni se mueven en el manillar ni se nos resbala la mano, por mucho que el día sea lluvioso o lleno de polvo. Sin embargo, al no ser un material poroso ni la suciedad ni el aire se introducen en su interior, por lo que no pierden propiedades de agarre ni se ponen rígidos con el paso del tiempo. Y además se pueden lavar con facilidad, tanto cuando lavamos la bicicleta con un jabón no agresivo como si los desmontamos y lo hacemos con limpiacristales, alcohol isopropílico (menos agresivo que el sanitario) o acetona.

Porque, precisamente, uno de los detalles que marcan la diferencia con los ESI Grips es su facilidad de montaje y desmontaje. En su página web encontramos videos explicando la mejor manera para ello (en este caso utilizan siempre el alcohol isopropílico como ayuda) y siguiendo sus recomendaciones se tarda menos de dos minutos en ponerlos o quitarlos. De hecho, ESI Grips recomienda desmontarlos de vez en cuando para lavarlos, ya que siempre que seamos cuidadosos la silicona no pierde sus propiedades de ajuste y agarre cuando los volvemos a poner.

Aunque haya a quien le pueda parecer que no hay diferencia de unos puños a otros, en realidad no es así, hay mucha diferencia y unos puños malos (o demasiado duros, o demasiado finos, o excesivamente gruesos) pueden hacer que nuestra experiencia sobre la bici sea incómoda y hasta cierto punto peligrosa.

ESI Grips Chunky y Fit XC

Esto no sucede con los ESI Grips Chunky, ya que cuentan con un grosor ligeramente superior a otros puños de silicona (sin llegar a ser molesto para manos de tamaño medio), ofreciendo un plus de confort al absorber parte de las vibraciones e impactos que nos llegan al manillar. Además, la silicona se adapta ligeramente a la forma de nuestra mano logrando una simbiosis perfecta entre mano, guante y puño, mejorando nuestras sensaciones al manillar.

Si esto lo trasladamos al concepto Fit, quienes necesiten liberar tensión de la palma cuando montan en bici encontrarán el aliado perfecto. El agarre es excelso y desaparecen los dolores en la palma que se suelen tener después de los descensos. Particularmente he de reconocer que el grosor, tanto de los Chunky como de los Fit, me ha resultado el ideal ofreciendo las mejores sensaciones de agarre y comodidad (y mi mano es de tamaño medio, uso guantes M).

ESI Grips Chunky y Fit XC

Es cierto que en pocas salidas los puños pierden algo de viveza de color, pero cuando los lavamos se recupera bastante bien. También se manchan bastante si, por ejemplo, hemos tenido que manipular el cambio y lo hemos hecho con los guantes puestos. Quizá es el precio que hay que pagar por tener un mejor agarre respecto a los puños con más pintura y colores muy vivos, pero, sinceramente, merece la pena pagarlo. Además, como digo, se limpian y recuperan bastante fácil.

Un último detalle: ESI Grips cumple el peso que promete, en nuestra báscula el conjunto de 2 puños + 2 tapones ha marcado los 65 gramos que dicen los Fit XC y los 60 gramos de los Chunky. Esi Grips también dispone de tamaños superiores para los manillares con mayor diámetro que comienzan a imperar en el Enduro y DH.

Los puños ESI Grips Chunky tienen un PVP de 18,50 € y los ESI Grips Fit XC de 26,99 €. Están disponibles en una gran selección de colores, hasta 10 en el caso de los Chunky: “aqua”, negro, azul, gris, verde, naranja, púrpura, rojo, blanco y amarillo; y 3 en los Fit XC: “aqua”, verde y naranja. Como detalle, aunque en el pack de puños encontramos los tapones en negro, ESI Grips ofrece la posibilidad de adquirirlos a juego con los puños (con un PVP de 2,50 €), estando disponibles en los restantes 9 colores.

ESI Grips Chunky y Fit XC

Texto:

J. Daniel Hernández

Fotos:

Mariano Herranz