Seguridad MTB: qué hacer ante una batida de caza

La caza es una actividad muy extendida en nuestros montes, escenario compartido con el MTB, el senderismo, los usos agrícolas o ganaderos. Pero... ¿sabes cómo actuar si te ves en medio de una batida de caza o en las proximidades de una montería?

Seguridad MTB: qué hacer ante una batida de caza
autor mtbpro Redacción
autor de las fotos Erik Karits (Pexels)/Zona Zero/Archivo

fecha16/02/2022


Muchos de los caminos, senderos y pistas que recorremos con la bicicleta por el monte son caminos públicos o vecinales que sirven para dar servidumbres a las tierras de la zona y se permite el tránsito por ellos. En otros casos, nos podemos topar con caminos incluidos en fincas o terrenos privados, donde no está permitido el tránsito, salvo para propietarios y vehículos autorizados.

En el primer caso, si esos caminos públicos o vecinales se ven afectados por una montería o batida de caza, es obligatoria la señalización pertinente por parte de la sociedad de cazadores de la zona. En el segundo caso, si la actividad de caza no afecta a esos caminos, y se desarrolla estrictamente en terrenos privados, muchas veces no se señaliza, pues se entiende que tiene lugar en un espacio privado o coto, y los que participan en ella están plenamente informados.

Existe un tercer supuesto, en el caso de la caza menor (perdiz, codorniz, conejo, liebre...), actividad que no está 'obligada' a ser señalizada en los caminos, según nos han confirmado desde la Real Federación Española de Caza, organismo al que hemos consultado, por cierto, antes de redactar este artículo.

Dicho esto, tanto en una como en otra situación, nuestra recomendación es evitar que nuestra ruta se aproxime a cualquier escenario de batidas y monterías que, por otra parte, tienen lugar en determinadas épocas del año, principalmente otoño-invierno.

En cualquier caso, tal y como recoge el BOE (Boletín Oficial del Estado) en lo referente a la ley de caza, "las vías y caminos de uso público, las vías pecuarias y las vías férreas, así como sus márgenes y zonas de servidumbre cuando se encuentren valladas" se consideran zonas de seguridad, es decir, que los cazadores deben llevar las armas descargadas cuando se encuentren en ellas. Consideración que es extensible a núcleos habitados, parques, áreas recreativas o zonas de acampada.

El mismo documento, de hecho, establece unas distancias de seguridad: "Se prohíbe el uso de armas de caza, en el caso de autopistas, autovías, carreteras nacionales, comarcales o locales, en una franja de 50 metros de anchura a ambos lados de la zona de seguridad. Esta franja será de 25 metros en el caso de otros caminos de uso público".

El primer consejo, por tanto, es básico: informarse con tiempo acerca de las batidas que puedan tener lugar por la zona que vamos a recorrer. En este sentido la mayoría de los Centros BTT de nuestra geografía, en contacto con las asociaciones locales de cazadores, ya suelen tener esta información actualizada tanto en sus instalaciones como en sus medios de comunicación y redes sociales.

Ayuntamientos y Agentes Medioambientales también son notificados, por parte de las sociedades de cazadores, de las monterías que van a tener lugar, por lo que también podremos recurrir a esas fuentes de información.

Una forma de colaboración, por cierto, en la que fueron pioneros desde Zona Zero, en Aínsa (Huesca), hace ya unos cuantos años, con la intención de que ambas actividades, caza y mountain bike, fueran compatibles dentro del mismo territorio. Zona Zero cierra las rutas afectadas por batidas de caza e informa de ello a través de todos sus canales disponibles, incluida su app ZTrails.

Pero, si por la razón que sea, el sendero por el que vas te ha llevado, sin darte cuenta, hacia una zona cinegética, o no te has informado bien de las monterías que hay ese día, por ejemplo, y de repente percibes que te has metido pedaleando en una zona activa de caza, te recomendamos que sigas las siguientes pautas:

- Haz caso de las primeras señalizaciones que indican la batida o de los vehículos que, en ocasiones, cortan el paso de los caminos por el mismo motivo. Es el momento de darse la vuelta.

- Si ya estamos en zona de peligro, y llevas alguna prenda de alta visibilidad, haz uso de ella. Es decir, si debajo de tu chaqueta o chaleco negro, llevas un maillot amarillo, quítate la chaqueta y serás más fácil de localizar. Además, beberías circular a una velocidad moderada. A partir de ese momento, lo mejor es hacerse oir. Para ello podemos silbar fuerte o hablar alto para no ser confundido con una presa y anunciar de nuestra presencia.

- En ese momento, si algún cazador te contesta y te da la seguridad de que puedes continuar, sal cuanto antes de la zona, generalmente por donde has entrado. De igual forma, si nos encontramos con un perrero o cazador, podemos preguntarle cuál es la salida más rápida de la zona que se está abatiendo, porque hay peligro claro de accidente. Lo más recomendable es salir, como decíamos, por el mismo sitio por el que se ha entrado para no entorpecer la actividad de los cazadores. Además, los participantes en la batida podrán avisar al resto de cazadores a través de las radios o teléfonos móviles.

- Lo que no resulta muy recomendable es seguir pedaleando en silencio, porque el más mínimo roce con un arbusto o golpe con una piedra, puede hacer pensar a los cazadores que ahí se encuentra una presa.

En cualquier caso, y como decíamos en relación a Zona Zero, hemos de ser respetuosos porque la caza -independientemente de valoraciones personales- es una actividad deportiva reglada que cabe dentro del amplio espectro de usos que nos brinda el monte, al igual que en el caso del MTB o el senderismo. Actividades, todas ellas, que pueden ser compatibles con un mínimo de entendimiento, respeto y colaboración.