Logo MTBpro

Aventura en las gargantas del Tarn

Descubrimos el gran cañón de Francia

Aventura en las gargantas del Tarn

Descubrimos el gran cañón de Francia

03/01/2022

Texto: Dan Milner / Fotos: Dan Milner



publi

Muchas veces la aventura la puedes encontrar en el patio trasero de tu casa, en este caso en los cañones del Tarn. Una aventura de rock gardens, caídas, elección de líneas y flow, mucho flow, tanto en los senderos como navegando por el río con la bici atada en la proa del kayak.

Aventura en las gargantas del Tarn

No te pierdas...

Clementz and Family

Clementz and Family

“Dices que es imposible, pero no lo has intentado”, se ríe Jerome ante la reticencia de Fred a lanzar su packraft por la cascada. Los dos pilotos de Julbo-Mavic se dirigen a mí para pedirme una opinión extraída de mi propia experiencia en kayak de aguas bravas. “Tendréis suerte si pasáis del segundo escalón”, les digo en tono paternal. Preocupado por el hecho de que la palabra “imposible” no figure en el diccionario de un campeón del mundo de enduro, añado: “Y entonces habrá que rescatar a Fred... ¡otra vez!”, recordándoles un percance anterior.

Aventura en las gargantas del Tarm

Volvemos a mirar el agua agitada y optamos por ir a lo seguro, subimos nuestros packraft cargados con las bicis por la orilla del río y rodeamos el obstáculo. Es sólo uno de los cuatro porteos que hacemos durante un descenso de cincuenta kilómetros por el río… No está mal teniendo en cuenta el alto nivel del agua y que todos somos vírgenes en esto del packrafting. Los packrafts son pequeños kayaks inflables, estables y resistentes, que ocupan tan sólo 20x30 cm plegados y pesan tan sólo 2 kg. Son muy portátiles y resultan ideales para remar por ríos y lagos como parte de una travesía en bicicleta, y su gran capacidad de carga les permite transportar el equipo de acampada (en bolsas estancas) y una bicicleta.

Aventura en las gargantas del Tarn
Aventura en las gargantas del Tarn

Seguimos remando, nuestros botes se balancean un rápido tras otro, las olas se elevan sobre las bicicletas atadas a sus proas. “Es lo más limpia que ha estado nunca mi bicicleta”, grito mientras atravieso ondulantes olas de un metro y esquivo rocas del tamaño de un coche. Remar en aguas bravas es como montar en un singletrack técnico: se trata de elegir la línea correcta… o tal vez la más divertida… Y nuestra mini aventura de tres días está repleta de rock gardens, caídas, elección de líneas y flow, tanto en los senderos como en el río.

Es fácil pensar que el packrafting es el dominio exclusivo de los aventureros extremos, que evitan los ataques de los osos pardos mientras navegan por los rápidos inexplorados del Yukón, pero la simple idea de combinar bicicletas y embarcaciones neumáticas puede dar una verdadera sensación de aventura incluso aunque lo hagas en el patio trasero de tu casa, una cualidad valiosa en una época de viajes restringidos por la pandemia.

El gran cañón del Tarn

No te pierdas...

España, el paraíso del MTB

España, el paraíso del MTB

Por eso, cuando oí hablar de las increíbles rutas que rodean las gargantas del Tarn, la espectacular respuesta francesa al Gran Cañón, me imaginé al instante un largo fin de semana flotando por el río con las bicicletas a bordo y las cervezas en la mano, varando en los campamentos para recorrer los senderos de la zona. Fue fácil de vender la idea a mis compañeros Fred Horny y Jerome Clementz.

Aventura en las gargantas del Tarm

Como todos los mejores planes de aventura, el nuestro era sencillo, pero la aventura es también un lugar de incógnitas. Cuando nos lanzamos a la aventura en balsa desde nuestro campamento en Blajoux, lo hacemos a principios de mayo, tras una gran tormenta y sobre las aguas marrones e hirvientes de un río con un caudal cuatro veces superior al habitual en verano. Mientras nos deslizamos por la rápida corriente me doy cuenta de que nuestra iniciación en el packrafting tendrá una empinada curva de aprendizaje.

Aventura en las gargantas del Tarm

Los remolinos de agua nos llevan por debajo del pueblo medieval de Castelbouc y por las laderas de las colinas envueltas en el verde lima de la primavera. Durante dos horas, bajamos a saltos por rápidos llenos de escalones de piedra, sorprendidos por la estabilidad de nuestras balsas cargadas. Cuando llegamos a St Enimie, 11 kilómetros río abajo, los rayos de sol se cuelan a través del cielo turbulento para bañar el río de plata.

Aventura en las gargantas del Tarn
Aventura en las gargantas del Tarn

El pintoresco pueblo se proclama como el más bello de Francia, posiblemente justificado, pero parece haber condenado a sus calles a llenarse de ejércitos de turistas comedores de helados; se asoman a los parapetos del puente arqueado del pueblo, intrigados por la visión de los hinchables cargados de bicicletas que pasan por debajo.

Dos horas más tarde, somos nosotros los que miramos a esos mismos turistas, después de haber varado nuestras balsas. De nuevo sobre las bicicletas, subimos quinientos metros verticales por el GR60 hasta Boisset, un pequeño conjunto de edificios de piedra encaramados en lo alto del borde del cañón. Muy por debajo de nosotros, los rápidos del Tarn quedan silenciados por la distancia.

Diversión asegurada

No te pierdas...

Reportaje: Descubriendo el Prepirineo Mágico

Reportaje: Descubriendo el Prepirineo Mágico

Seguimos un consejo de "descenso favorito" de uno de los seguidores locales de Jerome en Instagram, pero el camino parece lanzarse por el lado del acantilado. Cuando nos adentramos en el descenso, dos buitres leonados se elevan desde el cañón. Es como si supieran lo que nos espera, ya que inmediatamente nos adentramos en una maraña de curvas empinadas de terreno suelto.
Justo cuando empiezo a cuestionar las sádicas intenciones de los seguidores de Jerome en las redes sociales, nos encontramos con una línea de senderos perfectos que se abren paso de un lado a otro de un vasto anfiteatro natural. Nuestro ritmo se acelera, los neumáticos escupen piedras a medida que una docena de curvas acortan la verticalidad que nos llevó más de una hora subir.

Aventura en las gargantas del Tarm

De vuelta al campamento, abrimos una cerveza, examinamos el mapa y hacemos planes para el día siguiente. Por supuesto, incluso los planes más detallados nunca incluyen lo inesperado.
“Es raro, normalmente me preocupa el peso de todo”, dice Fred mientras cargamos nuestras balsas a la mañana siguiente, un ejercicio que es en sí mismo un arte. Las aventuras habituales de Fred en bicicleta implican cargar con todo a la espalda a través de montañas salvajes, el tipo de escapadas a gran altura en las que cada gramo cuenta.

Aventura en las gargantas del Tarn
Aventura en las gargantas del Tarn

Pero flotar en el agua significa que el peso es menos importante, al menos esa es la teoría. Pronto empiezo a maldecir el peso del equipo sobrante cuando un viento en contra se cuela por el desfiladero y ralentiza nuestro ritmo a pesar de la corriente que corre por debajo de nosotros. Sigo avanzando, distraído por los cortados entre los que navegamos: un millar de agujas de roca se alzan como un ejército de centinelas erguidos que vigilan cada recodo del río. Pasamos por cascadas y remolinos en ebullición, y jugamos con garzas reales. Levantan el vuelo para pasar majestuosamente ante nosotros como aviones Concorde emplumados y volver a aterrizar un centenar de metros río abajo. Un minuto después se repite la historia.

Todo el río para nosotros

En verano, cuando el río está tranquilo, los acantilados de 600 metros de altura del desfiladero resuenan con el sonido de las canoas de alquiler golpeando las rocas y las risas de los despreocupados palistas. Pero hoy tenemos todo el río para nosotros. Nos relajamos en la soledad, cada uno perdido en su propio mundo hasta que un rugido nos despierta de nuestras escapadas de ensueño.

No todo es montar en bici...

Es el desagüe de la presa de La Malene, una rampa de metro y medio de altura y cuarenta y cinco grados, que se convierte en el único percance de nuestra aventura a pocos minutos río arriba de nuestro segundo día de campamento. Atrapada por una fuerte corriente, la balsa de Fred es arrastrada y atrapada contra la presa. Tras cinco minutos de intentos fallidos de rescate, de repente aparece una lancha motora río abajo y, surcando las olas, saca a Fred y a su balsa a salvo.

Aventura en las gargantas del Tarn
Aventura en las gargantas del Tarn

Nos reagrupamos y tomamos un café caliente en la orilla mientras Fred, tembloroso pero sonriente, se quita el traje de neopreno. Después de haberme acompañado en la aventura que nos llevó a rodear el monte Elbrus, en el Caúcaso, dos años antes, sé que hace falta mucho para derrotar a Fred.

Senderos al borde del abismo

Una hora más tarde, pasamos de nuevo por la desde ese momento “presa de Fred” mientras recorremos el sendero de la ribera de La Malene. El sendero, un continuo sube y baja entre árboles. Lo seguimos durante unos kilómetros río arriba hasta llegar a Hauterives, un conglomerado de viejos edificios de piedra a los que sólo se puede acceder por el sendero o a través de una cesta metálica suspendida en un cable de cabrestante que cruza el río. Subimos por la empinada ladera del desfiladero, atravesando un bosque de hayas y pinos, aspirando un aire cargado de aromas primaverales, antes de salir finalmente a una vasta y ondulada meseta que se extiende hasta donde alcanza la vista, un paisaje de épicos senderos que atraviesan el corazón de Francia. 

Aventura en las gargantas del Tarm

Pero eso tendrá que esperar a otro día, en su lugar, atravesamos la ladera siguiendo senderos de tierra roja hacia el borde del desfiladero, donde nos espera el desquite del descenso después de la subida. El descenso se convierte rápidamente en un furioso bombardeo de elecciones de trazada, manuals y curvas de piedra suelta, un mundo diferente a la suave pista de ribera que recorrimos antes.
Para cuando nos detenemos entre los callejones de La Malene, nuestro pequeño bucle de la tarde ha recorrido sólo veinte kilómetros y 650 metros de subida y bajada, pero si lo sumamos a una mañana de paleo y a la adrenalina de un rescate sentimos que nos hemos ganado una cerveza, y quizás también una botella de vino local.

Aventura en las gargantas del Tarn
Aventura en las gargantas del Tarn

Envueltos en la niebla

A la mañana siguiente me despierto con la cabeza un poco pesada, con el sonido del canto de un mirlo y el tat-tat-tat de una ligera llovizna sobre mi lona. La lluvia no nos quita el ánimo y, con los mayores rápidos del río por delante, no es que vayamos a estar secos mucho tiempo. Descendiendo entre picos piramidales envueltos en la niebla, me siento transportado mentalmente a Borneo o Papúa Nueva Guinea.

Licenciado en kayak

No es que haya estado en ninguno de los dos lugares, pero esa es la chispa de la imaginación encendida por el poder de la naturaleza. Un par de lanchas familiares nos adelantan, esta vez pastoreando a turistas en lugar de rescatar a ciclistas de montaña de las presas. Bajan por las olas hacia su punto de partida, justo aguas arriba del infranqueable rápido del Pas de Soucis.

"Sólo una vez", dice el hombre de la tienda de regalos que domina el estrecho rápido de clase V del Pas de Soucis, cuando le preguntamos si se ha podido navegar en kayak. No me molesto en preguntar si el palista llevaba una bicicleta atada a su embarcación…

Aventura en las gargantas del Tarn

Un vistazo a los rápidos y queda claro por qué este porteo de un kilómetro es obligatorio. La visión de nosotros bajando por la carretera con las balsas infladas a la espalda hace sonreír a los turistas desaliñados, pero probablemente decepcionaría a los diseñadores de las balsas; al fin y al cabo, se trata de embarcaciones ligeras de última generación que, plegadas, se reducen al tamaño de un par de barras de pan. "Acabáis de hacer la parte familiar del Tarn, ahora viene la parte más deportiva", dice el chico de la tienda de regalos con un brillo en los ojos mientras nos alejamos.Aventura en las gargantas del TarmDe vuelta al agua, remamos entre catedrales de rocas cubiertas de niebla y nos dirigimos hacia el primero de los retos "más deportivos" que nos esperan. "Dice algo en esa señal de advertencia medio sumergida", grita Jerome sobre la señal sumergida por la inundación que exige "llevar chalecos salvavidas" en el rugiente rápido que nos espera. Dentro de tres horas, nos daremos un baño de satisfacción bajo el puente de piedra de La Roziere, que marca el final de nuestra aventura en balsa, pero por el momento nuestro objetivo es superar los rápidos de la Sabliere, los más duros de todo el descenso.

Aventura en las gargantas del Tarm

Al lanzarme a ese rápido me di cuenta de que no hay que buscar lo remoto o lo exótico para encontrar las recompensas de la aventura, sólo hay que lanzarse a lo desconocido. Durante tres días hemos disfrutado de sonrisas y subidas de adrenalina, margas, rock gardens, vistas increíbles y mucho flow, tanto dentro como fuera del agua… Y tuvimos la oportunidad de reflexionar sobre el significado de "imposible", que es exactamente para lo que sirve la aventura.

Aventura en las gargantas del Tarm

La región de Lozere, en torno al Tarn, cuenta con cientos de kilómetros de senderos, entre los que se encuentra una pista ondulada de 70 km que atraviesa el desfiladero, gran parte de ella junto al río. Hay una docena de senderos que descienden el desfiladero de dificultad técnica variable. Todos ellos aparecen en el mapa 2640-OT del IGN. Algunas partes de los senderos de larga distancia, como el GR60, pueden incluirse en los recorridos, y la ruta de BTT de 1.400 km, la Gran Travesía del Macizo Central (GTMC), termina en el desfiladero. Se puede montar todo el año, aunque los veranos son calurosos. Hay 22 campings a lo largo del río, la mayoría con cafeterías/pizzerías y algunos con cabañas para alquilar. Para más información, consulte www.lozere-tourisme.com.

Relacionados

Aventura en los Dolomitas

Reportaje: Aventura en los Dolomitas

Un grupo de amigos de distintas procedencias se reúnen en los Dolomitas para descubrir uno de los paraísos para cualquiera que ame las montañas. Y allí se produce la conexión… Con las montañas, con la bici, con los compañeros. “Dolomitas connection”.

Trans-Nomad

Trans-Nomad 2021 ¡Cicloalpinismo con una e-bike!

Seguro que la vida eterna es una pasada, no lo dudo. Pero mientras haya bicis, montañas, un par de buenos amigos con los que compartir una montada y pueda seguir viviendo aventuras tan bestiales como Trans-Nomad prefiero quedarme por aquí. El cielo puede esperar. Este año el reto ha sido hacerla sobre una e-bike.

Puro Pirineo: El rincón salvaje del Pirineo

Puro Pirineo: montamos en uno de los paraísos del MTB en Pirineos

Picos de más de 3.000 m, valles infinitos, senderos alpinos, calidad, cantidad y variedad de Trails como en ningún otro lugar, flow pirinaico en estado puro. Si un día desaparezco, que me busquen en el valle de Benasque, en Puro Pirineo, el rincón más salvaje del Pirineo.

Entrevista Mercè Pacios y Ramon Sagués

Entrevista Mercè Pacios y Ramon Sagués

Mercè Pacios y Ramon Sagués a lo largo de sus vidas han logrado compaginar la competición en ciclismo al más alto nivel con profesiones alejadas del deporte y que a la vez también les han exigido una gran dedicación. A principios de 2020 deciden parar el reloj y dejarlo todo para emprender un viaje en bicicleta. Paralelamente el reloj del mundo también se para a causa de un virus. Un año después, ¿en qué momento de este viaje vital se encuentran?

El Reino de los Mallos Bike: Un destino auténtico y sorprendente

El Reino de los Mallos Bike

Subidas, bajadas, senderos de montaña, valles, ríos y el conglomerado de los Mallos siempre como protagonista. Un destino de puro Mountain Bike rodeado de historia en el corazón del Prepirineo Aragonés.

Mathieu Van der Poel

De la tierra al asfalto

El MTB siempre ha sido un buen vivero de estrellas para el ciclismo de carretera. Peter Sagan, Floyd Landis, Jacob Fuglsang o recientemente Pauline Ferrand-Prevot y Mathieu Van der Poel son los máximos exponentes de este fenómeno “tránsfuga”.