Mu en Eurobike: día 1, Demo Day

Eurobike es la mayor feria de ciclismo profesional del mundo. Y allí hemos mandado a Muriel, a que nos cuente cada día lo que allí se cuece... Bienvenidos a "Diario de Mu en Eurobike".

Texto: Muriel Bouhet
Foto: Muriel Bouhet
Publicado el 26/08/2015

Bienvenidos a este humilde blog en el que os voy a contar la experiencia que es vivir en vivo y en directo la 25ª edición del salón Eurobike.

Sí, aquí estoy, en la "Alemania profunda". ¿Que aún no sabes qué es el Eurobike? Pues… ¡la mayor feria profesional de ciclismo del mundo! Más de 1.300 expositores, más de 46.000 visitantes profesionales y más de 1.800 periodistas acreditados. Todo esto en el país de la bici por excelencia, en el país considerado como el mayor mercado europeo, y en el país, en definitiva, más potente en términos de industria ciclista del viejo continente.

Esta es la feria a la que no se puede faltar. La feria donde están representadas todas las marcas. Bueno…, ejem, la feria donde normalmente están representadas todas las marcas… porque no siempre están todas. Todos los años hay alguna ausencia sonada. Y este año… bueno, que me enrollo, de las ausencias ya hablaré más adelante. En cualquier caso, lo cierto es que, a pesar de todo, esta sigue siendo la feria profesional más importante del mundo.

Igual con todo esto os pensáis que es fácil acudir y cubrir una feria así. Pues nada más lejos de la realidad. Ya puedes ir desmontando cualquier mito que haya al respecto, porque, aunque no quiero trasladaros la idea de que la feria es tercermundista (nada más lejos de la realidad), la primera impresión que te llevas… se le acerca.

Y lo digo porque llegar a Eurobike no es fácil. Tratándose de una feria tan potente, en un recinto ferial que está a la altura del evento y que en nada desmerece al Ifema de Madrid o a la Fira de Barcelona, resulta chocante que no tenga un aeropuerto internacional en 150 kilómetros a la redonda. Aun siendo la localidad de Friedrichshafen la cuna del Zeppelin, su aeródromo sólo acoge vuelos domésticos. Así que nos toca escoger donde volar: Zurich, Munich, Ginebra, o Basilea… Alternativas que están en torno a los 200 kilómetros de distancia, por lo que ya sabemos lo que toca: coche de alquiler, dos horas de ruta y lo peor…, comerse el atasco para entrar a una ciudad de poco más de 58.000 habitantes. Es como si montas el Ifema en Portugalete… Evidentemente, no cabemos todos, expositores, prensa, y visitantes. Los atascos aquí son míticos e insufribles y no conozco a nadie de los asistentes que no los haya sufrido en sus propias carnes.

Como imaginaréis, las plazas hoteleras son también un problema... Alojarse en los alrededores de la feria y del propio Friedrichshafen es misión imposible. Aquí todo el mundo está ya acostumbrado a tener que meterse en una pensión, una casa de huéspedes, o incluso en habitaciones que se alquilan en granjas, con familia de granjeros incluida. Sí, como lo oís, en auténticas granjas bávaras (y bárbaras). Listos para cubrir la mayor feria de ciclismo del planeta durmiendo entre vacas y ocas.

Con todos los hoteles petados, a mí esta vez me ha tocado quedarme a solo 37 kilómetros de Friedrichshafen. Pero claro, 37 kilómetros en el sur de Bavaria son… “molto longos”. La única manera de evitar el atascazo dario es huir por las pequeñas carreteras comarcales, y yo ya estoy preparada para hacer mañana de “Carlos Sainz” (o de Luis Moya): tengo analizado sobre el plano la ruta alternativa más corta para llegar a la feria en tiempo récord.

Pero tranquilos, que no todo es quejarse de cómo se llega a Eurobike. La primera jornada es siempre súper relajada. Se trata del “Demo Day”, una jornada inicialmente prevista para que la prensa especializada pruebe las novedades que las marcas van a exponer. Pero…, dado que las propias marcas ya se pasan la primavera y el incio del verano haciendo presentaciones exclusivas de esos mismos modelos, la jornada del Demo Day está perdiendo su sentido y se nota por las largas colas en las carpas y por el perfil de los probadores... La organización va abriendo la mano a una jornada de puertas abiertas para que los probadores sean los usuarios finales. Este año incluso han traído una peculiar orquesta para ofrecernos música en directo.

 

No deja sin embargo de ser un día muy interesante. Tengo la oportunidad de charlar más relajadamente con gente de algunas marcas sin el estrés del día después de la inauguración. Y además, si estás atenta, puedes ver qué carpas y qué bicis son las más deseadas como bicis de test. ¿Será una tendencia de lo que le espera al mercado? Yo os puedo adelantar que lo que más ha triunfado hoy han sido las 27+. Además, entre prueba y charla, siempre hay tiempo para disfrutar de unos pinchitos en carpas como la de Cannondale.

De momento hoy ya estamos todos currando en la sala de prensa. Unos con primeras impresiones como ésta que os escribo, y otros adelantando incluso el trabajo de mañana, con lo que se puede ver o adivinar cuando te paseas por en medio de los estands a medio terminar. Porque no os penséis que los españoles sois los únicos que dejáis todo para última hora. Aquí esta noche se va a trabajar muy duro para tener todos los estands a tiempo para la inauguración.

Yo, por mi parte, ya tengo listo mi kit de supervivencia para poder contaros, de primera mano, el Eurobike 2015 que acaba de empezar.

 

Texto: Muriel Bouhet

Fotos: Muriel Bouhet

Publicado el 26/08/2015