Supervivencia MTB: cómo protegerse del sol (y del calor)

El sol y el calor del verano son inevitables, sin embargo, existen algunos trucos y consejos que podemos aplicar, como usar prendas extra, para protegernos de ambos elementos.

Supervivencia MTB: cómo protegerse del sol (y del calor)
autor mtbpro J. Daniel Hernández
autor de las fotos Archivo

fecha04/07/2022


En MTB no se le da tanta importancia a protegerse del sol y del calor como sucede en el ciclismo de carretera. Sobre todo, porque pensamos que en la montaña no hace tanto calor (primer error) o porque si nos metemos rápidamente en zonas de bosque estaremos protegidos. Es cierto que la sensación de calor no suele ser tanta como sucede en carretera, ya que no tenemos asfalto que refleje el calor o coches que desprendan humo caliente, pero también conviene tomar determinadas medidas para protegernos.

¿Cómo protegerse del sol en MTB?

Evidentemente la norma básica, no sólo para el MTB, sino para cualquier actividad “outdoor” en días de calor y mucho sol es la de usar crema solar para proteger la piel y llevar una correcta hidratación (beber antes de tener sed, etc.), además de los consabidos consejos de evitar salir a montar en las horas centrales del día, en las que más pega el sol.

No obstante, además de la opción de la crema solar hay otras opciones, como las camisetas tipo “jersey” de tejido muy fino, pero manga larga o mangas ¾ y los manguitos de verano (como ya hemos visto en Maillotmag.com). Recientemente probamos el jersey Shimano Fugimi que es un buen ejemplo de ello. A ese respecto también existen maillots de lycra y manga larga que nos pueden servir.


Te puede interesar: Así afecta el calor extremo a tu e-bike


Pese a lo que se pueda pensar inicialmente, no implica que estas prendas den más calor, sino al contrario, ya que, si son de buena calidad y permiten una transpiración correcta, al quitarnos el contacto del sol con la piel minimiza la sensación de calor y molestias en la piel.

Si optamos por el uso de la crema solar, es muy importante también que nos la apliquemos en las piernas, cuello, orejas… y tener en cuenta que su uso acaba desapareciendo con el tiempo, mucho más rápidamente con la aparición del sudor. Por otro lado, además de protegernos del sol, hay otros trucos o consejos que nos ayudan a combatir el calor. Y sí, uno de ellos implica usar más capas de ropa.

Supervivencia MTB: cómo protegerse del sol (y del calor)

¿Cómo combatir el calor en MTB?

Para combatir el calor, no sólo el sol, existen algunas alternativas. Como he dicho anteriormente, el uso de prendas que protejan más superficie de piel del sol contribuye a reducir la sensación de calor. Pero hay otras prendas, como el uso de camisetas interiores, que permiten eliminar la humedad corporal de forma efectiva evitando que la piel quede mojada (lo que contribuye a tener una mayor sensación de calor). En este caso es el maillot o el jersey el que acumula la humedad mientras que el cuerpo permanece seco. Esto también nos evita los problemas de enfriamiento que suceden al parar y estar completamente empapados en sudor.

Supervivencia MTB: cómo protegerse del sol (y del calor)

En el artículo de Maillotmag también hablábamos de una segunda función de estas prendas interiores, la de ofrecer una segunda capa de protección frente a las rozaduras de la ropa o artículos como las cintas de las mochilas de hidratación. También ofrecen una capa extra de protección frente a picaduras de insectos o roces con zarzas, ramas y otros elementos que nos encontramos en los senderos.

Algo que no debemos hacer…

Una de las cosas que no debemos hacer, aunque suene apetecible, es echarnos agua por el cuerpo mientras pedaleamos (más aún en montaña, que con el polvo de los caminos podemos volver de un color marrón poco saludable). Al echarnos agua, acabamos retirando la capa de protección de las cremas… y hacemos que las prendas interiores pierdan su capacidad de transpiración al “calar” toda la ropa.

Supervivencia MTB: cómo protegerse del sol (y del calor)

También, si paramos, quitarnos el casco y echarnos agua por encima de la cabeza, por el mismo motivo con las almohadillas del casco. Además, si entramos en una zona sombría, la ropa y complementos tardarán más en secar y podemos llegar a coger frío. También, si acabamos mojando la badana del culote, estaremos incómodos un buen tiempo (tardan más en secar) y posiblemente acabemos con la piel de la zona irritada.

Más sobre: