Somos Historia: François Gachet

Somos Historia: François Gachet

François Gachet fue uno de los grandes ciclistas en los inicios de la explosión internacional del MTB. Campeón del mundo y de la Copa del Mundo en 1994, la fortuna le abandonó. Fue uno de esos grandes campeones sin suerte

Texto:
Mariano Herranz
Foto:
Malcom Fearon
Publicado el 23/03/2018
Somos Historia: François Gachet

No era François Gachet el prototipo de descender en esos primeros años de la Copa del Mundo. Cuando arrasó en 1994, año en el que ganó Copa del Mundo (4 victorias de 6 posibles y un segundo puesto) y Campeonato del Mundo, ya tenía 27 años, era padre y tenía el aspecto de ser un tipo con una vida a sus espaldas.

Nacido en Grenoble, empezó haciendo malabarismos en una escuela de circo y había competido en bike trial (por entonces trialsín) y en trial (moto). Y llegó a ser el líder del que sería todopoderoso equipo Sunn, una escuadra que basó buena parte de sus éxitos en la bici de descensos que presentó en 1994, la Sunn Radical, una doble suspensión con suspensiones propias desarrolladas por Olivier Bossard. Recordemos que un año antes Jürgen Beneke había ganado la Copa del Mundo con una de aquellas Manitou con dos horquillas, una para delante y otra para atrás.

Sobre esa Sunn Radical arrasó François Gachet en 1994 después de ganar las mangas de la Copa del Mundo de Cap d'Ail (Francia), Hindelang (Alemania), Kaprún (Austria) y Silverstar (Canadá) y finalmente en el campeonato del mundo de Vail.

François Gachet arrasó en 1994 con esa Sunn Radical después de ganar cuatro de seis carreras de la Copa del Mundo y finalmente en el Campeonato del Mundo de Vail

 

Pero el año siguiente las cosas se empezaron a torcer. Después de una mala pretemporada por problemas en su espalda, se presentó a la primera cita del año en Cap d'Ail sin haber entrenado apenas con la nueva bici que había preparado Sunn para 1995, un monocasco de carbono que definitivamente no funcionaba. La misma tarde anterior a la carrera decidieron meter aquella bici en un baúl del que no volvería a salir y correr con una Radical+ de serie que le prepararon para la carrera.

Aun así, fue cuarto, resultado que repitió en la siguiente carrera (Are), pero algunos problemas mecánicos y muy probablemente la presión hicieron que se quedara sin puntuar en tres carreras. Únicamente pudo subir al pódium en Big Bear, pero no le sirvió para subir de la cuarta plaza final en la general de la Copa del Mundo. Y en el campeonato del mundo de Kirchzarten se tuvo que conformar con la plata.

Un desastre para él teniendo en cuenta las expectativas del equipo y que quien le había vencido tanto en la Grundig como en el Mundial fue un tal Nicolas Vouilloz en su primer año en la categoría élite. El DH tenía un nuevo amo para unos años.

Después de una temporada de 1996 con más pena que gloria, su estrella se apagó en 1997, ya con Vouilloz como compañero de equipo dentro de la gran escuadra francesa. En el Mundial de Chateau d'Oex sufrió una aparatosa caída en la que se destrozó la pierna derecha y que acabó con su carrera deportiva. Un triste epílogo para un campeón.

Encuentra más contenidos

Formulario de búsqueda

Texto:

Mariano Herranz

Fotos:

Malcom Fearon

Publicado el 23/03/2018

Lo más visto