KASK Caipi

Casco KASK Caipi

139€
| Distribuye: 
KASK

Probamos el casco KASK Caipi, si quieres un casco que te sirva para prácticamente todo, te interesará.

Texto:
J. Daniel Hernández
Foto:
Mariano Herranz
Publicado el 29/03/2020
KASK Caipi

El KASK Caipi nació como un casco «todo uso», es decir, que no desentonase en exceso en una prueba XCO, como sí ocurriría con uno puramente de enduro, pero que ofrezca la protección suficiente para bajar unos tramos de las EWS llegado el momento. No obstante, donde mejor se mueve es en los terrenos intermedios, en un uso trail, de rutas variadas con tramos de ascenso donde agradecemos su cuidada ventilación y tramos de descensos técnicos donde hace valer su buena cobertura de protección.

Relacionado: KASK Defender, el nuevo casco integral de carbono para Enduro y DH.

KASK Caipi

Para ello, el KASK Caipi cuenta con una cubierta que ofrece buena protección lateral y occipital, pero en la que se han incorporado hasta 22 aperturas para la ventilación, algunas de ellas de tamaño bastante generoso. En ese sentido, y centrándonos en los tramos de ascenso en los que más sudamos, la parte frontal está muy bien pensada, con la visera ayudando a canalizar el aire hacia las tomas frontales que, posteriormente, lo llevan hacia las salidas traseras.

KASK Caipi

Lo mismo sucede en las partes laterales y occipital, con una gran presencia de aperturas de ventilación que, sin embargo, no afectan a la rigidez de la estructura gracias a sus cuidadas formas. Esta gran presencia de aperturas de ventilación también juega a favor de su ligereza y la sensación que transmite, mejor incluso que los 250 g en talla M que pesa.

KASK Caipi

El ajuste mediante el sistema denominado Octo Fit es muy bueno, con una gran capacidad de cambiar la posición de los apoyos occipitales, tanto vertical como horizontalmente y que, además, tienen un alto grado de movilidad para adaptarse a las formas de la cabeza. La pequeña rueda micrométrica es fácilmente manipulable gracias a su cobertura de goma. Las tiras o esqueleto del sistema (Skeletal Brackets) reparten de forma muy uniforme la presión por el perímetro craneal para evitar puntos de dolor o incomodidad y, por el contrario, magnificar la sensación de ligereza del casco.

KASK Caipi

En ese sentido, y después de haberlo usado, mi consejo es dedicarle algo de tiempo a estudiar muy bien las grandes posibilidades de personalización y posiciones que ofrece el sistema Octo Fit, ya que de esta forma encontraremos el ajuste perfecto a nuestra cabeza, tenga el tamaño y la forma que tenga.

KASK Caipi

Un detalle que hace destacar el Caipi por delante de otros cascos de la competencia es la correa de cuero (ecológico) del cierre en la parte de la barbilla. Esta correa es anti alérgica y fácilmente lavable, lo que ayuda a evitar la irritación de la piel. Pero precisamente ese exceso de celo en los detalles puede suponer la mayor pega que le podemos poner al KASK Kaipi, y es que la tira de cuero pueda resultar algo molesta en los días de máximo calor. Particularmente no me ha ocurrido, ni creo que sea el mayor problema o fuente de calor de un casco en verano, pero siempre puede haber alguien más sensible a esos puntos.

KASK Caipi

Estéticamente los cascos enfocados a las disciplinas más radicales han mejorado mucho en los últimos años y ya no resultan tan voluminosos ni excesivos. Y, si tenemos en cuenta que el KASK Caipi está pensado para todo uso (insisto, incluso para XCO y XCM), vemos que sus formas y cómo queda al ponérnoslo son excelentes. Es compacto, incluso tirando a pequeño, para los que estén más acostumbrados a estéticas más endureras. El KASK Caipi ha sido fabricado en 3 tallas: S (50-56 cm), M (52-58 cm) y L (58-61 cm), aunque en principio en España solo está disponible en M y L, y 7 acabados de color: desde el verde lima de este test a dos versiones de negro (mate y brillo), pasando por el light blue, naranja, rojo y blanco. Yo, habitualmente, utilizo tallas S de casco y con la M, que cuenta con un rango de ajuste tan amplio, no he tenido ningún problema.

KASK Caipi

Texto:

J. Daniel Hernández

Fotos:

Mariano Herranz

Publicado el 29/03/2020

Etiquetas: