Logo MTBpro

Reportaje: Senderos y trenes en el noreste de India con Dan Milner

Recorremos los senderos de la línea férrea Darjeeling Himalayan Railway en la India con Dan Milner

Reportaje: Senderos y trenes en el noreste de India con Dan Milner

Recorremos los senderos de la línea férrea Darjeeling Himalayan Railway en la India con Dan Milner

facebook
Twitter
Whastapp
26/05/2023

Texto: Dan Milner / Fotos: Dan Milner



publi

El fotógrafo y rider Dan Milner nos sumerge en otro viaje apasionante a través de sus imágenes, en este caso, con un itinerario en torno a la línea férrea Darjeeling Himalayan Railway. En compañía, por supuesto, de buenos amigos y su bicicleta de montaña.

Senderos y trenes en el noreste de India, por Dan Milner

No te pierdas...

Reportaje: Islandia indómita, por Dan Milner

Reportaje: Islandia indómita, por Dan Milner

“Dos miembros de mi grupo vieron un tigre aquí una vez”, dice el guía Mike Mclean, tan tranquilo como si estuviera contando un paseo a la lavandería. Miro con ansiedad a través del claro y hasta una pantalla de bambú que oculta nuestro rastro. La vegetación es tan densa que podría haber cualquier cosa, una vaca, un tigre, incluso un unicornio, mirándome con avidez y nunca lo sabría. Hasta ahora, mi preocupación ha sido cómo subir nuestras bicicletas a bordo de un pequeño ferrocarril indio de 141 años de antigüedad, pero ahora los tigres han superado eso. Sí, gracias por cambiar la música de ambiente, Mike.

Resignarse al destino suele ser la banda sonora de las aventuras, así que me lanzo hacia la maleza. El descenso es resbaladizo, con musgo verde y túneles de bambú rígido y exigente, que pide ruedas más adherentes y manillares más estrechos. Cualquier idea que tenía de encontrar el flow sin esfuerzo se abandona al caos de un tobogán desenfrenado, pero al menos cualquier preocupación por los encuentros con tigres se olvida rápidamente.

Senderos y trenes en el noreste de India, por Dan Milner

Veinte minutos después salimos a otro claro, rodando debajo de hileras de banderas sagradas o de oración que se balancean silenciosamente con la brisa. Justo debajo de nosotros se elevan los sonidos de la actividad humana, incorpóreos en la espesa niebla: el ruido del tráfico y la música a la deriva, un disco rechinando en el trabajo, y luego la bocina de un tren, inconfundible en su estridente insistencia. Este no es un sonido de advertencia, sino también el sonido del triunfo; el sonido de una línea ferroviaria construida en 1881 que todavía se aferra obstinadamente a la supervivencia en la era del automóvil: el Darjeeling Himalayan Railway, o 'DHR'.

Senderos y trenes en el noreste de India, por Dan Milner

Es este curioso ferrocarril, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, el que atrajo a la ciclista alemana Steffi Marth, al freerider indio Vinay Menon y a mí al remoto noreste de la India. Nuestro objetivo colectivo es usarlo como nuestro 'remonte' para llegar a los senderos en torno a su base, Darjeeling, la histórica ciudad de plantaciones de té y la puerta de entrada a los picos y los senderos del cercano Parque Nacional Singalila. Tenemos mucho que exprimir en solo ocho días.

Cuatro días atrás, ya estábamos subiendo al DHR en medio del caos de Jalpaiguri, una ciudad en la llanura de las tierras bajas de Bengala Occidental que está marcada por una humedad sofocante y sus molestos mosquitos. Aquí, en una vía estrecha de 67 centímetros de ancho, dos vagones cortos están enganchados a una locomotora diésel —no mucho más grande que una VW Transporter— que rezuma aceite y carácter a partes iguales. Se ha aplicado una capa de pintura azul eléctrico sobre las abolladuras y el óxido, y la cabina del conductor está cubierta de suciedad. Una gran roca se encuentra inexplicablemente encajada en la plataforma del motor, y dado que estamos a punto de confiar nuestras vidas a un tren que descarrila regularmente y viajar a lo largo de una línea que se cierra repetidamente por deslizamientos de tierra, decido no preguntar sobre el significado de la roca.

Senderos y trenes en el noreste de India, por Dan Milner

Apretando nuestras bolsas de bicicletas a bordo, tomamos nuestros asientos, como los de los autobuses, reservados para el viaje a Kurseong, nuestra parada nocturna planificada camino a Darjeeling. Nuestro tren tarda cinco horas en cubrir los cuarenta y seis kilómetros, el ascenso de 1.300 metros a Kurseong. Su progreso se ve frenado por la topografía empinada que, en cinco lugares, obliga a la vía férrea a zigzaguear por la ladera de la montaña. Cada maniobra va acompañada de cinco minutos de pitidos y cambio de sentido antes de que nuestro tren retroceda en la siguiente sección, solo para repetir la maniobra en la parte superior de la curva. Cuando la superficie está resbaladiza, algún operario viaja en la parte delantera del tren y deja caer arena sobre los raíles frente a las ruedas para aumentar la tracción. Tengo la idea de que la velocidad del DHR ha cambiado poco desde que 'se arrastró' por primera vez a Darjeeling en 1881. Y su ritmo sería frustrante si las vistas no fueran una distracción constante. Nos asomamos a los valles que se hunden en el horizonte y al dosel de la jungla, y en ocasiones miramos directamente a los ojos de los comerciantes, que miran desde los puestos que se extienden peligrosamente cerca del tren que pasa.

Este ritmo de caracol de nuestro ascenso contrasta con, y probablemente alimenta, la energía frenética que consume nuestra primera ruta cuando finalmente llegamos. Con los neumáticos crujiendo sobre la grava polvorienta, pedaleamos de un lado a otro a través de una alfombra verde de arbustos de té, siguiendo un sendero que desciende en espiral hacia un valle que se pierde en sombras oscuras. Nuestra emoción es observada por recolectores de té que ensamblan cestas. “Cuidado”, dice uno, visiblemente preocupado por nuestra aparente despreocupación, “el camino no es muy grande”.

Senderos y trenes en el noreste de India, por Dan Milner

Complementamos nuestras dos rutas cerca de Kurseong pasando las noches en un viejo y laberíntico hotel, que una vez fue el hogar del magistrado colonial británico local. Sus suelos crujientes zumban con el olor del aceite de linaza y sus pasillos aún resuenan con los sabores de un imperio colonizador que miró hacia estas colinas para escapar del calor del verano de Kolkata. Justo a las puertas del hotel, dos Land Rover decrépitos están inactivos, camino de la obsolescencia, restos de una era pasada cuyo legado parece ineludible.

Cuando finalmente llegamos a Darjeeling después de otro viaje de cuatro horas en el DHR, un día después, estacionamos junto a locomotoras de vapor de casi un siglo de antigüedad. Estas reliquias que expulsan humo recorren la línea todos los días, resoplando su camino hasta Ghoom, a seis kilómetros de distancia.

Senderos y trenes en el noreste de India, por Dan Milner

Aunque ahora es una atracción turística más que un tren de mercancías, todavía existe un fuerte sentimiento de orgullo entre los trabajadores del tren que opera esta línea. Cuando deambulo por el cobertizo de locomotoras a la mañana siguiente, los observo destornillar pernos y abrir válvulas humeantes, y arrojar cestas de carbón hacia hornos abiertos y ardientes enterrados en lo profundo del vientre del motor. Y todos tienen una sonrisa para compartir.

Senderos y trenes en el noreste de India, por Dan Milner

El ferrocarril puede ser un imán turístico (probablemente fomentado por la película de Wes Anderson, The Darjeeling Limited, que fue filmada engañosamente con un ferrocarril diferente, a 2.000 kilómetros de distancia), pero Darjeeling es más conocido por su té. Los senderos no reciben una mención, eso sí, pero destacan por su abundancia. Nuestro hábil descenso 'esquivando tigres' es solo uno, al igual que otro que realizamos en un bosque cercano. Aquí, en lo profundo de la niebla, serpenteamos por un sendero arcilloso entre robustos pinos, cada uno tan grueso como la chimenea de un barco y tan alto como una torre de 50,000 voltios. Y después de cada ruta, las fachadas coloniales de Darjeeling, los perros que ladran y las cervezas frías esperan, al igual que las vistas.

Senderos y trenes en el noreste de India, por Dan Milner

Mirando desde la estación, más allá de los motores humeantes y los turistas que se hacen selfies, más allá de las colinas cubiertas de plantaciones de té, se encuentra el perfil musculoso del Kangchenjunga. Este monstruo de 8.586 metros de altura se convertirá en el telón de fondo del próximo conjunto de senderos que recorreremos.

Hasta los 3.600 m de altitud

No te pierdas...

La luz dorada de Chamonix según Dan Milner

Reportaje: La luz dorada de Chamonix según Dan Milner

Dejamos Darjeeling en el DHR y bajamos en Ghoom para luego cambiar a un par de Land Rover de 1950, en un arduo viaje hacia el Parque Nacional Singalila. El único camino hacia el parque es pronunciado y accidentado, y nuestro avanzar es dolorosamente lento como lo fue en el DHR. A medida que nuestros coches se tambalean hacia adelante, sus ruedas despiden piedras del tamaño de cabezas fuera del estrecho camino y expuesto hacia el abismo a un lado, me encuentro echando de menos la relativa suavidad de la vía férrea. “Debes conocer cada roca”, le digo a nuestro conductor, Tenzing Sherpa. “¡Cada roca me conoce!” se ríe de la cantidad de veces que ha conducido por esta carretera.

Nuestro destino es el pueblo natal de Tenzing, Sandakphu: un pequeño asentamiento fronterizo ubicado a 3.600 metros de altitud que se convierte en nuestra base para explorar la cordillera de Singalila. Pedaleamos sobre antiguas losas, respirando con dificultad el aire enrarecido mientras subimos a través de un denso bosque de rodoendros y atravesamos vastas laderas resplandecientes con la dorada hierba otoñal. De regreso a nuestra casa de huéspedes, nos sirven momos al vapor (empanadillas tibetanas) en la relativa calidez de su comedor. Justo más allá de las ventanas, los yaks deambulan bajo la luna llena, sus resoplidos se condensan en el aire helado y se elevan hacia el cielo como las nubes de humo de los trenes de vapor. Por la noche nos metemos en nuestros sacos de dormir y ponemos dos mantas encima para calentarnos más. El calor sudoroso y húmedo de las tierras bajas ya parece lejano.

Senderos y trenes en el noreste de India, por Dan Milner

El sendero que recorremos serpentea a lo largo de una amplia cresta, entrando y saliendo de la pista 4x4 para caminar de puntillas a lo largo de la frontera entre Nepal y la India. Si bien la delicada frontera está vigilada, hay muy poco, si es que hay algo, que realmente la delimite. Esta es la tierra de Gorkha, un lugar donde los lazos étnicos y culturales compartidos a través de las fronteras son más fuertes que las divisiones fronterizas. Cuando nuestro guía del parque Singalila, Phupu Tshering Vhutia, sirve curry de garbanzos y papas de un termo en un almuerzo campestre a mitad de camino, le pregunto si se identifica como Gorkha o indio, sonríe. “Gorkha”, dice sin dudar.

Cuanto más al norte a lo largo de la cresta pedaleamos, más remoto se siente y más imponente es el telón de fondo de los picos del Himalaya. Phupu señala las formas imponentes del Makalu, el Lhotse y el Everest: un desgarro irregular en la costura entre la tierra y el cielo. Este es un paisaje para hacerte sentir pequeño, un sentimiento reforzado por nuestro descenso final cuando comenzamos el regreso a Darjeeling y, finalmente, a las tierras bajas. Nos lanzamos en una bajada de 2.000 metros de desnivel, y durante los siguientes noventa minutos trazamos curvas a través de un único y estrecho sendero, salvando raíces y arroyos con nuestra ruedas. Es una bajada intensa.

Senderos y trenes en el noreste de India, por Dan Milner

Aproximadamente a la mitad del camino, el calor llega para saludarnos nuevamente y me doy cuenta de que este sendero se está convirtiendo rápidamente en un sinónimo de todo nuestro viaje: una simple línea en un mapa que nos lleva a través de un paisaje en constante cambio, en un viaje de nuevas experiencias. Este sendero, que comienza entre yaks y banderas sagradas en un pico árido cubierto de escarcha y termina entre enredaderas, bambúes y plátanos, refleja la enorme diversidad que acompañó cada etapa de nuestro viaje de ocho días. Desde artefactos coloniales, fábricas de té y antiguos y humeantes triunfos de la ingeniería hasta banderas sagradas y tigres escondidos, cada uno es un capítulo único en ese viaje, pero todos están conectados por una cosa: simples líneas en la tierra, ya sean senderos o vías férreas.

Senderos y trenes en el noreste de India, por Dan Milner
Senderos y trenes en el noreste de India, por Dan Milner

Cómo y cuándo:

Viajar en bicicleta por el DHR es posible, pero requiere algo de planificación. Descubrimos que la reserva previa de asientos con espacios para llevar bolsas de bicicleta era la mejor forma de usar el servicio, pero tratar de subir con bicicletas sin reservar y sin bolsas resultó siempre problemático.

Mike, a través de Mountain Bike Kerala, ofrece un viaje totalmente organizado en octubre que abarca los mejores senderos de la zona, junto con pernoctaciones en Darjeeling, si deseas montar en el increíble tren DHR. Una bicicleta de trail de 120-150 mm de recorrido es perfecta. Los días son cálidos y las noches frías en esa época. El visado es necesario en la India para la mayoría de visitantes extranjeros.

Relacionados

Mondraker X Albek Project: bolsas para tus viajes de MTB con ADN de competición

Mondraker X Albek Project: bolsas para tus viajes de MTB con ADN de competición

La firma española de bicicletas Mondraker y la marca australiana de bolsas Albek lanzan una colección especial de mochilas y maletas diseñadas para soportar el trato más exigente.

Reportaje especial: Versa, las diferentes caras de la Columbia Británica

Reportaje especial: Versa, las diferentes caras de la Columbia Británica

Con 'Versa' el objetivo era sencillo: mostrar la máxima diversidad, visual y geológica, de paisajes que se pueden recorrer en bicicleta, en un viaje de 10 días por la Columbia Británica canadiense. Peter Wojnar y Margus Riga acompañaron a Joel Ducrot en esta misión.

Reportaje especial: Descubriendo Creta

Reportaje especial: Descubriendo Creta

Tengo la sensación de que han pasado muchos años desde que el Covid nos golpeó. Ernest no pudo venir a este viaje por dicho motivo. Estaba enfermo y tenía que quedarse en casa. Sin embargo, Johnny, Bet y yo tratamos de aprovechar al máximo el viaje.

A la sombra del Aneto, una aventura MTB en el corazón de los Pirineos

Reportaje especial: A la sombra del Aneto

Una aventura en el corazón de los Pirineos recorriendo algunos de los senderos más alucinantes a la sombra del omnipresente Aneto. Una de esas aventuras que hay que hacer una vez en la vida.

Reportaje: Islandia indómita, por Dan Milner

Reportaje: Islandia indómita, por Dan Milner

Dan Milner narra su búsqueda de la emoción. De todo lo asombroso que pueda captar y transmitir con su cámara. En esta ocasión, en un paraíso tan salvaje y bello como implacable e inhóspito como es Islandia.

Sede de Megamo en Girona

Visitamos Megamo, una marca con la competición en su ADN

Reconozco que ha sido una de las invitaciones que más ilusión me han hecho. Y es que visitar a una marca que fue clave en el mountain bike de los 90 me parecía un ofrecimiento irrechazable. Además, me encanta el “fabriqueo”. El poder visitar sedes y fábricas te muestra procesos que poca gente conoce y te permite hablar con la gente que diseña, produce y fabrica las bicicletas de las que luego hablamos en las noticias o en los test. Es periodismo, pero, sobre todo, es aprendizaje.