Autonomía en e-bikes: las claves

La gran pregunta, con tantas respuestas válidas como posibles usuarios existan. La autonomía representa un alto porcentaje de consultas sobre las e-bikes.

Juan Ochoa

19/10/2016


La autonomía es sin duda la pregunta estrella cuando estamos frente a la bici que nos va a “allanar” el camino y no queremos agotar su “pila” antes de tiempo, máxime si la nuestra ya está “ tocada de fábrica”.

A lo largo de los últimos 3 años, me he encontrado innumerables tablas, con distinta suerte de verdades sobre cuántos kms podemos recorrer o qué desnivel podremos salvar hasta agotar la batería.

Ante este cúmulo de información, fórmulas y variables, mi planteamiento al respecto va a intentar ser muy simple y, espero, sencillo de entender.

Vamos a repasar las principales variables que inciden directamente en un menor o mayor consumo de la batería y van más allá de nuestra forma física que, sin duda es determinante para conseguir una buena autonomía “extendida”.

Autonomía en e-bikes: las claves

  1. El peso corporal: (empezamos mal…) es el factor que, sin duda, y valga la redundancia, mayor “peso” tiene en la merma de la  autonomía de nuestra e-bike. En mi caso, más de 100… ¡ni os cuento!  

    Vamos con un ejemplo extremo, mejor dicho, de extremos: en un lado el padre, habilidoso pero muy pesado, en el otro, su hija de 9 añitos y 36 kgs en forma y muy ligera. Iniciamos un recorrido intenso de 35 kms con subidas muy rotas y altos porcentajes de desnivel ocasional (acumulado 900 mts positivos).  E-bikes dotadas con baterías de 400 wh (año 2015).

    Resultado, yo acabo sin batería los últimos 3 kms. Mi hija, pasándoselo como una enana, acaba con el 50 % de batería disponible y una autonomía estimada adicional de 70 kms en modo ECO. Como veis, las diferencias pueden ser más que considerables en este punto.

    Autonomía en e-bikes: las claves

  2. El desnivel a subir: No sólo los metros positivos influyen. El cómo y, sobre todo, por dónde subamos, consumirán en mayor o menor medida nuestra batería. No es lo mismo subir de forma sostenida por una pista (modo habitual con bicis no asistidas), que abordar auténticas trialeras, hasta ahora sólo de bajada, en sentido inverso.

    Si vamos bien equipados con ruedas 27,5” x 3.0 Plus y tenemos un poco de técnica,  creedme que se puede subir por sitios inaccesibles a la mayoría de los mortales. Aquí no hay tablas de autonomía que valgan.

    Nuestra batería se verá mermada en la misma proporción al desnivel de nuestra escalada, lo desgranado del terreno y el tamaño de las piedras y raíces a sortear.  Eso sí, la experiencia es ¡¡100% recomendable!!

    Autonomía en e-bikes: las claves

  3. El modo o nivel de asistencia: Sin duda influye.  De hecho, en e-bikes equipadas con autonomía estimada en su display, se ve claramente como bajan los kms a golpe de botón. No es lo mismo ir “contenidos” en modo Eco que dejarnos llevar e ir con el Turbo a tope, arrancando las pegatinas a todo aquel usuario no asistido que se cruce en nuestro camino.

    Sé que es tentador pero, si queremos hacer un recorrido extenso, este punto deberemos tenerlo muy en cuenta y cuidar la autonomía de nuestra batería a conciencia. No vale flirtear en exceso con nuestro lado oscuro.

    Autonomía en e-bikes: las claves

  4. Neumáticos y presión: En menor medida pero también a tener en cuenta, no “gasta” lo mismo un neumático 29” ó 27,5”en ancho 2.20 hinchado a 2,5 kgs que un 27,5” + 3.0” a 1.0 kg de presión. Eso sí,  este último siendo algo más glotón, hará las delicias de los e-bikers más avezados.

Os podría añadir otras variables que también afectan al consumo de la batería, más al “detalle” como climatología, estado anímico, tamaño del móvil…  pero, de lo que se trata es de estimar una idea que siempre se concretará en la práctica.  Ni yo ni una tabla lo podremos predecir al dedillo.  

Autonomía en e-bikes: las claves

A brocha gorda  podría afirmar que (equipados con una batería de 500wh): si con vuestra bici no asistida soléis o “solíais” hacer unos 25-30km, con una e-bike de montaña, en las mismas condiciones psico-físico-terrenales, casi, casi duplicaréis vuestro kilometraje llegando a los 50 kms.  A los que ya tenéis la osadía de hacer 50-60km sin ayuda, ni que deciros que podréis rondar la centena e incluso superarla, y lo que es más importante, acabar en condiciones dignas para contarlo.

Sí, ya sé, empezaréis a decir: “yo hago esto, yo hago aquello…”  de eso se trata. Que cada uno dé de si lo que pueda sin perder la verdadera esencia: divertirse y ¡dar pedales!