Lapierre lanza la nueva Prorace CF, su hardtail de competición, ahora más ligera y cómoda

La marca francesa deja atrás la tecnología SAT de absorción de vibraciones para apostar en este caso por fibras de carbono de la máxima calidad y el concepto 3D Tubular, más sencillo y liviano.

Lapierre lanza la nueva Prorace CF, su hardtail de competición, ahora más ligera y cómoda
Autor MTBpro Víctor Marcos - Comunicado
Autor de la foto Lapierre

Fecha de la noticia21/09/2022


¿Es una hardtail? ¿Es una softail? Puede que la anterior generación de la Lapierre Prorace se situara más cerca de la segunda 'categoría' pero a día de hoy, con la renovación que ha recibido la MTB rígida de competición de la marca francesa, podríamos situarla dentro de la primera. Llega la nueva Lapierre Prorace CF.

De hecho, desde la propia firma gala hablan de una "hardtail que rompe los códigos", porque conserva y, en este caso, potencia la rigidez, ligereza y reactividad de este tipo de bicicletas, sin perder ese punto 'soft' en la zona trasera. Aunque lo hace, eso sí, siguiendo un método diferente al utilizado hasta ahora.

Como muchos de vosotros recordaréis, las versiones anteriores de la Lapierre Prorace incorporaban el sistema SAT para absorción de impactos, compuesto principalmente por un elastómero situado en el final del tubo horizontal y su unión con los tirantes traseros.

La nueva Prorace CF prescinde de esa tecnología y busca lograr el mismo efecto de absorción de vibraciones en el triángulo trasero 'jugando' con fibras de carbono de mayor calidad y el concepto 3D Tubular, aplicado ya en sus bicicletas de ruta desde hace años, y que consiste en la unión de los tirantes con el tubo horizontal, y no con el vertical, evitando que esas vibraciones lleguen al sillín. En definitiva, un sistema más sencillo y ligero.

Para lograrlo, Lapierre ha echado mano de un cuadro de carbono UD SLI, compuesto por fibras unidireccionales Torayca, y entre esas fibras las denominadas VHM y HM, que aportan ligereza y rigidez máximas. Ligereza que sitúa el cuadro de la versión tope de gama, Lapierre Prorace CF 9.9, con cuadro UD SLI Team, en solo 845 gr en talla M (225 gr menos que el anterior Prorace SAT). El resto de montajes, de la 5.9 a la 8.9, incorpora el cuadro UD SLI 'a secas', que firma en la báscula unos nada despreciables 970 gr.

Geometría 'World Cup'... pero sin extremos

En cuanto a los 'números' de la nueva Lapierre Prorace CF, parece claro el acercamiento de la marca hacia una bicicleta de XC que se adapte a las necesidades competitivas que proceden de una disciplina donde los circuitos son cada vez más técnicos, con más tramos de descenso, y que requieren de una geometría más versátil, sin perder reactividad y ligereza.

De ahí las vainas más cortas (420 mm), un reach más largo (adaptado a cada talla), un tubo de dirección más bajo, un ángulo de sillín más vertical (74 grados), un ángulo de dirección más abierto (68 grados) y un stack más bajo (para favorecer un centro de gravedad más estable).

Aún así, no se trata de una bicicleta de competición 'torturadora'... y lo decimos porque a lo largo de estos días hemos estado pedaleando sobre una Lapierre Prorace CF 9.9 de test -y de la que muy pronto podréis leer un extenso 'Primeras Pedaladas' en esta misma web- y que, a pesar de ser exigente, no coloca al biker en una posición extrema de World Cup.

5 modelos disponibles, desde los 2.299 euros

La nueva Lapierre Prorace CF llega al mercado con cinco montajes diferentes y precios, a nuestro entender, bastante competitivos para el nivel de equipamiento que ofrecen y, sobre todo, la calidad del nuevo cuadro de fibra de carbono UD SLI.

La gama arranca con el modelo 5.9, montada con SRAM SX Eagle 12V y horquilla SR Suntour Raidon de 100 mm, por 2.299 euros y llegando hasta el tope de gama, la Prorace CF 9.9, con transmisión SRAM X01 Eagle AXS 12v, horquilla RockShox SID SL Ultimate y ruedas de carbono firmadas por Lapierre, por 6.499 euros, y que hemos tenido el placer de probar estos días.

Más información en la web de Lapierre