Dani Hernández practicando ¿MTB o BTT?

¿MTB o BTT? Dos formas distintas de referirse al mismo deporte

Aunque el término MTB ha ido ganando terreno todavía hay quien sigue hablando de “la BTT” para referirse a la bicicleta de montaña. Lo cierto es que ambos llevan conviviendo en nuestro país desde que llegó el ciclismo de montaña.

Texto:
Luis M Del Cerro
Foto:
Archivo
Publicado el 17/08/2020
Dani Hernández practicando ¿MTB o BTT?

Hay quien usa ambos, quien usa solo uno y quien, directamente, se niega a utilizar cualquiera de ellos. Pero lo cierto es que, habitualmente, cuando se habla de ciclismo de montaña o de “mountain bike” es frecuente que se utilice BTT o MTB sin recordar sus matices.

No es una cuestión importante pero, a menudo, ha confundido a los que empiezan en el ciclismo de montaña. Además, es parte de nuestra cultura deportiva por lo que merece la pena detenerse unos minutos y unas líneas en ello.

Mountain Bike y MTB

En 1974 Gary Fisher monta la que se considera la primera bicicleta de montaña. Se trata de una Schwinn Excelsior a la que, entre otras cosas, añade un triple plato, refuerza los frenos, instala bielas más largas, etc. El objetivo de la llamada Schwinn Excelsior es conseguir una bici capaz de bajar y subir (esto último es muy importante para su definición como bicicleta de montaña) por caminos y senderos. En esa época empiezan los primeros eventos de lo que todavía no tiene un nombre muy claro.

Te puede interesar: Entrevista a Gary Fisher en el nº44 de MTBpro

Pero en 1979, Gary Fisher y Charlie Kelly crean una empresa para producir bicicletas para la montaña aplicando todas las innovaciones tecnológicas e ideas que habían desarrollado desde 1974. La empresa se llamó “MountainBikes” y con su fundación se dio también nombre a un deporte.

A pesar de todo, el nombre oficial no acaba de llegar y buena muestra de ello es que la asociación que empezaba a “organizar” el nuevo deporte, y sobre todo la competición, en EEUU (y de la que Fisher era miembro fundador) todavía no incluía el término “mountain bike” en su nombre. De hecho se llamó National Off-road Bicycle Association (NORBA), un nombre que todavía hace saltar el corazón de los que empezaron en el ciclismo de montaña en los 90.

Te puede interesar: Adelantados a su tiempo, pioneros del MTB

En todo caso, el término “mountain bike” era imparable. Resumía bien la realidad del nuevo deporte uniéndolo además con su principal y más deseado escenario: la montaña. En los 90 era el más común y quedó totalmente oficializado cuando la UCI celebró la primera “UCI Mountain Bike World Cup” en 1990.

A partir de ahí, la llegada de un término más manejable como MTB no tardó en llegar. “Corto y al pie” era perfecto y se utilizó sin reparo en todo tipo de revistas, catálogos, etc. Pronto se convirtió en la perfecta manera de separar las bicis de carretera de las de… MTB.

BTT: Todo empezó en Francia

El término BTT tuvo mucho éxito con la popularización de las bicicletas de montaña en España a principios de los 90 a través de las grandes superficies comerciales. De repente, aquellas “bicis con marchas” que se vendían en el mismo sitio en el que hacias "la compra del mes" se convirtieron en un producto muy atractivo por su versatilidad (cambios, ruedas “gordas”, etc) y precio.

Foto: Velovintageagogo.com

La casualidad quiso que algunas de estas grandes cadenas vinieran a España directamente desde Francia. Y con ellas, se trajeron el término BTT: Bicicleta Todo Terreno. Por supuesto, al otro lado de los Pirineos era un poco diferente, se decía “Vélo Tout Terrain” (VTT). La razón por la que en Francia no se adoptó el término “MTB” es probable que tuviera que ver con la aversión de nuestros vecinos a los anglicismos.

BTT era tan corto como MTB, pero más sencillo, descriptivo e incluso atractivo. A fin de cuentas, la mayoría de sus compradores nunca utilizarían esas bicicletas para ir a una montaña “de verdad”. 

El término BTT prosperó en España durante algunos años y estuvo a punto de dejar fuera de juego a "MTB" (llegó a haber una revista denominada “BTT Magazine”) pero, poco a poco, las cosas se fueron equilibrando. Todavía hoy se utiliza de forma normal en muchos grupos. Y hay usos específicos muy asentados y que es difícil que cambien. Por ejemplo, cuando nos referimos a los “Centros BTT”, lo que resulta llamativo teniendo en cuenta que muchos rechazaban y rechazan su uso porque el término BTT no hace referencia a una disciplina sino a la propia bici, y que esta forma de denominarla le perjudica en la medida en que recuerda a términos como “todo terreno” (refiriéndose a los 4x4) en los debates medioambientales.

MTB, BTT, ciclismo de montaña, mountain bike, mountain biking… Ya sea por riqueza cultural o por su juventud, posiblemente nuestro deporte sea de los que más términos tiene para referirse a él. Y eso sin contar con las distintas disciplinas. Pero de eso ya hablamos en otro artículo.

Más sobre:

Video recomendado