Cómo arruinar tus gafas en 10 minutos… ¡y sin caerte!

Nada podemos hacer si, durante una ruta MTB, una rama nos golpea las gafas y nos las araña (salvo dar gracias por habernos protegido los ojos) pero sí que hay 5 errores comunes que acortan su vida útil y que debemos evitar.

Cómo arruinar tus gafas en 10 minutos… ¡y sin caerte!
autor mtbpro J. Daniel Hernández
autor de las fotos Archivo

fecha01/06/2022


Sí, si les damos un buen golpe a las gafas las habremos arruinado en mucho menos de 10 minutos. Pero este artículo no trata de eso, sino de algunas cosas que hacemos mal y que acortan sensiblemente la vida útil de las gafas… incluso pueden llegar a estropearlas irremediable y muy rápidamente.

5 cosas que hacemos mal y pueden estropear las gafas

Hay muchos factores que pueden acortar la vida útil de nuestras gafas. Hay casos fuera de nuestro control como si nos damos un golpe con una rama u otro elemento que nos podemos encontrar en los caminos y senderos en las que las propias gafas están cumpliendo su función de protección de nuestros ojos; y aunque queden estropeadas seguro que nos compensa con lo que nos podría haber pasado a nosotros.

Pero hay otras cosas que sí está en nuestras manos hacer mejor (o no hacer) para alargar la vida útil de las gafas. Vamos a ver el listado:

1.- El primer error que se suele cometer es el de limpiar el polvo o el barro de las gafas sin haberlo quitado antes con agua limpia. Si con el barro pegado a las lentes directamente las limpiamos con un paño, lo más seguro es que las acabaremos arañando. Y lo mismo sucede con el polvo, que, aunque no es tan agresivo, sí que puede dañar las lentes.

Cómo arruinar tus gafas en 10 minutos… ¡y sin caerte!

2.- Siguiendo con la limpieza, si esperamos a llegar a casa y las limpiamos con productos agresivos (como el propio limpiacristales) también las acabaremos dañando. Lo mejor, limpiarlas con agua y jabón neutro como el de manos.


Te puede interesar: Cómo limpiar tus gafas para que duren más


3.- Otra forma de arruinar nuestras gafas es, al acabar la ruta o hacer una pausa, dejarlas en cualquier sitio. Y por “cualquier sitio” también nos referimos a dentro del casco. Si las dejamos en el casco y sale rodando por una roca con las gafas dentro, lo más seguro es que se estropeen. Ni que decir tiene si las metemos dentro del casco y éste lo echamos de cualquier forma dentro del coche. Pero incluso no hace falta tanto: paramos un momento durante la ruta, metemos las gafas dentro del casco e inmediatamente después otros elementos como las llaves o el teléfono… en este caso lo más fácil es que se acaben señalando también.


Te puede interesar: Gafas para MTB: consejos para su cuidado y cuándo cambiarlas


4.- Tenemos las gafas limpias y las guardamos de cualquier forma en un cajón, con otros elementos que las pueden rayar o en una estantería de la que se pueden caer. Lo mejor es guardarlas siempre en su funda y, si es posible, en un estuche, alejadas del riesgo de caída so de golpearse con otras cosas.


Te puede interesar: Informe de gafas para MTB: hágase la luz


5.- Aunque es aplicable a todas las gafas deportivas, un error que acorta la vida útil de las gafas fotocromáticas es no guardarlas en un sitio cerrado en el que no estén sujetas a variaciones de luz. Es verdad que, por lo general, las gafas fotocromáticas no se oscurecen en interior, pero lo mejor para preservar el filtro que cambia de intensidad durante más tiempo es guardarlas en un sitio oscuro (un cajón, por ejemplo) dentro de su funda y/o estuche.

Cómo arruinar tus gafas en 10 minutos… ¡y sin caerte!