Bicis Incomprendidas: GT STS/ LTS, cuando el carbono era termoplástico

Bicis Incomprendidas: GT STS y GT LTS, cuando el carbono era termoplástico

En el año 95 GT se dio el gustazo de colocar el amortiguador trasero donde nadie lo había colocado. La GT LTS nació en aluminio y la STS un año más tarde en termoplástico. Incomprendidas, pero impresionantes. Hoy, piezas de coleccionista

Texto:
Alberto Álvarez
Foto:
GT Bicycles
Publicado el 16/11/2016
Bicis Incomprendidas: GT STS/ LTS, cuando el carbono era termoplástico

«Hagamos un sistema paralelo defoomable con cuatro puntos de giro y pongamos el amortiguador detrás del sillín» dijeron en GT Bicycles. Y así nacieron la GT LTS en aluminio y la GT STS en termoplástico, cuando el carbono era termoplástico.

Como todas las bicis incomprendidas que pasan por MTBpro, la GT STS no es una excepción y basó su efímero éxito en un ejercicio de ingeniería fantástico, seguido de una funcionalidad un poco fuera de lógica. El tema es que sin este tipo de locuras no tendríamos los modelos que tenemos en la actualidad y la GT STS es uno de esos modelos que todos querríamos tener colgados en la pared del salón, ¿no?

GT LTS y GT STS, bicis incomprendidas pero impresionantes

La historia de las GT STS comienza en 1995 con la gama LTS. Realizadas en aluminio 6061-T6 con una enorme bieleta superior en titanio, las mountain bikes GT LTS (el primer y único modelo era el GT Team LTS) se vanagloriaban de tener un funcionamiento anti-squat al 100%, que en otras palabras hacía que la rueda trasera dibujara una curvatura en compresión que mantenía la tensión de la cadena y la aumentaba para que no hubiera retroceso en el pedaleo y este no se viera afectado por la acción del amortiguador.

Demasiada teoría… Seguro que muchos os acordáis de Nico Vouilloz o Mike King compitiendo en Cap D’Ail con las GT LTS. Vouilloz metió 15 segundos al tercer clasificado.

Pero a lo que iba. En el 96 y de cara a la temporada 97, el modelo GT LTS se dividió también en la gama STS con cuadros realizados en termoplástico con racores en aluminio CNC pegados al carbono. Preciosas no, lo siguiente.

Las GT STS comenzaron con 3 modelos en el 97, uno de ellos de descenso con la horquilla RockShox Judy DHO. Una de las curiosidades de las biciceltas GT STS del 97, es que el anclaje superior del amortiguador tenía dos posiciones que cambiaba el recorrido trasero de 90 a 120 mm. Por eso era tan curioso el ver el mismo modelo de cuadro montado para descenso o para cross country. Así se hacía en la mayoría de marcas antes.

En 1998 toda la parte delantera del tubo de dirección de las GT se hace íntegra de carbono y se prescinde de el racor en aluminio CNC pegado de los modelos 1000 y 1500DS. Estas zonas, sobre todo en el pedalier y el tubo de sillín, eran las primeras por donde rompían los cuadros. Por otro lado, en los modelos DH y DH Lobo se mantiene el tubo de dirección como en el 97, con racor de aluminio.

Eso sí, el modelo de GT Lobo cambia el sistema de suspensión trasero, bajando notablemente la posición del amortiguador trasero, con una bieleta superior más larga y un mayor recorrido trasero. La horquilla RockShox Boxxer Pro ya viene con 150 mm de recorrido, mientras que el resto de la gama GT STS venían todas con doble pletina y 101 mm de recorrido.

Para los que les guste el tema de la geometría, la GT Lobo venía con un ángulo de dirección de 67,7 grados y el resto de la gama DH con 69,7 grados… Imagínate hacer descenso con ese ángulo. La gama GT LTS de aluminio (6 modelos ese año) también tenían la misma geometría, diferenciando el modelo DH del resto, pero aportaron la novedad del tubo de sillín curvado.

Los modelos LTS y STS casi le cuestan el negocio a GT. Hoy, piezas de coleccionista

El año 99 es el principio del fin. Tan solo cuatro modelos en catálogo de GT: dos STS, una LTS DS y otra LTS de gama baja fabricada en acero. Nada de modelo de descenso. Además, ese año nos ofrece la última versión del GT STS con el modelo 1000, que adquiere el sistema I-Drive que tantos años y de tantas maneras lleva instaurado en GT.

El triangulo delantero es totalmente nuevo con racores de aluminio en el tubo de sillín y pedalier, además de una especie de tubo extra para el soporte de la tija de sillín. 80 mm de recorrido en la horquilla RockShox SID delantera y 116 mm de recorrido trasero.

El año 2000 no verá ninguna GT LTS o STS en el catálogo. Con el sistema I-Drive por bandera, la gama XCR de GT Bicycles crece de manera considerable y se aparta el carbono, siendo todas de aluminio. Nos queda un resquicio de la bici GT Lobo DH, pero no es más que un sucedáneo en aluminio con un enorme sillín SGD Big Boy DH de esos que se llevaron a principios del 2000.

La espectacularidad de los cuadros STS en termoplástico unida a lo breve de su existencia, los convirtió en unos de los modelos más míticos de GT. Si alguna vez te encuentras uno de segunda mano, cómpralo, no lo dudes.

Texto:

Alberto Álvarez

Fotos:

GT Bicycles

Lo más visto