Woom UP 5

Test: Woom UP 5

Hay muchísimos caminos para llegar al mejor MTB. Descubrir el planeta desde la libertad que da una máquina a pedales, fluir por los bosques acariciando la naturaleza sobre una bici y sentir cómo el alma se llena de alegría hasta la euforia… Es una manera de vivir grandiosa, que modela el espíritu desde la infancia y que ahora llega con bicis como esta Woom UP 5 desde una experiencia revolucionariamente más amplia.

Texto:
Antonio del Pino
Fotos:
Nacho Trueba
Publicado el 04/12/2020
Woom UP 5
Calidad soberbia, neta y funcional. La asistencia eléctrica abre una vía de descubrimiento del mejor MTB a unas edades antes impensables.
Obvio, el precio. Seguro que en un futuro espero que no muy lejano encontraremos bicicletas como ésta por desembolsos muy inferiores.

Este artículo ha cambiado una de las partes más importantes de mi vida: la calidad y la cantidad de horas que paso con mis hijos.

Montar en bici siendo el único protagonista es algo que ya he hecho incontables veces y que seguro volveré a hacer muchas más, pero cada día que pasa en sus vidas, sobre todo ahora que crecen a toda velocidad… Esos días son pocos, son muy especiales y no van a volver.

No me agobio por esto, cada uno debe tener su espacio y, aunque habrá momentos de sus vidas en los que sé que no tendré derecho a participar, también sé que en otros muchos sí puedo, sobre todo ahora que es cuando más me necesitan, cuando más atención me prestan…

Y no me lo quiero perder, no quiero arrepentirme de no haber estado ahí en algunos de esos días irrepetibles en los que me gustará que lo recuerden con cariño en una frase empiece por un: “Papá, ¿te acuerdas de aquel día que fuimos con la bici a…? Ese siempre será el comienzo de una gran historia.

Generosidad o egoismo

Con el corazón en la mano, no siento que montar en bici junto a mis hijos sea compartir “mi tiempo” con ellos. Considero que es un privilegio del que más bien soy yo el que disfruto de una forma mucho más consciente, de algo que es un derecho del que todos los niños deberían de disponer y que desde luego, gracias a bicis como esta Woom UP 5, incluso sin pasar por alto que es un esfuerzo económico muy importante al menos para alguien como yo, ahora que la he podido probar a fondo sé que tendré la oportunidad de poder estar con ellos durante unos años apasionantes, viviendo juntos y por primera vez algunas de las mejores aventuras de su vida.

Quiero decir que no tengo muy claro si en realidad estoy comprando esta bicicleta para mis hijos… o para mí mismo, aunque la lleven ellos.

El primer bocadillo en medio de una ruta, el primer trago de agua fresca cuando uno descubre lo que es la auténtica sed, la primera gran “mojada” hasta los huesos en un día de lluvia, el primer río cruzado, el primer salto…

Hacía muchos años, seguramente desde que era chaval y todo era nuevo, que no me lo pasaba tan bien montando en bici. Quizá no tan rápido como quisiera, quizá no tan serio, pero sí en un ritmo y en unas distancias en las que todos disfrutamos y seguro, pero seguro del todo, que jamás tan feliz de ver cómo mis hijos entienden por qué papá cada día del fin de semana llega a la hora de comer con esa cara de agotamiento y felicidad de la que ahora ellos también son protagonistas.

No podía imaginar lo transcendente que podría llegar a ser esta pequeña e híper poderosa Woom UP 5 con todo el debate que pudiera suscitar una bici así, sobre todo por dos motivos que yo tampoco pasaba por alto: porque es una bici infantil de pedaleo asistido y por su precio.

No son juguetes

Llevaba tiempo dándole vueltas a un test de este tipo, posiblemente el más bonito que haya hecho nunca porque, aunque me he dado mis buenas vueltas con la Woom UP 5 para risa del personal que se ha cruzado conmigo, han sido las reacciones, las sensaciones y la evolución de un probador de 8 años lo que ha marcado el resultado de todo lo escrito.

Woom UP 5

Ya sabes eso de que los niños y los borrachos siempre dicen la verdad, y en este caso se ha hecho muy cierto por las precisas y sinceras observaciones aportadas por mi hijo en el transcurrir del test, que creo han sido de lo más interesantes.

Bicis infantiles asistidas las hay de varias marcas, y muy buenas, pero creía que la protagonista por derecho propio para este primer test debía de llegar firmada por Woom, una marca especializada únicamente en bicis infantiles de altas prestaciones, tratándolas con la importancia y la seriedad, con el nivel de calidad y de detalle en sus especificaciones que requieren los niños.

Ojo, que un niño de 5 o 6 años a pedales no tiene nada que ver con lo que necesita uno de 8 o 9 aunque a ojos de un adulto poco observador todo sean niños “en el mismo saco”, y desde luego en Woom demuestran que saben no sólo cómo monta en bicicleta un niño a cada edad, sino que demuestran comprender lo que siente un niño en bicicleta, dándole una forma y un sentido muy concreto a cada una de las 15 bicis diferentes de su catálogo, para que la experiencia les enganche de inmediato y ya para siempre.

Woom UP 5

Hay que analizar la realidad de los niños de hoy dentro del contexto que les ha tocado vivir, nos guste o no, con una gran cantidad de estímulos súper atractivos a su alrededor y con un orden de preferencias muy distintas a las que nosotros mismos teníamos. Ya no hablemos de nuestros abuelos, con los que nosotros tenemos infinitamente más cosas en común que nuestros hijos con nosotros.

Creo que lo más interesante para educar ahora no es aspirar a llamar su atención en un entorno en el que, salvo que aísles a tus hijos de la sociedad, los padres somos la parte más débil en mitad de una lucha mercantil injusta en la que Youtube, Google, Roblox, Minecraft, Disney, Apple, Tik Tok y un sin fin de competidores más pretenden modelar la conducta y hasta la moral de nuestros hijos. Todo para que tengan unas necesidades y hábitos predecibles en un futuro en el que la vida no virtual cobra poca o ninguna relevancia, cuando nada es más intenso, rico y real… que lo real.

Woom UP 5

Exigir la atención de los niños históricamente ha demostrado ser poco efectivo porque, aun consiguiéndolo, nos quitarán de su radar a la mínima oportunidad, y por eso la gran clave es ganarnos su atención.

Cuento todo esto porque siempre me ha cabreado bastante que la bici de un niño se tome como un juguete o como una adquisición de poca importancia y escaso recorrido…, porque total es “para el niño”. El razonamiento posterior es de reafirmación en el tema, es decir : “¿Ves? Ni caso le hace a la bici, menos mal que no le compré la buena porque habría sido tirar el dinero?”

Hombre, si tuvieras que salir a correr con unos zuecos de madera ya te digo que el running no iba a estar entre tus actividades favoritas… y lo mismo pasa si le compras un juguete para echar dos ratos en lugar de una bici de verdad con la que compartir tiempo juntos mientras aprende a valerse por sí solo, que además, son bicicletas que valen lo que valen porque cuesta lo que cuesta hacerlas.

Hay una lógica generalizada un poco extraña cuando de gastarse la pasta en los críos se refiere. Si bien es cierto que hay que buscar un equilibrio razonable y adecuado a lo que cada uno puede asumir, que no te quepa la menor duda que la calidad de la experiencia en su bici será proporcional a su nivel de disfrute y de ahí a la intensidad con la que la bicicleta entre en su corazón.

Si una bici no frena acorde a lo que un niño puede hacer, con las manetas más pequeñas y cerca del puño con una acción suave, el niño se asustará porque la bici no le para, porque ve que se la pega y por la bronca del padre o la madre también asustados, porque el pequeño o la pequeña no han parado cuándo y dónde le han dicho.

Si la bici pesa como un muerto, el niño apenas podrá moverla, le costará hasta subirse y se le increpará porque no reacciona o porque lo hace con torpeza, también si se le sale la cadena cada vez que pasa por un bache.

Woom UP 5

Así es casi lógico, ya no que el peque no se aficione a esto, sino que no guarde ni buenos recuerdos de nada que tenga que ver con una bici. Al final, el mejor maestro de futuros ciclistas se acabará convirtiendo ese padre imparcial con los deportes y dedicado a sus hijos, que “suelta” a su peque con la bici por el parque y que el niño haga lo que buenamente pueda, para 25 minutos después de estar dando vueltas en círculos: “Carlitos, venga hijo, que vamos a llegar tarde a…” lo que sea a lo que esté apuntado Carlitos, que no soy de los ciclistas que tiene ninguna cruzada personal contra el fútbol, que entre otras cosas es una actividad complementaria fabulosa a la bicicleta en las edades más tempranas.

Ten por seguro que si tú, como ciclista de montaña consolidado, en lugar de llevar una bici con XTR pedaleas sobre una con equipada en XT la temporada que viene, casi te puedo garantizar por escrito que te lo vas a pasar igual de bien o de mal y vas a rendir casi exactamente lo mismo con la una que con la otra.

Sin embargo, si parte de esa gran diferencia la inviertes en que tu hij@ lleve una bici que frene, que cambie, que no pese más que él, que le guste y que no le quede grande o pequeña… O que si se rompe algo encuentres repuesto en cualquier tienda del barrio y así la bici no se quede parada hasta el verano que viene… Si su experiencia es grata y positiva, él se lo va a pasar muy bien, tú viéndole, el viéndote… y posiblemente ya te lo hayas llevado a tu terreno para siempre.

Woom UP 5

¿Queda algo más a añadir aparte del dinero? Desde luego… Lo único que no vas a poder comprar es lo más valioso de la vida, el tiempo y, con todo lo dicho, aunque hay niños que llevan la velocidad en las venas y cuesta bajarles de la bici, ahora mismo son los menos, y si tu compromiso no va más allá de pagar para luego “no estar”, no es que sea un mal negocio, es que será una verdadera pena.

Así, por la filosofía de producto integro y riguroso para los niños que persigue Woom, hemos elegido esta marca para hacer esta propuesta como firma ejemplar y para presentar el máximo nivel de experiencia conjunta. De hecho Woom crea incluso contenidos de guía con consejos formidables para salir con niños en bici y que, como he dicho antes, construyen bicicletas responsables hechas para durar al trato de más de una generación de críos y funcionar siempre al mejor nivel, no sólo por su seguridad sino por su satisfacción, que es la tuya.

Woom UP 5

Romper barreras

Cada niñ@ es únic@ e incomparable con otr@. Yo…, pues qué os voy a decir, que mis hijos son mi mayor orgullo y mi sentido de vivir, que si me hubieran dejado elegirlos a medida nunca habría acertado, porque jamás los habría descrito mejores de lo que me han tocado. Vamos, igual que los tuyos para ti, que es como debe ser.

Quiero que mis hijos vivan su vida, no quiero proyectarme sobre ellos, ni que satisfagan ninguno de mis sueños y complejos. Quiero que monten en bici de montaña porque sé que es bueno para ellos, porque quiero darles la oportunidad de sentir, conocer y vivir el mundo con intensidad, que lo vean con amplitud para que piensen en grande e interioricen que es posible llegar lejos y pasarlo bien mientras mantienen sus cerebritos y sus cuerpos sanos… con ese toque de incomodidades a las que te expone la intemperie y que ayudan a valorar cosas muy básicas.

No busco que lo hagan para que compitan ni que entrenen para nada. Eso sale de cada uno, hay niños que lo piden porque lo llevan dentro, pero otros no o no al menos en ese momento inicial… y, como suelo decir, el que quiera tener un campeón en casa, ya sabe lo que tiene que hacer: ponerse a entrenar él y dejar de dar el coñazo a los que le rodean.

Woom UP 5

La primera gran lectura que quiero compartir es que pienses que ahora mismo, con una bici como esta Woom UP 5 puedes hacer casi de inmediato rutas de 30 o 50 km con tu hij@, a un ritmo más que decente, compartiendo con él todas esas aventuras y lugares mágicos que hasta la fecha sólo eran historias ajenas a su vida y de interés relativo para quien no sabe de lo que hablas.

Ahora lo sé, las bicicletas eléctricas también son una herramienta fundamental para despertar la sorpresa incomparable que supuso una bicicleta para la mayoría de nosotros, porque es una manera muy hábil y eficaz de conseguir que hoy comience esa aventura que nunca acaba y que en adelante ya será así con la bici que sea.

Acabo de cumplir 42 y llevo desde que nací dando brincos con la bici por todas partes, pero entiendo que para ser ciclista no hace falta seguir un camino ni parecido al mío. Tengo dos peques, un chico de 9 recién cumplidos y una chica de 6. Como suele pasar, muy distintos. Él, un niño bueno, cariñoso y sensible, grande, fuerte y muy prudente. Ella, la alegría enérgica personificada, una fuerza de la naturaleza que se mueve a una velocidad tal que a veces parece que son tres niñas al tiempo… Y ese carácter, el del uno y de la otra, se refleja en su manera de montar en bici.

Hasta ahora no terminaba de encontrar el punto en el que todos nos lo pasáramos bien y reconozco que salir a andar en bici los tres juntos, deportivamente para mí suponía sacrificar una valiosa mañana del fin de semana… Y quieras que no, porque sería una hipocresía negarlo de una persona que vive por y para las bicis desde que nació, esa dinámica de ruta torpe e incómoda la acabamos notando todos.

Tenía la intuición de que con una e-bike infantil podría cambiar la cosa, pero claro, los 2.890 € que cuesta la UP 5 me suponían algo más que un muro de dudas para hacer el experimento. De ahí salió esta propuesta y, después de probarlo, no sólo estoy haciendo mis buenos números para quedármela con tanto esfuerzo como convicción, sino que tenía unas ganas locas de contarte cómo sucedieron las cosas desde el día cero.

Inteligencia natural, no es artificial

Lo voy a mencionar porque es algo que está ahí y no quiero pasar de puntillas por el tema, pero no voy a profundizar respecto a eso que ahora llaman la cultura del esfuerzo. Primero porque los jóvenes siempre han sido unos “flojos” a ojos de los mayores desde el comienzo de los tiempos y además, porque el esfuerzo es algo bastante relativo.

Woom UP 5

Luego, pedalear con una e-bike siempre implica un ejercicio considerable y tan intenso como tú quieras que sea y, por último, que además es lo más importante, porque al haber niños de por medio en esta categoría de bicis, hay que ser sumamente cuidadosos hasta lo exquisito con los términos y las afirmaciones que se emplean.

Manteniendo una distancia más que prudencial en este sentido, las e-bikes infantiles hay que entenderlas como una oportunidad aún mayor de convertir la práctica de la bici en una actividad mucho más social cuando se pueda, segura y menos excluyente, en la que disfrutar de un mountain bike de buen nivel es más accesible, porque rebaja la barrera de la condición física que impone la montaña y la gran diferencia entre un adulto bien entrenado respecto a las capacidades de otras personas no tan preparadas.

Del mismo modo que ahora ya está muy normalizado ver un feliz grupo de ciclistas con competidores junto a veteranos “electrificados” con los que hay una diferencia neta de nivel físico demasiado grande como para ir todos con bicis musculares, añade a esta fotografía a unos niños en fase de formación y aprendizaje. Montando junto a adultos que les sirven de referencia y guía segura para subir su nivel general a una velocidad desconocida, en un esfuerzo asumible para el chico o la chica, mejorando cada día de forma exponencial desde la diversión, para acabar superando en un futuro a todos esos maestros y seguramente en todas las facetas, técnicas y físicas.

Le di muchas vueltas a la conveniencia de que mi hijo montara en bici con asistencia eléctrica, pero intuía que lejos de conseguir el efecto contrario y que se volviera un vago redomado que le dejara toda la tostada a la bici, sucedió exactamente esto que comento y fue el motor de arranque para una nueva y verdadera pasión.

Modo ON

El primer día fuimos a estrenar la UP 5 a un parque fácil de caminos anchos muy bien pisados, que fue donde le expliqué cómo funciona el sistema Fazua Evation Drive de 250W.

Woom UP 5

No es nada novedoso, es un sistema desmontable y de mucho éxito en el mercado al que le han añadido un mapa de entrega de potencia específico para los niños, con más suavidad en la entrada de la asistencia siempre, indistintamente del modo de asistencia que elijas entre los tres que ofrece Fazua. Por lo demás es como una buena e-bike de adulto pero con ruedas de 24” y todos los componentes hechos a medida, todo de una calidad inaudita en este segmento. Ahora veremos si hace falta tanto o no.

Humildemente, pero lo comparto para que uses el truco si te vale, hay una cosa hice muy bien desde que mi hijo empezó a montar en bici a pedales, que es algo que le resultó muy natural porque venía de una bici de equilibrio que son el paso previo perfecto, sin ruedines en el proceso a poder ser.

Me refiero a que en lugar de dejarle la bici ajustada como el bikefitter del Ineos desde el primer día, soy de los que piensa que la mejor manera de proteger a los hijos es enseñarles a que se protejan y se cuiden ellos, y por eso cada vez que les ajusto bien algún componente de la bici, primero se lo dejo mal para que noten la diferencia y vean cómo lo he hecho.

Hay que hacerlo con cuidado, pero no tengas miedo de dejarle las manetas un poco altas y dile que frene, verá que no puede hacerlo con facilidad, se las pones en el sitio correcto y le dices que pruebe. Lo entienden a la primera y de por vida, y así con la altura del sillín, la presión de las ruedas y todos los conocimientos que quieras ir añadiendo a su repertorio.

Bien, una vez explicado cómo se activa el sistema Fazua desde el tubo superior, cómo se pasa de un modo a otro y cuáles son los sitios ideales para ponerlos, como el peque tiene bien interiorizada la posición y las sensaciones de su bici muscular, antes de dar el primer pedal ya me dijo “Papá, qué cómoda es, el sillín es blandito y me gusta el manillar en esta altura, pero los frenos me quedan un poco lejos” Sin problema, le acerqué un poco las manetas de freno con el tornillo aproximador del alcance y a rodar.

Mi hijo nunca ha estado ansioso por arrancar, dando vueltas por ahí antes de que yo estuviera listo para salir, pero al dar el primer pedal con la Woom y aun con la asistencia más suave… ya no le quise decir que parase, porque el grito de euforia fue tal que me quedé disfrutando de la escena.

Woom UP 5

Los primeros kilómetros fueron mágicos y aunque técnicamente tampoco se había obrado ningún milagro, fue una sensación asombrosa y creo que incluso más para mí: ir subiendo un señor repecho en paralelo con mí hijo de 9 años, yo con mi bici de XC y el con su Woom UP 5, los dos resoplando un poco y a una velocidad más que aceptable.

Nunca, absolutamente nunca, había visto a mi hijo dar ese poco más por incrementar la velocidad; y es que ese efecto de que la bici le ayude un poco, en lugar de hacer que se acomode del todo, que era mi gran miedo, fue un estimulo de refuerzo positivo muy potente para despertar en él ese deseo de ir más rápido y jugar “en igualdad” con papá.

Me dio que pensar en que tal vez, el hecho de ser buen ciclista respecto a un niño, que para mí todo sea tan fácil y natural, tal vez establezca un punto de partida un poco abrumador y tan alto que puede que no sea la mejor idea… Porque lo que es indudable es que en el momento en el que él se vio mas cerca de mí… se animó mucho más e hizo lo que nunca había hecho.

Bueno, el primer día, 38 km juntos y del tirón, incluso jugando a dejarme en alguna cuesta usando modos de mayor asistencia, que oye, para mí tampoco es que fuera un entrenamiento de calidad pero llegaba a casa con la sensación de haber montado en bici en toda regla y luego, creo que por primera vez en la vida, le quité el casco a mi hijo y tenía la cabeza pingando de sudor. Ahí lo dejo.

Woom UP 5

A ese estreno le fueron siguiendo dos salidas semanales más, una entre semana y otra el sábado o el domingo a las que se fue sumando la hermana, que tiene un fat bike infantil heredada del hermano, es lo bueno de comprar bicis de verdad, para la que adquirí un remolcador TowWhee.

Es una cuerda elástica envuelta en una funda, como las específicas de puenting, que aunque la peque técnicamente va desbocada y es capaz de sufrir hasta el “corte de inyección”, al final tiene 6 años y en las subidas se acaba “quedando”. Anclando el TowWhee a mi tija con su pipa de su dirección, ha resultado la combinación perfecta para ir los tres juntos, que yo tenga que dar ese punto más para tener sensación de exigencia en las subidas tirando un poco de la hermana.

Y así, cuando ahora digo vamos a montar en bici, veo volar las tablets y cerrar los ordenadores de un manotazo y nos hemos iniciado en el auténtico mountain bike que ha ido ya hacia rutas verdaderas en las que ha habido una evolución maravillosa.

Woom UP 5

Para toda la vida

Alguna vez me han pedido consejos para ser más rápido con la bici de montaña y, si bien es cierto que hay algunos buenos profesionales analistas de la técnica con excelentes metodologías, siempre he recomendado y nunca me he equivocado en el consejo de: “Haz más kilómetros con la bici de montaña, porque ser más rápido pasa por ser más seguro que por asumir más riesgos. Los más importante es conocer desde la experiencia la infinidad de variables combinadas que se dan en la montaña. Eso seguro que te va a hacer ser mejor ciclista de montaña que una horquilla nueva o un consejo puntual.”

Algunos de mis mejores amigos, entre los que caben algunos de los mejores corredores de este país, no son precisamente unos virgueros, sin saltos innecesarios ni recreaciones extravagantes en su estilo. Sin embargo son auténticos misiles bajando sin romper nunca nada, suben como en un alfombra por lugares imposibles y son capaces de pedalear por zonas en la que a duras penas se puede casi caminar… Y eso les llega primero porque tienen el talento, pero sobre todo por lo que digo de la acumulación de registros en miles y miles de km de mountain bike y porque empezaron en esto muy jovencitos.

Woom UP 5

El deporte y su madurez es una vida paralela a la personal, y lo que deportivamente no aprendas de crío, que es cuando no ves el peligro ni una baja laboral de larga duración, sino el deseo sencillamente de hacerlo porque tienes que hacerlo… Ya luego de adulto es complicado romper ciertas barreras.

En realidad sólo eres capaz de hacer lo que eres capaz de imaginar y no hay una época más creativa, permeable e imaginativa que la infancia. Por eso, piensa los resultados que se pueden llegar a obtener si desde los 7 u 8 años asumes que hacer una ruta de 50 o 60 km es lo normal, que subir o bajar por una trialera muy canalla es algo convencional… Imagina los resultados en bici cuando sus cuerpos se hagan más grandes y fuertes, cimentados en unas cabecitas que se criaron montando en bici sobre unas proporciones de velocidad, distancia y técnica que la mayoría empezamos a descubrir bien entrada la adolescencia. Y no es algo que esté suponiendo, es que lo estoy viendo en mi propia casa.

Woom UP 5

Cuando antes hacía un breve descriptivo de la UP 5, no sabía si tal vez estaba un poco sobreequipada. Con horquilla de aire que pesa 1,2 Kg, con bloqueo, precarga, compresión y rebote, ejes pasantes de 12x135 delantero y 15x100 trasero para anclar las ruedas con solidez a un flamante cuadro de aluminio hidroformado más sólido aún, con frenos hidráulicos Promax de manetas compactas y discos de 160 delante y 140 detrás…

Haciendo un recopilatorio de esos conceptos anteriores un poco inconexos, resulta que ese niño titubeante del primer día, a base de recorrer decenas y decenas de kilómetros por lugares tan diversos, en apenas 10 semanas ha mejorado una barbaridad en su confianza, en su capacidad física y sobre todo en sus ganas de salir a pedalear con o sin asistencia.

Y es algo absolutamente lógico que sea así porque ha pasado de dar paseos incompletos y continuamente interrumpidos de poco más de media hora una vez a la semana en el mejor de los casos y a veces obligado a salir motivado dos veces a la semana a pedalear sin detenerse durante más de una hora y media. Todo con una mejora más que obvia en sus habilidades en las trazadas, el control de los pesos y de los frenos en cada terreno y sin una sola caída reseñable con una bici que mantiene la rueda delantera pegada al suelo y con unos neumáticos que se agarran al terreno al nivel que se debe esperar en una bici que lleva a un niño encima.

Woom UP 5

Bien saben en Woom lo que un niño va a ser capaz de hacer con la UP 5 y cómo va a evolucionar sobre ella, que al menos en nuestro caso particular ha habido una afición cada vez mayor a la exigencia física por parte de mi hijo. Ahora, sólo va asistido si vamos él y yo solos, porque si vamos con la hermana, que metida en esta dinámica también ha mejorado una barbaridad, ya me dijo él una mañana: “Papá, si no vamos a hacer una ruta muy larga, quiero probar a ir hoy sin la batería, ¿puedo?”.

Claro, la UP 5 completa y con pedales pesa 16 kg, que retirando el sistema Fazua se queda en 13 kg, algo que además de que este sistema le permita igualar su e-bike con las bicis musculares de sus amigos, le enseña a montar con más peso, a trabajar con una bici de inercias más forzadas y cuando le he visto moverse con una bici convencional, disfrutando, controlando… Estoy casi seguro de que en no mucho tiempo seré yo el que tenga que ir en una e-bike para seguirle a él y a su hermana en sus bicis musculares… Y ese día, estoy seguro de que se me volverán a saltar las lágrimas, no tanto por quién gana a quién sino por poder seguir viviendo juntos muchas otras aventuras.

Cosas de familia

La verdad es que viendo las balance bikes de iniciación de Woom, dan ganas de tener otro hijo para poder regarle una. La gama se define de forma muy básica, con una nomenclatura que va del 1 al 6, en las que defienden los valores más importantes en las bicis de los niños: que sean manejables, ligeras, de calidad, estables y seguras. En la gama de bicis con asistencia, la única opción a la UP 5 de 24” y 2.890 € es la UP 6 ya de 26 pulgadas y que supone 100 euros más.

Woom UP 5

La bici al detalle...

Woom UP 5
Cuadro

Me encuentro a mi hijo casi del revés, delante de la bici y me dice: “Papá, ¿te has fijado en que si lees WOOM boca abajo, también pone WOOM…? Jajajaja”… Me hice el sorprendido y negué haberme dado cuenta. El catálogo completo de Woom es una auténtica gozada, con precios de acceso razonables para sus bicis, en las que han sabido captar con todo lujo de detalle las necesidades de cada niño. En este caso el cuadro hidroformado de la UP 5 es una verdadera maravilla, azul eléctrico que le va bien a niños y niñas, tiene unos estándares de diseño y fabricación espectaculares, que garantizan una longevidad que irá mucho allá de la infancia de tus hijos, para entonces poder recuperar parte de la inversión.

Woom UP 5
Horquilla

“Hijo, ¿qué notas si giras esa palanca de la horquilla?”. “Que se pone más dura y que no se mueve cuando me pongo de pie”. Por encargo específico de Woom, Suntour ha hecho una horquilla que ya hubiéramos querido muchos en nuestros años mozos de competición. Pesa poquito más de 1,2 kg y no sólo es que le hayan añadido todos los reglajes de una horquilla de alta gama, sino que son efectivos y permite personalizar con todo lujo de detalle el comportamiento de la horquilla, para la que hay prevista una tabla de pesos y presiones recomendadas tras la botella derecha.

Woom UP 5
Grupo

Otro feedback interesante del joven tester y en el que yo no he influido nada: “Papá, al principio era un lío cambiar porque estaba acostumbrado a hacerlo con el de puño, pero ahora me he dado cuenta de que con este de “botones” puedo cambiar y frenar al tiempo”. Sí señor, hijo. Para esta UP 5 no se han andado con tonterías y la han equipo con uno de los best sellers de 2019-2020, un grupo Sram NX con plato de 28 dientes, animado por unas bielas de 130 mm que con un casete de 11 velocidades 11-42 les da desarrollo de sobra para cualquier situación, con o sin asistencia, en un transmisión ideal para soportar los rigores propios de las bicis con asistencia.

Woom UP 5
Potencia

Qué maravilla de potencia, construida en aluminio CNC, es reversible en 15 grados para una longitud de 5 cm, que llegado el caso se puede montar una potencia estándar de 1 1/8”, en la es muy adecuado que los tornillos de apriete con el tubo de la horquilla se hayan ocultado hacia el interior de la potencia para evitar golpes. Aun así, desde Smart Bikes te regalan un protector acolchado para la potencia.

Woom UP 5
Manillar

Con un ancho perfecto de 60 cm y una curvatura de doble altura, han aplicado hasta indicadores de ajuste milimétrico para que, en caso de tener que desmontar el manillar, puedas recuperar la posición exacta. Incluso los puños son los ideales, de silicona y de bajo perfil para que las manos mas pequeñas puedan envolverlos con seguridad en agarre firme que no les canse.

Woom UP 5
Tija y sillín

Cuando uno ve en las especificaciones que tanto los puños como el sillín están fabricados con materiales no tóxicos, lo que para alguien que esté por estrenarse en su paternidad o maternidad le puede parecer una chorrada, es una característica interesante cuando sabes que cualquier objeto blando o susceptible de ser mordido será mordido con total seguridad en uno de esos momentos de iluminación con los que nunca dejan de sorprenderte. El sillín ergonómicamente es muy cómodo incluso para un adulto, porque lo he probado, y la tija de 27,2, la medida más extendida del mercado, es de dos tornillos verticales que permiten un ajuste fino perfecto.

Woom UP 5
Ruedas y neumáticos

Ruedas de alto nivel con las Woom con llantas sobredimensionadas de aluminio de doble pared, radiadas ambas con 24 radios a dos cruces y bujes con rodamientos sellados… Son algo más que una garantía para una bici pesada que además está destinada a rodar en manos de un ciclista en prácticas. La elección de los neumáticos es sencillamente perfecta con los Schwalbe Rocket Ron de 24 x 2,35, con un mordiente extraordinario, un poco exagerado de hecho, pero que en este caso está más que justificado en un bici que ayuda y en la que la seguridad de agarre y evitar pinchazos están por encima del resto de cualidades.

Woom UP 5
Motor

Fazua ha conquistado el corazón de muchos jefes de producto cuando la misión es hacer una e-bike lo más “bici” posible. Permite montar una transmisión estándar sin fricciones, la batería es extraíble con el motor integrado y eso deja reducir el peso de los casi 16 kg a menos de 12,7 kg. Aunque es el mismo sistema estándar del resto de bicis, han hecho un excelente trabajo, primero limitando el corte a 20 km/h, que con sus 250 vatios hora de la batería y un torque de 55 Nm y una entrada mucho más suave que en una bici de adulto, dado que además el peso total tanto de la bici es muy inferior a la media, la autonomía se va fácilmente más allá de los 70 km, que es lo máximo que hemos sumado en dos días seguidos, aunque esto se desvirtúa un poco cuando dejas que las baterías se enfríen. Por supuesto, igual que el resto de motores Fazua, dispones de la app Fazua Rider con la que poder acceder a diversos controles de configuración y que los niños de ahora les gusta cacharrear con ella una cosa mala.

Más información



Peso

15,90 kg

Precio

2.890 €

#100numeros100regalos

100 números
100 regalos

¡100 números de MTBpro! No hubiéramos llegado hasta aquí si no es por el apoyo de nuestros lectores y la ayuda de muchas marcas y empresas del mundo de la bici. Para dar las gracias a unos y a otros, vamos a sortear 100 regalos en las próximas semanas ¡Permanece atento a nuestras redes sociales!

Descubre más

Texto:

Antonio del Pino

Fotos:

Nacho Trueba

Publicado el 04/12/2020

Etiquetas: