GT Force Carbon Pro

GT Force Carbon Pro

Hace 25 años desde que GT y sus preciosas LTS llegaran al mercado de las dobles suspensiones. 4 puntos de giro con Horst Link que vuelven a escena con el mayor de los refinamientos posibles. La Force no es una mountain bike más. La Force es el inicio del futuro más brillante de GT.

Texto:
Alberto Álvarez // Acción: Eva Castro
Fotos:
David Agüero
Publicado el 02/11/2018
GT Force Carbon Pro
Funcionamiento de la plataforma LTS. Diseño, buena calidad de acabados y líneas y colores muy atractivos. Rendimiento muy alto en todo tipo de terrenos. Rigidez global del cuadro y estabilidad y aplomo en zonas rápidas. Geometría muy cuidada y versátil.
El peso no es su mejor aliado. Algunos querrán trasera de carbono. Los neumáticos no aguantaron el ritmo tan alto al que puedes llevar la Force. Algunos componentes podrían ser de una gama más alta, pero comprometerían el precio final.

Hubo un tiempo muy cercano, quizá demasiado cercano, en el que GT trató durante años y por todos los medios de conseguir un sistema de suspensión único, especial y que se diferenciara del resto de marcas por completo. Los sistemas i-Drive primero y el AOS más tarde lo intentaron con cierto éxito, pero el peso y la complejidad de ambos sistemas relegaron a GT a un lugar que no les correspondía por trayectoria y nivel tecnológico.

Pero a veces, como pasa en muchos aspectos de la vida, lo original vuelve y vuelve refinado y actualizado al máximo. Eso es en cierto modo lo que le ha pasado a GT, cuando recientemente, y tras presentar sus nuevas plataformas Sensor y Force, nos hemos encontrado con un sistema de suspensión de 4 puntos y Horst link, que heredan la eficiencia de su primogénito, el LTS.

A veces la mejor opción para avanzar es regresar a la esencia. Esa esencia, llega a la Force Carbon Pro que hemos probado este mes. Estamos seguros de que la próxima era de GT va a ser la más exitosa de los últimos años.

GT Force Carbon Pro

GT Force: 4 puntos de giro y sistema LTS

El nuevo sistema de suspensión LTS consiste en 4 puntos de giro con Horst link. Si no estás al día de lo que esto significa, el Horst Link es ese punto de giro que se encuentra en las vainas, justo antes de las punteras. Ese punto es clave para el rendimiento de la trasera, que si bien ayudará a que se mantenga súper activa en todo momento, esa actividad es clave para poder controlar lo que pasa en la trasera mediante el tunning del amortiguador y la posición del mismo.

Hacer una bici con un sistema de suspensión de 4 puntos de giro es fácil, hacerlo tan refinada como el sistema LTS de la GT Force, es súper difícil. En GT han trabajado para que la sensibilidad de la trasera fuera buena, para que no hubiera interacción con la frenada y para evitar el retroceso de la pedalada, entre sus factores más principales.

Todos los puntos de giro cuentan con rodamientos (incluido el Trunnion del amortiguador) y los ejes principales de giro (por encima del pedalier y en el link superior) cuentan con ejes pasantes expandibles con auto bloqueo de casi 15 mm de diámetro.

GT Force Carbon Pro

Cuadro de la GT Force: carbono, aluminio y muchos detalles

La plataforma de la nueva Force de GT parte de un triangulo principal realizado en carbono, una trasera súper reforzada de aluminio y multitud de detalles y alguna innovación que logran un conjunto muy equilibrado en todos los sentidos. Antes de seguir dándote detalles del cuadro, te ponemos al día... La Force es una mountain bike de Enduro (All-Mountain según GT), con 160 mm de horquilla, 150 mm de recorrido trasero, 27,5” de rueda y un anclaje inferior del amortiguador con dos posiciones (High y Low) que te permite bajar el pedalier y lanzar la dirección en la posición Low. Más adelante te lo detallamos todo.

Y es que cuando los ingenieros de GT se pusieron a diseñar el cuadro, querían que el mismo tuviera muchas ventajas. El triangulo principal en carbono por el ahorro de peso, la libertad de diseño, la rigidez y la manejabilidad del carbono para adaptar cada parte del cuadro a sus estándares de rigidez, confort y flexión. La trasera en aluminio, por la fiabilidad de la misma y la capacidad y comportamiento del aluminio a la hora de lograr ese punto de flexión justo en curvas. Además, esta combinación, permite que el precio final de la Force no se suba demasiado, sacrificando un poco de peso final por la trasera en aluminio. Quizá en un futuro veremos traseras de carbono, pero los ingenieros de la marca, con Luis Arraiz a la cabeza, no aclararon nada en este sentido.

Otro de los aspectos que tuvieron muy en cuenta a la hora de diseñar el cuadro fueron el servicio, la ajustabilidad y la compatibilidad. Durante la presentación de los modelos Sensor y Force el pasado mes de julio en Trysil, Noruega, GT insistió en que querían que sus nuevas bicis tuvieran un comportamiento impecable tanto subidos a ellas como en todo lo que es mantenimiento y compatibilidad. De este modo, han prescindido del guiado de cables interno, pero lo han solucionado de una manera súper minimalista por encima del tubo diagonal y semiescondidos con el que llaman Groove Tube. El Groove Tube que no es más que un pequeño rebaje en el tubo diagonal en su parte superior, que deja los cables agrupados y 100% accesibles para reparaciones y mantenimiento.

GT Force Carbon Pro Guiado de cables

Otro detalle es que todos los componentes pertenecen a estándares de la industria abiertos, es decir que GT no ha creado ningún componente específico que requiera de herramienta específica o sistemas que no sean convencionales a nivel de pivotes, rodamientos y repuestos. En este aspecto tenemos un eje de pedalier roscado convencional, un anclaje ISCG05 reemplazable, un anclaje Trunnion para el amortiguador, estándar BOOST en ambas ruedas y el detalle que tanto gusta ahora: sí, sí... que cabe un bidón de agua.

GT Force Carbon Pro

Geometría variable con el Flip-Chip

Otro de los aspectos más interesantes de la nueva Force es que cuenta en su punto de anclaje inferior del amortiguador una pequeña pletina, o flip-chip como llaman ellos, que al girarla te permite tener dos geometrías (H para High y L para Low). En la posición Low, el eje de pedalier baja unos 6 mm y los ángulos de dirección y sillín se lanzan unos 0,50 grados. En números y en la talla M que probamos en la posición Low (la más baja de pedalier) el pedalier se queda a 339 mm, el ángulo de dirección en 65 grados y el ángulo de sillín en 75,5 grados. Por otro lado, en la posición High (la más alta de pedalier), el pedalier se queda a 345,3 mm, el ángulo de dirección en 65,5 grados y el ángulo de sillín en 76 grados.

Este aspecto es algo muy interesante si te gusta “jugar” con las geometrías y clave si quieres competir con la Force o entrenar al máximo nivel para poder obtener el máximo rendimiento de la geometría.

Otro de los puntos importantes de la Force es el sag. Tal y como nos comentó Luis Arraiz (Ingeniero de diseño de cuadros del grupo CSG), el sag de la Force debe de ser del 22% de la carrera del amortiguador. Normalmente el SAG ronda el 25-30% dependiendo de las marcas y modelos. De este modo, la trasera se mantiene lo suficientemente firme en las zonas de pedaleo (sin activar la palanca trail o bloqueo) y nos permite no perder mucha energía en los pequeños impactos. Por otro lado, los grandes impactos los absorbe sin problema con mucho control y una progresividad muy cuidada y que controla el final del recorrido en todo momento.

GT Force Carbon Pro

Componentes de la GT Force Carbon Pro

La Force Carbon Pro, que es el tope de gama de la gama Force (tendremos dos en carbono y una en aluminio en nuestro país), destaca por un equipamiento variado, pero que a la postre se ha demostrado como súper eficiente y equilibrado. Si sumamos a la trasera de aluminio una mezcla de componentes muy acertada, el precio se queda más contenido y esos 5.499 € de la Pro son más que correctos para el rendimiento final de la misma. Y es que en GT han querido apostar por un buen combo de suspensiones como elemento más destacado que ayudan a que el rendimiento final suba considerablemente, sacrificando otros componentes a nivel de transmisión o puesto de mandos.

De este modo, la horquilla Fox 36 Factory Kashima, cuenta con 160 mm de recorrido, precarga de aire, ajuste de rebote, ajuste de sensibilidad en modo abierto y tres posiciones (Open, Medium y Firm). La horquilla tiene el tacto típico de las Float, con esa ligera fricción en los milímetros iniciales, con una parte media de recorrido muy efectiva y una parte final bastante progresiva.

GT Force Carbon Pro

Un detalle importante muy a tener en cuenta es el adhesivo de la horquilla donde te indican la precarga y el rebote recomendados dependiendo de tu peso. La verdad es que la recomendación es bastante exacta y lo único que hice fue abrir un poco más el rebote de lo recomendado. Para mi peso (66 kg) Fox recomienda entre 55 y 63 PSI y de 7 a 8 clics de rebote en esta horquilla con FIT4.

Por otro lado, el amortiguador, también Fox Float DPX2, cuenta con las mismas regulaciones, excepto la sensibilidad en modo abierto. En este caso, mediante una llave allen puedes regular el nivel de compresión en la posición Firm. No llegará al bloqueo total como pasa con la horquilla, pero si cerrará notablemente el hidráulico para las zonas más de asfalto o pista.

Como comentaba antes, la Force Carbon Pro opta por elementos de suspensión de gama alta, aunque lo combina con otros componentes de gamas medias pero muy efectivos. La transmisión, por ejemplo, combina un casete y cambio SRAM Eagle X01, con unas bielas de aluminio Descendant y unos pulsadores de cambio Eagle GX. ¿Eso significa que no funcione bien? En absoluto. La transmisión no dio ni la más mínima muestra de fallo en ningún momento y mira que le dimos caña…

GT Force Carbon Pro

En manillar y potencia, GT opta por la gama Aeffect de Race Face, en aluminio y con diámetro de anclaje de 35 mm. Todo solidez, sin duda. Frenos SRAM Guide R (discos de 200 mm delante y 180 mm detrás) que no me hicieron echar de menos unos posibles Code y tija de sillín KS Lev CI Carbon con 125 mm de recorrido en talla M. Una de 150 mm hubiera entrado justa para mis 1,77 cm de altura, pero hay que tener en cuenta que el tubo de sillín mide en talla M 430 mm. Lo digo porque si mides menos de 1,77-1,76, los 125 mm de tija te serán suficientes en general. Las tallas L y XL vienen con tijas de 150 mm, pero el tubo de sillín es bastante largo, de 480 mm.

En el apartado de ruedas, destacan las llantas Stan’s NoTubes Flow Mk3 con un ancho interno de 29 mm que se mostraron impecables a pesar de los muchos golpes y llantazos que se llevaron. Y los llantazos existieron en parte por unos neumáticos Magic Mary de Schwalbe (gama Performance y compuesto Addix), con buen agarre, pero que en cuanto los bajas de 1,6 bar (mínimo recomendado por Schwalbe) se te quedan demasiado blandos y propensos a llantazos y flaneo. La carcasa no está a la altura de las llantas, ni de la Force, que en general que te hace ir al máximo en casi todas las circunstancias. Una presión mayor ayuda a mejorar el control de la bici, aunque pierdas algo de confort y grip en zonas con muchas raíces o rocas. Pero no tengas miedo de meter presión a los neumáticos, porque la sensibilidad de las suspensiones lo compensarán en cierta manera.

GT Force Carbon Pro

En acción con la GT Force: imparable

En marcha hay dos cosas que destacan inmediatamente. Una, que la posición es ideal. Notas como si llevaras mucho tiempo subido a la Force y eso es algo muy difícil de conseguir. La geometría está muy afinada en todos los sentidos y la talla M se siente como eso, como una M. No la notas grande, ni demasiado larga de tubo superior. Perfecto en ese sentido. La segunda cosa que destaca es que, a pesar de sus 15 kilos con pedales, la agilidad es excelente y gran parte de culpa la vuelve a tener la geometría por un lado (muy bien el ángulo de sillín para pedalear y muy bien el de dirección con sus 65 grados en la posición High) y el sistema de suspensión LTS, que es muy sensible pero que pedalea fantástico incluso en modo abierto. Una enduro que pedalee muy bien y que baje con mucha sensibilidad y aplomo es el sueño de todos los que hacemos enduro.

Subiendo tienes una posición muy encima del pedalier, lo que, unido a las tres posiciones de amortiguador y horquilla, te permite sacar mucho rendimiento de pedalada en la Force. Maniobra bien y la trasera dibuja muy bien el terreno, sin quedarse atascada en rocas o raíces. Yo usé en un 70% de cada salida la posición intermedia de amortiguador y horquilla con un par de clics de rebote más abierto para sentirla más rápida de reacciones.

GT Force Carbon Pro

Y si subiendo tenemos un rendimiento muy alto, donde destaca la Force sin duda es a la hora de bajar. El gran trabajo hecho en los settings de horquilla y amortiguador hacen que la trasera trabaje súper sensible en pequeños y medios impactos y se endurece muy progresivamente en su parte final del recorrido. Evidentemente el Fox Float DPX2 Evol tiene mucho que ver en su buen comportamiento. La Force se mantiene pegada al suelo con mucho aplomo y se notan esos 339 mm de altura de pedalier en posición Low.

A pesar de ello, en la posición Low me encontré con bastantes golpes de pedales y bielas en rocas y raíces, con lo que la mayoría de los días de prueba la dejé en la posición High. La posición High es la más polivalente de uso y te permite sacer un gran rendimiento global en todas las circunstancias. La Low es más específica si vas a hacer remontes o no tienes zonas de pedaleo muy técnicas. Lo más positivo de la Force es que es una bici de enduro, pero que, sin ser radical en cuanto a recorrido y ángulos, tiene un comportamiento muy estable en todos los terrenos, aunque con un plus a la hora de bajar.

La nueva gama Force de GT es un soplo de aire fresco total para la marca americana. Un sistema de suspensión que funciona, un diseño muy actual, una elección de componentes muy acertada, unos colores súper atractivos y unos precios que sorprenderán a más de uno. En MTBpro sabemos que este es el principio de una nueva era en la marca GT. La nueva Force es la muestra del gran trabajo que han hecho. Enhorabuena.

En acción con la GT Force Carbon Pro

Cosas de familia GT Force

La gama Force en nuestro mercado se centra en 4 modelos. El Carbon Pro que hemos probado es el tope de gama, pero también tendremos disponibles el Carbon Expert, con un precio de 4.199 € y la misma configuración de cuadro de carbono en triangulo delantero y aluminio en la trasera. Este vendrá montado con horquilla RockShox Pike RC, amortiguador RockShox Deluxe RL, transmisión SRAM GX Eagle y los mismo frenos SRAM Guide RS. Disponible en color negro. Por otro lado, vemos que el súper ventas se va a ir a la tremenda Force Alu Elite que, por 2.999 €, monta una horquilla RockShox Yari, amortiguador de muelle RockShox Deluxe R y transmisión SRAM NX Eagle de 12 velocidades. En color amarillo y también con tija telescópica integrada.

GT Force Carbon Pro | 5.499 €

GT Force Carbon Expert

GT Force Carbon Expert | 4.199 €

GT Force AL Elite | 2.999 €

GT Force Comp

GT Force AL Comp | 2.750 €

Detalles de la bici

Bieleta superior de la GT Force Carbon Pro

El rocker link superior también está realizado en aluminio como la trasera. En GT han montado rodamientos en todos sus puntos de giro prescindiendo de casquillos de fricción. Todos los tornillos tienen inscritos su par de apriete y el amortiguador es tipo Trunnion. La robustez de esta bieleta está en consonancia con todo el cuadro y con una trasera en aluminio en donde no han escatimado material para que resista muy bien todo tipo de impactos y sea culpable del buen comportamiento global de la bici.

Vainas y punteras de la GT Carbon Pro

Por supuesto, la patilla de cambio es intercambiable y es muy resistente en combinación con el eje pasante de 148x12 mm. Nos hubiera gustado que viniera quizá más integrada en la puntera ya que, además del eje pasante, está sujeta con dos tornillos, pero no sabemos lo que aguantará. La verdad es que no tuvimos ningún problema en este sentido ni durante la prueba ni durante la presentación. La protección en goma moldeada para la vaina derecha es muy amplia para cubrir al máximo el basculante, incluyendo un protector en el interior del tirante derecho. De este modo es muy difícil que la cadena llegue a dañar el basculante por ningún sitio.

Flip-Chip de la GT Force Carbon Pro

El Flip-Chip de anclaje del amortiguador se cambia en 2 minutos con las llaves allen de 4 y 5 mm. En la posición Low baja el pedalier unos 6 mm y se lanza el ángulo de dirección 0,75 grados (en el catálogo definitivo, GT argumenta un cambio de 0,5 grados). El ángulo de sillín pasa de 76 a 75,5 grados en la posición Low. En posición High no tuvimos demasiados toques molestos de los pedales/bielas con rocas y raíces, pero en Low, incluso con el sag adecuado para tu peso, es fácil tocar con los pedales en rocas cuando llegas en compresión. Esto no es algo único en la Force, ya que últimamente, con la tendencia a hacer cuadros más largos entre ejes y más bajos, las bielas de 175 mm no son grandes aliadas en este sentido.

Truvativ Descendant en la GT Force Carbon Pro

Las bielas SRAM/Truvativ Descendant son de aluminio, pero vienen con el nuevo sistema DUB de pedalier. Puede resultar extraño ver unas bielas de aluminio con un cambio y casete de la gama del X01 (además de unos pulsadores SRAM GX), pero la verdad es que no dieron ningún problema y la transmisión se comportó de manera impecable en todas las circunstancias. Si eres amante del peso, ten en cuenta para un futuro que un cambio de bielas y de conjunto manillar-potencia te puede ahorrar unos cuantos gramos si quieres dejar la Force más ligera.

Ficha Técnica

Cuadro

Fibra de carbono y aluminio (150 mm)

Horquilla

Fox 36 Float Factory Kashima 160 mm. FIT 4. Boost 110x15 mm

Amortiguador

Fox Float Factory DPX2 EVOL Kashima

Pedalier

Truvativ Descendant 32T

Desviador

No

Casete

SRAM XG1295 Eagle 10-50T 12 velocidades

Cambio

SRAM X01 Eagle

Mandos

SRAM GX Eagle

Cadena

SRAM GX Eagle

Frenos

SRAM Guide RS. Discos SRAM Centerline, 200/180 mm

Dirección

FSA Orbit C-40 ACB

Potencia

Race Face Aeffect Aluminio 35/40 mm

Manillar

Race Face Aeffect 35x780 mm

Sillín

Fabric Scoop Shallow Sport

Tija de sillín

KS LEV Ci Carbon 31,6 mm (100-125-150 mm)

Pedales

No

Bujes

All Terra Alloy Disc BOOST

Llantas

Stan’s NoTubes Flow MK3

Cubiertas

Schwalbe Magic Mary Performance 27.5x2.35” Tubeless Ready

Tallas

XS / S / M / L / XL

Peso

14,70 kg (Talla M)

Precio

5.499 €

Encuentra más contenidos

Formulario de búsqueda

Texto:

Alberto Álvarez // Acción: Eva Castro

Fotos:

David Agüero

Publicado el 02/11/2018

Etiquetas: