Tres bikers que me inspiraron - Iván Tomas

Tres bikers que me inspiraron, por Iván Tomas

Desde pequeño siempre supe que no me bajaría de las dos ruedas en mi vida, y eso es básicamente gracias a mi padre. Pero también hay otros que me han influido. Os cuento quienes son.

Texto:
Iván Tomas Bayón
Foto:
Nacho Trueba, David Agüero, Antonio Obregón, Specialized
Publicado el 26/03/2020
Tres bikers que me inspiraron - Iván Tomas

Para los que no me conozcan, que será la mayoría, soy Iván Tomas. Nací en el año 2000 en Madrid y desde los tres años he estado subido encima de una bici. Mi padre fue el que me introdujo en este mundo, como todo padre que quiere transmitirle su pasión a su hijo, supongo…

Comencé montando en BMX desde que era muy pequeño, apenas tenía 3 años y por entonces no tenía ninguna referencia clara. Me fijaba en los mayores y deseaba poder montar algún día como ellos. Siempre me han gustado las dos ruedas, tanto de bicis como de motos. Los únicos nombres que recuerdo de cuando era pequeño son los de las películas que veía de motocross en las que aparecía Ricky Carmichael, Jeremy McGrath o Ryan Villopoto entre otros. Cuando era pequeño también solía ir a montar en moto los fines de semana, y era algo imprescindible para mi en aquellos años.

Poco a poco, por circunstancias de la vida, me desvinculé un poco del BMX y de la moto. Durante este tiempo no iba tan a menudo al circuito a entrenar y me dí cuenta que salir con otros siete rivales al lado no era lo que más me gustaba. Por lo tanto empecé a ir más a los campillos. Comencé montando en los campillos con mi bici de BMX, una bici rígida sin suspensión y con ruedas de menos de 20” y apenas dos dedos de ancho.

En esos años, la mayoría de gente con la que me juntaba eran mayores que yo, era de los pocos niños que montaba en campillos. A los 6 o 7 años empecé a probar el MTB. Aún recuerdo perfectamente el primer día que mi padre me llevó a La Pinilla Bikepark a hacer descenso, con una Specialized Hot Rock negra y verde con una horquilla que como mucho tenía 30 mm de recorrido. Desde entonces, el DH siempre ha sido mi disciplina favorita.

Conforme fui creciendo un poco, seguí practicando descenso y campillo, incluso volví a correr alguna carrera de BMX allá por 2010. Aún así, siempre me juntaba con amigos más mayores, quizás eso fue lo que me hizo progresar más rápido.

Matt Hunter: “un mountainbiker de cine”

Durante estos años, que empezaba a entender un poco más, me fui culturizando con un poco de historia del MTB. Recuerdo las películas que veía con mi padre, en las que salían Matt Hunter y sus colegas haciendo freeride por montañas vírgenes. Sin duda Matt Hunter es una de las primeras personas en las que me inspiré a la hora de montar. Me impresionaban sus líneas, inéditas por aquel momento, tirándose campo a través y construyendo los saltos más grandes e impresionantes que había visto hasta entonces. Es uno de los pioneros del freeride y por lo que me han contado, una persona digna de conocer.

Tres bikers que me inspiraron - Iván Tomas

Saltar, bajar con flow y rápido siempre ha sido lo que más me ha gustado. Desde pequeño era lo que más me divertía. Además, acompañaba a mi padre a sus carreras de DH y siempre quería montar, pero como aun era muy pequeño no podía correr. Entonces me empecé a aficionar a la Copa del Mundo de DH y me fijaba en alguno de los corredores. Como es el caso de Sam Hill o Greg Minnar, dos de los mejores corredores de la historia del DH. Pero no me terminaban de influenciar, simplemente me gustaba verlos competir.

Troy Brosnan: “definición de velocidad, estilo y flow”

Cada vez me gustaba más el DH y mi sueño era poder competir en el Open de España de descenso y entrenar para en un futuro poder correr alguna Copa del Mundo. Entonces, descubrí al corredor que, creo, más me ha influenciado en mi estilo de pilotaje, y es nada más y nada menos que Troy Brosnan. Cuando le descubrí, era junior en la Copa del Mundo de DH y fue Campeón del Mundo los dos años que compitió en esa categoría. Me llamó la atención por su estilo, siempre muy fino y meticuloso con las líneas que cogía y siempre haciendo parecer las cosas fáciles.

Tres bikers que me inspiraron - Iván Tomas

Al cabo de un tiempo, comencé a competir en el campeonato nacional de descenso. Durante los primeros años tenía mucha ilusión, pero por temas de colegio y alguna otra cosa más no montaba mucho en bici ni entrenaba lo suficiente para estar arriba. Digamos que olvidé el sueño de competir en una Copa del Mundo, pero no dejé de correr alguna carrera ni de montar en bici.

2017 fue mi última temporada corriendo alguna de las pruebas nacionales. También estaba realizando 1º de Bachillerato en el colegio, por lo tanto le di más importancia a los estudios que a montar en bici. Durante este año, cada vez que montaba en bici era en las carreras y básicamente iba a pasarmelo bien. Gracias a esta mentalidad me liberé de la presión que me ejercía a mi mismo en años anteriores y pude conseguir buenos resultados como pódiums en el Open de España de DH o un segundo puesto junior en la Red Bull Holy Bike. Entonces entendí que, tengas el objetivo que tengas, te lo tienes que pasar bien encima de la bici.

Yuriy Tomas: “Mi padre y mentor”

La pasión que tengo por este deporte ha sido gracias a mi padre. Él ha sido el que me llevaba a montar en bici, me proporcionó todo el material que necesitaba, me arreglaba las bicis cuando algo iba mal… Y hoy en día, lo sigue haciendo. Consiguió transmitirme su pasión por la bici y en general por el deporte, algo de lo que estaré eternamente agradecido. Mi padre, Yuriy, también comenzó desde muy pequeño en el mundo de las bicis, incluso llegó a conseguir títulos que a día de hoy recuerdas y te llevas las manos a la cabeza, como campeón del mundo de BMX y varias medallas más a nivel nacional en BMX o DH. De ahí todas las aventuras que me ha contado de sus viajes con sus amigos por todo el mundo acompañados de sus bicis. Algo que hoy valoro mucho y que me gustaría hacer cada vez más, viajar para divertirme.

Tres bikers que me inspiraron - Iván Tomas

Pero en el mundo de la bici, no todo es competición. Salir con tus colegas a montar, conocer gente nueva a cada sitio que vas, incluso saliendo solo a entrenar. Quizás sean estas cosas las que cuando te bajas de la bici más valoras, el disfrutar de tu pasión. Y esto es algo que mi padre me enseñó desde el primer momento. Desde luego que ha sido y será mi inspiración y nunca dejaremos de montar juntos.

Toca poner los pies en la tierra

A partir de 2018, mi mente estaba en los estudios, por el tema de selectividad, elegir carrera… Entonces tenía muy poco tiempo de montar en bici, y cada vez que lo hacía era como un reencuentro maravilloso, que siempre me dejaba con ganas de más. Aprendí que a veces es bueno echar de menos algunos hábitos, porque luego cuando vuelves a ellos los apreciarás más que nunca.

El siguiente año entré en la carrera que quería y desde entonces no paro de estudiar. Monto en bici una vez al mes, con suerte, pero nunca me olvido de ella. Ojalá tuviese la oportunidad de montar todos los días, aunque solo sea para ver qué se siente. Me he dado cuenta que a parte de la bici y estudiar hay más cosas que hacer en el mundo.

En definitiva, he tenido algunas inspiraciones en cuanto a pilotaje, pero los que de verdad me han inspirado a ser quien soy hoy en día son mis amigos y familia, que son los que de verdad están ahí apoyándome cada día y me han enseñado los valores que represento.

 

Video recomendado