Probamos las ruedas Bontrager Kovee RSL 30, de la Copa del Mundo a tu bici

1 150€ | Distribuye: Trek

Las Bontrager Kovee RSL 30 son unas ruedas llegadas directamente de la Copa del Mundo: ligeras (1,2 kg), del mejor material (carbono OCLV) y reactivas. Una forma espectacular de mejorar tu MTB.
Probamos las ruedas Bontrager Kovee RSL 30, de la Copa del Mundo a tu bici
facebook
Twitter
Whastapp
autor mtbpro Luis M Del Cerro
autor de las fotos Mariano Herranz

fecha07/07/2023


No todos los días tienes la oportunidad de probar las ruedas que usan Jolanda Neff, Evie Richards o Vlad Dascalu. No siempre puedes sentir lo que es rodar con unas ruedas que, entre las dos, paran la báscula en 1,2 kg. Y es que este es el primer “titular” obvio de las Bontrager Kovee RSL: Son una de las ruedas más ligeras para XC que hay ahora mismo en las tiendas.

Pero ese no es su único valor. Y es que de una marca como Bontrager siempre se espera algo más que intentar ganar la carrera por limar gramos. Esperas ingeniería. Y en las Kovee RSL la encuentras.

Probamos las ruedas Bontrager Kovee RSL 30, de la Copa del Mundo a tu bici

Empecemos por el material.  El mítico carbono OCLV se aplica de manera que se prioriza la ligereza, pero también rigidez. Es decir, se busca el rendimiento. Puede parecer una obviedad, pero no lo es tanto. De hecho, una de las cosas interesantes de las ruedas Kovee RSL son sus “hermanas” PRO y Elite que comparten nombre, pero difieren ligeramente de objetivos. Sin entrar en detalles, buscan una mayor versatilidad y un mejor precio. Comparten material, pero sus objetivos varían.

Probamos las ruedas Bontrager Kovee RSL 30, de la Copa del Mundo a tu bici

Volviendo a las RSL, la idea está clara: tienen que ganar. Y para ello el camino más corto es rebajar el peso. Pero hay factores que también ayudan, y mucho. Por ejemplo, con un ancho interno de 29 mm y un perfil de 22 mm se consigue una mayor absorción vertical y podemos usar neumáticos de 2,2 y 2,4" con presiones bajas. Es decir, podemos combinar ligereza, rigidez y tracción. Es una buena combinación.

Otro elemento importante que ya empieza a ser habitual en las ruedas de alta gama es buscar una pared para la llanta (donde talona el neumático) más ancho. Más superficie, más resistencia ante los impactos más fuertes. Así los “llantazos” no lo son tanto. Cuando trabajas con uno de los mejores carbonos de la industria te puedes permitir unos milímetros extra. Tampoco podemos olvidar que una llanta de perfil bajo también ayuda a reducir peso. En fin, que las “gallinas que entran, por las que salen…” Aplíquese a los gramos de carbono.

Probamos las ruedas Bontrager Kovee RSL 30, de la Copa del Mundo a tu bici

Si combinas lo que hemos hablado sobre el ancho interno, el perfil y las paredes de la llanta, ahora tendrás más claro porqué estas ruedas vuelan por encima de los “rock garden” de la Copa del Mundo.

También encontramos una disposición de radios asimétricos que en la rueda trasera adquieren todo su sentido con una mayor tensión en el lado de la transmisión para conseguir una mayor aceleración.

Probamos las ruedas Bontrager Kovee RSL 30, de la Copa del Mundo a tu bici

Para terminar con la parte tecnológica, vamos con los bujes. DT Swiss 240 con un núcleo XD de SRAM. Que sean negros y discretos no evita que llamen la atención. Al coger las ruedas y girarlas con tus manos es fácil apreciar la suavidad de funcionamiento y esa sensación de que podrían estar girando durante horas. Los radios aplanados en su parte central y las cabecillas Sapim son el remate. Como diría algún amigo mío: “crema”.

¿Y en marcha? No soy un “pro” del XC. Y en este caso, creo que es una ventaja. Porque puedo notar rápidamente lo que significa montar unas ruedas como estas. En mi caso, mi sensación no ha sido de “fine tuning” sino de “tuning” nivel Toretto. Como si a un Opel Corsa le pones turbocompresor. Bromas aparte, sobre una XC de buen nivel que ya venía montada con unas ruedas más que interesantes, la mejora era palpable sobre todo en dos momentos: aceleración y curveos cerrados y rápidos.

Probamos las ruedas Bontrager Kovee RSL 30, de la Copa del Mundo a tu bici

En cuanto a la aceleración, la suma de ligereza y rigidez no necesita explicación. Al principio, la sensación es más que evidente.

En el caso de las zonas de curvas técnicas, es donde estas ruedas han demostrado ser más que eficaces o, más bien, precisas. Donde miras, es donde vas y no hay “pérdidas” de potencia o falta de control. Una sensación “racing” y, a la vez, agradable.

Probamos las ruedas Bontrager Kovee RSL 30, de la Copa del Mundo a tu bici

También hay que decir que probar unas ruedas es complicado. Intervienen factores que pueden distorsionar las sensaciones. Las que hemos tenido son fruto de la colaboración entre estas Bontrager Kovee RSL y el neumático Bontrager XR3 Team Issue de 2,4". Un “dúo Bontrager” que demuestra de lo que es capaz la marca americana.

Siempre hemos dicho que una de las cosas más alucinantes del ciclismo es que puedes usar la bici y los componentes de los profesionales. Este es un buen ejemplo. Disponibles en cualquier tienda Trek, con garantía de por vida e incluidas dentro del programa Carbon Care. Al alcance de tu mano si tienes 1.150 € en tu “presupuesto bici”. Puede parecerte caro, pero como dijo aquel “busca, compara y si encuentras algo mejor…” No será fácil.

Probamos las ruedas Bontrager Kovee RSL 30, de la Copa del Mundo a tu bici

¿Quieres estar al tanto de todas las novedades de MTBpro?
Suscribete a nuestro newsletter para no perderte el mejor contenido relevante, novedades, opinión, podcast, etc.