Giant Trance Advanced 29 PRO en la Red Bull Holy Bike

Con lo justo y necesario

Giant Trance Advanced 29 PRO en la Red Bull Holy Bike

Con lo justo y necesario

01/07/2019

Texto: Iván Tomás Bayón / Fotos: David Agüero



publi

Como siempre, las grandes ideas salen de los planteamientos menos convencionales. Imagina: una carrera de dh/enduro como el red bull holy bike sobre una 29 pulgadas de 130 mm de recorrido como la Giant Trance... La realidad te vuelve a demostrar que muchas veces menos es más.

Giant Trance 29" PRO

No te pierdas...

Novedades Giant 2019: Suspensiones DVO, apuesta por las e-bikes, más modelos…

Novedades Giant 2019

Como un día cualquiera fui a trabajar a la oficina, donde me encontré con mis compañeros de trabajo. Durante la mañana solemos hablar de cosas, de todo tipo de cosas, unas relacionadas con el sector y otras no tanto, pero por lo general si algo puedo decir que tienen en común es que las más de las veces rozan el absurdo.

Y según estábamos hablando, comento que iba a correr la Red Bull Holy Bike y que podríamos hacer algo interesante ya que es una carrera de prestigio... Por supuesto no se nos podía ocurrir algo "normal" para afrontarla, no. Dándole vueltas a la cabeza, llegamos a la conclusión que la idea perfecta sería: cuál es el mínimo recorrido de suspensión necesario para realizar una carrera de enduro/DH con garantías.

Giant Trance 29" PRO

Nuestra conclusión fue que la bici con una horquilla de 130 mm y un amortiguador que rondase los 120 o 130 mm podría ser suficiente. Y es que una de las cosas que siempre he pensado es que hay mucha gente que lleva demasiado recorrido en pruebas de este tipo. A veces, demasiado recorrido nos ayuda en las zonas más técnicas pero puede penalizar mucho en otras zonas. Y es que a veces menos es más.

Lo siguiente fue poner el radar a funcionar para buscar bicis de trail y all-mountain, que son las que se ajustan a estos parámetros que establecimos. Tras varias opciones descartadas, encontramos la bici perfecta. La Giant Trance 29” Pro se ajustaba a casi todas las cualidades que exigíamos. Horquilla de 130 mm de recorrido, ruedas de 29”... Lo único que me dio un poco de miedo fue que tenía 115 mm de recorrido en el amortiguador trasero... ¿Me estaría pasando con eso de que muchas veces menos es más?

El día que llegó la bici a la oficina fui a por ella muy ilusionado, era la primera bici que me dejaban desde que trabajo en MTBpro y sabía que el artículo tenía potencial. Por lo que la ilusión que tenía era evidente. Nada más sacarla de la caja me llamó mucha la atención el bonito color verde que tenía, no podía parar de mirarla. También me llamaron la atención las llantas de carbono, con un perfil ancho que le dan una estética brutal a la bici y te dan confianza para apretar en cada curva.

La había pedido en talla L. Yo mido 1,78 y, como en la mayoría de marcas de bicicletas me encuentro entre las tallas M y L, suelo elegir las tallas L ya que a la hora de bajar son más estables en zonas rápidas y abruptas. En el caso de la Giant Trance 29” Pro, con la L me sentí muy cómodo desde el principio.

Red Bull Holy Bike

No te pierdas...

La Rioja Bike Race 2018 con la Giant Anthem 29

Vamos con la prueba, la famosa Red Bull Holy Bike. Una carrera que combina bajadas de DH, bike park y enduro en una sola carrera que se celebra en La Pinilla Bikepark. Personalmente ya había corrido esta prueba dos veces anteriormente, en las cuales me desenvolví muy bien, pude hacer buenos resultados y pasármelo bien. La “única” diferencia con este año sería que en el pasado corrí con una bici con 160 mm de recorrido específica para enduro y este año tendría que correrla con una trail de 130/115 mm de recorrido como es la Giant Trance 29" Pro.

Llego a La Pinilla el viernes por la tarde para poder recoger el dorsal cómodamente y hacer un último “check” de la bici antes de empezar a montar. La bici estaba en perfectas condiciones, le pusimos el dorsal 551 y la dejamos lista para que el siguiente día por la mañana estuviese preparada para empezar los entrenamientos.

Giant Trance 29" PRO

El sábado por la mañana comienzan los entrenamientos libres hasta las 3 de la tarde. A partir de esta hora, los corredores teníamos 3 horas para realizar las dos bajadas obligatorias del día, la famosa Holy y la más técnica, La Cresta. Ya había usado la bici la semana anterior y había tenido buenas sensaciones pero ahora la cosa se ponía seria. Empezaba el test y la experiencia de verdad.

Yo me había levantado temprano, estaba relajado, sabía que iba a ser un día largo y que terminaría cansado. Comencé desayunando fuerte para coger energía para todo el día. En el desayuno empecé a ver a mis rivales y a la vez amigos..., me encanta el buen ambiente que se respira en esta carrera. Después del desayuno me fui a la habitación del hotel, donde “me puse el mono de trabajo”, con esto quiero decir peto, rodilleras… Después había quedado con David Agüero, el fotógrafo, que me acompañaría durante toda esta experiencia, para planificar el día.

A las 9.30 de la mañana comenzaron a subir participantes en el telesilla. David y yo, para no perder ni un instante, subimos lo antes posible. Durante las primeras horas del día hacía fresco, el cielo estaba tapado por nubes y no parecía que iba a despejar, pero a las dos horas de comenzar los entrenamientos ya lucía un precioso sol con un cielo azul.

Giant Trance 29" PRO

En el camino hacia la primera bajada de entrenamiento la gente me miraba con caras sorprendidas... “¿Dónde vas con esa bici?... Si parece de XC…”. Yo me lo tomaba bien y me reía, tenía confianza en que el “experimento” iba a resultar positivo.

La primera bajada del día sería la Holy. La que también sería la primera bajada cronometrada de la tarde. Esta bajada está llena de saltos, curvas y rectas en las que se coge mucha velocidad. Además no es una bajada con gran nivel técnico pero cuando sobrepasas la velocidad idónea los saltos se empiezan a quedar pequeños y es necesario saber absorberlos correctamente. Durante esta primera bajada la Giant Trance 29” Pro respondió de maravilla. Su ligereza me hizo la tarea más fácil a la hora de controlarla en el aire y sus ruedas grandes me ayudaron a coger velocidades muy altas en las rectas. En las primeras curvas cerradas fue donde sufrí un poco, ya que las ruedas de 29” cuesta un poco más meterlas en curvas de este tipo, pero fue cuestión de unos minutos de adaptación hasta que pude entrar cómodamente sin ningún problema.

El escaso recorrido me benefició a la hora de pedalear en los llanos, te da la sensación de llevar una bici más rígida y veloz. Pero a la hora de entrar a tanta velocidad en las curvas, había que ir muy bien posicionado y no cometer ningún error de trazada, ya que este tipo de bici no te permitirá mucho margen de fallo. Básicamente había que ir fino y por la trazada.

Giant Trance 29" PRO

En esta primera bajada de entrenamiento aproveché para ver líneas que me ayudaría a ganar algunas décimas en la carrera. Un par de interiores en alguna que otra curva y alguna empalmada de raíces que había en la parte final. Mientras tanto, mi compañero David lo daba todo para que saliesen unas fotos y unas tomas espectaculares.

Una vez terminada la primera bajada, en la que me entretuve demasiado, me quedaba media hora de entrenamientos y dos bajadas por reconocer. Decidí entrenar la primera bajada que se realizaría el domingo, en la que había una zona de subida de aproximadamente 600 m que era necesario examinar. Por lo tanto, eso significaba que renunciaba a entrenar la segunda bajada del sábado, La Cresta, tendría que hacerla en carrera a ciegas.

Sin perder un segundo, subí en el telesilla para realizar la segunda bajada de entrenamientos. Tuve la suerte de encontrarme con un buen amigo en la cola del telesilla y subí charlando con él tranquilamente. Y por supuesto, salió el tema... “¿Qué tal esta bici aquí...?”. Yo le contesté que de momento estaba encantado, su funcionamiento me estaba impresionando, tengo que reconocer que al principio no pensaba que iría tan cómodo.

Después de la charla nos dirigimos hacia la segunda bajada. Yo fui delante y él trató de seguir mis trazadas. Una vez llegados a la zona de pedaleo, aflojamos el ritmo, ya que solo estábamos inspeccionando y no queríamos desgastar fuerzas. Pasamos el pedaleo sin problemas, pero en carrera sería mucho más duro, ya que vienes de una bajada de 3 minutos a fondo y te encuentras con un duro repecho. En definitiva, las piernas iban a arder.

Llegamos abajo. Era la hora de comer, recuperar fuerzas y prepararse para los dos tramos cronometrados de la tarde. Me junté con mi familia y amigos y nos comimos un bocadillo tranquilamente hablando sobre la estrategia que seguiríamos. Yo estaba tranquilo, no había entrenado para esta carrera y mi principal objetivo era pasármelo bien y hacer el reportaje de la Giant Trance 29 Pro aquí en condiciones.

A las 3 de la tarde la gente empezó a subir hacia la salida. Yo fui de los primeros en subir, intentando colocarme bien en la fila para luego evitar tráfico en la bajada. Si tenías la mala suerte de coger al que salía delante de ti podías perder segundos muy preciados, ya que adelantar es complicado aquí.

La primera bajada cronometrada del día era la Holy. Una bajada llena de saltos, curvas y al final una zona un poco más single track y revirada. Es una de las bajadas más rápidas y físicas y un error en ella podía pagarse muy caro. Además en esta bajada se salía en parejas. Yo salí con mi gran amigo y compañero Gonzalo Quevedo, con el que ya había salido hace un par de años y con el que me motivo para darlo todo.

Giant Trance 29" PRO

Llegó nuestro turno, escuchamos el 5, 4, 3, 2, 1… ¡Adelante! Salí pedaleando con todo lo que tenía y me coloqué por delante de Gonzalo. Éste intentó agarrarse a mi rueda para no perder ni un segundo. La bajada fue muy rápida, los saltos se quedaban pequeños y había que absorberlos sin fallo para mantener la velocidad. Cometí un par de errores a la salida de un par de curvas en las que la rueda de atrás no traccionó bien e hizo que se me cruzara la bici. Por lo demás fue una bajada limpia y por el sitio, llena de pedales, eso sí. La bici se comportó de maravilla y me permitió exprimirla al máximo.

Cuando crucé la meta estaba exhausto, no tenía aliento, había sido una bajada muy física. Lo primero que hice fue ver cuándo llegaba Gonzalo, que por desgracia tuvo un problema mecánico y perdió mucho tiempo. Vino un poco frustrado, es normal, perder segundos por un fallo de la bici es muy duro. Intenté animarle, le dije que estábamos ahí para divertirnos entre amigos y que estaba seguro de que le iría mejor en la siguiente bajada.

Volvimos a la zona del telesilla, donde se encontraban los tiempos en directo de la primera bajada cronometrada. Yo aún no había visto nada y mi padre con una sonrisa de oreja a oreja me dijo que iba segundo a 1,7 segundos de Iago Garay... No me lo podía creer, no pensé que podía estar tan delante, y menos tras esa bajada que no fue perfecta. Fue un momento de incredulidad que aproveché para hidratarme y descansar unos minutos. Una vez que bajaron todos los corredores, estaba en cuarta posición en la general a menos de dos segundos del líder. Entonces mi padre me dio una pequeña “charla de padre”, en la que remarcó: “Pon los pies en la tierra, tranquilízate, ve fino y por el sitio, como tú sabes, y disfruta”.

Giant Trance 29" PRO

Volví a coger el telesilla, esta vez con Gonzalo, con el que estuve hablando de lo bien que había ido la bici. También hablamos de La Cresta y me advirtió que estaba muy seca y algunas zonas un poco rotas. Una vez llegamos arriba, descolgamos las bicis del telesilla y nos dimos cuenta de que la rueda de atrás de Gonzalo estaba deshinchada... Tuvo que volver a bajar para arreglarlo a todo correr.

Para llegar a La Cresta había que pedalear unos 15 minutos desde el telesilla. Durante este trayecto me encontré con mi amigo Marcos, con el que charlé sobre las inquietudes que tenía sobre esta bajada..., básicamente era que no la había entrenado. Al menos sí que la había realizado otros años que se había celebrado la carrera y me había visto algún vídeo de GoPro. Por supuesto, Marcos también me preguntó por la bici, sin duda uno de los temas de conversación más recurrido del fin de semana…

Llegaba la bajada más parecida a un descenso de DH, llena de rocas sueltas y piedras ancladas al suelo con formas puntiagudas. Sinceramente era la bajada que más respeto me infundía, con el añadido de que llevaba una bici de 130/115 mm de recorrido... Salí a tope, sabía que una de las primeras curvas era muy cerrada y venías a gran velocidad, por lo que tenía que estar atento para no pasarme de frenada. Una vez pasadas las primeras curvas había que ir fino, ir muy agresivo podría provocar un pinchazo o un fallo mecánico que te dejaría fuera de carrera. Fui todo lo rápido que pude dando pedales a la salida de cada curva. Hubo zonas en las que me noté un poco atrancado y en las que perdí algún segundo que otro. Pero no podías quedarte pensando en los errores cometidos porque aún quedaba una zona de peraltes encadenados en la que el terreno estaba muy arenoso y podías irte al suelo fácilmente.

Giant Trance 29" PRO

Después de esta zona entrabas en una recta bastante plana en la que pedaleé con todo lo que me quedaba en el tanque. El final de la bajada consistía en una zona de grandes peraltes en la que se podían hacer interiores que eran más rápidos que trazar la propia curva. Por desgracia no los pude hacer ya que no había entrenado esta bajada y no sabía de su existencia. De todos modos crucé la línea de meta satisfecho, aunque no me esperaba un resultado tan bueno como en la anterior bajada.

De nuevo me volvía a equivocar, terminé ese tramo en octavo lugar y por lo tanto eso me posicionaba quinto en la general y me aseguraba que estaría en la primera fila de la avalancha del domingo. Estaba realmente sorprendido con mi rendimiento y con el de la bici. Parece que la hubiese montado durante toda mi vida, había una perfecta sincronía entre nosotros. El primer día había acabado, era hora de recuperar fuerzas, estirar, descansar, cenar y echarse unas risas con los amigos.

El domingo amaneció con un cielo despejado, el día grande había llegado. Este día se corría por las dos pistas más físicas del fin de semana. Era la hora de poner el modo “turbo” en las piernas y dejarse todo en los senderos.

Me levanté y lo primero que hice fue estirar mientras escuchaba música (motivación asegurada), después bajé a desayunar a la cafetería con mis amigos y, una vez recargadas las pilas, me subí a la habitación del hotel para ponerme las protecciones y la equipación. Esta vez el orden de salida era conforme tu puesto en el día 1. El mejor clasificado saldría el último en la primera bajada del día. Por lo que yo saldría de los últimos.

Giant Trance 29" PRO

Subí a la salida una hora y media antes de mi hora de salida para acompañar y animar a mi amigo Gonzalo. Calentamos bien las extremidades, pedaleamos un poco para coger un poco de ritmo y nos motivamos mutuamente. Llegó su hora de salida y yo me puse al comienzo de la bajada para animarle, sé que él hubiese hecho lo mismo.

Un rato más tarde llegó mi hora, tenía que centrarme en ir fino y por el sitio y sobre todo guardar fuerzas para el pedaleo. Salí con un buen sprint, para coger velocidad durante la primera parte de la bajada, se trataba de dar los mínimos pedales posibles y conservar una alta velocidad.

Llegó la subida, intenté conservar un ritmo medio durante toda la subida, pero ya iba muy cansado y fue donde más segundos perdí. Incluso me llegó a pasar el corredor que salió detrás de mí. Después del pedaleo venía una zona muy técnica y rápida en la que había que conservar la concentración ya que llegaba muy cansado y podía cometer un error muy fácilmente. Pasé esta zona sin problemas y apreté todo lo que pude hasta cruzar la meta.

Sin duda fue la bajada más física del fin de semana y en la que sabía que iba a perder posiciones en la general. Sorprendentemente, hice un octavo puesto con el que “salvé los muebles”. La bici respondió a la perfección en el pedaleo, al tener menos recorrido, la pedalada se contaminaba menos por el rebote de las suspensiones, haciendo que cada pedalada fuese más eficiente. El único inconveniente que había es que los pedales no se dan solos... y yo no daba para mucho más.

Solo quedaba una bajada, la más emocionante, la Avalancha. Todos los corredores salíamos a la vez y recorríamos la misma pista. El tiempo que hicieses en esta bajada también contaba por lo que había que quedar lo más adelantado posible y tener bien controlados a los rivales. Para la salida de la Avalancha había que subir un poco más arriba de la salida de La Cresta, donde nos colocaban por filas de 12 corredores en orden según los tiempos del primer día.

Era la bajada en la que menos cómodo me sentía, el hecho de salir con tanta gente le añade un factor de riesgo muy alto. Pueden provocarse enganchones y desembocar en caídas muy feas, que además si son en la parte delantera del grupo son aún más peligrosas ya que los que vienen por detrás pueden pasarte por encima. Los nervios eran evidentes. Mi objetivo era no tener ningún percance y estar lo más adelantado posible sin correr grandes riesgos.

La salida de la Avalancha fue una locura, en la primera curva iba colocado entre los seis primeros, lo que me aseguraba una buena posición durante toda la bajada. Pero no consistía en dejarse llevar, había una zona de pedaleo con un repecho y un gran llano donde caí hasta la novena plaza y donde casi me tiran, lo que hubiese sido un desastre.

Giant Trance 29" PRO

Una vez terminada la zona de pedaleo entramos en la Holy, donde el ritmo cayó y se rodó mucho más lento. Como adelantar era muy complicado e iba en una buena posición, decidí soltarme y concentrarme en pasármelo bien. Fui haciendo manuals y whips durante toda la bajada. Al final te acuerdas de los momentos más bonitos y este fue uno de ellos. Tras seis minutos y pico de bajada crucé la meta. Habíamos cumplido el objetivo, que era acabar la carrera con la Giant Trance 29” Pro... y además con creces... ¡Sexto en la clasificación scratch final! Pero en este momento el resultado era lo de menos, la emoción y felicidad era evidente.

La Giant Trance 29” Pro fue la verdadera protagonista del éxito, nada que reprochar a la bici ni a su funcionamiento. Se trataba de comprobar si se podía competir en un evento así con una bici como esta y vaya cómo lo hizo. Queda demostrado que se puede correr una carrera de enduro con una bici de trail/all-mountain, y lo que es mejor, sin pasar penurias porque además no se me borró la sonrisa de la cara en ningún momento.

No querría acabar sin dar las gracias a todos los amigos y colegas que me apoyaron durante el fin de semana, Gonzalo, Marcos, Nacho, Adri… Pero sobre todo, gracias a mi familia, en especial a mi padre, que por desgracia tuvo un accidente y no pudo correr, pero verle tan emocionado y orgulloso de sus hijos me hizo tener un plus durante todo el fin de semana.

Relacionados

Orbea Wild FS

Orbea Wild FS: 160 mm de recorrido y ruedas de 29’

Orbea presenta su nueva e-bike destinada para la práctica del enduro. La Orbea Wild FS te permitirá subir y bajar por los senderos más complicados sin muchos problemas.

Hutchinson Griffus 29x2,4-2,5"

Hutchinson Griffus 29x2,4-2,5"

Recientemente Hutchinson presentó el Griffus, su modelo de neumático para Enduro disponible en 27,5” y 29”. Con un precio muy atractivo, estas cubiertas agarran muy bien y cuentan con unos flancos resistentes que permiten rodar con presiones bajas.

Calendario de los Campeonato - Open de España

Calendario de los Open de España de BTT DHI, Enduro y XCM y Campeonatos de DHI, XCM y XCUM 2020

La Comisión Delegada de la RFEC ha aprobado los calendarios para los Open de España de BTT Descenso, Enduro y Maratón 2020, además de la celebración de los Campeonatos de Descenso, Maratón y Ultramaratón 2020.

Ibis Ripmo AF

Nueva Ibis Ripmo AF, la misma Ripmo con cuadro de aluminio

Ibis presenta su nueva Ripmo AF, que mantiene el carácter Enduro de la Ripmo y los recorridos de 160/147 mm, con un cuadro de aluminio más accesible.

Novedades y la gama 2020 de Giant y Liv

Nuevas Stance 29”, Reign 29”, Reign e+, Pique de 29”… así son las novedades y la gama 2020 de Giant y Liv

Giant, Liv y Cadex comparten escenario en Madrid en la presentación de su catálogo 2020. Nuevas e-bikes, actualizaciones de las existentes, la nueva Liv Pique y la nueva Reign de 29” son algunas de las novedades que pudimos ver.

En acción con la Trek Top Fuel 9.9 AXS

Trek Top Fuel 9.9 AXS

Cada bicicleta es el resultado de la mentalidad y visión de todas las personas que han trabajado en ella. Ante ti tienes la magistral evolución del nuevo concepto Trek Top Fuel y su última entrega de lujo, la 9.9 AXS. La mejor Top Fuel de todos los tiempos.