Fabric 16 in 1

Multiherramienta Fabric 16 in 1

35€
| Distribuye: 
Fabric

La multiherramienta Fabric 16 in 1 cumple con sus funciones a la perfección y además es ligera y de calidad. Te contamos todos los secretos de ésta a continuación.

Texto:
Luis Miguel Del Cerro
Foto:
Mariano Herranz
Publicado el 13/06/2019
 Fabric 16 in 1

110 gramos y un diseño perfecto para llevarla en el bolsillo o mochila. Así podríamos resumir las ventajas de la multiherramienta de Fabric 16 in 1. Además, como la mayoría de los accesorios desarrollados por esta marca, la calidad de fabricación es de alta calidad combinando un “cuerpo” de aluminio con herramientas en acero CNC.

 Fabric 16 in 1

Cuando decimos que es perfecta para el bolsillo del maillot lo hacemos por tres razones principales. La primera es su forma plana. La segunda es su peso de poco más de 100 gramos. La tercera son sus bordes redondeados que hacen que entre en el
bolsillo sin “enganchones” y no se convierta en algo molesto para nuestra espalda cuando comparte espacio con una cámara o un par de barritas.

Relacionado: Bomba de taller Fabric TP01.

A la hora de usarla, la Fabric 16 in 1 y cualquier otra con su forma pueden resultar un poco más incómodas que otro tipo de llaves. La principal razón es que tienden a encontrar más estorbos a la hora de girar.Pero en este caso, cada una de las herramientas gira 360º sobre su eje, lo que facilita la tarea.

 Fabric 16 in 1

Estamos ante una multiherramienta generosa en el número de herramientas y aplicaciones: llaves allen de 2, 2,5, 3, 4, 5, 6 y 8 mm, torx de 25 y llaves para radios (con una específica para ruedas Mavic), destornillador plano y de estrella y tronchacadenas. Todo lo necesario para un ajuste de última hora o una reparación rápida junto al sendero.

Resumiendo, una multiherramienta bien “equipada”, de calidad, que apenas ocupa espacio y a la que solo encontrarás limitaciones en caso de que pretendas que sea tu “herramienta de cabecera” en el garaje o taller.

 Fabric 16 in 1

Texto:

Luis Miguel Del Cerro

Fotos:

Mariano Herranz