Una e-bike como única bici

¿Sólo una y con motor?

Una e-bike como única bici

¿Sólo una y con motor?

03/06/2020

Texto: Alberto Álvarez / Fotos: Alberto Álvarez, Archivo



publi

Me he apuntado como conejillo de indias a pasarme unos cuantos meses pedaleando únicamente con una e-bike de 140 mm de recorrido por los mismos sitios por los que usaba mi XC y mi enduro. Vendidas las dos, solo queda una en casa y encima la tengo que tener cerca de un enchufe. si crees que con una e-bike puedes hacer todo y hacerlo bien, este es tu artículo del mes

Una e-bike como única bici

No te pierdas...

Recorrido de suspensiones en e-bikes: el justo y necesario

Recorrido de suspensiones en e-bikes: el justo y necesario

Hace años, muchos años, cuando empezó esto del mountain bike, solo había un tipo de bici a tener; una rígida. Ni suspensiones, ni nada parecido. Tres platos, ruedas de 26” y frenos cantilever. Las opciones eran tan limitadas que todos hacíamos de todo con una misma bici. Casi me atrevería a decir que no existía otra cosa que no fuera cross country, pero con la misma bici que pedaleábamos durante horas por pistas, nos tirábamos por sitios que merecían santiguarse antes de empezar a bajar… Eran otros tiempos, eran otras bicis.

Hoy en día el dilema de qué bici tener en casa es demasiado complicado. Demasiadas opciones y demasiadas valoraciones para decidirte por un modelo, una gama y una modalidad. Si eliges una de cross country no podrás hacer enduro, si eliges una trail, no podrás hacer cross country como es debido, ni bajar por donde bajas con la enduro de la misma manera… y si eliges una enduro, podrás hacer un poco de todo, pero lastrado en todo lo que no sea bajar. Si eliges descenso, no hay duda de que solo vas a hacer eso…

Una e-bike como única bici

Además, en la ecuación de qué bici elegir, ahora tenemos que despejar otra incógnita: ¿y si mi única bici es una e-bike?… Ojo con esto porque es un tema delicado…

Ajustando espacios en casa

En el salón de mi modesta casa de 65 metros cuadrados siempre ha habido cuatro bicis. Normalmente dos de carretera y dos de montaña. Dos para mí y dos para mi mujer. Bueno, mejor dicho, tres para mí y una para mi mujer. La coincidencia de tener la misma talla de bici siempre me ha hecho tener en el caso de las mountain bikes, una enduro y una cross country doble o trail, ambas a compartir como las raciones al centro de la mesa. Dependiendo de la ruta del día, ella coge una u otra.

Y si yo salgo solo, pues me pongo licra o rodilleras según el humor. Eso hasta ahora. Desde hace más de un año hay tres bicis en el salón. Dos gravel, una para ella y otra para mí y una e-bike que exprime un servidor casi a diario hasta el último vatio disponible. Llevaba casi tres años con la idea en la cabeza de tener una sola bici para despejar un poco de sitio entre el sofá y la tele… y la idea de la e-bike me seducía irremediablemente. Sí, yo soy fan de las e-bikes desde que probé la primera hace muchos años. La verdad por delante. Sin duda, tener una bici para cada tipo de salida es lo ideal, pero es algo complicado de permitirse, además de bastante caro de mantener. Por ese motivo, pensé en que quizá una e-bike se podría convertir en la navaja multiuso que me permitiera hacer de todo con una sola mountain bike.

Y para que la experiencia la pudiera compartir y muchos de vosotros os sintierais identificados, decidí optar por una doble de gama media con batería de 625 wh y motor Bosch Gen4. Es decir, con el tunning pertinente de ruedas de carbono, manillar, bielas y alguna cosa más, he rebajado el peso a casi 23 kg, pero la e-bike vino al mundo con unos generosos 25 kg…. Es decir, una de las gamas más habituales entre los usuarios de e-bikes, al menos en lo que a peso y batería se refiere.

Montar, cargar y salir

El tipo de UPS me dejó la caja en la puerta de casa como quien te deja un elefante y sale corriendo. Más de 30 kilos con caja y encima con caja de esas grandes que convierten en una aventura el meterla en casa y empezar a montar. En las e-bikes todo es pesado. Al menos en estas gamas. Desde la caja, pasando por la batería, las ruedas y por supuesto el cuadro con todo su cableado y componentes.


Te puede interesar: Primeras pedaladas: nueva Canyon Spectral:ON


(Sigue el artículo ↓)

Una e-bike como única bici
Una e-bike como única bici

Por eso, empezar a montar una e-bike, supone un esfuerzo extra para todo. No todos los soportes de taller aguantan 25 kilos por la tija y no es muy recomendable que te la cuelgues al cuello para engrasar o ajustar como hacemos con las bicis musculares. Evidentemente lo normal es ir a la tienda y recogerla montada y ajustada, pero si como yo tienes que terminar el montaje verás que no es muy diferente al de una bici muscular, teniendo en cuenta que el guiado de cables ya está hecho y lo que queda por hacer es ajustar cambios, instalar la tija y cortar el tubo de dirección. Eso sí, todo se hace más complicado y un poco más lento por el peso. Por este motivo, conviene quitar la batería hasta que termines con todo y al terminar, instalarla y poner a cargar.

Es una MTB, sí, pero diferente

Montar en una e-bike es como reaprender a montar en bici. Sí, das los mismos pedales, pero de alguna manera no son las mismas pedaladas. Las ayudas y potencia del motor dependen mucho de la marca y modelo, pero en general la asistencia en motores como los Shimano E8000 o los Bosch Gen4, o los Specialized en su gama Levo, por poner unos ejemplos, empujan y empujan muchísimo. Ya desde el primer nivel de asistencia, que quizá es el que más se parece a pedalear con un esfuerzo similar a una bici muscular, notas cómo la bici te da un plus más que lo que dan tus piernas, sobre todo en zonas técnicas inclinadas. Y si bien en el primer modo ya lo notas, los demás aportan un plus de potencia espectacular y en muchos casos hasta demasiado exagerado.

No te pierdas...

¿Qué sucede si trucas o deslimitas una e-bike? Las marcas de bicis advierten de las consecuencias

¿Qué sucede si trucas o deslimitas una e-bike? Las marcas de bicis advierten de las consecuencias

Por eso pedalear en una e-bike no es elegir el modo de máxima asistencia e ir al «corte» de 25 km/h todo el rato. Eso es ridículo. Una e-bike es para usar los modos de manera inteligente y apoyarte en la asistencia del motor, para que tu potencia, tu posición encima de la bici y tus movimientos queden bien acompasados. Solo de ese modo lograrás que las sensaciones sean lo más parecidas posible a las que sientes con tu bici muscular.

Y es que el peso, al igual que la potencia, son los factores que más influyen en una e-bike y que más marcan su carácter. El peso porque cuesta moverla cuando te levantas sobre los pedales como harías en una bici muscular. El peso porque las inercias que generas bajando te harán subir la velocidad media bajando una barbaridad. El peso porque cuesta moverla en zonas muy técnicas, tanto que en muchos momentos tirarás de asistencia bruta y no de mover tu cuerpo, porque de alguna manera no podrás con ella. El peso porque los apoyos son distintos, los saltos, las recepciones, las frenadas… Por eso digo que la e-bike te hace reaprender a ir en bici, porque realmente tienes que cambiar automatismos que llevan décadas incorporados en nuestras capacidad de reacción.

Una e-bike como única bici

Y la potencia porque esta te va ayudar a subir zonas técnicas de rocas y raíces de un tirón a base de subir la asistencia. La potencia porque las pistas de subida se hacen a 25 km/h todo el rato si quieres. La potencia porque en esas trialeras que requerían de una colocación del cuerpo exacta para no perder tracción y no dar con el pedalier en las rocas, tirarás de ella para subirlo con inercia incluso en subida. La potencia porque te ayudará cuando no te quede más energía en las piernas.

¿Se hace lo mismo no?

He probado a hacer con la e-bike los mismos circuitos que hacía con mi cross country o con mi enduro. ¿El resultado? Pues con la diferencia de que no me he puesto licra en ningún momento y sí rodilleras siempre por si acaso, con una e-bike haces cross country, trail y enduro, pero todo en plan súper vitaminado.

En las zonas de cross country como pistas me encuentro con que si estoy bien físicamente no paso del primer modo de asistencia, con lo que voy un poco más rápido que lo haría en mi bici muscular. Si voy con prisa porque tengo poco tiempo sí que tiro de asistencia, pero si no, voy en el primer modo casi siempre. También reconozco que cuando quiero llegar arriba rápido, meto más asistencia y trato de ir al «corte» de 25 por hora. Eso sí, si lo haces en el modo adecuado, es fácil ir a 150 pulsaciones o más aunque te esté dando mucha asistencia el motor. Tus piernas influyen y mucho en la cantidad de asistencia de motor que usas o que necesitas y con ello en el gasto de la batería.

En trialeras técnicas, subir con una e-bike es otra historia. Si con una bici muscular analizas las trazadas día tras día, así como la velocidad que tienes que llevar, la posición del cuerpo para no perder tracción e incluso dónde pones las bielas para no golpear con los pedales, con la e-bike te saltas algunas de ellas y tirando de un modo más potente puedes subirte todo en plan «tractorcillo» y de un tirón sin importar la trazada. Y esto es un tema importante, porque si intentas subir una trialera de rocas y piedras de la misma manera que lo harías en una bici muscular, lo normal es que no puedas porque te patina la rueda o porque donde con tu cuerpo levantarías la bici, ahora no puedes con ella. Esto cambia mucho y requiere un tiempo de adaptación.


Te puede interesar: ¿Tiene sentido comprar una e-bike con batería externa?


(Sigue el artículo ↓)

Una e-bike como única bici
Una e-bike como única bici

En singletracks de los que suben y bajan y en los que la bici muscular se suele lanzar muy bien, me he encontrado con varias cosas. Por un lado, que la bici al ser más pesada se mueve más lentamente y que los apoyos que haces son más definitorios porque las inercias te dan un plus que no te da una bici normal. Quizá no querías abrirte tanto en una curva, pero te abres porque la inercia de la velocidad más el peso, te empujan para fuera. La parte positiva es que una vez que aprendes a controlar los pesos, el centro de gravedad tan bajo hace que cuando entras bien en las curvas o en zonas rápidas, el nivel de estabilidad es total.

Otro aspecto es que en esos singletracks en los que vas a más de 25 por hora, cuando la asistencia cesa, en una bici muscular te levantas del sillín bajas piñón y te pones a 30 como una bestia. En una e-bike lo puedes hacer, pero ni vas a acelerar tan rápido, ni vas a notar que lanzas la bici del mismo modo. Es lo que yo llamo entre bromas el «efecto Vespino». Si no sabes lo que es pedalear con una Vespino sin gasolina es que eres demasiado joven y tienes que tirar de Google…

Si buscas sensaciones cross country con una e-bike, no tienes más remedio que tirar del primer modo de asistencia siempre que puedas y verás como físicamente trabajas lo mismo o más que en una bici muscular, porque cuando no llega la asistencia, tienen que llegar tus piernas, pero con una bici de más de 20 kilos. Aquí es donde cobra mucho sentido la gente que dice que nunca ha estado más en forma que desde que tiene una eléctrica.

El trail y el enduro, sí

En un uso mixto más de trail/all-mountain o de enduro en caso de que la e-bike tenga 150 mm de recorrido o más, es donde más tiene sentido. Por eso muchos de los modelos de e-bikes del mercado con baterías de más de 600 wh tienen un recorrido en torno a los 150 mm. Como comentaba antes, no vas a subir con la misma técnica o incluso delicadeza con lo que subirías con tu bici muscular, pero físicamente te va a permitir subir mucho más rápido y con menos esfuerzo si es así como quieres subir. Siempre insisto que con una e-bike tú decides que gasto energético quieres hacer.

No te pierdas...

5 consejos para mantener tu e-bike estos días

5 consejos para mantener tu e-bike estos días

Por eso este tipo de bicis ha ganado muchos adeptos en practicantes de enduro; porque permite subir muchas más veces para hacer más bajadas en menor tiempo, eligiendo lo que quieres «sufrir» con ella subiendo. Ese factor de diversión es uno de los puntos más a favor de una e-bike y no porque con una muscular no te diviertas, sino porque, al quitar si tú quieres el factor sufrimiento, puedes hacer tus salidas menos duras y más de disfrute si te apetece.

Bajando fuerte también toca reaprender a montar en bici. El peso crea unas inercias tremendas y con ello una mayor velocidad. Sientes como, a diferencia de tu bici muscular, la e-bike coge velocidad enseguida bajando, algo que es bueno, pero que te obliga a adaptar las distancias de frenado, el paso sobre los obstáculos y las trazadas. No puedes saltar igual de fácil con ella que con una muscular, pero es mucho más permisiva si te equivocas de trazada o no te da tiempo a frenarla antes de entrar en una curva o zona técnica, algo que pasa al principio bastante a menudo.

Eso sí, el aplomo de una e-bike bajando es espectacular y el centro de gravedad tan bajo que hace que los pasos por curva y zonas técnicas sean muy estables. Pierdes agilidad, pero ganas mucha estabilidad en zonas rápidas. Eso sí, cuando te caes, la bici te catapulta considerablemente, así que mucho cuidado con las caídas. Hace unos meses en una presentación de Hutchinson, un colega de la prensa francesa se cayó con una e- bike y se rompió la clavícula. Lo curioso es que la rotura no se debió a la caída en sí, que fue casi en parado, sino que la e-bike se le cayó encima.

¿Tiene sentido una e-bike como bici única?

Sentido tiene, pero que reemplace las sensaciones de una bici normal, no. Algo que no quiere decir que sea malo…, solo diferente. Otra cosa es que ahora estamos en esta fase inicial de las e-bikes, pero lo mismo dentro de 10 años una e-bike es la normalidad del mountain bike.

De todos modos, hay muchos factores que definen que una e-bike pueda sustituir no solo a tu bici habitual, sino a bicis de varias modalidades. Tengo la sensación de que si vienes de tener una sola bici y esta es una enduro, no tendrás mucho problema en adaptarte a una e-bike como única bici. Si sales solo podrás elegir el estilo de riding y, si vas en grupo y la mayoría van con e-bikes, seguro que lo pasáis igual de bien o mejor que con las enduro convencionales.

Pero si vienes de usar una XC o una trail o ambas y te pasas a una e-bike como bici única, el cambio es enorme. Sí que es cierto que van saliendo modelos de e- bikes más ligeros (baterías más pequeñas y motores menos potentes y más livianos), pero no tiene nada que ver. Con una cross country, donde el peso es mínimo, la velocidad media es siempre súper alta y no sueles rodar por zonas de descenso extremadamente técnicas, haces salidas en las que prima la potencia y el desgaste físico sobretodo.

Una e-bike como única bici
Una e-bike como única bici

Claro que te puedes desgastar físicamente con una e-bike, pero, aunque logres llevar el mismo gasto cardiaco y la misma velocidad media, las sensaciones no van a tener nada que ver, sobre todo por la gestión del peso de la e-bike.

Una e-bike puede sustituir a tu bici si vienes de una all-mountain de 120-140 mm de recorrido o una enduro de 150-160 mm, pero si vienes del cross country no creo que sea lo más adecuado para la mayoría de usuarios. En mi caso el cambio ha sido drástico, pero he adaptado mis salidas a la e-bike y elijo circuitos que tienen lo mejor del cross country y lo mejor del enduro y trato de mejorar en ambos casos. Me costó mucho al principio tirar de motor en zonas técnicas, cuando normalmente tiraba de mi propia técnica, colocación del cuerpo y mi propia potencia muscular, pero ahora en las mismas zonas, las paso más deprisa y no con tanta delicadeza como comentaba antes. En zonas menos técnicas trato de ir más deprisa con el mismo gasto energético y en zonas de enduro es donde más potencial logro sacar a la e-bike, subiendo en muchas ocasiones por sitios que antes eran solo de bajada.

Una e-bike es una opción espectacular para sumar al «establo» si ya tienes algún modelo de corto recorrido, pero como comentaba antes, también lo veo interesante como una opción única si ya tienes bici/s de más de 130 mm de recorrido y quieres pasar a tener una para todo.

Con lo que me quedo de esta experiencia es que no importa el tipo de bici o bicis que tenga en casa. Estoy disfrutando con la e-bike lo mismo o más que con el resto de mountain bikes que he tenido. Sigo haciendo mountain bike, he encontrado nuevos senderos, se me ha quitado la pereza en algunos momentos para salir a montar y estoy en un buen nivel de forma. Eso sí, entre tú y yo, cuando quiero salir a sufrir de verdad, salgo con la gravel… Por mucho que no quiera pasar del modo eco en la e-bike, al final el tener el botón de «fin de sufrimiento» tan a mano hace que lo uses más de lo que querrías…

Una e-bike como única bici

Veredicto, lo mejor y lo peor de tener una e-bike como bici única

Lo mejor: 

  • El factor diversión aumenta porque tú decides el factor sufrimiento.
  • Si quieres entrenas como una bestia al igual que lo harías con una muscular.
  • En muchos casos harás más salidas semanales, un poco más cortas, pero más intensas.
  • Solo tienes una bici a la que hacer el mantenimiento.
  • Te anima a descubrir nuevos senderos e ir más lejos.
  • En salidas cortas puedes hacer más kilómetros.
  • Son muy polivalentes dentro de lo que cabe.
  • Las baterías bien gestionadas duran cada vez más.
  • Perfectas si tienes alguna condición física que te no te permite usar una muscular.
  • Ideales para salidas largas de más de 40 km (siempre con la batería a tope y cuidando los modos de asistencia).
  • Si eres nuevo en esto y es tu primera bici, te vendrá de cine para empezar motivado, sino técnicamente, al menos físicamente.

Lo peor:

  • Pesan demasiado (al menos en gamas bajas-medias).
  • Todos los componentes sufren mucho desgaste.
  • Te gastarás más en mantenimiento. Más cadenas, platos, neumáticos, pastillas de freno…
  • Si sales en grupo y no todos tienen e-bike, es más complicado llevar el mismo ritmo.
  • Son caras incluso en gamas bajas y con componentes que no están a la altura del precio.
  • No es el mismo feeling que una bici muscular. Bajas y subes muy bien, pero de otra manera muy distinta.
  • El peso hace que no puedas «jugar» con ella de la misma manera en zonas técnicas.
  • Te obligan a estar fuerte de tronco si quieres manejarlas bien.
  • Por ahora no tienen demasiada buena imagen entre algunos usuarios con los que compartimos espacios.
  • Si se te acaba la batería, estás perdido…
  • A nivel de logística el peso es determinante; lavarla, subirla al coche, repararla…

Más sobre:

Relacionados

SCOTT Ransom eRIDE

Nueva SCOTT Ransom eRIDE: más recorrido y potencia

Después de los buenos resultados de la SCOTT Ransom, a SCOTT solo le faltaba incorporar un motor en ella. Y eso han hecho, creando la nueva SCOTT Ransom eRIDE. Te contamos todo lo que debes saber sobre ella a continuación.

Nuevas Trek Powerfly FS y FS Equipped 2021

Nuevas Trek Powerfly FS y FS Equipped 2021

Trek ha renovado su gama Powerfly FS de e-bikes de doble suspensión con un nuevo cuadro, horquilla con más recorrido y la llegada de los modelos Equipped, con un montaje pensado para el uso diario, pero también para la aventura y los viajes.

BH Xtep

Nueva gama BH Xtep con motor Shimano EP8: mayor potencia y ligereza

La gama Xtep de BH incorpora el motor Shimano EP8 en todos sus modelos. Haciéndolos más ligeros, potentes y silenciosos que sus antecesores.

Nueva gama de PRO para MTB

¡Novedades PRO! Manillar Koryak E-Performance MTB (e-bikes), manillar Tharsis 3Five (XC) y tijas telescópicas Tharsis

PRO presenta sus nuevos productos para MTB, destaca el nuevo manillar Koryak E-Performance MTB, específicamente diseñado para e-bikes, el Tharsis 3Five de 35 mm para XC y las nuevas tijas telescópicas Tharsis.

Commençal Meta Power

Nueva Commençal Meta Power con el motor Shimano EP8

Commençal presenta su nueva e-bike con el motor Shimano EP8. Además la nueva Commençal Meta Power tiene una geometría más rebajada y más autonomía con la batería Shimano BT E8036 de 630 Wh.

Merida eONE-SIXTY

Nueva Merida eONE-SIXTY con motor Shimano EP8

Descubre la nueva Merida eONE-SIXTY, equipada con el nuevo motor Shimano EP8 y una batería de 630 Wh que incrementan notablemente el rendimiento de la bici. Te contamos todo lo que debes saber sobre ella a continuación.

Destacados Footer