Alpinestars Ti Mega

Bicis Míticas: Alpinestars Ti Mega

El arte de curvar titanio

Texto:
Alberto Álvarez
Foto:
The pro's closet's
Publicado el 29/01/2019
Alpinestars Ti Mega

Para llegar a ser un modelo mítico, necesitas tres cosas: un diseño radical, un material preciado y unas unidades limitadas. El Ti Mega de Alpinestars cumple con las tres y añade el misticismo de una firma americana que cogió el nombre de una marca italiana para fabricar uno de los modelos más deseados por los coleccionistas.

Cuando los responsables de Alpinestars se fueron con los planos de la Alpinestars Ti Mega debajo del brazo a visitar al fabricante de titanio Sandvik, este les dijo que si querían curvar un tubo de sillín en titanio que se fueran a otro sitio. Y se fueron. A finales de los 80, principios de los 90, cuando el titanio era tan exótico como de culto es ahora, Litespeed en USA marcaba la pauta de cómo hacer obras de arte para subirse en ellas y pedalear.

Era 1991 y, un año después de que la marca MS Racing se transformara en Alpinestars, la Alpinestars Ti Mega llegaba con las vainas elevadas que tan famosas han hecho a la firma californiana. Sí, no es italiana, pero tiene mucho que ver con Italia… Te lo contamos.

Quien más y quien menos sabe algo de Alpinestars. Si eres joven y entiendo por joven alguien entre 15 y 35 años, seguro que te suena de haber visto entre otros a Valentino Rossi forrado de Alpinestars encima de su moto. Pero la historia de Alpinestars como marca de bicis nace en 1990 con este nombre, pero en 1989 lo hizo como MS Racing. MS Racing, marca de ropa y complementos para motos de off-road y de carretera, súper famosa en los 70 y 80 en USA, fue fundada por Malcom Smith, el padre de Joel Smith, uno de los veteranos del sector del mountain bike.

En 1989 dos ex Fisher Cycles, Roger Malinowski y Bill Stevenson, se unen a MS Racing para fabricar mountain bikes en el mercado asiático y venderlas por todo el mundo. Junto con Joel Smith, en 1989 fabrican 4 modelos bajo el nombre de MS Racing, momento en el que la compañía decide que sería el último año con ese nombre. De este modo, los ex Fisher y el resto de colegas del departamento de bicis, se ponen a buscar distribuidores por medio mundo y acaban una de sus visitas en Italia para ver a los responsables de Alpinestars. En esa visita Lucía, la hija del dueño de la marca, Sante Mazzarolo, les pregunta que si tienen ya nombre para la marca y ante la negativa de estos les propone Alpinestars para la nueva aventura. Es 1990 y Alpinestars nace como marca manteniendo sus oficinas en San Luis Obispo, California, y su producción en Asia.

Después de su debut como Alpinestars en 1990 con 5 modelos fabricados en cromoly y aluminio 7005, la Alpinestars Ti Mega llega un año más tarde, en 1991, para entrar en catálogo definitivo en 1992. La Ti Mega, el único modelo de la marca fabricado en USA por los especialistas de Litespeed, nace ya con el concepto EOS de vainas elevadas (EOS por Elevated Oversize System). Un concepto que destaca por el tubo de sillín curvado, las vainas elevadas, una distancia súper corta entre ejes además de aportar la dirección desarrollada por ellos mismos de 1-1/4”.

La Alpinestars Ti Mega estaba realizada en titanio 3AL-2.5V. Aunque la Alpinestars Ti Mega solo se vendía como cuadro suelto o como kit de cuadro más horquilla (en aluminio), en el catálogo de 1991 se mostraba montada con Campagnolo, pero rápidamente fue sustituido por el flamante Shimano XTR que nacía en 1992. La idea de elevar las vainas y curvar el sillín buscaba como objetivo hacer unas vainas más cortas y disminuir la distancia entre ejes. Con esto, el plan de Alpinestars era que la Ti Mega transmitiera muy bien la pedalada a la rueda trasera, buscando más tracción y mayor transmisión de potencia además de una altura de pedalier superior. Y cuando decimos vainas cortas, decimos 403 mm… Ojo al dato.

Y es que el titanio y la Alpinestars Ti Mega fueron un intento de mejorar la fama de Alpinestars, ya que los cuadros de aluminio sufrieron roturas en el tubo de dirección y en las vainas a su paso por el tubo de sillín. La Alpinestars Ti Mega solucionaba estos problemas (apenas hubo reclamaciones en este modelo) y se añadía a la lista de garantía de por vida que ofrecía Alpinestars tanto a los modelos de titanio como a los de cromoly. Los de aluminio tenían 5 años de garantía para el comprador original.

El guiado de cables de la Alpinestars Ti Mega se hacía por el tubo superior, excepto el del desviador que transcurría por el tubo diagonal y llegaba hasta un desviador de anclaje directo sin abrazadera muy adelantado a la época. Las vainas elevadas estaban unidas al tubo de sillín para reforzar la zona y estas también estaban curvadas para pasar por encima del desviador. En el año 93, solo la Alpinestars Ti Mega y los modelos de aluminio se mantuvieron con la especificación de las vainas elevadas, ya que el resto de modelos cambió a la convencional forma de doble diamante que aseguraba entre otros beneficios una mayor rigidez de pedalier y una mayor rigidez estructural global.

Hasta el año 1994, momento en el que Alpinestars cerraba su carrera en el mercado, la Alpinestars Ti Mega se fabricó en cuatro tallas: 38, 45, 48 y 52 cm. Cuentan que en 1993 los corredores de la marca que llevaban montado Shimano se pasaron a Suntour porque desde Alpinestars no estaban nada contentos con que Shimano no les esponsorizara con material gratuito a pesar de la publicidad que estos hacían.

Ese mismo año, la Alpinestars Ti Mega sufrió cambios en el diseño, ya que el tubo de sillín se hizo recto y la distancia entre ejes se amplió para mantener un mejor compromiso y aportar más estabilidad a la bici en altas velocidades, algo de lo que carecía el modelo original. Pocas, muy pocas, Alpinestars Ti Mega quedan en el mercado de segunda mano y mucho menos como la de la foto que acompaña el texto. Exquisitez y exclusividad en uno de los diseños más espectaculares de la historia del mountain bike.

Encuentra más contenidos

Formulario de búsqueda

Texto:

Alberto Álvarez

Fotos:

The pro's closet's