¿Sabías qué? El mantenimiento de tu cadena en verano

¿Sabías qué? El mantenimiento de tu cadena en verano

Cada temporada del año tiene que ver mucho con la forma con la que hacemos el mantenimiento de nuestra bici. Si tu verano es seco y polvoriento, te damos los mejores consejos para mantener tu cadena intacta.

Texto:
Alberto Álvarez
Foto:
Archivo / Mariano Herranz
Publicado el 15/07/2021
¿Sabías qué? El mantenimiento de tu cadena en verano

Depende de donde vivas, tu verano puede estar rodeado de polvo, sequedad y tierra muy fina, pegada a cualquier partícula de aceite que apliques en los componentes de tu transmisión. Así pasa con la cadena que como elemento principal que tenemos que lubricar continuamente, se convierte en un imán para todo el polvo de nuestros caminos. Un buen aceite para clima seco y una buena limpieza rutinaria, pueden hacer que tu cadena vaya fina como el primer día y tu transmisión funcione a la perfección. Y te llevará solo 10 minutos.

Aceite para seco, muy seco

Ya os hemos explicado en varias ocasiones, los tipos de aceites y grasas que puedes usar en la transmisión y el resto de componentes de tu bici, pero cuando se trata de verano y de transmisiones, el aceite clave es el de menor densidad. En verano, si no vives en una zona muy lluviosa donde el agua y el barro son protagonistas, el polvo y las finas partículas de tierra y arena, suelen ser los elementos principales a los que se enfrentan la cadena y la transmisión. Los aceites de baja densidad, son perfectos para este momento del año, porque lubrican, pero son tan bajos de densidad, que apenas retienen el polvo del camino, son muy fáciles de limpiar y no dejan residuos grandes pegados a tu cadena o el resto de componentes de la transmisión.

Foto de acción con la cadena y transmisión de una MTB

El principal inconveniente de los aceites de verano, para seco o de baja densidad, es que requiere que los apliquemos mucho más a menudo que aceites más densos para climas húmedos o lluviosos. La parte positiva, es que si sales unos cuantos días y no tienes nada de lluvia, no tendrás mucha suciedad acumulada en la cadena y la transmisión funcionará con mucha precisión. Además, se limpian muy rápido.

Limpia y engrasa a menudo

El mejor consejo para usar este tipo de aceites densos en verano, es que cada 3 o 4 salidas o unos 100km de uso como mucho, limpies la cadena, plato, casete y roldanas con un poco de desengrasante y un trapo grueso tipo toalla y engrases la cadena.

Cepillo para limpiar el casete y los componentes de la transmisión

El proceso es muy sencillo y te llevará como mucho 15 minutos. Aplicando un poco de desengrasante directamente sobre un trapo tipo toalla o similar (ya que extraen mejor la suciedad y aguantan mejor el desengrasante) limpia la cadena con fuerza. Puedes aplicar si quieres con cuidado el desengrasante directamente en la cadena, pero ojo que no vaya al freno trasero. Cuando la cadena esté libre de suciedad, haz lo mismo con los dientes del plato (quita la cadena primero) y con las roldanas del cambio. Para el casete mejor que un trapo, puedes usar un cepillo de cerdas duras para pasarlo entre los piñones. Una vez que esté todo libre de grasa, usa el mismo tipo de trapo, pero seco y sin desengrasante, para pasarlo por la cadena, plato y roldanas para eliminar del todo los restos de desengrasante.

Desengrasante para la limpieza de la cadena y la transmisión

Hecho esto, puedes empezar con el aceite. Lo mejor es no poner demasiado y tomarte tu tiempo en poner una gota por punto de giro de los links de la cadena y dejar que el aceite se integre bien dentro y vaya adheriéndose por efecto de la gravedad. Piensa que si tienes 50-60 links externos, al final serán como unas 100-120 gotas. Una vez que hayas dado la vuelta a toda la cadena, pasa la misma por todos los piñones y verás que se forma una fina capa de aceite tanto en el plato, como en el casete y roldanas. Como es un aceite muy fino, seguramente no tengas que limpiar el sobrante.

Secado de la cadena para limpiar el sobrante de desengrasante

En total 10-15 minutos, que te darán una suavidad tremenda y una precisión de cambios sobresaliente. Puedes tener incluso el kit de limpieza y engrase en la puerta de casa. Para saber si tienes que volver a engrasar, además de comprobar visualmente que no hay muchas partículas de suciedad adheridas, puedes pasar el dedo por la cadena suavemente y si ves que apenas te deja suciedad, es momento de volver a limpiar y a engrasar. La otra forma de saber si el aceite se ha secado es por el ruido. En cuanto la cadena empieza a hacer demasiado ruido como metálico al cambiar o pedalear, es que es momento de volver a limpiar y a engrasar

Texto:

Alberto Álvarez

Fotos:

Archivo / Mariano Herranz

Publicado el 15/07/2021