Giant Academy: cómo llevar la bici en el coche

Portabicis de bola, de baca, de portón... ¿Y si plegamos los asientos y ya está? Llevar las bicis de MTB o carretera en el coche puede ser un problema. Con este vídeo te ayudamos a elegir la mejor opción para hacerlo de forma segura y sin multas.

autor mtbpro Luis Miguel del Cerro
autor de las fotos Mariano Herranz/Envato

fecha16/02/2022


En este nuevo capítulo de #GiantAcademy vamos a tratar un aspecto muchas veces ignorado cuando nos iniciamos en el ciclismo y que luego solemos descubrir que es mucho más importante de lo que pensamos. Cómo transportar la bici en el coche con seguridad y sin acabar con una multa. Parece fácil, pero no lo es.

Compramos nuestra bici, nuestro equipamiento y empezamos a montar en bici en nuestro pueblo o en nuestra ciudad. Todo es felicidad hasta que los amigos deciden que podemos ir a montar algún día a otra zona o a un centro BTT. Y todo es felicidad hasta que quieres llevarte la bici al pueblo o a la playa y descubres que o te llevas la bici o a tus hijos. La elección no es fácil...

En este sentido, vamos a comenzar con algunos consejos básicos:
- Nunca mezcles la bici con las personas: es una norma, pero también es una cuestión de sentido común. En caso de accidente una bici puede convertir el interior de tu coche en un festival del horror.
- Siempre material de calidad: a veces vemos bicis de miles de euros en portabicis muy justitos de calidad. Y llama la atención. En cualquier caso, da igual el precio de la bici: la calidad de un portabicis no solo tiene que ver con su peso o su durabilidad. En muchos casos, también está ligada a la seguridad. Y un portabicis de calidad no se comportará igual en caso de accidente, mal tiempo o maniobra brusca.
- Tened en cuenta el factor robos: valorad los elementos de seguridad que os proporcionen los distintos modelos de portabicis.

¿Qué vehículo es mejor para transportar mi bici?

Puede que seas de esa gente que esté dispuesta a cambiar de vehículo para incluir la bici en su vida ¿Qué es mejor? ¿Furgoneta? ¿Coche? ¿Pickup? Pues, en realidad, no está tan claro. Porque cada uno, tiene sus “pros” y sus “contras”. Por ejemplo, la pickup mola mucho en los vídeos de MTB, pero en la vida real hay muchas bicis que no acaban de caber bien en la caja, en otros casos habría que poner una placa V20 y no nos libramos de fijarlas bien para evitar multas y que las bicis no acaben como un ecce homo.

La furgoneta a priori es la mejor opción, pero volvemos otra vez a insistir en lo que nos dice la ley: las bicis deben ir bien sujetas y separadas de las personas.

Lo cierto es que la mayoría de los que nos leéis es probable que tengáis un coche normal. Si es un coche más o menos grande puede que os valga con tumbar algún asiento… pero, una vez más, deberíamos fijar la carga.

Si practicas MTB con asiduidad llegará un momento en vuestra vida en el que tendréis que pensar en el portabicis. No hay más remedio. Es la mejor opción para combinar familia, bici y no acabar dejando el interior del coche como una leonera.

Aquí hay tres opciones, que hemos ordenado por preferencia y por presupuesto

Portabicis de bola

Seguramente, la mejor opción y también la más cara. Lo primero es que, de saque, necesitamos bola de remolque. Si no la tenéis instalada, tendréis que hacerlo y eso tiene un coste interesante. Poner una bola de remolque puede tener un precio mínimo de 400€ para una bola con enganche fijo… A eso se suma que hay que pasar la ITV.

También necesitaréis hacer una placa de matrícula adicional para poner en el portabicis. Por cierto, todos los portabicis de bola suelen llevar luces de posición, frenado e intermitentes. Y es que si las luces y la matrícula quedan tapadas por cualquier dispositivo, pues hay que poner un kit con estos elementos.

Luego, los portabicis de calidad tampoco son baratos. La ventaja es que si son de calidad son muy duraderos, seguros, afectan menos a la aerodinámica y al consumo del coche y te permiten tener todo el espacio interior del coche disponible para familia, equipaje, etc.

Pero también hay que tener en cuenta que no todos los portabicis valen para todas las bicis. Por ejemplo, si tenéis una ebike, debéis aseguraros de que el peso por raíl es adecuado. También ojo al ancho de rueda y a la medida del raíl.

Comprobad que se puede fijar en función del diseño de vuestro cuadro. Pasa pocas veces, pero puede que no haya manera de fijar de manera razonable vuestra bici con los brazos y pinzas del porta.

Si el coche es pequeño… ojo con poner un portabicis de tres bicis. Va a afectar a la conducción y dependiendo de su longitud puede no ser legal. Y es que un portabicicletas solo puede sobresalir un máximo del 15% de la longitud total del vehículo. Por ejemplo, si tu coche mide 4 metros, el porta solo debería sobresalir 60 cms.

La bici nunca puede sobresalir del ancho total del vehículo. Esto se mide de espejo retrovisor a espejo retrovisor... 

Por cierto, no podemos olvidar las placas V20. Son un incordio y, a veces (como opinión personal) son más inseguras que otra cosa porque en días de viento se convierten en un auténtico problema y no es la primera vez que alguna de ellas acaba rodando por la carretera… En todo caso, en España son obligatorias. De hecho, debemos colocar una en la parte central de la carga si la bici no sobresale del ancho del chasis. Si la bici es más ancha (pero no sobresale más de los intermitentes) entonces hay que poner dos en cada extremo formando una V invertida.

Lo cierto es que a día de hoy hay que decir que la mayoría de usuarios llevan una sola placa V20 y, que sepamos, las autoridades no van “al centímetro” a la hora de aplicar estas normas si las bicis van bien fijadas. En fin, que, en general, se impone el sentido común. En cualquier caso, no deja de ser llamativo que la DGT imponga tantas condiciones al que es seguramente el método más seguro para transportar una bici en un coche normal.

En resumen, a pesar de todo, el portabicis de bola es el mejor medio, pero exige una inversión que sólo merecerá la pena a aquellos que transporten con mucha frecuencia su bici o los que lo hagan en viajes muy largos.

¡Se me olvidaba! La mayoría de los portabicis de bola permiten abrir el maletero aunque tengamos las bicis subidas. Y yo valoraría muy positivamente a la hora de elegirlo que el sistema de anclaje a la bola sea seguro pero muy sencillo y que tenga llave. Lo primero nos viene bien cuando toca quitar el porta en casa o cuando llegamos al lugar de vacaciones. Lo segundo nos da tranquilidad si vamos a algún sitio y dejamos el porta puesto en el coche.

Portabicis de techo

La baca de toda la vida, con portabicicletas. Es una de las formas más asequibles o de las más caras de llevar vuestra bici en el coche. Depende de lo que invirtáis en las barras o en el propio portabicis.

Sobre las barras, siempre que podáis: aluminio y aero. Nos quitamos peso y reducimos el ruido aerodinámico. Por el consumo no os preocupéis mucho, porque en el momento en que subamos una bici encima… pues la cosa se estropea sí o sí.

En cuanto al portabicis: hay mucha variedad. La mayoría de los modelos se fijan al cuadro mediante una pinza. Luego tenemos los que se fijan a la horquilla y otros que envuelven toda la rueda delantera. Si optamos por los que se fijan al cuadro, debemos tener en cuenta que el diseño de nuestra bici lo permita. Hay algunas bicis que os pueden dar sorpresas. El que fija a la horquilla es una gran ventaja en esto y además es el que aporta una mayor sensación de seguridad, pero al final, no nos libramos de llevar una rueda en el coche o en un soporte aparte.

Por cierto, no me quiero olvidar de sistemas como los de ventosa. Hace poco probamos uno en MTBpro y lo cierto es que nos sorprendió muchísimo.

¿Ventajas e inconvenientes? La ventaja es que podemos tener un sistema de transporte de calidad por menos precio que con el portabicis de bola. Aunque ya os digo que si incluis el precio de unas buenas barras en la ecuación puede que os sorprendáis… De hecho, el mayor ahorro es que no tenéis que instalar bola de remolque.

Otra ventaja es que aquí no tenemos que andar poniendo placas V20 o estar demasiado preocupados por las medidas de nuestro coche. Y también hay que decir que cuando te acostumbras y si el porta es bueno es muy fácil y rápido quitar la bici.

Lo malo es que aumentan el consumo y si el tiempo se pone feo la conducción puede ser muy desagradable. Además, siempre tienes cierta sensación de inseguridad cuando conduces ¿estarán bien fijadas? Tampoco conviene despreciar el efecto de las pesadillas recurrentes en las que te ves comiéndote el gálibo de un peaje con tu bici nueva.

Y aquí también es muy importante el peso. Ojo, porque lo más probable es que un portabicis de techo no esté preparado para el peso de una ebike. Por ejemplo, en una marca como Thule solo hay dos modelos que pueden llevar hasta 20 Kg y no creo que sea nunca buena idea apurar estos límites.

Portabicis de portón

Son de las opciones más baratas, pero también son seguramente la peor de las tres. Solo los recomendaría para trayectos cortos.

Por un lado, si tenemos en cuenta que no deben tapar faros y matrícula lo cierto es que muchos de los que los usan van incumpliendo la ley. También suelen impedir una buena visibilidad por la luna trasera. Por otro lado, los sistemas de fijación pueden ser seguros, pero en general nos parece que lo son menos que en los otros casos y dependen de mucho de nuestra habilidad a la hora de ponerlos, adaptarlos a nuestro portón, etc.

Recordad también que a este portabicis también se le aplican las limitaciones de peso y hay que usar placa V20 y tener en cuenta las limitaciones de ancho del vehículo.

En todo caso, aquí habría que hacer la excepción de los portabicis de portón de muchas furgonetas. Aunque, de hecho, creo que podrían considerarse una categoría aparte por cosas como que en muchos casos son estructuras prácticamente fijas.

Como véis, es todo un reto lo de llevar la bici en el coche. Bueno, en realidad, llevarlas es fácil. Lo que es complicado es llevarlas bien.