kona honzo st

Kona Honzo ST

Una pizca de geometría racing, unos gramos de resistencia a la fatiga y a la rotura y sazonamos la mezcla con una buena absorción de vibraciones y durabilidad. Dejamos reposar un poco y le incorporamos varias dosis de diversión y unas gotas de nostalgia. Removemos todo el contenido con un toque de sloping e inevitablemente el resultado será una Kona Honzo ST.

Texto:
José Aranda
Fotos:
Javier Martínez
Publicado el 07/03/2016
kona honzo st
Polivalente. Divertida. Precio.
Peso.

Si echas la vista atrás y haces un pequeño recorrido por los inicios del mountain bike, fijo que una de las marcas que vendrá a tu cabeza será la del cuadro que este mes tengo de prueba. Kona, una de las precursoras de este deporte, que marcaba tendencia con sus geometrías con mucho sloping de sus cuadros y sus más que reconocibles horquillas rígidas.

Muchas bicicletas han salido ya de su fabrica desde que fue fundada en 1988 y diversos los materiales utilizados para su fabricación, titanio, aluminio, carbono... o el casi olvidado acero... o eso creíamos. Si la palabra cromoly hace que tu corazón suba de vueltas no debes perderte ni una sola línea de este artículo, Kona nos presenta su Honzo ST, o mejor dicho su cuadro, ya que no comercializa, al menos de momento, la bici completa en esta versión de acero. Estamos delante de nuevas geometrías y tecnologías aplicadas a materiales de toda la vida que prometen hacer las delicias de los jinetes de la «old school» y también de las nuevas generaciones.

Past and present

Kona no es una marca nueva ni mucho menos, así que como dice el refrán, «donde hubo fuego quedan brasas». Basta con pegarle un vistazo por encima para que me vengan muchos recuerdos de esta gran marca, aquellos cuadros de acero con una geometría racing que en los modelos de rally venían acompañados de la mítica horquilla Project Two, recta, seca y directa... Algunas de aquellas líneas y mimados acabados los veo presentes en el cuadro que tengo ante mí. Y por si fuera poco todo esto, el material es el mismo que el utilizado en aquellas viejitas «cromoly» y veo unos pocos más grados del característico sloping de la firma canadiense.

Kona te ofrece el cuadro solo para que tú le hagas el montaje que creas oportuno, así se aseguran que te gustará fijo... Fuera de bromas, tienes más opciones de materiales si te decantas por una Honzo: tienes también dos modelos de aluminio (bici entera), Al y Al DL, y un modelo que podría definir como la joya de la corona, Honzo Ti... ¡Qué!, se te han puesto los dientes largos al oír hablar de titanio, ¿verdad? A mí me pasa también.

Las tallas entre las que podrás elegir son S, M, L y XL, y teniendo en cuenta que si eres de los que, como yo, siempre estás entre medias de dos de ellas, cuentas con el calibrado posterior que te permitirá variar la longitud entre ejes en aproximadamente unos 15 mm, poco, pero menos es nada.

Una vez que la pista se acabe, llegues a la cumbre y te dispongas a bajar, entonces será donde la Honzo te enseñe su lado más salvaje

Rápidamente, repaso todo lo que esta endurrígida de 29 pulgadas nos trae de serie: tubo de dirección cónico, Sizing y Fit, eje de 12x142mm (acorde también con 145 y 148 mm), compatible con llantas tubeless y tija telescópica, Internal Headsets y el ya mencionado con anterioridad ajuste Modular Dropout. Si te parece poco, los chicos de Kona te dan garantía de por vida, has oído bien, te lo digo en inglés para que te quede más claro: Lifetime Warranty.

Un último repaso para ver las medidas y entro en materia (talla M): largo de vainas de solo 415 mm, stack de 637 mm, reach de 460 mm, ángulo de sillín de 74,5º y ángulo de dirección de 68º. La distancia entre ejes es de 1.151 y tubo horizontal mide 638 mm. Me dirás que estas medidas no te chivan ya su carácter más definido... «Fun».

Lifetime Steel 

Sonrisa de oreja a oreja y todavía ni me he montado en ella. Sigo inmóvil, atontado, mirándola mientras por mi coco pasan muchas imágenes de aquellas Kona de cromoly, cómo olvidar aquel ruido característico a cristalería de Bohemia al darle una colleja en medio de la tubería con la uña del dedo índice.

Ya encima de la bici, la primera impresión sobre su posición de pilotaje resulta relajada y cómoda, en parte debido a sus 74,5 grados de ángulo de tubo de sillín, y a pesar de lo que puedas pensar del acero la bici se muestra ágil y dócil en su manejo. A la mínima orden ejercida sobre el manillar cumple con su trazada con soltura, su pipa de dirección cónica de 105 mm, además de rigidez al conjunto, te ofrecerá un puesto de mando más controlado combinando manillar de doble altura y horquilla de 120 mm en adelante (esto será a gusto de cada uno, teniendo en cuenta la variación de grados según el recorrido elegido).

Sí que es verdad que en este tipo de cuadros no se va buscando como objetivo principal el gramo para darle más importancia a la resistencia y la absorción de vibraciones. A pesar de ello el peso está bastante contenido para estar hablando de tubería de acero, también variará en función del montaje que le haga cada uno. Aun así reitero que se muestra dócil en su conducción, incluso ante rápidos cambios de dirección. Además cuenta con unas de las vainas más cortas en bicis de su sector, tan solo 415 mm, obviamente su parte trasera es más fácil de encauzar por el camino elegido gracias a esta medida.

Las subidas a lomos de la Honzo no te dejarán indiferente, la rigidez que muestra te dejará ejercer toda la fuerza de empuje que seas capaz de trasmitir a sus pedales sin perder ni una sola gota de energía por el camino, tus subidas serán rápidas y eficientes. Si eres de los que les gusta ponerse de pie cuando la cosa se pone con cuesta arriba deberás jugar con el peso si no quieres perder algo de tracción en la parte trasera, ya sabes cómo funcionan las rígidas...

A la hora de hora de rodar con ella lo hace con personalidad propia, no podía ser de otra forma con esta geometría. Fijándote en su marcado sloping te darás cuenta de que su triángulo es bastante más cerrado que en bicicletas normales, lo que redunda en una resistencia extra (como pasa con cuadros de geometrías cerradas tipo bmx, dirt...) y un plus de conducción al poder formar casi una sola pieza el biker y la susodicha. Y te dejará colocarte muy cerca de ella sin sufrir daños colaterales en los mismísimos... Esto creo que lo entenderás sin dar más explicaciones.

Aun no siendo su fuerte el pisteo o llaneo, llámalo como quieras, diré a su favor que en este terreno la Honzo se comporta con una conducción nada perezosa, se muestra estable y con una buena rigidez lateral en su parte trasera. Te darás cuenta de que, como a la gran mayoría de hardtails, le gusta el lenguaje corporal.

Diversión

Este es el punto al que estaba deseando llegar, lo resumiré de forma directa y sin andarme por las ramas. Una vez que la pista se acabe, llegues a la cumbre y te dispongas a bajar, entonces será donde la Honzo te enseñe su lado más salvaje. Sin duda alguna, repito, sin duda alguna, donde mejor se desenvuelve y pisa con aplomo esta bike es a la hora de bajar. Todo en ella está pensado para buscar el flow en las trialeras o senderos, es compatible con tija pija (telescópica) y llanta ancha tubelizada, y el eje trasero de 12mm hará las delicias de los que más les gusta soltar freno en las bajadas.

Todo en ella está pensado para buscar el flow en las trialeras o senderos. Eso sí, sujétate fuerte al manillar, con esta bici todo serán sensaciones

Eso sí, sujétate fuerte al manillar, con esta bici todo serán sensaciones, cada irregularidad del terreno pasará directo de la bici a tus piernas, con lo cual la demanda física será mucho más que en una doble. Cuando acumules senderos y trialeras de bajada no hará falta que mires distancias en el GPS, tus cuádriceps te irán chivando a medida que sumes metros negativos, aquí desde el primer golde de pedal empiezas a entrenar la técnica sí o sí, una geometría que te hará trazar curvas con precisión y soltar el freno más de lo que esperas. Recuperarás sensaciones perdidas con grandes dosis de diversión.

Conclusión

Muchos son los motivos por los que llegados a este punto me va a costar devolver esta bici, pero si alguno de ellos prevalece sobre los otros son las horas de diversión que me ha podido proporcionar esta Honzo. Tengo que reconocer que parte de ello es debido a la nostalgia de volver a rodar después de años en un cuadro de acero y sentir de nuevo el suelo bajo mis pies de esa manera tan especial...

Me imagino que en esta hardtail es un valor añadido para todos los que vivimos la época dorada del mountain bike de críos, pero además cuenta con todos los atributos positivos que pueden acompañar a una bici como esta: polivalente, juguetona, eficiente, rígida, manejable, pero sobre todo, divertida.

A lomos de ella recuperarás sensaciones perdidas con el paso de los años por las nuevas tecnologías aplicadas al mundo del mountain bike, volverás a salir al campo sin proponerte seguir ninguna disciplina de las que hoy en día tenemos, La única búsqueda será el disfrute del puro MTB. ¡Que fluya el flow!

Detalles de la bici

kona honzo st

Para los sentimentales a los que se les acelera la patata al oír hablar de cromoly/acero en la fabricación de un cuadro y para las nuevas generaciones que lo han tocado de lejos, aportaré mi humilde opinión sobre las ventajas de este material: primero, resistencia a la fatiga y buena absorción de vibraciones; segundo, precio bajo y mínimo mantenimiento; y tercero, es para toda la vida, además los chicos de Kona adjuntan a este cuadro una garantía de por vida siempre que sigas los pasos que te indican dentro de los tres primeros meses de su compra.

kona honzo st

Otro detalle que te hará darte cuenta de que, a pesar de que siguen definidas algunas de las líneas de los cuadros de acero de siempre de Kona, las mejoras actuales se palpan a flor de piel en esta Honzo, es la pipa de dirección cónica, de sobra demostrada su mejor distribución de fuerza de choque, dando al piloto mayor control en terrenos difíciles y alargando la vida útil del rodamiento.

kona honzo st

Es fundamental para una bicicleta rígida, perdón, endurrígida como se dice ahora en el argot biker, pensada para la diversión y que será lanzada por terrenos que en un principio están acotados para las dobles, poder ponerle unas llantas anchas que aporten rigidez, añadiendo una mejor tracción y adherencia gracias a la compatibilidad con tubeless y consiguiendo un resultado final algo más ligero del conjunto total.

kona honzo st

Líneas definidas y agresivas con soldaduras mínimas, elementos cuidados hasta el más mínimo detalle, geometría racing, material duradero y con una buena absorción de vibraciones, prácticamente eterno con un mínimo de mantenimiento. Por si te falta un ultimo empujón para decidirte haz esta suma de tres: cromoly + Kona + diversión, el resultado es igual a Honzo ST.

kona honzo st

Partiendo de la base del eje de 12 mm, hay tres medidas entre las que podrás elegir: 142, 145 y 148 mm. Con estas tres opciones no tendrás la sensación de aquellos cuadros de acero en los que parecía que para meter la rueda tendrías que sacar el gato mecánico, además del plus extra de rigidez que aportara su pasante de 12. Como extra, te diré que con su ajuste de calibrado posterior podrás ganar a la distancia entre ejes unos 15 mm, con los que aportarás algo más de estabilidad a alta velocidad.

Info



Peso

12,8 kg* (peso en talla M con este montaje)

Precio

799 €* (solo cuadro)

Texto:

José Aranda

Fotos:

Javier Martínez

Publicado el 07/03/2016

Etiquetas: