Bontrager Blaze WaveCel

Bontrager Blaze WaveCel

250€
| Distribuye: 
Trek España

Probamos el casco Bontrager Blaze con la nueva tecnología creada por la marca, el WaveCel.

Texto:
J. Daniel Hernández
Foto:
Mariano Herranz
Publicado el 29/04/2019
Bontrager Blaze WaveCel

El WaveCel ha sido la última gran revolución en la industria de los cascos desde la llegada del Mips y ha levantado opiniones encontradas tanto de seguidores y defensores como de algunos detractores. No obstante, lo que es innegable es que supone una gran mejora en el accesorio más importante de nuestra protección.

Bontrager Blaze WaveCel

En realidad, tal y como la propia publicidad de la línea WaveCel afirma, los cascos siguen manteniendo el mismo esquema desde hace 30, con la tecnología In-Mold y el EPS como material principal. Esto no es necesariamente malo, pero esta protección siempre ha estado centrada en frenar la fuerza del impacto y no en disminuir el efecto rotacional y las fuerzas angulares sobre el cerebro. Tecnologías como el Mips y ahora el WaveCel contribuyen a disminuir los efectos en este sentido y son un complemento perfecto a una forma de construcción y materiales de probada eficacia.

Bontrager dispone del WaveCel en el casco Blaze que probamos (y Blaze LTD) para montaña, el urbano Commuter y los dos cascos más orientados para carretera (o XC y XCM) Specter y XXX.

Relacionado: Bontrager Wavecel "hasta 48 veces más eficaz en la prevención de conmociones cerebrales".

Bontrager Blaze WaveCel

El sistema WaveCel, como su propio nombre indica, consiste en una estructura de celdas que recubren la parte interior del casco, por debajo de la carcasa de EPS, y que en caso de impacto flexan, se contraen y deslizan ligeramente para absorber y redirigir las fuerzas del propio impacto, evitando su concentración en un punto y minimizando el efecto rotacional sobre el cerebro. La comparación habitual es como funcionan los
parachoques, redistribuyendo la fuerza del impacto por toda la estructura exterior, alejándolas del punto de impacto, para salvaguardar la zona interior.

Es cierto, eso sí, que el WaveCel es una tecnología algo más “invasiva” que el Mips y que se deja notar, visualmente, mucho más. Este aspecto ha generado alguna duda sobre su mayor o menor capacidad de ventilación y cómo puede afectar en este punto y el incremento de peso que puede suponer. En este sentido, el WaveCel tiene un incremento de peso declarado de 40-50 gramos respecto al mismo modelo sin esta tecnología.

Bontrager Blaze WaveCel

El Bontrager Blaze WaveCel que probamos tiene un peso real de 421 g (en talla M) que coincide con el peso que declara la marca. Eso sí, algo que compensa este incremento de peso, es que la propia estructura WaveCel permite que la carcasa de EPS sea ligeramente más pequeña y, por tanto, tengamos un casco menos voluminoso y con un poco más de espacio para la circulación del aire.

Porque la ventilación, además del peso, es el otro aspecto fundamental que se debe tratar en un casco (la protección cuando hablamos de marcas y modelos de gama alta se da por supuesta). La forma de las celdas permite que el aire circule prácticamente igual que si esta estructura no existiese.

Bontrager Blaze WaveCel

En este sentido, Bontrager afirma haber probado el WaveCel en el túnel de viento para evitar que sea un problema para los ciclistas y aunque no podemos corroborarlo al 100% (pues todavía no hemos podido probarlo en los días de más calor del verano), sí que transmite la sensación de que la ventilación es la correcta y adecuada, que no ha de suponer un problema mayor que el de cualquier casco de diseño similar con una protección lateral y trasera superior.

Tecnología WaveCel aparte, el Bontrager Blaze WaveCel es un casco interesante, con un diseño orientado a un uso trail e incluso endurero, con especial atención a la cobertura lateral y trasera, el ajuste occipital regulable en 5 alturas y con un dial de fijación BOA. El sistema de ajuste es cómodo, con una forma ideal para ajustarse al contorno de nuestro cráneo sin puntos de presión, ni en la parte delantera, ni en la nuca.

Bontrager Blaze WaveCel

El cierre es por hebilla magnética Fidlock y cuenta con un almohadillado fino pero cómodo. En la caja encontraremos un repuesto de almohadillas Agion con una banda de silicona NoSweat que evita que el sudor deslice por el casco y pueda gotearnos en los ojos. La almohadilla que tiene de serie ya evita este efecto en la mayor parte de las situaciones, pero en caso extremo siempre tendremos esta posibilidad.

Otro detalle interesante del Bontrager Blaze WaveCel es que mantiene el anclaje magnético para soporte Blendr que nos permitirá poner una luz o una cámara de acción con total facilidad y sin necesidad de correas o sistemas auxiliares.

Bontrager Blaze WaveCel

En marcha el Bontrager Blaze WaveCel es un casco que se siente cómodo, es muy fácil de ajustar y parece estar diseñado para facilitar la vida del biker. La posibilidad de regular la altura de la visera y de usar casi todas las gafas del mercado, la protección que transmite, la comodidad al ponértelo…

Todo esto, junto a su forma compacta, contribuye a que en ningún momento notemos el exceso de peso que puede conllevar el WaveCel. Y al final es el aspecto más importante del casco, además de que nos proteja, que en marcha sea un aliado que no notemos, un aliado que sepamos que está ahí pero que no se deja notar.

Bontrager Blaze WaveCel

El Bontrager Blaze WaveCel está disponible en el color gris (pizarra) que ves en las fotos, en negro y en dos versiones más llamativas, naranja y verde Miami (esta última con el WaveCel en amarillo para generar más contraste); y en tres tallas que, gracias a su gran capacidad de ajuste, abarcan todo el espectro posible: S (51-57 cm), M (54-60) y L (58-63 cm).

Bontrager Blaze WaveCel

Texto:

J. Daniel Hernández

Fotos:

Mariano Herranz