Transmisión SRAM EX-1: e-bike designed

13/12/2016 - ESCRITO POR  JUAN OCHOA - BICIMANIA

Reconozco que, al ver el nuevo SRAM EX-1, sobre el papel, me sorprendió el hecho de que sólo llevara 8 velocidades y nada menos que un escalado de 11-48. Pensé… mucho escalón para tan poco piñón.

Pero, como todo en la vida, hasta que no pruebas, no sabes ni cómo funcionará ni mucho menos si te gustará y esta novedosa transmisión SRAM EX1 no iba a ser una excepción.  Tras haber testado infinidad de e-bikes de montaña de todos los niveles, colores y precios, equipadas con sus diversas  transmisiones, he llegado a la siguiente conclusión:

El uso de grupos súper altos de gama (SRAM X1, XX1 Y Shimano XTR por ejemplo)  no aporta gran cosa, más allá una leve disminución del peso, algo que, a mi modo de ver, es intrascendente en una e-bike que supera los 20 kgs. No justifica el sobrecoste, más, si es en detrimento de no llevar una buena horquilla, un buen amortiguador o unos frenos más potentes. Por contra, las cadenas y cassettes, sufren mayor desgaste y el recambio, a estos niveles, no es precisamente barato.

Primer día de test: asistiendo a la presentación de Trek 2017, la curiosidad me puede y no dudo en elegir una e-bike demo (motor Bosch) equipada con el novedoso grupo SRAM EX-1 en su transmisión. La primera impresión no puede ser mejor, no solo la cadena sube, perdón, escala con rapidez si no que, lo hace a un nivel de precisión inusual, máxime en pleno esfuerzo “provocado” (el mío + el del motor).

Las transmisiones, más allá del nuevo grupo SRAM EX-1, están sometidas al estrés adicional de la asistencia del motor. Si somos  “poco cuidadosos” al cambiar, tienden a dar “sonoros” saltos de cadena que nos recuerdan, en ese preciso instante, si habremos incluido el consiguiente eslabón de enganche (recambio) y troncha cadenas en nuestro kit de herramientas de emergencia. ¡¡¡Ay de nosotros si no lo hemos añadido!!! …con lo que pesa empujar 20 kgs en canal... Si esto ocurre, esa semana nos ahorraremos la clase de crossfit.

Esta nueva transmisión SRAM EX-1, específica para e-bike, cambia al más puro "estilo SRAM", contundente y precisa al accionar su pulsador, no cabe duda, la cadena ha subido o bajado y está perfectamente guiada. El SRAM EX-1 sorprende, no solo subiendo independientemente de nuestro nivel de esfuerzo, sino que, bajando es muy rápido, lo que nos permite salir como “misiles electrificados” y ganar velocidad en un periquete. Es la ventaja de tener solo 8 piñones para cambiar.

Incluso por encima de 26 km/h (momento del corte) por poco desnivel de bajada que haya, nuestra e-bike se lanzará dándonos una sensación menor de esfuerzo. Así que, en lo relativo a la sincronización y rapidez en el cambio, la nota para el nuevo grupo SRAM EX-1 es: ¡Sobresaliente!

Hasta aquí vamos bien, subiendo y bajando como niños con e-bike nueva, pero… ¿qué ocurre cuando, rodando por una pista sin apenas desnivel, sin dificultad o simplemente vamos subiendo al ritmo de nuestro amigo no asistido? ¿Qué ocurre con tanto salto entre piñones?

Muy sencillo, en ocasiones nos encontraremos con el nuevo SRAM EX-1, dudando entre poner un piñón más o menos, y aquí es donde el “dentado simplificado” puede volverse algo incómodo. Sin ser molesto,  tendremos que “sincronizar” nuestras fuerzas con el nivel de asistencia del motor que mejor se adecúe para conseguir un equilibrio adaptativo al medio por el que transitemos. ¡Vaya! si dicho así, ¡hasta suena bien! 

Simplificando: con el nuevo SRAM EX-1, en los primeros días de uso, nos veremos subiendo y bajando varias veces sobre el mismo piñón hasta dejarlo, seguramente igual. En algunos casos nos parecerá algo “duro” (desarrollo largo) generalmente subiendo y, en otros  demasiado “blando” (desarrollo corto) al bajar leves pendientes. Este “sube y baja” dubitativo se supera en los primeros días de uso, no siendo para nada molesto. ¿Quizás 9 velocidades? El tiempo lo dirá…

¿Para qué uso y para quién está indicado el nuevo SRAM EX-1?

Tras probarlo a fondo, tengo clara mi respuesta: e-Enduro (e-All mountan). Cuanto más extremo nuestro recorrido, mejor iremos con el nuevo SRAM EX-1. Ya sea transitando por senderos, bajando y subiendo por auténticas trialeras, o simplemente rodando por donde no hay camino definido, esta transmisión SRAM EX-1 “simplificada” de 8 piñones, precia, rápida y sólida se vuelve nuestra aliada y nos sigue el ritmo sin titubeos.

¿48 dientes (piñón grande), no serán mucho para una e-bike? Todo lo contrario! siendo ya usuario convencido de la transmisión SRAM EX-1, descubrirás que, en plena subida “imposible” lo usas, mejor dicho abusas de el, con más frecuencia de lo que imaginas. Curiosa su similitud con el nuevo estandarte del fabricante norteamericano SRAM, el Eagle 12v que, con su “paellera dorada” llega a 50 dientes.

Subidas imposibles 48 dientes = máximo disfrute pero,  autonomía

Este monumental piñón (48 dientes) del SRAM EX-1, se desenvuelve como pez en el agua, aportando mejor tracción y control a ritmos bajísimos de velocidad.  Desafiar las leyes física que rigen a las bicis no asistidas, se vuelve una tentación. El reto surge de forma espontánea y te encontrarás afrontando subidas imposibles. Se convierte en una “pequeña adicción de gran dentado” Eso sí, ojo con la batería que la “agotamos” sin darnos cuenta. 

Entonces ¿qué pasa con el resto de grupos (SRAM GX, X1, XX, Shimano XT/XTR) que se montan actualmente con un máximo de 42 dientes? En mi caso particular y, siempre planteado en “modo enduro” claro, me ocurre  que, cuando me bajo del nuevo SRAM EX-1,Y me toca subirme a una e-bike equipada con un grupo “normal”, lo echo de menos…

En el caso del motor Bosch (el único que he podido probar a fondo hasta la fecha) la cosa queda así:

SRAM EX-1: Menos piñones = menos toques al pulsador. A esta relación tan directa sí se le saca partido. Si vamos asistidos con el poderoso motor Bosch Performance Line CX (75 Nm), Puedes terminar una bajada llegando a tope y quedarte casi atrancado, sin apenas transición, al inicio de una subida técnica y empinada.

Con un par de cambios (3 ó 4 serían los normales en el resto de transmisiones) ya has puesto el desarrollo adecuado para afrontarla y lo que es mejor, todo acompañado de una alta cadencia (70-90 pedaladas por minuto). Como resultado de este pedaleo “alegre”, el  voluntarioso motor Bosch, agradecido al reconocer nuestro aporte extra de esfuerzo, nos brindará  su máximo rendimiento, circunstancia que, no debemos desperdiciar para aumentar nuestro disfrute y satisfacción ante subidas "no aptas para todos los públicos".

Si me preguntáis si me gusta, os diré que no, ¡¡¡me encanta!!! 

Hola, Soy Juan Ochoa

Me presento… Os puedo contar que llevo dando pedales, brincando por los montes y subiéndome por las piedras, desde que tengo uso de razón. Todavía recuerdo el entusiasmo y dedicación con el que montaba sobre mis “minúsculas” bicis de trialsín y bmx (año 1982).

Mi pasión por las bicis, junto a la de otros compañeros de aventuras, nos llevó a crear Bicimanía (año 1991), tienda de Madrid especializada en mountainbike, en la que ya hemos incluido una sección de e-bike totalmente equipada, que cuenta con un servicio técnico especializado en motores de última generación.

En la actualidad mi pasión por la bicicleta de montaña, lejos de disiparse ante la entrada en escena de las e-bikes, se ha elevado al máximo exponente. Este es el verdadero motivo por el que me he especializado en esta cautivadora y “electrificante” modalidad.

¡Ah! Algunos me recordaréis (pocos me reconoceréis ahora…) por aquel programa de la serie de TVE ‘Al Filo de lo Imposible’, “Rodando por ti” (año 1991) en el que mi gran amigo Juanma Montero y yo (portando mochila), convertidos en improvisados mensajeros, disfrutábamos a tope dando caña por la calles de Madrid y recorriendo infinidad de caminos con “cero ayudas” (ni pedales automáticos, ni suspensiones ni ruedas gordas…)

Ver vídeo

Leer más