Probamos el muelle regulable Sprindex

139€ | Distribuye: Endubikes

Imagina un amortiguador de muelle en el que pudieras modificar la dureza del mismo con una sola mano y en un solo segundo en función del terreno, de tu estilo de pilotaje o de tu peso. El muelle regulable Sprindex te ofrece eso y mucho más.

Probamos el muelle regulable Sprindex
facebook
Twitter
Whastapp
autor mtbpro Iñaki Gavín
autor de las fotos Mariano Herranz

fecha02/12/2022


¿Amortiguador de aire o de muelle? La pregunta es casi tan antigua como la propia existencia de las bicis de doble suspensión. En bicis de corto recorrido tipo XC o trail no hay discusión, los amortiguadores de aire se imponen por goleada, los argumentos a favor son contundentes: menor peso, mejor ajuste y un control casi total de la progresividad. 

Sin embargo en bicis de largo recorrido (enduro y descenso) la cosa ya no está tan clara. Cuando llega el momento de soltar frenos y empiezan las bajadas, el rendimiento de los amortiguadores de muelle ha sido históricamente superior. El tacto y la sensibilidad a día de hoy sigue siendo prácticamente imposible de igualar por su hermanos de aire.

A pesar de ello en los últimos años los amortiguadores de aire han avanzado, evolucionado y afinando su eficacia hasta niveles impensables. Las principales ventajas de un amortiguador de aire son: su menor peso, un ajuste más preciso del “spring rate” y del control de la progresividad. En contra siempre vamos a tener una menor sensibilidad y un tacto más “basto”, un mayor mantenimiento y el temido bajón de rendimiento en descensos largos por sobrecalentamiento.

Los amortiguadores de muelle son los reyes de la sensibilidad, de la tracción y del tacto (sobre todo en el primer tramo del recorrido), su rendimiento va a ser siempre el mismo independientemente de la temperatura o de la longitud de la bajada y el mantenimiento es menor y al mismo tiempo más sencillo sobre todo debido a su menor número de juntas. Las principales desventajas de “los muelles” son su mayor peso, la dificultad para controlar la curva de la progresividad y la imposibilidad de modificar la dureza del muelle.

Cada muelle tiene una dureza concreta, normalmente se fabrican en intervalos de 50 o 25 lbs/in (dependiendo de cada fabricante) para que siempre encuentres uno que se ajuste a tu rango de peso. Por tanto, para sacarle el mayor rendimiento a tu amortiguador tendrás que elegir la dureza del muelle que mejor se adapte a tu peso. 

Empresa con pedigrí

Aunque Sprindex es una joven marca canadiense, distribuida en España por Endubikes, detrás de este proyecto hay gente muy veterana y sobre todo de renombre. Los creadores de Sprindex son los fundadores originales de Crankbrothers (F. Hermansen, Carl Winefordner y el mítico A. Herrick) con el apoyo de la leyenda del freeride Richie Schley. Sprindex nace precisamente para dar respuesta a esa capacidad de ajuste limitada del amortiguador de muelle con respecto al de aire. 

El Sprindex es un muelle ajustable que nos va a permitir poder variar nuestro “spring rate” o rango de dureza del muelle hasta en 80 lbs/in (según la medida) en pequeños intervalos de 5 lbs/in de manera rápida y sencilla. De esta manera podremos conseguir un ajuste perfecto de nuestro amortiguador en función del tipo de terreno, de si subimos o bajamos de peso o si por ejemplo ese fin de semana nos vamos a un bike park, a una carrera de enduro y queremos una respuesta diferente a la habitual.

¿Solución?

El ajuste del spring rate se realiza en forma de clics girando un dial que va integrado en la base del amortiguador. Al girar este dial podremos ver las diferentes durezas (impresas en el amortiguador) y dejarlo en la que queramos, esta maniobra se realiza de manera sencilla, con la mano y sin necesidad de herramienta.

El Sprindex está fabricado en acero “super high tensile”, esto quiere decir que no es un muelle especialmente pesado en relación a un amortiguador estándar. En este caso el muelle del Fox Factory DHX2 (230x60) de 2,6” ha dado en mi báscula un peso de 315 g y el Sprindex (65x142) de 2,6” me ha dado un peso de 421 g. Aunque esos 106 g de diferencia en una bici de enduro son insignificantes hay que decir, en defensa de este muelle Sprindex, que al ser compatible con amortiguadores hasta 230x65 mm es más largo y por tanto más pesado que el Fox. En otras medidas y con respecto a otros fabricantes el Sprindex es incluso más ligero que el de serie. 

Otra característica no menos importante es que el diseño y la configuración de las espiras del muelle hacen del Sprindex un muelle progresivo, con lo que se consigue solucionar otra de las limitaciones “históricas” de los amortiguadores de muelle tradicionales.

La prueba

El Sprindex se fabrica en tres medidas (55, 65 y 75 mm, trail, enduro y DH) está disponible en una amplia variedad de durezas y lo más importante, es compatible con prácticamente todos los amortiguadores de muelle del mercado, Fox, Marzocchi, Öhlins, DVO, Cane Creek, X-Fusion, RockShox…Yo lo he probado en un amortiguador Fox Factory DHX2 de 160 mm de recorrido con una dureza desde 390 hasta 430 lbs/in.

El montaje del muelle se realiza de la misma manera que con cualquier muelle convencional. En caso de duda dentro de la caja podrás encontrar un QR para escanearlo en tu smartphone y seguir de manera sencilla los pasos para su instalación (también tienes vídeos en su web). Dentro de la caja también vas a poder encontrar unos adaptadores redondos de color rojo para colocar en los extremos del muelle.

Estos cumplen varios cometidos, el primero es mejorar el ajuste final de la carrera y el segundo es aumentar la suavidad al hacer la maniobra de girar el dial para aumentar o disminuir la dureza del muelle. Están fabricados Delrin, una resina acetálica cuyas principales propiedades son la rigidez, su alta resistencia al desgaste y a la fatiga y su comportamiento estable ante la humedad y la temperatura exterior. Su comportamiento elástico es similar al del acero. Para evitar confusiones cada uno de los adaptadores lleva escrita la marca del amortiguador. 

¿Cómo funciona?

Antes de empezar a dar pedales no pude resistir la tentación de jugar con el dial de regulación. Los incrementos en la dureza del muelle van aumentando de 5 en 5 lbs/in con lo que te aseguras que siempre vas a encontrar tu dureza ideal. Por ejemplo uno de los días que salí a probarlo había llovido mucho y el terreno estaba muy resbaladizo por lo que decidí bajar un poco la dureza con el fin de obtener un tacto un poco más blando y tragón al pasar por raíces y zonas de piedra.

El “collarín” de regulación, fabricado en plástico reforzado con fibra de vidrio, está diseñado para poder utilizarse con una sola mano aunque a mí me resultó más sencillo hacerlo con las dos. Con una mano sujeto el amortiguador y con el dedo pulgar de la otra mano podrás mover fácilmente el dial hasta dejarlo en la dureza que quieras… ¡Más rápido y sencillo imposible!  

Si te estás preguntando cómo es posible variar la dureza de un muelle la respuesta es tan sencilla como brillante. Cuando empujamos el dial para variar la dureza del muelle la pieza de plástico que va integrada en la parte final del muelle también se mueve. Al moverse en un sentido o en otro lo que realmente hace es utilizar más o menos cantidad de espiras útiles disponibles del muelle. Estas espiras útiles son las que trabajan cuando el muelle está en funcionamiento y se comprime. Cuanta menos sección de espira haya disponible más dureza de muelle tendremos y viceversa. ¿Cómo es que esa genialidad no se le había ocurrido antes a nadie?

Por si te lo estas preguntando el muelle Sprindex ajustado por ejemplo a 395, 400 o a 425 lbs/in funciona exactamente igual que un muelle fabricado específicamente a 395, 400 o 425 lbs/in. El muelle está fabricado en acero de alta resistencia a la tracción y lógicamente está pensado y diseñado para trabajar hasta el máximo de dureza que admite cada muelle. Un último dato importante que quizá también te estés preguntando: al mover el dial para cambiar la dureza del muelle no estamos variando la longitud del muelle, por tanto no estamos modificando la precarga. La precarga del muelle se ajusta como en cualquier otro amortiguador convencional con la rosca situada en la parte superior del amortiguador.

En marcha

La teoría dice que un amortiguador de muelle bien tarado es más eficaz y proporciona más agarre y tracción que uno de aire. El mayor inconveniente de estos siempre ha sido poder ajustar el amortiguador exactamente al peso de cada uno. Si queremos una dureza de muelle diferente a la que llevamos tendremos que cambiar el muelle y poner otro con todo lo que ello conlleva en tiempo y en dinero.

Hasta ahora el “remedio de la abuela” que todos hemos hecho alguna vez era meter más precarga al muelle para “engañar” al amortiguador y que se comportara de manera más directa. Sin embargo al hacer esto acortamos el recorrido útil del amortiguador y creamos fuerzas negativas opuestas en ambos sentidos que acortan la vida, debilitan el vástago y no dejan trabajar limpiamente a los hidráulicos.

Con el Sprindex, cuando aumentamos la dureza del muelle no lo comprimimos, por tanto la sensibilidad inicial, que es uno de los beneficios de usar muelle, no se ve afectada. Y precisamente esa es una de las cosas que primero notas con el Sprindex al pedalear sobre piedras, al hacer maniobras tipo manual o al entrar en una curva y hacer el apoyo.

Amplio rango de ajuste

El rango de ajuste del muelle que he probado es de 40 lb, según giramos el dial aumentamos o quitamos dureza de 5 en 5 lb con lo que no vas a tener problema para configurar el amortiguador y dejarlo “al toque”. La maniobra para variar la dureza es tan rápida y fácil que cuando ha llegado el momento de hacer un pedaleo largo por pista o un enlace de carretera lo he endurecido al máximo y, junto con la posición “Firm” del hidráulico del X2, el pedaleo me ha resultado mucho más eficiente… Eso sí, no olvides volver a ponerlo en “su sitio” antes de empezar a bajar.

He utilizado el Sprindex en salidas de enduro clásico y algún día de bike park. Para ser honesto antes de empezar a probarlo no era consciente de la cantidad de información que me iba a aportar esta experiencia. Parece mentira la diferencia de comportamiento del amortiguador, y por tanto de la parte trasera de la bici, con tan solo variar 10 lb la dureza del muelle. No pensaba que se podría notar tanto.

En bajadas más radicales con fuerte inclinación en las que cargas mucho peso detrás viene muy bien poder jugar con tu “spring rate” y probar a subirlo hasta encontrar ese punto perfecto entre tracción y viveza. Cuando vas al bike park siempre viene bien poder tener rango de ajuste hacia arriba y sacrificar un poco de sensibilidad y tacto inicial a cambio de una bici más rápida y bajadora. 

Polivalencia

En mi opinión la principal virtud del muelle Sprindex es la polivalencia, la facilidad y las posibilidades de uso que ofrece a todos los públicos, desde el más pro hasta el “weekend rider”. Utilizándolo en todos los rangos de dureza que ofrece me he dado cuenta de que tenía equivocadas algunas ideas acerca del comportamiento que tendría la bici con ciertas durezas que nunca había probado. Según vas girando el dial y vas aumentando la dureza vas “eliminando” secciones del muelle con lo que cambiamos la velocidad de respuesta del muelle en lugar de modificar la precarga.

Otra ventaja que se nota, y mucho, es la progresividad que aporta el Sprindex en relación a un amortiguador de muelle estándar. En Sprindex hablan de una progresividad del 20%, con lo que se consigue un soporte mayor en el tramo final del recorrido y de paso evitarás esos molestos topes en cortados y en aterrizajes bruscos más habituales con los muelles de serie. Con esto no quiero decir que la respuesta sea la misma que la de un amortiguador de aire pero te aseguro que se nota mucho y además mejora el rendimiento de los muelles de serie.

Si eres de los que te gusta jugar con las suspensiones y las presiones de los neumáticos, con el Sprindex tienes otra variable más que añadir a la ecuación. Haciendo varias bajadas seguidas en un mismo sendero técnico de piedras disfruté de la experiencia y sensibilidad de un amortiguador más absorbente y tragón en una bajada y en la siguiente de una respuesta más fresca y reactiva con tan solo girar tres clics el dial del muelle.

También me parece una opción buena para fotógrafos, patrols, trailbuilders o gente que unos días sale a montar con mochilas cargadas y mucho peso encima y otros días no lleva nada. Igualmente creo que es un producto perfecto para gente que compite o que viaja mucho y monta sobre terrenos muy diferentes.

Si la pregunta es: ¿lo pondrías en tu bici por los 139 euros que cuesta?, la respuesta es sí, personalmente no dudaría en ponerlo. No lo veo necesario para el típico rider al que no le gusta probar cosas nuevas, que nunca toca ni varía nada de su bici o aquel que tiene claro cuál es su muelle  y su “setting” y no le gusta cambiarlo, para el resto de usuarios todo son ventajas.

Un detalle importante, el Sprindex utiliza un diámetro un poco más ancho que el de serie, lo normal es que no haya problema con el montaje. Aun así asegúrate de que sea 100% compatible con tu bici. Yo lo monté en una Orbea Rallon y no tuve ningún problema.

Conclusión

Después de haberlo probado a fondo, puedo decir que el muelle Sprindex permite ajustar el amortiguador de manera fácil, rápida y sin herramientas y con un rango de uso infinitamente superior al de un muelle estándar. Destila calidad por los cuatro costados, está extraordinariamente bien acabado y ofrece un beneficio indiscutible mejorando el rendimiento del muelle de tu bici de serie.

Es compatible con prácticamente todos los amortiguadores del mercado y además aporta un extra de soporte y un final progresivo que lo acerca al comportamiento de los amortiguadores de aire. Apenas añade peso y se monta en unos minutos sin tener que quitar ni poner nada en la bici. Por poner una pega decir que todos los muelles son de color negro, a mí me hubiera gustado poner una nota de color en el amortiguador. Habrá a quien le guste y a quien no le guste, al final es estética, por tanto va en gustos.

Imagina que tienes 9 muelles en uno y que con un solo clic pudieras pasar de uno a otro, pues en pocas palabras eso es el muelle Sprindex.