¿Cómo elegir tus zapatillas de MTB?

Claves para elegir tus zapatillas para MTB

Uno de los aspectos más importantes y que, sin embargo, se le da una importancia menor es al calzado, pero elegir unas zapatillas para MTB requiere de un trabajo previo. Vamos a darte unos consejos para que aciertes con tus próximas zapatillas.

Texto:
J. Daniel Hernández
Foto:
Archivo
Publicado el 22/12/2017
¿Cómo elegir tus zapatillas de MTB?

Las zapatillas de MTB son uno de los aspectos más personales e importantes de nuestro vestuario. Sin embargo, hay bikers que guían su elección en base a marcas o diseños, lo que es un craso error. En el proceso de elección de unas zapatillas hay que tener en cuenta muchos parámetros, algunos de ellos cruciales para nuestra comodidad.

La mayor parte de las zapatillas de ciclismo tiene un diseño universal que las hace aptas a todo el mundo, sin embargo, hay otras en las que la puntera (o toda la horma) es más estrecha, o marcan más el puente, o el talón… En definitiva, pequeños detalles que pueden beneficiarnos, no lleguen a molestarnos o pueden hacer que nos resulten muy incómodas.

Elegir una zapatilla incorrecta nos provocará roces, dolores o una excesiva presión en determinados puntos del pie, haciendo que las rutas se conviertan en un calvario. Por eso no debemos dejar al azar, o al simple gusto por el diseño, la elección de nuestro calzado.

El primer factor, evidentemente, nos lo marca el presupuesto. En el mercado encontramos grandes zapatillas por precios más ajustados y modelos con unos precios más elevados y con prestaciones dignas de la Copa del Mundo. Así que lo primero que debemos marcar es el dinero que nos podemos gastar.

¿Cómo es una zapatilla de MTB?

Antes de continuar, para los biker noveles, vamos a explicar de forma general cómo son las zapatillas de MTB. La clave general la encontramos en la suela, ya que tiene los enganches a los que atornillar las calas de los pedales automáticos. El 90% (si no más) de las zapatillas de MTB del mercado están preparadas para el sistema de doble tornillo de SPD y compatibles o de Crank Brothers.

El objetivo de estas zapatillas es pedalear con la mayor eficacia posible, por lo que las suelas son rígidas, de diferentes materiales que veremos a continuación en función de su uso, y con un taqueado estratégicamente dispuesto para cuando andemos con ellas al bajarnos de la bicicleta. Pero es importante saber que no son zapatillas para andar mucho tiempo ya que pueden llegar a ser incómodas (hay algunas excepciones, como las de BMX o DH para pedales de plataforma).

Las cubiertas y su diseño también varían en función del uso que les vamos a dar, pero es importante destacar que la ventilación adquiere un papel importante. Eso sí, no podemos esperar encontrar rejilla como en una zapatilla de running, ya que debilitaría mucho la estructura de la cubierta y le haría perder eficacia. Lo habitual es que tengan zonas microperforadas o algunas partes con mallas mucho más rígidas y gruesas que las de las zapatillas convencionales.

¿Cómo elegir tus zapatillas de MTB?

Otra diferencia es que la mayoría no tienen cordones, al menos en los modelos más comunes, ya que podrían engancharse con los platos o la cadena. Los sistemas de cierre más habituales son los de rueda micrométrica tipo BOA o ATOP, correa dentada con carraca, velcros o las lazadas tipo Quick Lace (que luego suelen quedar cubiertos para que los cordones no vayan sueltos). Cuanto mejor sea el sistema (los he ordenado de más a menos técnico) más cara será la zapatilla.

También es habitual encontrarnos con modelos que utilicen dos de ellos para complementarse, por ejemplo rueda micrométrica en la parte superior del empeine (buscando mayor ajuste y sujeción de la zapatilla al pie) y un velcro en la inferior para evitar presiones excesivas en las dedos y las almohadillas de apoyo de la planta.

¿Cómo elegir tus zapatillas de MTB?

Tipos de zapatillas

Si ya sabemos el presupuesto que tenemos, lo siguiente es, al igual que pasa con las bicicletas, analizar el uso mayoritario que les vamos a dar, pues el ciclismo ha derivado en un mundo tan específico que hay productos más indicados para cada modalidad. Y aunque en realidad cualquier zapatilla te valdrá para hacer MTB, no es recomendable un modelo de XC puro para hacer Enduro o viceversa.

De hecho, la configuración de las zapatillas difiere bastante según la modalidad que practiquemos, aunque finalmente podemos englobarlas en tres tipos según la categoría de Mountain Bike a la que están orientadas.

Por un lado tenemos las zapatillas de XC y XCM, cuyas principales características son la suela rígida, normalmente de fibra de carbono o similares (composite, fibra de vidrio) o fibra de carbono y nylon y una horma más ajustada con una cubierta ventilada. Su diseño se asemeja bastante al de las zapatillas de carretera y el objetivo es ofrecer la máxima transmisión posible del pie al pedal sin perder energía por torsiones, por eso son bastante rígidas.

¿Cómo elegir tus zapatillas de MTB?

La cubierta suele ser de microfibra  fácil de limpiar y con un grosor moderado. Hay zapatillas de XC, al igual que sucede con las de carretera, cuya cubierta se termomoldea para adaptarse a la forma de nuestro pie con el calor que desprendemos. El objetivo es que abrace bien toda la estructura del pie sin puntos de presión excesiva pero sin zonas vacías y así toda la fuerza de la pedalada se transmita desde la suela. Son las mejores zapatillas para pedalear, pero las menos cómodas.

En el extremo opuesto encontramos las zapatillas de Enduro, que tienen una suela de goma de distinta densidad y con cierta flexibilidad para facilitar los tramos en los que hay que bajarse de la bicicleta, apoyarse en piedras y árboles, etc. Pero esta mayor flexibilidad tiene otro motivo, y es favorecer la comodidad en la recepción de saltos así como los movimientos del pie para esquivar obstáculos, incluso al descalanarnos.

Precisamente por eso su cubierta es más voluminosa y de tejido reforzado y resistente para evitar que se dañe con los arañazos y golpes con piedras, ramas, arbustos, etc. Las hay con la caña algo más elevada para proteger los tobillos de golpes y torceduras. Al ser más robustas, sí que es habitual encontrar sistemas de cierre por cordones, pero siempre complementados con un velcro o cubierta que los oculte para evitar enganchones.

¿Cómo elegir tus zapatillas de MTB?

Entre medias de estas características encontramos las zapatillas para Trail o All Mountain, con una forma más cercana a las zapatillas convencionales, con la suela algo más rígida que las de Enduro pero más flexible que las de XC y XCM por si hay que bajarse de la bicicleta en un sendero. Estas suelas están fabricadas con gomas de distinta densidad y con tacos, también de goma, menos rígidos que las de XC. Son zapatillas en las que el rendimiento de la pedalada no es tan importante como la comodidad.

En las zapatillas de Enduro o las de All Mountain también es muy importante que sujeten completamente el pie, sin que nos baile en su interior. En este caso el motivo es para una mayor seguridad a la hora de saltar o tirar de los pedales para levantar la rueda trasera.

Últimos consejos para elegir tus próximas zapatillas de MTB

A la hora de ir a comprar tus próximas zapatillas de MTB el mejor consejo que puedo darte es que te pruebes varios modelos hasta dar con el adecuado. No sólo nos debe importar la talla en cuanto al largo del pie, sino también el ancho. Es muy importante que no te presione el pie en ningún punto (si la puntera, por ejemplo, nos queda demasiado estrecha se nos dormirán los dedos en cuanto se hinchen un poco por el calor y el esfuerzo) pero que tampoco quede suelta como para que se nos mueva el pie.

Es muy importante que nos sujete todo el pie. No es muy agradable que al ir a saltar o mover la bicicleta notemos como los pies se nos mueven dentro de las zapatillas o incluso se nos salen si no elegimos la talla correcta. Si la zapatilla no se ajusta perfectamente a nuestro pie podemos llegar a tener una sensación de descontrol importante cuando afrontamos tramos técnicos. Por ello, nuestras zapatillas deben mantenernos firme y sujeto el talón en todo momento. Es otro punto a estudiar detenidamente cuando nos las estemos probando.

¿Cómo elegir tus zapatillas de MTB?

Cuando vayamos a probarnos las zapatillas es aconsejable hacerlo con el tipo de calcetín mayoritario que usemos al montar en bici. Es decir, si sólo salimos con buen tiempo no deberíamos llevar un calcetín grueso de invierno, aunque tampoco deberíamos llevar los finos de “tipo ejecutivo”. También debemos pensar que no son zapatillas para andar, por lo que no nos valdrá dar unos pocos pasos por la tienda. Es mejor incluso estarse quieto en posición flexionada (simulando la presión del pedaleo) durante unos minutos para ver si nos aparecen roces o presiones en algún punto del pie.

Por eso es muy aconsejable acudir a establecimientos con un importante surtido de zapatillas para probar varios modelos que se ajusten a nuestro presupuesto y modalidad de MTB que practicamos. Y ya que le pedimos asesoramiento a un profesional, está muy feo buscar ese modelo de zapatillas por otra vía para ahorrarnos unos pocos euros. Además, es la mejor forma de encontrar una solución rápida y fácil en caso de que tengamos problemas de los que no hayamos percatado a la hora de la compra (no hemos ido con los calcetines adecuados, problemas con los cierres, etc.).

Respecto a las zapatillas de tipo XC y XCM, debemos saber que las más económicas serán las que tengan suela de Nylon (menos rígidas), mientras que cuanto mayor sea el contenido de composite o fibra de carbono, más subirá su precio. Igual sucede con el tipo de cierre, siendo más baratos los de velcros y más caros los de rueda tipo BOA o ATOP.

¿Cómo elegir tus zapatillas de MTB?

Zapatillas para ciclismo urbano

Un último apunte, en el mercado comienzan a popularizarse un tipo de zapatillas específicas para ciclismo urbano. Son muy cómodas y tienen el aspecto de calzado de calle, aunque en la suela se mantiene la estructura de doble tornillo para enganchar las calas. No son muy recomendables para hacer MTB, ya que se mancharán y marcarán con más facilidad, pero sí para quienes utilicen la bicicleta para sus desplazamientos diarios y no puedan cambiarse de calzado cada vez que llegan a un destino.

Encuentra más contenidos

Formulario de búsqueda