Tom Malecha en Haute Route

Haute Route, entrevistamos a Tom Malecha

Autor de vídeos como «10 things I've learned about mountain bike» o «Haute Route», Tom Malecha se ha empeñado en demostrar que no son necesarios grandes medios para crear algunas de las mejores producciones en vídeo con una mountain bike. En MTBpro le entrevistamos.

Texto:
Foto:
Publicado el 12/06/2013
Tom Malecha en Haute Route

Tom Malecha es autor de un buen número de vídeos de calidad sobre el mountain bike. Nosotros le conocemos desde que realizó «10 cosas que he aprendido del mountain bike», toda una declaración de valores que coincide con gran parte de nuestro ideario en MTBpro. La sintonía sobre cómo vemos y sentimos el mountain bike es total, así que aprovechamos su último vídeo, «Haute Route», que narra su recorrido por una de las más míticas travesías alpinas, para hablar con él sobre este trabajo. 

¿Cómo surge el proyecto «Filme Von Draussen»? ¿Y cuál es tu objetivo?
Es bastante difícil ver vídeos de MTB que cuenten una historia o transmitan una idea. Lo convertí en mi misión: crear vídeos que no tratasen sobre «ser un hacha» o «un figura», sino más bien sobre el espíritu y la belleza de un recorrido alpino, de un sendero...

Centrémonos en Haute Route. ¿A quién diablos se le ocurre un proyecto así? ¿Por qué? ¿Una revolución vital? ¿Una noche con demasiadas cervezas? Confiesa.
Probablemente sea el resultado de una pequeña depresión navideña. Hacía frío y estuvo lloviendo durante semanas, y yo estaba reflexionando sobre las metas a fijar para el año siguiente. Quería hacer algo que nunca hubiese hecho antes y la «Haute Route» parecía algo apropiado.

¿Qué queríais transmitir con este proyecto, con esta historia?
Creo que puedo resumirlo en que tienes que abandonar tu zona de confort para tener experiencias interesantes. De esto es de lo que trata esta historia.

¿Cuánta gente ha participado en el proyecto aparte de Johannes Riebl y tú? ¿Sólo vosotros dos?
Únicamente nosotros. Pero me gustaría mencionar también a mi amigo Thorsten Obermaier, que hizo un excelente trabajo con la traducción y la locución en inglés.

Dos bikers, dos futuros papás. ¿Cómo os condicionó ese reto que tendríais después de completar la ruta? ¿Pensasteis en ello? ¿Freno o motivación?
Por supuesto, pensamos en ello. Para ser sinceros, yo era un poco escéptico respecto a la paternidad. Temía que mi vida, tal y como la conocía y apreciaba, se iba a terminar. Así que sentí cierta melancolía durante el viaje, algo así como «esta va a ser mi última aventura de verdad». Pero como le digo a todos los que van a ser padres, ser padre es sorprendentemente muy divertido.

Cargar con la bici a la espalda, con el equipo de grabación y el personal de supervivencia... ¿Temíais en esas condiciones por las dificultades inherentes a la alta montaña?
Probablemente esta haya sido la primera vez que me he aventurado a salir de viaje en bici sin saber si podría hacerlo. Quiero decir que estábamos bien preparados y no dudábamos de que podríamos montar durante kilómetros, pero no estaba seguro de tener el ánimo y la decisión de seguir filmando si se complicaban las cosas.

No quiero saber lo que es un temporal alpino a casi 3.000 metros cargado con una bici a la espalda... ¿Hicisteis un seguimiento diario de la metereología?
Diría que es una temeridad hacer un viaje en un terreno como este sin seguir la metereología. Gracias a la tecnología móvil es bastante fácil hoy en día. Puede que le reste algo de aventura al viaje, pero no me gustaría que me atrapase una tormenta en un lugar como el collado de Riedmatten.

¿De cuánto eran las etapas? Cuéntanos sobre su duración y desnivel.
De media, cada etapa era de unos 2.000 metros de desnivel y 35 kilómetros de recorrido, lo que no está del todo mal. Pero la mayor parte del desnivel debía salvarse en un terreno muy difícil y a una altitud superior a los 2.000 metros, lo que implica aire enrarecido e infraventilación

Grabar, rodar y disfrutar... ¿Es compatible?
Hemos obtenido unas 12 horas de metraje en este viaje. Disfrutar es a veces la parte más difícil, pero realmente me gusta ponerme ante mi mesa de edición después y revivir la ruta. Lo cierto es que disfruto mucho editando, me gusta ver cómo se crea algo duradero a partir de tu esfuerzo.

148.400 visualizaciones, más de 700 «me gusta» y sólo ocho personas (con problemas serios, sin duda) a los que no les gusta el vídeo... ¿Estás contento con el resultado? ¿Qué supone para ti la «revolución» de vídeos de MTB que vivimos en el medio online?
Es increíble, y una verdadera motivación para mí. Toda esta «revolución del vídeo» hizo posible que hiciera de mi pasión un trabajo.

Vaude os apoya en esta iniciativa. ¿Fuisteis a proponerles el proyecto?, ¿Os contactaron ellos en algún momento? ¿Cómo fue el noviazgo?
Había contactado con Vaude anteriormente, el año pasado, y les había preguntado si estarían interesados en una colaboración. Me preguntaron si tenía algún proyecto sobre la mesa y les hablé de «Haute Route». Les gustó la idea y resultó perfecto para ambos.

La vida en una mochila... Háblanos un poco más sobre la logística del viaje.
No hay refugios de montaña en el camino, así que tuvimos que pasar las noches en los valles. Hay un par de pueblos con hostales.

Confiesa. ¿En qué momento del viaje pensaste: «Me voy a casa»? No vale decir que «en ningún momento».
El segundo día, atravesábamos el collado de Riedmatten, que es definitivamente la parte más dura y difícil de la ruta. Ya llevábamos cargando con nuestras bicis un par de horas a través de los canchales de piedras y estaba lloviendo. De pronto, vimos frente a nosotros una escalera metálica, que llevaba a unos 50 metros más arriba. No estábamos preparados para nada así y no teníamos cinchas para acoplar las bicis a nuestras mochilas. Definitivamente, esta fue una situación en la que no tuve claro cómo continuar. Afortunadamente, estudiamos el mapa y descubrimos que había otro camino para cruzar el paso, sin necesidad de subir la escalera.

Desnivel, clima, dificultad técnica... ¿Cuál fue vuestro peor enemigo?
Probablemente el aire enrarecido. Convirtió cada subida en un esfuerzo muy serio.

Supongo que en algún momento pisasteis senderos que no habían visto nunca una rueda de MTB, ¿Es así? ¿Algún sentimiento especial?
Creo que es imposible encontrar algún sendero que no haya sido rodado en Suiza. La mayor parte de ellos son conocidas, aunque raramente rodadas, rutas de MTB. Tal vez a excepción del collado de Riedmatten que, siendo honestos, no es una buena ruta de MTB. Sólo para dejarlo claro: no fuimos los primeros en abordar esta ruta. Hans Rey y Holger Meyer hicieron una ruta similar hace un par de años, probablemente ellos son los pioneros.

Cuéntanos cuál fue la ascensión y el descenso más largos.
En la cuarta etapa subimos Meidpass y Augstbordpass, así que se nos juntaron las cuestas ese día. Pero como recompensa, hay un descenso desde Augstbordpass a Stalden de más de 2.000 metros de desnivel. ¡Impresionante!

Pagaríamos por ver la cara de los senderistas al veros por allí... ¿Algún conflicto?, ¿Qué os comentaban?
Esa es una de las cosas sorprendentes: cuanto más arriba llegas, más amistosos son. Casi todos los senderistas se paraban para charlar y preguntarnos por nuestra ruta. Algunos incluso animaban al pasar.

Y si la gente empieza a seguir vuestra ruta...
Deja que diga tres cosas. Primero, no lo hagas si no estás familiarizado con el terreno alpino. El clima es voluble y cambia rápidamente, incluso en verano. Segundo, lleva calzado y equipo adecuado. Vaude nos cedió algunos abrigos técnicos bastante buenos. Como calzado utilizamos Shimano MT91, que son más botas de excursionismo que zapatillas de bici. Funcionaron estupendamente. Y tercero, asegúrate de ir con un estado de forma decente. No quiero exagerar, la mayoría de la gente puede hacer esto, pero tienes que entrenar para ello.

¿Cuánto dinero llevabais en equipo de grabación?
Pues tuve que ir con mi modesta Gopro2 y una pequeña cámara Canon DSLR con un trípode. Lo bueno es que si la mochila es tu límite no puedes gastar mucho dinero en equipo, porque de todos modos no serías capaz de cargarlo en la montaña.

Hasta ahora casi todos tus vídeos no se han centrado en la técnica o en las habilidades de un rider sino que nos han contado una historia o nos han transmitido un mensaje sobre el MTB. ¿Tienes pensado seguir en esa línea? ¿Te apetecería hacer otro tipo de producciones?
Es algo en lo que estoy pensando mucho. Probablemente sería capaz de encontrar un pro que quisiera trabajar conmigo, pero no estoy seguro de si mejores capacidades técnicas harían un vídeo mejor. Mis vídeos tienen cierta atmósfera y esto también podría deberse al hecho de que filmo casi todo con amigos míos. Pero, para arrancar, estoy produciendo una serie web localizada en un bike park con un rider bastante bueno y me interesa mucho ver cómo queda.

Y, para terminar, ¿Qué tal el reto de la paternidad? No valen respuestas poéticas...
Incluso, aunque mi mujer cuida del pequeño la mayor parte del tiempo, creo que las primeras semanas he hecho varios kilómetros en el piso cargando con el niño llorando. Pero las hormonas hacen su trabajo, me he tomado muy en serio a este pequeñín. Tienes menos tiempo para la bici, pero esperas con más ansiedad volver a casa. Como decía antes, ¡los retos son divertidos!

Gracias por tus creaciones, Tom. 

Texto:

Fotos:

Publicado el 12/06/2013