Cómo arruinar tu ropa de MTB en 10 minutos… y sin haberte caído

No hace falta caerse y rasgar la ropa de MTB para estropearla. A veces, cuando la queremos lavar o guardar, cometemos errores que también la pueden arruinar. Te los contamos para que los evites.

Cómo arruinar tu ropa de MTB en 10 minutos… y sin haberte caído
facebook
Twitter
Whastapp
autor mtbpro J. Daniel Hernández
autor de las fotos Archivo

fecha23/01/2023


A nadie nos gusta que se nos estropee o rompa nuestra ropa de MTB. A veces es inevitable y no es culpa de nadie, como si nos caemos o nos enganchamos con la maleza de un sendero; son situaciones en las que poco podemos hacer. Pero hay algunas cosas que sí hacemos que estropea irremediablemente nuestra ropa de ciclismo y que podemos evitar. Te lo contamos en este nuevo artículo de la serie "Cómo arruinar".

¿Qué hacemos que estropea nuestra ropa de MTB?

El primer error que podemos cometer es, después de una ruta en la que nos hemos mojado o llenado de barro, no dejar secar la ropa debidamente. Si estando húmeda la guardamos en un sitio cerrado (tipo cubo de la ropa sucia o similar), sin haberla dejado secar, la vamos a convertir en un foco de moho y bacterias, generando un mal olor que luego es muy difícil de quitar.

Por otro lado, si llegamos llenos de barro y tratamos de quitarlo inmediatamente raspando la ropa con un cepillo, también la podemos llegar a estropear. Lo mejor es quitar la suciedad con agua si es posible o esperar a que esté bien seco el barro y sacudirlo, incluso cepillarlo con un cepillo de cerdas muy suaves, ya que será más fácil eliminar el grueso de la suciedad.


Te puede interesar: Cómo arruinar tu casco en 10 minutos… ¡y sin caerte!


Si hay manchas persistentes (por ejemplo las de grasa) lo mejor es actuar en seguida, haciendo un pequeño prelavado a mano con detergente líquido. Si dejamos la prenda en remojo la podemos estropear. Y si dejamos la mancha seca durante mucho tiempo hasta que metamos la prenda en la lavadora, lo más seguro es que esa mancha nos acompañe el resto de nuestras salidas.

A la hora de lavar la ropa es cuando más errores se suelen cometer, y se podrían resumir en no leer las especificaciones que marcan las prendas. Básicamente lo que puede estropear la ropa de ciclismo es lavarla a temperaturas excesivamente altas, en programas demasiado largos o con jabones muy agresivos.

Cómo arruinar tu ropa de MTB en 10 minutos… y sin haberte caído

Lo mejor es lavar la ropa con jabón líquido específico ya que se disuelve mejor en el agua (incluso que el jabón en polvo) y no deja restos que minimizan la transpirabilidad de las prendas. En ese sentido los suavizantes están completamente prohibidos, especialmente para las prendas de licra, ya que al ser un compuesto oleico deja restos entre las fibras de la ropa y acaba anulando la capacidad de transpirar de una prenda. Otro elemento de limpieza prohibido es la lejía, ya que es muy agresiva y destruye colores y tejidos.

Siguiendo con el proceso de limpieza, una buena forma de estropear la ropa es dejarnos algo en los bolsillos, como geles, barritas, etc. Y debemos tener mucho ojo con los velcros, ya que si no los cerramos bien la parte rugosa se puede enganchar en otras prendas y estropearlas.


Te puede interesar: Cómo arruinar tus gafas en 10 minutos…


A la hora de secar la ropa también se cometen errores. Los más habituales son meter la ropa técnica en la secadora (completamente prohibido) o poner a secar la ropa en radiadores o fuentes de calor. Lo mejor es poner a secar la ropa en zonas amplias y dejar que se seque poco a poco. Mejor en el exterior que en un interior (donde va a tardar más) y si es posible sin la acción directa del sol (especialmente los días más calurosos). Cualquier forma de secado que no sea natural (insistimos, secadoras, radiadores, etc.) acaba estropeando las fibras y membranas de la ropa técnica. Tienes más consejos sobre el lavado de ropa de ciclismo en este artículo de Maillot Mag.

Igual que dijimos al principio, otro error sería guardar la ropa sin que esté completamente seca, ya que la humedad la puede convertir en un foco de bacterias. No obstante, hay ocasiones en las que tenemos que guardar la ropa mojada o húmeda (por ejemplo, después de un día de lluvia en una ruta de varios días, o si tenemos que volver de viaje después de haber salido a montar).

Cómo arruinar tu ropa de MTB en 10 minutos… y sin haberte caído

En este caso, el mejor consejo es guardar la ropa en una bolsa de plástico cerrada para que se mantenga con el nivel de humedad lo más parejo posible hasta que lleguemos a un sitio en la que podamos ponerla a secar antes de lavar. Puede parecer contraproducente, y sólo lo debemos usar cuando es imposible que se seque antes de tener que guardar dicha ropa en nuestra bolsa de viaje o maleta. De esta forma también nos evitamos manchar y trasladar el mal olor al resto del equipaje.

Otro consejo importante respecto a la ropa, que ya hemos tratado anteriormente y que puede arruinar el buen trabajo de la ropa es Por qué no debes llevar ropa interior debajo del culote o baggy.