Orbea Trail Tales: Lead by Generations (vídeo 2)

En el segundo episodio de Trail Tales de Orbea viajarás a Yorkshire Dales, una región del Reino Unido, para recorrer uno de los senderos “con más historia de la historia”.

autor mtbpro Redacción
visitas

fecha14/06/2021


Trail Tales de Orbea nos lleva a un sendero mítico del Reino Unido. Un sendero que es, en realidad, un pedacito de la historia del lugar y del deporte; porque la historia no solo consiste en lo que está escrito en los libros. La historia se encuentra en las personas, sus vidas y sus experiencias. El mejor tipo de historia es aquella que es tangible; la que podemos palpar y sentir, y que nos devuelve el gesto de alguna forma.

La senda única se abre paso por las escarpadas laderas de Gunnerside Gill, conectando el pueblo homónimo situado más abajo con una ciudad fantasma poblada por edificios mineros abandonados. Ubicados en un páramo desolado a la par que hermoso, los túneles se adentran varios kilómetros en las profundidades de las colinas. Desde los albores de la minería de plomo en la época romana hasta su apogeo y declive en los siglos XVIII y XIX, los seres humanos han dado forma al paisaje de Gunnerside y, con ello, han dejado su huella en él.

Al fondo de la senda se encuentra The Old Smithy (“La Antigua Herrería”) de Gunnerside, un negocio con mucho que contar. De hecho, apenas ha sufrido cambios desde su apertura en 1795. Stephen Calvert, la sexta generación de su familia que trabaja como herrero, se encuentra en el mismo lugar que ocuparon sus antepasados. Calienta el metal en el mismo horno y lo moldea sobre el mismo yunque.

Stephen Calvert, herrero de sexta generación en The Old Smithy

Puede que el mundo más allá de la increíblemente característica puerta del Smithy se haya vuelto casi irreconocible, pero al entrar, descubriréis que el viejo arte de la herrería perdura. Stephen trabaja eficazmente y con destreza mientras extrae el metal candente del horno. Cada golpe de martillo tiene su función. En muchos aspectos, se trata de un proceso sencillo, pero, al igual que montar en bici, se necesita tiempo para dominar plenamente la técnica. Es posible que el herrero de Gunnerside ya no preste su servicio a las minas, pero su arte se mantiene muy vivo.

La tranquilidad se respira en las colinas circundantes: atrás quedan los tiempos de los mineros de Swaledale. Sin embargo, su travesía diaria de ida y vuelta a los túneles ha dejado una senda para que nosotros, ciclistas, la recorramos a través de explotaciones mineras en ruinas y ondulantes laderas. El chasquido de las mazas sustituye a los gritos, cánticos, parloteo y ruidos metálicos de la industria, amplificando los sonidos del pasado.

Como ciclistas, podemos seguir literalmente los pasos de la historia y, de esta forma, la mantenemos viva un poco más, al igual que hace Stephen cada vez que abre la puerta de The Smithy.