Trek Procaliber 9.8 SL

Trek Procaliber 9.8 SL

Los amantes del XC y XCM saben que las ‘ganancias marginales’ pueden suponer la diferencia entre la victoria o una derrota. Y el IsoSpeed de la Trek Procaliber es un buen ejemplo. Hace un trabajo sordo e invisible que sólo apreciaremos en los resultados.

Texto:
J. Daniel Hernández
Fotos:
David Agüero
Publicado el 04/03/2019
Trek Procaliber 9.8 SL
Cómoda en pistas, manejable en los senderos y rápida subiendo. Una rígida muy completa. Calidad del cuadro y los acabados. Funcionamiento del IsoSpeed.
Mando del bloqueo de la horquilla. Grupo de gama algo baja para este precio.

Las rígidas de XC de 29” son, en España, uno de los segmentos más vendidos (si no el que más) dentro del Mountain Bike actual. Y es que nos gusta ir rápido, muy rápido… y nos gustan las pruebas, competitivas o no, tipo Maratón y con largas distancias. Además, las XC de 29” suelen ser ligeras, manejables y divertidas. Pero tienen un problema, no son tan cómodas como una doble suspensión.

Desde hace algunos años las marcas han estado investigando y desarrollando sistemas que mejorasen el confort en marcha, pero que mantuviesen contenido el peso en un tipo de bicicleta cuya mejor arma es la ligereza. Aquí es donde entra el IsoSpeed de Trek, la rótula que mejora la absorción de vibraciones y pequeños baches de la parte trasera de una rígida, pero manteniendo la báscula a raya. Y lo hemos probado en una Trek Procaliber 9.8 SL.

Trek Procaliber 9.8 SL

La rótula IsoSpeed, lo que distingue a la Trek Procaliber SL

La rótula IsoSpeed es una de las características que mejor define y distingue las Trek Procaliber de otras rígidas de 29”. Se trata de una rótula que permite independizar el tubo del sillín de la unión de los tirantes con el tubo superior y darle una mayor capacidad de flexión. El IsoSpeed busca aumentar la flexibilidad vertical del cuadro manteniendo el peso y la manejabilidad del mismo. Según Trek, no añade peso ni requiere mantenimiento.

IsoSpeed de la Trek Procaliber 9.8 SL

Originalmente el IsoSpeed se desarrolló para bicicletas de carretera, para aislar las vibraciones transmitidas por el asfalto roto y rugoso y para lograr un rendimiento extra de sus corredores en las carreras con pavés y adoquines como el Tour de Flandes o la Paris-Roubaix.

Rápidamente se vio que podía significar también una ganancia en bicicletas de montaña (en las que el peso no se lleva tan al límite como en la competición en carretera) y aplicarse a una nueva categoría que algunos han denominado “softail”. El objetivo en este caso no es alcanzar el nivel de absorción que ofrece una doble (como doble de XC Trek ya tiene la Top Fuel), sino ofrecer un ‘plus’ que permita a los corredores (y usuarios) llegar más descansados al final del recorrido, momento en el que se pueden decidir las carreras.

Cuadro de carbono OCLV, el alma de la Trek Procaliber SL

IsoSpeed de la Trek Procaliber 9.8 SL

El cuadro de la Trek Procaliber SL está fabricado en fibra de carbono OCLV MTB, la de más alta gama de Trek. En la versión que probamos, la SL, es 250 g más ligero que el Procaliber e incluye el guiado interno de los cables Control Freak, un punto extra de precisión, silencio y sencillez de mantenimiento a la hora de llevar los cables por dentro del cuadro.

Guiado Control Freak cuadro Trek Procaliber

Su geometría se ha diseñado teniendo en cuenta las necesidades actuales del XC, en el que priman los circuitos con subidas cortas pero explosivas (vainas de 435 mm) y bajadas reviradas y técnicas: ángulo de la dirección a 69,5º, cuadro compacto y manejable pero largo de ejes (1.098 mm) gracias a la geometría G2, etc. La horquilla ofrece un avance de 51 mm para adaptarse a esta geometría de Trek.

Cuadro de la Trek Procaliber 9.8 SL

Precisamente otro de los factores que distingue a las XC de 29” de una Mountain Bike sin seña de identidad es esa, que tienen un enfoque claro. Deben ser bicis ágiles y rápidas en las subidas, con buena capacidad de reacción, pero también manejables y divertidas en las bajadas, que permitan al ‘rider’ afrontar los tramos técnicos con soltura y decisión.

Trek Procaliber 9.8 SL en acción

Es un desafío a la hora de diseñar un cuadro, buscando una trasera corta para que las reacciones sean ágiles y de fácil manejo, el cuadro compacto, pero sin llegar a ser pequeño y un largo de ejes mayor para ofrecer estabilidad a altas velocidades. Y con la Trek Procaliber esto se consigue. Al hilo del titular de la prueba, su geometría es otra ‘ganancia marginal’ que te permitirá sacar unos metros de ventaja a tus rivales cuando lleguen las zonas más técnicas.

Para terminar de hablar del cuadro hay que mencionar que la talla S de esta bicicleta (talla 15,5”) está diseñada para usar ruedas de 27,5” en lugar de 29” para mantener la agilidad y capacidad de manejo que la caracteriza.

El montaje de la Trek Procaliber 9.8 SL

Trek Procaliber 9.8 SL

El modelo concreto que me ha tocado probar es el Procaliber 9.8 SL, uno de los acabados superiores y que, sin ser el tope de gama, se puede considerar como un ‘carreras cliente’ ideal. Además de la tija y el manillar de fibra de carbono en los que profundizaré más adelante, este montaje destaca por la horquilla RockShox SID RL DebonAir adaptada a la geometría G2 con 51 mm de avance.

Esta horquilla destaca por su nueva válvula DebonAir de mayor capacidad para ofrecer un mejor tacto (mayor sensibilidad) en el primer tercio del recorrido manteniendo una capacidad de absorción superior en la parte final. La diferencia de la SID RL respecto a sus hermanas superiores RLC y WC es que sólo se puede regular el rebote y el bloqueo y no incluye la regulación de compresión del rebote en abierto o la del bloqueo en baja velocidad. En realidad, es un aspecto que los usuarios menos exigentes agradecerán ya que el ‘set up’ de la horquilla es más rápido y sencillo. Por último, el peso de esta horquilla es de menos de 1.600 g.

Trek Procaliber 9.8 SL en acción

La acompaña una transmisión SRAM GX Eagle 1x12 con un plato de serie de 32 dientes y el cassette 10-50, unos frenos Shimano XT con un disco delantero de 180 mm (160 mm el trasero) y las ruedas Bontrager Kovee Elite 30 Tubeles Ready con buje trasero Rapid Drive de 54 dientes para que la fuerza de la pedalada se transfiera inmediatamente a la rueda.

La tija del sillín y el manillar son de fibra de carbono OCLV en busca de la mayor ligereza (Bontrager Pro de 31,6 mm de diámetro y sin retroceso y Bontrager Race X Lite de 720 mm con 5 mm de elevación respectivamente), mientras que la potencia es una Bontrager Pro de 80 mm y una angulación de 7º compatible con el soporte Blendr para GPS, luces u otros dispositivos.

En acción con la Trek Procaliber 9.8 SL

Cuando llega el momento de dar a los pedales con una ‘softail’ conviene cambiar el chip. No es una rígida ‘al uso’, sino que ganaremos algo de confort al rodar sentados, pero tampoco podemos pensar que es una doble. Es un concepto diferente con sus ventajas (y ningún inconveniente respecto a una rígida, la verdad).

En acción con la Trek Procaliber 9.8 SL

El IsoSpeed trabaja, principalmente, cuando pedaleamos sentados en el sillín y, sinceramente, es algo que de primeras no notaremos. Especialmente si estamos acostumbrados a rodar con una doble suspensión. El efecto es similar a ese recorrido mínimo que ofrece una doble suspensión con el amortiguador bloqueado y no se nota al pedalear.

En acción con la Trek Procaliber 9.8 SL

Pero si cambiamos de bicicleta y rodamos por el mismo camino con una rígida "convencional" entonces nos damos cuenta del trabajo sordo que ha hecho el IsoSpeed y pensaremos: “vaya, antes iba más cómodo”. Y si después de una salida más larga comparamos las sensaciones de cansancio (especialmente en piernas y espalda) veremos que estamos más descansados. Eso, llevado a una competición o marcha de muchos kilómetros, es una famosa “marginal gain” (ganancia marginal) de las que tanto le gustan a Dave Brailsford, el director general del Team Sky.

En acción con la Trek Procaliber 9.8 SL

Cuando llega el momento de ponerse de pie y afrontar un repecho o una zona más técnica de subida, la Trek Procaliber saca sus galones de rígida de competición. Gracias a su trasera corta es ágil y manejable. La respuesta es inmediata y ascenderemos a gran velocidad. Así que tenemos una rígida confortable en los tramos de pedaleo y ágil en las zonas más complicadas de subida, pero ¿qué tal en las bajadas?

En acción con la Trek Procaliber 9.8 SL

La geometría G2 favorece una postura cómoda, que no castiga nuestras lumbares y que bajando se transforma en una posición de control. Gracias al ángulo de dirección de 69,5º y los 51 mm de avance de la horquilla podremos meter sin problemas la rueda delantera en las zonas más técnicas y reviradas, mientras que la configuración compacta de la parte trasera nos ayudará a terminar de trazar y sacar la bicicleta. En mi caso, el manillar de 720 mm también ayuda.

En acción con la Trek Procaliber 9.8 SL

Además, el fantástico comportamiento de la horquilla nos permite afrontar desniveles y obstáculos con confianza y velocidad. Su capacidad de absorción es enorme para los 100 mm de recorrido que ofrece. En estos tramos sus 10 kg parecen menos, y podemos mover la Procaliber con soltura y agilidad, levantando una o las dos ruedas según necesitemos sortear ramas, piedras, raíces… El trabajo de los frenos XT nos permitirá apurar un poco más la frenada en estos tramos (o en los tramos rápidos y antes de afrontar una curva) para ir ganando segundos a nuestros rivales.

En acción con la Trek Procaliber 9.8 SL

Conclusión

Con la Procaliber Trek ha logrado ofrecer un producto fantástico para los amantes del XC y XCM que, básicamente por cuestiones de ligereza, no quieren optar por una doble suspensión. Una bici rápida y manejable que no castigará nuestros riñones y nos permitirá llegar más descansados a los tramos finales de marchas, carreras o, simplemente, excursiones.

Porque la Procaliber ha nacido para la competición, pero gracias a su geometría G2 y a su concepto de confort añadido por el IsoSpeed también es una bici ideal para un usuario menos ‘racing’.

En acción con la Trek Procaliber 9.8 SL

Cosas de familia

La familia Procaliber es una de las que más opciones de color ofrece del mercado. Además, Trek dispone del programa Project One para sus modelos superiores (los SL en la familia Procaliber), donde puedes acceder a muchos más diseños, colores, componentes y accesorios. La gama Procaliber la forman dos modelos SL (tope de gama) con un PVP de base de 7.999 € para la Procaliber 9.9 SL (8.599 € con la decoración especial) y de 3.999 € para la Procaliber 9.8 SL (4.599 € los colores especiales).

Mientras que los modelos Procaliber, otros dos, tienen un precio de 2.499 € de la Procaliber 9.7 (versión masculina y femenina) y 1.999 € Para la Procaliber 9.6. El cuadro Procaliber SL y Procaliber están disponibles sueltos por un precio de 2.499 € y 1.499 € respectivamente.

Trek Procaliber 9.9 SL

Trek Procaliber 9.9 SL – 7.999 €

Trek Procaliber 9.8 SL

Trek Procaliber 9.8 SL – 3.999 €

Trek Procaliber 9.7 Mujer

Trek Procaliber 9.7 / 9.7 Mujer – 2.499 €

Trek Procaliber 9.6

Trek Procaliber 9.6 – 1.999 €

Detalles de la bici

Cuadro Trek Procaliber 9.8 SL

El cuadro de la Procaliber 9.8 SL está fabricado con fibra de carbono OCLV MTB, el material de gama alta de Trek para las Mountain Bikes, lo que consiste en reforzar las zonas más expuestas a golpes o tensiones como los tirantes y la parte baja del tubo diagonal.

El peso del cuadro Procaliber SL es de 1 kg (1.050 g) y cuenta con un pedalier de estándar PF92 y ejes BOOST en ambas ruedas, además de la geometría G2 (tubo superior más largo con una potencia más corta y un ángulo de dirección de 69,5º) desarrollada por Gary Fisher.

RockShox SID RL DebonAir

Como ya he dicho, la RockShox SID RL DebonAir es una de las elecciones de los componentes que marcan a la Trek Procaliber 9.8 SL. Puestos a pedir, podíamos pedir la versión tope de gama, pero el modelo SID RL ofrece a los usuarios que menos quieren preocuparse de “settings” complejos de la suspensión, una horquilla con un comportamiento digno de la máxima competición.

Su cartucho DebonAir permite una sensibilidad mayor en la primera parte del recorrido, manteniendo una gran capacidad de absorción en las zonas más técnicas y complicadas. Todo ello con un peso declarado de 1.615 g. Eso sí, el mando del bloqueo puede dar un susto a más de alguno, ya que la posición de bloquear la maneta libera la horquilla y las manetas ‘sueltas’ la bloquean, lo que puede provocar que un golpe involuntario en un descenso nos la bloquee.

SRAM GX Eagle 1x12

La Trek Procaliber 9.8 SL viene montada con un grupo que está copando el segmento de las XC de 29”, el SRAM GX Eagle de 12 velocidades con un plato de 32 dientes y el cassette 10-50. Esta configuración le pone un punto de polivalencia absoluta a la bicicleta y es complicado que se quede corto, aun bajando por pistas anchas a altas velocidades.

Aun así, en caso de recorridos más rápidos y pisteros, siempre se puede cambiar el plato por uno de 34 dientes que gracias a la corona superior de 50 dientes tendremos margen en las subidas.

Bontrager Kovee Elite 30 TLR y Bontrager XR2 Team Issue

Las ruedas Bontrager Kovee Elite 30 TLR son una de las señas de identidad de la Procaliber 9.8 SL. Además de un aro de fibra de carbono OCLV con una garganta interna de 29 mm (exteriormente son 36 mm) cuentan con el buje Rapid Drive (con una rueda dentada interior de 54 dientes para un enganche más inmediato por parte de los trinquetes). El peso declarado de estas ruedas es de 914 g la trasera y 801 g la delantera.

Las cubiertas son las conocidas Bontrager XR2 Team Issue en 29x2.2”, unos neumáticos Tubeless Ready con un balón redondeado y perfil muy rodador. En él se busca el mayor compromiso entre capacidad rodadora y agarre lateral con un compuesto y diseño de los tacos muy estudiado. El peso es de 630 g por cubierta.

Shimano XT M8000

A pesar de contar con una transmisión SRAM, el uso de las ruedas Bontrager Kovee Elite implica el uso de frenos Shimano (estas ruedas también son compatibles con SRAM, pero exigen adaptador). En este caso se apuesta por unos Shimano XT M8000 de gran tacto y potencia de frenado, que se ve mejorada por el disco delantero de 180 mm y una gran capacidad de regulación (distancia de las manetas al manillar y de las pastillas al disco).

Potencia Bontrager Pro y manillar Bontrager Race X Lite

El manillar Bontrager Race X Lite está fabricado en fibra de carbono OCLV. Tiene una anchura de 720 mm, una medida ideal para XC, 5 mm de elevación y 9º de retroceso de las puntas para un mejor agarre y ergonomía. Su peso es inferior a los 180 g.

La potencia Bontrager Pro, pese a ser de aluminio, es más ligera que muchas potencias de fibra de carbono. Con 80 mm de longitud y 7º de angulación, su peso declarado es de 129 g. Gracias a la tecnología Blendr se pueden incorporar dos elementos a la vez delante del manillar (una luz delantera y un dispositivo GPS, por ejemplo).

Tija Bontrager Pro y sillín Montrose Elite

La tija Bontrager Pro también es de fibra de carbono y denota el esfuerzo de Trek en aligerar al máximo posible la Procaliber. Es una tija recta, con un diámetro de 31,6 mm en este modelo, con un peso de 259 g (la versión de 330 mm). El cabezal de la tija es de aleación forjada 6061-T6 con las abrazaderas también en fibra de carbono OCLV.

El sillín es un Bontrager Montrose Elite con ranura anti-prostática, carcasa reforzada de fibra de carbono y raíles de titanio. Se trata de un sillín de 220 g de peso y un diseño pensado para adoptar una posición deportiva y agresiva sobre él.

Ficha Técnica

Cuadro

Fibra de carbono OCLV

Horquilla

RockShox SID RL Debon Air 100 mm

Amortiguador

-

Pedalier

Truvativ Stylo Carbon Eagle 32T

Desviador

-

Casete

SRAM XG 1275 10-50 Eagle 12Sp.

Cambio

SRAM GX Eagle

Mandos

SRAM GX Eagle

Cadena

SRAM GX Eagle

Frenos

Shimano Deore XT M8000 180/160 mm

Dirección

FSA IS-2 1-1/8” - 1.5”

Potencia

Bontrager Pro +/- 7º 80 mm

Manillar

Bontrager Race X Lite Carbono OCLV 720/5 mm

Sillín

Bontrager Montrose Elite

Tija de sillín

Bontrager Pro Carbono OCLV 0 mm

Pedales

-

Bujes

Bontrager Kovee Boost 110/148

Llantas

Bontrager Kovee Elite 30 Carbon TLR

Cubiertas

Bontrager XR2 Team Issue TLR 29x2.2"

Tallas

15,5; 17,5; 18;5; 19,5 y 21,5”

Peso

10,40 kg (talla 17,5”)

Precio

3.999 €

Texto:

J. Daniel Hernández

Fotos:

David Agüero

Publicado el 04/03/2019

Etiquetas: