Logo MTBpro

Reportaje especial: A la sombra del Aneto

Una aventura en el corazón de los Pirineos

Reportaje especial: A la sombra del Aneto

Una aventura en el corazón de los Pirineos

facebook
Twitter
Whastapp
03/01/2023

Texto: Simon Andre / Fotos: Ulysse Daessle



publi

Una aventura en el corazón de los Pirineos recorriendo algunos de los senderos más alucinantes a la sombra del omnipresente Aneto. Una de esas aventuras que hay que hacer una vez en la vida.

A la sombra del Aneto, una aventura MTB en el corazón de los Pirineos

No te pierdas...

Islandia indómita, por Dan Milner

Islandia indómita, por Dan Milner

Recuerdo la primera vez que fui a los alrededores de Benasque: Estaba ayudando a la marca Orbea con el lanzamiento de la Rallon R5. Conocía bien la parte francesa de esta región, pero me preguntaba adónde me llevaría el itinerario previsto. Tras una carretera larga y tortuosa, llegué al fondo del Valle de Benasque y descubrí la ciudad. Al amanecer, vi montañas gigantescas a mi alrededor.

Los días siguientes fueron magníficos e incluso mágicos. Estaba tan impresionado por los alucinantes paisajes que me costaba concentrarme en el sendero. Fue durante el verano. Los colores, aunque menos espectaculares que durante el otoño, eran sublimes. Tan maravillado estaba con cada rincón de esta región que casi se me olvida tomarme el tiempo necesario para inmortalizarlo en fotografías o vídeos. Y yo alucinaba con que los medios de comunicación estaban tan centrados en las pruebas de la bici que se estaban perdiendo la belleza de los paisajes…

A la sombra del Aneto, una aventura MTB en el corazón de los Pirineos

Este mismo año, tuve el privilegio de participar en la segunda edición de la Trans-Nomad con Orbea para acompañar a los medios de comunicación franceses en esta magnífica aventura. Pasar una vez más por los alrededores de Benasque, admirar el Aneto y todas esas montañas impresionantes me dieron ganas de volver allí de nuevo. Realmente me enamoré de la inmensidad de esta región, de la diversidad de los paisajes y de las montañas que se extienden hasta donde alcanza la vista.

La historia de un encuentro

Conozco a Anthony desde hace más de 20 años. Era un joven apasionado de la bicicleta de montaña en mi club de Brassac, por el que tenía debilidad cuando yo aún competía. Tiene una personalidad totalmente única, además de ser increíblemente amable. Con los años se ha convertido en un buen rider… pero también en un gran fotógrafo y videógrafo.

A la sombra del Aneto, una aventura MTB en el corazón de los Pirineos

Conocí a Ulysse mucho más recientemente, durante el lanzamiento de los cascos MET en los Dolomitas. Congeniamos enseguida por nuestra misma pasión por la montaña y el ciclismo de montaña. Por aquel entonces no conocía su talento para la fotografía. Durante los viajes que hicimos juntos para la revista o para MET nos fuimos conociendo y pude descubrir su visión a través de sus impresionantes fotos. Por fin había encontrado el equipo soñado para ir al asalto de los parajes más bellos de la bicicleta de montaña.

El proyecto

Hablando con Anthony y Ulysse, nos pusimos de acuerdo sobre el hecho de llevar a cabo proyectos personales sin demasiadas obligaciones ligadas a las actividades profesionales. Llegamos a hablar de realizar viajes centrados no en el recorrido o la acción del ciclista, sino en el lugar así como en la comunidad que permitió la creación, el mantenimiento o la promoción de este lugar. Planteamos esta idea en plena crisis de Covid y está claro que influyó en nuestro deseo de descubrir nuevos lugares e inmortalizar lugares como si un día ya no pudiéramos visitarlos...

A la sombra del Aneto, una aventura MTB en el corazón de los Pirineos

Mientras discutíamos el lugar del primer viaje, de repente se me ocurrió una idea: tenemos que ir a los alrededores de Benasque para descubrir un poco más sobre este lugar, pero también para compartirlo con amigos y, sobre todo, traer imágenes para poder compartirlo con aún más gente apasionada por la montaña, como nosotros.

Así fue como acabamos los tres en una furgoneta en dirección a España.

El viaje

Elegimos acercarnos a Benasque a mediados de octubre ya que es uno de los momentos en los que la luz es más bonita y los árboles empiezan a ponerse cada vez más coloridos. El tiempo suele ser suave en esta época, de hecho, durante el día montamos sólo con un maillot. Sólo tuvimos que sacar las chaquetas por la mañana al amanecer, aunque normalmente era el momento en el que empezábamos a subir la montaña, montando o empujando nuestras bicicletas.

Para acompañarnos en este viaje nos rodeamos de profesionales locales. Chris, de Pyrenees Connexion para la logística, sobre todo yendo con dos fotógrafos cargados de equipo para los que necesitábamos dos e-bikes. Dani, de Altitude Rides, también nos acompañó. Nos guiaron, nos ayudaron y nos sirvieron de modelos para múltiples tomas o fotos. También conocimos a otros aficionados a la bicicleta de montaña, en particular a Tomás Arcas, el presidente de Puro Pirineo, que crea y mantiene los senderos de este valle. Tomás es el propietario del camping de Castejón de Sos, un poco más abajo en el Valle de Benasque. Un lugar ideal para establecer un campamento base en caso necesario.

La gran montaña

No te pierdas...

La luz dorada de Chamonix según Dan Milner

La luz dorada de Chamonix según Dan Milner

Salida de Benasque en dirección al norte y a la estación de esquí de fondo situada sobre la ciudad. Un lugar en el que el tiempo se ha detenido. Estamos en un valle verde con un hermoso torrente y magníficos árboles, así como un hotel de aspecto surrealista, antiguo hospicio de Benasque. Mirando hacia arriba sólo vemos montañas que nos rodean y tendremos que subir a una de ellas para vislumbrar por fin el Aneto.

Nos dirigimos hacia el norte por una estrecha ruta de senderismo. El sendero es empinado pero, sobre todo, técnico debido a las rocas y las roderas. Tenemos que bajarnos y empujar regularmente nuestras bicicletas para seguir subiendo. Tras menos de 45 minutos, por fin llegamos a una terraza natural donde encontramos pequeños lagos de origen glaciar. Tenemos una vista impresionante del macizo de la Maladeta cuyo punto más alto es el Aneto (3.404 metros). Desde aquí la mirada se pierde en todas las direcciones, con impresionante montañas miremos donde miremos.

A la sombra del Aneto, una aventura MTB en el corazón de los Pirineos

Continuamos nuestro ascenso en dirección al Puerto de Benasque. Este sendero, digno de un cuento de hadas, es un estrecho pasaje trazado en la roca madre, entre el pico Salvaguarda (2.738 m) y el pico de la Mina (2.707 m). Es uno de los escasos pasos entre España y Francia en esta parte de los Pirineos.

La vertiente norte (francesa) es mucho más abrupta, con un camino estrecho y lleno de guijarros que conduce a un soberbio lago y al famoso Hospicio de Francia, al fondo del valle. Esta parte de la montaña fue acondicionada por los condes de Comminges en 1325 para comerciar con España. Es un lugar cargado de historia por las guerras y las numerosas historias de contrabando.

Seguimos subiendo hacia España para enlazar con un sendero en dirección a otro puerto de montaña situado más al este. El puerto, mucho más suave, nos conduce al valle de la Val d'Aran. Podemos vislumbrar a lo lejos las montañas de la estación de Baqueira.

A la sombra del Aneto, una aventura MTB en el corazón de los Pirineos

Dejamos los senderos rocosos y el entorno mineral para adentrarnos en valles tapizados de verde. Parece como si estuviéramos en Nueva Zelanda. El suelo aparece y se vuelve cada vez más negro y pesado. Nos acompañan los quebrantahuesos en el cielo y los caballos en los senderos. Sentimos el placer de montar y cada vez es más complicado parar a hacer fotos. Saltamos de valle en valle para llegar finalmente al borde del bosque.

Aquí predominan las frondosas. El sendero se vuelve aún más agradable y empieza a girar alrededor de majestuosos troncos. La pendiente se acentúa de nuevo y en pocos kilómetros llegamos al fondo del valle. Continuamos unos kilómetros por pistas más grandes para llegar finalmente cerca de Viella, donde pasaremos nuestra primera noche.

Estamos alucinados por los paisajes y mis compañeros, que descubren este lugar por primera vez, todavía están procesando la majestuosidad de esta zona. Por cierto, si quieres hacer esta ruta sin apoyo, es fácilmente realizable si sales de Benasque (unos 40 km para 1.000 m de desnivel positivo y más del doble de desnivel negativo), pero tendrás que llevar mucha agua ya que no es posible repostar en la ruta.

A la sombra del Aneto, una aventura MTB en el corazón de los Pirineos
A la sombra del Aneto, una aventura MTB en el corazón de los Pirineos

DÍA 2: EL DESIERTO DE SIERRA NEGRA

El segundo día salimos de Viella en dirección a la presa de Llauset. Empezamos por la carretera principal del valle de la Val d'Aran y luego nos desviamos a la derecha por una magnífica carretera de montaña que sube en horquillas hasta el dique. Antes de descubrir esta construcción iniciada bajo el franquismo, debemos atravesar un largo túnel surrealista que recuerda a la Segunda Guerra Mundial. Es como entrar en un santuario.

Llegamos a un embalse lleno de agua azul esmeralda. Nos cuesta imaginar cómo seguir subiendo debido a las imponentes montañas que nos rodean por todos lados. Chris y Dani se toman su tiempo para indicarnos el camino en dirección al puerto de Llauset, a 2.852 m.

A la sombra del Aneto, una aventura MTB en el corazón de los Pirineos

Nos va a costar más de lo esperado, tendremos que cargar y empujar nuestras bicicletas más de 700 m de desnivel en una ruta de senderismo. Afortunadamente, los paisajes de este cerrado valle son, una vez más, impresionantes. Descubrimos las fuentes de la presa donde el agua, rica en hierro, es casi de color rojo sangre. Poco a poco vamos llegando a la cumbre y la pendiente se hace cada vez más pronunciada y el suelo se torna negro y arenoso. Aconsejamos no llegar aquí con una e-bike y una mochila cargada con más de 10 kg de equipo. Ulysse y Anthony lo están pasando mal y tenemos que hacer descansos para ayudarles a superar este tramo.

A la sombra del Aneto, una aventura MTB en el corazón de los Pirineos

Pero una vez llegados al puerto, nos miramos… Sin duda mereció la pena. Por fin llegamos al comienzo de Sierra Negra. Es una especie de desierto negro y rojo fuego con el Aneto de fondo. De nuevo nos acompañan los quebrantahuesos indicándonos que estamos en su territorio.

El camino que tomamos es estrecho y no tenemos ningún deseo de desviarnos de él porque, aunque desde lejos parece que montamos sobre dunas de arena, es mucho más agreste de lo que parece. Si te sales del sendero te vas a meter en un caos de piedras afiladas como cuchillas.

A la sombra del Aneto, una aventura MTB en el corazón de los Pirineos

La inmensidad de este lugar es realmente impresionante. Aquí nos enfrentamos a dos tipos de reacción: o bien, como Anthony, sentimos vértigo al contemplar un espacio como éste, o bien nos invade una profunda sensación de plenitud que nos hace querer quedarnos aquí para siempre. Ulysse y yo pertenecemos a la segunda categoría y pasaremos unas horas haciendo fotos para inmortalizar cada rincón de este increíble lugar.

Después continuamos nuestro viaje por un espléndido sendero en buen estado que nos permite colarnos entre esas rocas hostiles. Sin embargo, es fundamental mantener la prudencia ya que empezamos a ir cada vez más rápido y el viento es a veces imprevisible en las crestas. Desaconsejamos encarecidamente correr demasiados riesgos, ya que aquí no es fácil encontrar ayuda...

A la sombra del Aneto, una aventura MTB en el corazón de los Pirineos

Pero nos encontramos disfrutando, montando en libertad en el corazón de estos valles fantásticos. Y a pesar del paso de los kilómetros seguimos asombrándonos con los paisajes que nos rodean.

Nos adentramos poco a poco en el bosque. El suelo es cada vez menos pedregoso. Finalmente estamos bajo las grandes coníferas que bajan hacia Benasque. Atravesamos pequeñas llanuras de un verde exuberante. El escenario es bucólico.

A la sombra del Aneto, una aventura MTB en el corazón de los Pirineos

El final del descenso es más técnico y nos da la impresión de rodar por una bonita especial de carrera de enduro pero, como no vamos a por tiempos, nos tomamos un descanso para contemplar las vistas con cascadas de color rojo sangre que parecen irreales en mitad de una vegetación tan exuberante.

Llegamos de nuevo al fondo del valle y dejamos que el tiempo fluya al ritmo del agua por un sendero de arrieros para llegar finalmente a Benasque. Es hora de tomar un descanso y, sobre todo, de disfrutar de una cerveza con mis dos amigos fotógrafos.

Si quieres hacer esta ruta de forma autosuficiente tendrás que prever llevar provisiones y agua ya que no hay forma de reabastecerse durante el día. Podemos hacer este itinerario sin coger el coche, pero se tarda mucho en llegar al túnel de Llauset. Tendrás que contar con más de 60 km con casi 2.000m de desnivel.

A la sombra del Aneto, una aventura MTB en el corazón de los Pirineos

DÍA 3: LA TIERRA ROJA

Planeamos rematar esta fantástica ruta con el Gallinero, un pico al sur del macizo de la Maladeta, que llega a los 2.700 metros. No partiremos de la cima, sino de un collado que nos permite hacer un descenso muy bonito que nos llevará cerca de Castejón. La vista nos permite contemplar las llanuras del sur, más resplandecientes que las del norte, con relieves menos abruptos. Anthony se siente mucho más cómodo en esta zona que es todo redondez y suavidad.

El descenso que nos espera nos deja muy poco tiempo para atravesar paisajes totalmente diferentes. Montamos por un pastizal de montaña para luego cruzar una roca de color rojo sangre y acabar en tierras más amarillas y negras, con vegetación más alta pero de estilo menos mediterráneo.

A la sombra del Aneto, una aventura MTB en el corazón de los Pirineos

En cuanto al terreno, hay que desconfiar de las impresiones porque, aunque a primera vista todo parezca más redondo y acogedor, no es así sobre la bici. Las tormentas han endurecido considerablemente el terreno y hay que saber pasar de una rodera a otra. La parte central de la tierra roja es bastante quebradiza. Aprovechamos para hacer fotos. No esperábamos encontrar semejantes paisajes en esta zona. Parece que estemos montando por las llanuras del Oeste americano. Jugamos con el terreno para encontrar líneas aún más estéticas, pero la realidad no tarda en ponernos en nuestro sitio… Mejor evitar salirse de los senderos naturales para evitar hacernos daño.

A la sombra del Aneto, una aventura MTB en el corazón de los Pirineos

El resto de nuestro descenso se vuelve cada vez más rápido y fluido. Podemos soltar los frenos sin miedo. Incluso nos cuesta parar a hacer fotos porque nos dejamos llevar por el flow. Los senderos están especialmente diseñadas para la bicicleta de montaña con módulos que nos permiten jugar fácilmente con el terreno. Aprovechamos una parada para hacer algunas fotos de acción.

El cansancio se apodera de nosotros, sobre todo de Anthony y Ulysse, que llevan ya tres días cargando con sus enormes mochilas y sus e-bikes. Pero más que física, la exigencia a la que han estado sometidos es mental, ya que además tienen que estar constantemente concentrados, no sólo en el recorrido que va a trazar su rueda delantera sino también en todo lo que nos rodea para ser creativos.

Decidimos terminar este día en modo pedaleo para apreciar al máximo estos últimos momentos en esas grandiosas montañas. Encontramos nuestro ritmo y nos dejamos deslizar hasta el pueblo al fondo del valle.

A la sombra del Aneto, una aventura MTB en el corazón de los Pirineos

Este día es el más fácil de todo nuestro viaje para hacerlo de forma autónoma. Se puede llegar a la cumbre del Gallinero por pistas que parten de Benasque. Hay que contar al menos 30 kilómetros para llegar a la cima del puerto, con casi 1.800 metros de desnivel. El descenso se puede divisar fácilmente, pero habrá que empuñar bien el manillar en algunas partes muy traileras. Este descenso nos lleva al pie de la pequeña aldea de Bisaurri y luego tenemos que subir durante 2 kilómetros para llegar finalmente a la última parte descendente que lleva a Castejón. Hay varios senderos divertidos para terminar este día. Te aconsejamos que pases la noche en el camping de Castejón, de lo contrario tendrás que contar entre 15 y 20 kilómetros para volver a Benasque con más o menos otros 500 metros de desnivel. El bucle completo suma unos 60 km. Es mucho más fácil encontrar agua en este itinerario en comparación con los otros días.

Y aquí finalizan nuestros tres días de aventura en el corazón de los Pirineos que se gestaron en plena pandemia y que nos han dado días interminables montando por unos paisajes espectaculares, con un fotógrafo y un videógrafo cargados con sus pesadas mochilas con la difícil tarea de captar cada instante de belleza, cada sensación que hemos vivido para poderlos compartir y que sirvan de inspiración a todos los que amáis lo mismo que nosotros. ¿Cuál será la próxima?

A la sombra del Aneto, una aventura MTB en el corazón de los Pirineos

Relacionados

Probamos la Santa Cruz Hightower GX AXS: la perfección en enduro

Probamos la Santa Cruz Hightower GX AXS: la perfección en enduro ligero

Lo digo claramente, por adelantado y sin temor alguno: para hacer enduro aventurero, hoy por hoy consideraría esta Santa Cruz Hightower como mi primera opción, sin dudarlo.

Zona Zero presenta el folleto del sector Sierra de Arbe y sus 21 rutas de enduro.

Zona Zero presenta el folleto del sector Sierra de Arbe y sus 21 rutas de enduro.

El proyecto ha recuperado decenas de senderos históricos en desuso para su posterior acondicionamiento y marcaje.

¿Puedo ir con mi bici a un bike park? Aunque no sea de enduro o DH...

¿Puedo ir con mi bici a un bike park? Aunque no sea de enduro o DH...

Para ir a un bike park y poder disfrutar de un buen día de MTB necesitamos tener el equipamiento necesario, incluyendo la bici. Es posible que tu bici sí valga para bike park aunque no lo creas. Te contamos cuál es la bici perfecta para el bike park.

Guía de compra: Rossignol Mandate y Heretic

Guía de compra dobles Trail / Enduro: Rossignol Mandate y Heretic

Los dos modelos de MTB 'pulmonar' de la marca francesa comparten cuadro de aluminio y sistema de suspensión, pero están diseñadas para diferentes perfiles de usuario.

Reportaje: Islandia indómita, por Dan Milner

Reportaje: Islandia indómita, por Dan Milner

Dan Milner narra su búsqueda de la emoción. De todo lo asombroso que pueda captar y transmitir con su cámara. En esta ocasión, en un paraíso tan salvaje y bello como implacable e inhóspito como es Islandia.

Mondraker Crafty Carbon XR LTD: con motor Bosch Performance Line CX Race y suspensiones Öhlins

Mondraker Crafty Carbon XR LTD: con motor Bosch Performance Line CX Race y suspensiones Öhlins

Mondraker lanza una edición especial y limitada de su Mondraker Crafty Carbon XR, una e-enduro equipada de serie con el nuevo motor Bosch destinado a la competición y un acabado de pintura espectacular.