Somos Historia: Equipo Volvo-Cannondale

Somos Historia: Equipo Volvo-Cannondale

Pocos equipos han dejado la huella del Volvo-Cannondale, uno de los más grandes de la historia del mountain bike por los muchos títulos conseguidos y por la imagen que ha dejado en la retina de los aficionados

Texto:
Miguel Cuesta
Foto:
Malcom Fearon
Publicado el 30/11/2016
Somos Historia: Equipo Volvo-Cannondale

Hasta 1994, año en el que apareció el Volvo-Cannondale, había equipos potentes en el panorama internacional, pero eran pequeñas estructuras soportadas por el propio fabricante. Nada que ver con el despliegue con el que aterrizó el equipo dirigido por Charlie Livermore, con su grupo de mecánicos y asistentes, y con su camión rojo y amarillo y su enorme carpa rotulados con el logotipo de la firma sueca de automóviles Volvo. Era la primera vez que un patrocinador externo al sector apostaba de esta forma por un equipo de mountain bike.

Se trataba de un montaje súper profesional para ayudar a su ejército de corredores, algunos de los mejores y más carismáticos del mundo como Missy Giove o Tinker Juárez, el único que permaneció en el equipo Volvo-Cannondale hasta su desaparición a finales de 2002.

Los éxitos no tardaron en llegar cuando en su primera temporada el equipo ganó cuatro títulos del mundo en los Mundiales de Vail, Colorado, además de dos platas y un bronce. VeloNews lo nombró ese mismo año International Mountain Bike Team of the Year (honor que repetiría en 2001).

Pero independientemente de los éxitos deportivos que lograría, de los años que estuvo como número 1 en el ranking UCI, lo más importante fue su imagen y su forma de hacer las cosas. Revolucionó las carreras y tuvo una influencia decisiva en el desarrollo futuro y profesionalización del mountain bike. Todos los grandes equipos que se desarrollaron después tuvieron en el equipo Volvo-Cannondale una referencia clara.

En sus nueve años de existencia han militado en el equipo Volvo-Cannondale algunos de los mejores corredores de la historia como Missy Giove, Cadel Evans, Alison Sydor, Anne-Caroline Chausson o Cédric Gracia... También dos españoles de la talla de Óscar Saiz y David Vázquez, segundo en la Copa del Mundo de 1998 por detrás del gran Nicolás Vouilloz.

Los mejores momentos de estos nueve años fueron los mundiales de Anne Caroline Chausson en 1999, 2000 y 2001, los de 1994, 1995 y 1996 y la plata de Alison Sydor en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996, o el bronce de Christophe Sauser en Sidney 2000.

Eso por no hablar de las catorce copas del mundo (con un total de 85 victorias en Copa del Mundo) conseguidas o ese instante de la foto en la que el equipo Volvo-Cannondale celebra en el pódium de la final de la Copa del Mundo en Bromont, Canadá, su primer puesto en la clasificación por equipos.

No era para menos; ese año de 1998, el primero en el que cambió los colores rojo y amarillo que muchos tenemos en algún lugar de la memoria por el azul, fueron campeones en cross country con Cadel Evans y Alison Sydor y subcampeones en descenso con David Vázquez y Missy Giove.

2002 fue el último año del equipo Volvo-Cannondale. La firma automovilística, propiedad de Ford desde 1999, decidió abandonar el patrocinio del equipo de mountain bike. Fascinados por las regatas, los responsables de marketing de Volvo necesitaban todos los recursos posibles para la Volvo Ocean Race. Por supuesto, Cannondale siguió en las carreras, pero a otro nivel, apoyando al equipo SoBe-Cannondale. Pero esa es otra historia.

Encuentra más contenidos

Formulario de búsqueda

Texto:

Miguel Cuesta

Fotos:

Malcom Fearon