Momum MIC Dry Oil

Test: Momum MIC Dry Oil

13€
| Distribuye: 
Momum

Lubricar la transmisión es crucial para el mantenimiento de nuestra bicicleta. Momum MIC Dry Oil es un producto que te ayudará a dejar la cadena como nueva y por lo tanto sacarle el mayor rendimiento posible. Te contamos todo lo que debes saber sobre el a continuación.

Texto:
J. Daniel Hernández
Foto:
Mariano Herranz
Publicado el 18/12/2020
Momum MIC Dry Oil

En MTBpro y Maillotmag ya hemos hablado de los diferentes tipos de lubricantes con los que contamos para la transmisión de nuestra bicicleta, desde los aceites “de toda la vida” a los nuevos lubricantes secos (ceras o con base cerámica). Las principales diferencias entre ambos sistemas es que los húmedos cuentan con una base de aceite que penetra mejor en los huecos entre las partes metálicas, mientras que los secos cuentan con una base de agua que se evapora, dejando partículas cerámicas o sólidas que hacen el efecto lubricante (además de proteger las partes metálicas en fricción).

Si bien cada sistema tiene sus ventajas y sus inconvenientes, Momum siempre ha defendido sus ceras como el lubricante más adecuado incluso para condiciones de humedad (donde los aceites resisten más). No obstante, como muchos usuarios demandan el mayor poder de penetración de los aceites con las ventajas de las partículas cerámicas para repeler el polvo y proteger las partes metálicas, la empresa española ha sido una de las que recientemente ha ofrecido un lubricante mixto. Es decir, partículas cerámicas sobre una base de aceite, en este caso un aceite sintético y biodregradable.


Te puede interesar: Así se usa un lubricante de cera. Ventajas e inconvenientes respecto al aceite


(Sigue el artículo ↓)

Momum MIC Dry Oil

No obstante, aunque contiene aceite, el Momum MIC Dry Oil sigue teniendo una alta cantidad de agua para facilitar que las partículas cerámicas se introduzcan mejor en los huecos, así como una alta facilidad para la evaporación. Por ello nos promete una alta capacidad de lubricación y mayor resistencia a la oxidación gracias a sus partículas cerámicas de tamaño inferior a 3 micras, con una buena lubricación en húmedo gracias a la base oleica. De hecho, rodando en terreno húmedo, cuando es inevitable que se adhiera barro a la cadena, se nota como gira con una mayor suavidad respecto a otros lubricantes similares.

Comparándola con la cera MIC Wax que ya probamos anteriormente, la principal ventaja del MIC Dry Oil es, precisamente, su mayor resistencia a la humedad, por lo que, aunque sí es recomendable, no es obligatorio aplicarlo siempre que lavemos la bicicleta o que hayamos tenido una ruta con agua.

Es cierto que la limpieza y engrasado de la bicicleta “de manual” nos dice que una vez hayamos terminado la ruta debemos limpiar y engrasar la bicicleta para dejarla lista para la siguiente salida, siempre habiendo lubricado la transmisión con la cadena limpia y seca. En el caso de las ceras es recomendable lubricar el día antes de volver a coger la bicicleta o una media hora antes de salir para permitir la evaporación del agua. Con este lubricante con base de aceite es suficiente hacerlo después de haber limpiado la bicicleta, ya que, aunque se evapore el agua de su fórmula, nos quedará la base oleica como elemento lubricante.

Momum MIC Dry Oil

Cuando lo echamos sorprende ver el color blanco del líquido y algunas partículas que se adhieren a la cadena, aunque en realidad es un lubricante bastante limpio. Gracias a su base de agua no es necesario retirar el sobrante cuando lo aplicamos, y si lo hacemos con la cadena limpia, vemos cómo las partículas blancas permanecen hasta antes de empezar a pedalear de nuevo, pero siempre transmitiendo la imagen y sensación de estar perfectamente lubricada.

Pese a lo que pueda parecer, el MIC Dry Oil también ayuda repeler el polvo, por lo que no se nos quedará esa “plasta” de mezcla de aceite y tierra que se forma a quienes ruedan en terreno seco y lubrican la transmisión justo antes de salir. Y, además, como es habitual en los lubricantes de Momum, el MIC Dry Oil tiene una durabilidad bastante reseñable, siendo superior a la habitual en estos productos.

El lubricante Momum MIC Dry Oil está disponible en el bote de 120 ml que puedes ver en las fotos (12,50 €), en un bote más grande de 500 ml (36,91 €) para un uso más profesional, equipos, etc. o en una versión monodosis de 15 ml (en realidad nos da para engrasar la cadena generosamente más de una vez) por 3,05 € y que es el aliado ideal por si algún día tenemos que efectuar una lubricación de última hora.

Momum MIC Dry Oil

Texto:

J. Daniel Hernández

Fotos:

Mariano Herranz