Eurobike 2015. Marin Titanium FSR

Mu en Eurobike: día 4, nostalgia

Se acaba Eurobike con la sensación de que no he visto muchas novedades. Sí, ha habido unas cuantas, pero no lo que cabría esperar en una feria como esta. ¿Quizá por eso muchas marcas han tirado de nostalgia recuperando viejas glorias para nuestro disfrute?

Texto: Muriel Bouhet
Foto: Muriel Bouhet
Publicado el 29/08/2015
Eurobike 2015. Marin Titanium FSR

Hay muchos eurobikes dentro de Eurobike. Al final, esto no deja de ser una pequeña ciudad de 13 grandes pabellones y otros espacios no menos descomunales dedicados a la bici, donde a veces por temáticas, por orígenes de procedencia, por tipos de producto, o incluso por razones que desconozco, puedes encontrar distintos «barrios».

Pero también una misma se crea en algunos momentos, y sin darse cuenta, distintas formas de mirar los estands y sus productos, discriminando lo que para las marcas pueden ser las novedades más destacadas de lo que para mí misma, por una razón u otra, me parece remarcable. Y es que entre tantos modelos de bicis, algunos con diseños realmente «difíciles de ver», me preguntaba esta mañana por qué era tan difícil diseñar bicis bonitas. Porque de manera inconsciente, paseando de uno a otro pabellón, me he dado cuenta de que separaba las bicis en al menos tres grupos: las que directamente no me gustan, las que… ni fu ni fa y las que realmente me encantan.

Sí, ya lo sé. Es un criterio absolutamente superficial, una simple cuestión de amor a primera vista. Pero, ¿acaso no tenemos todos este tipo de preferencias? Entre las bicis que más me han gustado está esta Rocky Mountain Thunderbolt BC Edition. Una trail de líneas puras y fluidas, con acabados elegantemente sobrios.

Pero no sólo la marca canadiense emociona. En el stand de Yeti siempre se encuentran bicis que enamoran y que llaman la atención más allá de cuál sea tu disciplina favorita. Y no solo a mí en esta feria por ser chica, ya que lanzan el modelo SB5c Beti para nosotras, sino porque algunas de sus bicis, con sus diseños y acabados, están en el imaginario colectivo de los mountainbikers como bicis de culto.

Pero volvamos a eso de los barrios. Tan pronto giras la esquina de un estand en varios de los pabellones y de repente crees haber entrado en «China Town». Decenas de pequeños estands apiñados cual chalets adosados de la España más "ladrillera", con millares de productos de colores que buscan llamar la atención de las marcas y distribuidores europeos. Normalmente nunca salen en las fotos de los reportajes de la feria, pero no quiero dejar de acordarme de ellos, porque al pasear entre estos vendedores de ojos rasgados por un momento se me olvida estar en Eurobike.

Luego está el pabellón A1 de los italianos, donde se mezclan marcas de bicis clásicas del país transalpino con algunas de sus más reputadas firmas de ropa. Y también está el B5 dedicado principalmente a más textil, mochilas, y demás complementos: una locura si te gusta estar a la moda ciclista…Ya os digo, uno de esos pabellones que se miran con otros ojos. Y la fila de los pabellones nombrados con la B, donde abundan las marcas de bicis alemanas con exposiciones impresionantes.

El inmenso patio central siempre se convierte en un gran bazar. Un lugar donde conviven marcas de bicis, de ropa, de extraños accesorios…, urbanas, eléctricas, endureras y DH… Donde puedes comerte un perrito caliente acompañado de una cerveza o disfrutar de la exhibición del gran Danny McAskill.

Me quedo con una bici-mochila similar a la que he visto en otros estands y que sirve para recordarme que en algunos países el "bikepacking" está de moda. Prepara tu bici y equípala para afrontar los más duros y largos viajes cargando con todo lo que necesitas en casa. La aventura es la aventura, y tu bici es la mejor compañera. 

Volviendo a los pabellones, recuerdo que todos los años en uno de ellos siempre se arremolinaban los visitantes para contemplar cómo les pintaban los pechos a las chicas de Kellys con técnicas de “body painting”. Creo que esta marca por fin se ha dado cuenta de que no hace falta enseñar las tetas para vender bicis... Voy a poneros una foto de su rígida Hacker 90, una potente rígida de 27,5”. ¡Está sí que es atractiva! Quizá así la gente empieza a acordarse de la marca por sus bicis y no por sus chicas, porque hasta ahora yo creo que sólo se asociaba su nombre a las mencionadas técnicas de pintura.

Hablando de pinturas, me gustan los colores que GT ha dado a algunas de sus Zaskar. Porque aquí en Eurobike muchas veces adivinas por dónde van a ir las tendencias en cuestión de estética. El verde y el naranja siguen de moda. También he visto que algunas marcas vuelven a recuperar los acabados brillantes en las bicis de carbono después de varios años donde el negro mate del carbono “visto” dominaba las exposiciones de las marcas.

Quizá porque precisamente este año ya no son novedad las “fat bikes” de ruedas gordas, algunas marcas como Stevens han tirado de nuevas tendencias en pintura, como con su Mobster XL de camuflaje. Quien sabe, puede que el “camo” sea tendencia de futuro.

Normalmente las marcas traían a sus estands las bicis sucias y recién usadas de los pros. La Scott de Nino Schurter, la BMC de Absalon, la Merida de Hermida… Me llama la atención que en varias marcas veo este año que añaden a eso el lado sentimental y “old school”, mostrando algunos de los modelos míticos e históricos que las hicieron marcas de renombre. Así GT expone un par de Zaskar que te ponen los pelos de punta, o Marin, que ha traído desde una Team Marin de 1990 a su mítica Titanium FSR de 1993.

No sé si están en busca del esplendor perdido, o que realmente este año las novedades no han sido muchas y hay que atraer los visitantes de otro modo. Tengo la sensación de que en este Eurobike hemos visto algunas pequeñas novedades, pero nada notablemente revolucionario. Pensaré en ello en el avión de vuelta a casa.

Porque para mí se acaba el Eurobike 2015 y, haciendo una excepción, voy a brindar por esta edición con una cerveza bávara. ¡Salud y hasta el año que viene!

 

Texto: Muriel Bouhet

Fotos: Muriel Bouhet

Publicado el 29/08/2015