Cannondale Habit Neo 2

Una bici como la Cannondale Habit Neo 2, cargada de tecnología y emociones, te permitirá descubrir tu versión más apasionada y genuina del MTB. Una e-bike con la que descubrir más, y mejores, aventuras.

Test: Cannondale Habit Neo 2
autor mtbpro
Antonio del Pino
autor de las fotos
David Agüero

fecha09/08/2021


lo mejor
Conceptualmente es una bici que aprovecha una de las mejores opciones que ofrece el mercado de sistema de asistencia y lo integra formando un conjunto ganador por fiabilidad, autonomía y coherencia.
lo peor
Obviamente el precio y el sobrepeso siguen siendo el caballo de batalla de las e-bikes que pretendan ofrecer calidad y prestaciones suficientes para salir a la montaña a montar como quieras y por donde quieras.

Rutas interminables hasta que caiga el sol y salga la luna, recuperando la buena costumbre de salir a descubrir nuevos caminos, eligiendo si quieres exprimirte a muerte o disfrutar de una ruta tranquila, para sacar a cada instante el rider más técnico e intenso que hay en ti. Hay mucha tecnología de por medio para llegar a una bicicleta tan emocional como esta Cannondale Habit Neo 2 con la que descubrirás tu versión más apasionada y genuina del Mountain Bike y con la que escribirás muchas de tus mejores aventuras.

Ni muchísimo menos sería mi intención pero, conociendo un poco el entorno y las tradiciones de nuestro deporte y sus tribus internas, pocas veces he sentido con tantísima claridad que como probador profesional y, por encima de todo, como miembro del colectivo biker, en este caso después de probar la nueva Cannondale Habit Neo 2, podía llegar a “tocarle las narices” a cierta facción de fanáticos de la bicicleta de montaña.

Eso es medio en broma medio en serio, pero hoy me dirijo sobre todo a los de mi gremio de siempre, a los apasionados del rendimiento.

Por supuesto que habrá una mayoría que lo van a ver con claridad y naturalidad, bikers multidisciplinares a los que no hará falta convencerles de nada y entenderán con justicia una bici como esta Habit Neo 2 y su nuevo universo de maravillosas posibilidades.

No es mi misión ni mi intención evangelizar a nadie sobre las bondades de las e-bikes porque, además de que comprendo que tienen su momento, tanto el quién como el uso que se pueda hacer de esta nueva generación de bicicletas es tan amplio como las personas y sus personalidades.

Test: Cannondale Habit Neo 2

Sin embargo, porque sé con seguridad que especialmente a un aventurero infatigable, a un buscador de rutas épicas y duras hasta lo canalla, devoradores de kilómetros de pura intensidad… especialmente a estos compañeros que sospecho son los más resistentes a plantearse una bici así, creo que, si le dieran una oportunidad real de conocerla a solas y sin tener que guardar las apariencias, seguro que les vería cambiar el rictus de tipos curtidos por la sonrisa incontenible del crío que se enamoró de las montañas en bicicleta, disfrutando con entrega plena para extenuarse a placer con una bici así de amable, capaz, versátil y divertida.

Digo todo esto porque me daría mucha pena que, por prejuicios, alguien que en esencia busca lo que ofrece una bici así, un perfil que creo que está más capacitado que ningún otro para sacarle el 100% a un mountain bike explorador con una bici como la Habit Neo, perdiera un día más de su vida sin hacerlo si lo tiene a su alcance… Importante este ultimo matiz porque cierto es que de momento, a nivel económico, con los 6.799 €, sin llegar a ser la tope de gama que ya costaría 7.899 €, claramente no es para todos los públicos.

Test: Cannondale Habit Neo 2

Sea como sea, tanto si es como bici única o como opción complementaria… ¿qué te puede aportar una bici como esta Cannondale Habit Neo 2? Ahora lo vemos en detalle, pero la cosa va de mejorar en todos los aspectos que implican a un buen biker, física y técnicamente, pero sobre todo de ser más feliz. Esas son las dos primeras conclusiones con las que me gustaría que te quedes, porque son los dos efectos más evidentes que he experimentado en mi mismo más de 1.000 km de senderos y cimas después.

Test: Cannondale Habit Neo 2

Nueva e-Experiencia

Todavía no he escrito este test, quiero decir que estas líneas no son una “mejora” añadida al artículo ya terminado, pero sí hay algo que siento con claridad, es lo que más me pide el cuerpo para compartir con tod@s vosotr@s.

Honestamente no es tanto en referencia a lo que suele ser mi fuerte, la técnica, los datos o los registros dinámicos. Lo más valioso creo que son las posibilidades de la bici, las aventuras, los momentos de euforia, de descubrimiento y genialidad que llevo grabados en mi retina y de lo mucho, grande y nuevo con lo que he llenado mi veterano corazón durante la larga prueba de esta bicicleta.

Ya había probado muchas e-bikes de montaña de todo tipo y sabía que era algo revolucionario, pero nunca lo había hecho en casa ni a solas, con todo el tiempo del mundo para verme y compararme a mí mismo en los caminos de siempre, en días buenos y en días malos, solo o acompañado, para acabar dándome cuenta de que al subirme a esta bici, estaba reescribiendo a mejor mi vida como fanático de las bicicletas y del alto rendimiento, con la consciencia de que también hay aspectos que uno debe considerar antes de subirse a una e-bike como esta Habit Neo 2.

Test: Cannondale Habit Neo 2

Hay un espacio para todo, así que voy acabando con esto y entramos en materia técnica… y también crítica constructiva… porque con todo mi entusiasmo inicial y seguramente final ni todo es tan perfecto, ni tan ideal… Y debes conocerlo.

No te fíes de las apariencias

Lo primero no tomes por seguro lo que ves, es decir, que por grande y musculosa que veas en apariencia a una e-bike como esta Habit, no se trata de una bestia de enduro ni es una bici insensible “aplanabaches” con la que desvirtúas las emociones del 95% de los caminos o que para sentir algo necesitas cortafuegos llenos de rocas y voladas de 8 metros.

Ni mucho menos.

Para un uso más estrictamente agresivo dentro de la gama e-mountain de Cannondale estaría la versión Moterra de 160 mm en ambas suspensiones, que dicho sea de paso creo que de forma general las e-bikes con estos recorridos largos han absorbido la categoría enduro por motivos obvios… O si no lo han hecho totalmente ya, en gran medida lo harán.

Test: Cannondale Habit Neo 2

Con la Habit Neo 2 tienes que pensar en los caminos y rutas de siempre, pero debes estar mentalizado para ir mucho más allá, eso sí, teniendo en cuenta siempre que hablamos de una bici de 24 kilos “en canal”, que es algo que desde luego lo cambia todo pese a ser una rutera superdotada y divertida.

Con semejante peso, los 90, 100 o 120 mm de una bici de maratón o trail al uso, deben convertirse en los 140 delante y 130 detrás de esta Habit Neo en la que todo es a lo grande para atender ese peso e inercias. No para que lleves una bicicleta de uso exclusivamente “gravity”, sino para que su respuesta en grandes rutas sea la de una bici estable, sensorial y que aporte información del terreno para sentirlo y disfrutarlo con todos los medios para que sea así.

De hecho, aunque es una bici muy capaz y excelentemente parida, no pienses por su aspecto que bajando con la Habit Neo 2 vas a batir necesariamente ningún récord personal de velocidad o al menos no a corto plazo mientras te familiarizas con los requerimientos de agresividad y fuerza añadida que implica moverla con agilidad.

Test: Cannondale Habit Neo 2

Ahora que podemos compararlo todo con los segmentos de Strava , he verificado que mis tiempos de bajada y de forma generalizada en los senderos más difíciles están lejos de ser los mejores, incluso comparándolos por ejemplo con una bici de XC doble como su hermana muscular Scalpel SE de 120 mm que probé hace unos meses.

Test: Cannondale Habit Neo 2

Con esa sí que marqué “tiempos galácticos” dentro de mis propios registros, aunque obviamente tanto las distancias totales de cada salida como las velocidades medias son más altas y estables sobre la Habit, más cuanto más duro sea el recorrido. Además, con ella aplanas esos picos de máxima intensidad de las zonas súper exigentes físicamente que permiten estirar mucho más la “batería fisiológica” aparte de la de 108 km que anuncia su batería de 625 Wh que anima el motor Bosch Performance Line CX del que luego hablaremos. Ahí reside gran parte de la magia.

Así, retomando y finiquitando el tema de la técnica asociada a la capacidad bajadora de la Habit y lo que puedes esperar, al menos de primeras, en el 100% de los casos incluso si eres aprensiv@ con los tramos muy técnicos de bajada, aunque por ese peso extra cueste sacar mejores tiempos que con una bici ligera de 120 mm, gracias al impresionante efecto suelo de su masa baja acompañado de una geometría muy segura, indudablemente no hay muchas bicis con las que podrás tirarte cuesta abajo de forma más segura que con la Habit Neo 2, que al menos a mi me resulta “involcable” porque va pegada al suelo como una lapa.

Test: Cannondale Habit Neo 2

Nuevas referencias

Aunque ahora puedo afirmar con todas las garantías que es una mountain bike al 100% y que la asistencia es una cualidad más para lograr un propósito mucho más amplio y enriquecedor que el licito intento de cansarse menos, no paso por alto que adentrarse en el mundo de las e-bikes con una bici como esta poderosa Habit Neo 2 de salida puede resultar un poco desconcertante.

Vamos a hablar claro y así avanzamos más. Yo soy un tipo de 1,87 m y 74 kilos de peso, con buena condición física general y bastante fuerza neta dentro del colectivo ciclista, es decir, que indistintamente de cómo esté ahora en mi relación vatio/kilo o mi VO2 y sin ser precisamente un fenómeno del crossfit, la mayor parte de las ocasiones puedo mover con total solvencia los 24 kg que la Habit Neo 2 pesa en parado, no sin tener que aplicarme si el gesto implica elevar bastante la bici.

Test: Cannondale Habit Neo 2

Sin embargo, otr@ usuari@ e indistintamente de que esté en muy buena forma como ciclista, como pese 10 o 14 kilos menos que yo con una fuerza proporcional a su peso y menor envergadura no sólo le puede costar un esfuerzo más que considerable hacer pasar a pulso la Habit Neo 2 entre grandes piedras, sino que maniobras como meter la bici en la parte trasera de un coche o subir unas escaleras un poco angostas, requieren de una técnica cuidadosa y estudiada.

En este sentido la tija telescópica, más allá de las bajadas, se plantea como un componente imprescindible, tanto para poder subirte a la bici cuando fallas en un tramo técnico y quieres retomar la marcha, como para poder agarrar la bici con más comodidad.

Test: Cannondale Habit Neo 2

Aclarada esta realidad en cuanto a la convivencia con su peso en “estático”, es cierto que luego en dinámico la Habit se siente más ligera de lo que pesa en realidad y también comparativamente frente a lo que se puede sentir con alguna e-bike de la misma categoría, gracias en gran manera al excelente comportamiento sensible y progresivo desarrollado por Cannondale para las suspensiones de la gama Habit Neo.

Al margen de que esta bici, al igual que sus hermanas de carreras XC y de trail, también disfruta del concepto Proportional Response en el que la cinemática se adapta a cada talla variando la pletina y los puntos de giro en cada tamaño, también se implementa la trasera asimétrica Ai que equilibra la construcción de la rueda y le aporta una trasera más corta, rígida y manejable. Todo mejorado aún más por la ubicación más baja del motor, con un anclaje específicamente desarrollado por Cannondale.

En este caso para el tren delantero (el basculante trasero es de aluminio en todas las versiones) utilizan carbono Ballistec buscando rigidez y resistencia más que ligereza, cosa que queda muy patente en ambos propósitos, todo unificado y articulado con solidez por los ejes propios LockR.

Test: Cannondale Habit Neo 2

Como ultima explicación de por qué la Habit Neo es cómo es más allá del tostón que implican las terminologías, en este caso y de forma lógica, las vainas del basculante trasero articulan con un sistema Horst Link, con unos contundentes rodamientos sellados para dotar a la Habit Neo de suficiente sensibilidad, aunque esto implique tener que meterle bloqueos parciales en la horquilla y el amortiguador ya que en esencia esta es una bicicleta para grandes rutas y este sistema en abierto contamina la pedalada una cosa mala cuando te pones de pie sobre terrenos sin irregularidades. Han pensado en todo y han aplicado una buena solución adaptada y coherente a esta bicicleta y su uso.

Volver a aprender

Bien, el caso es que por muy buen biker que seas y por mucha experiencia que tengas, incluso aunque ya desde el primer kilómetro vayas jugando con la bici extasiado por la asistencia, una bici como la Habit Neo requiere de un periodo de adaptación hasta que todo es realmente familiar sobre ella y puedas sacarle el 100%, que es mucho decir.

Lo primero que hay que interiorizar es su respuesta a la hora de saltar y pretender despegarla del suelo. Este acto requiere de un gesto mucho más definido que con un bici doble convencional de recorrido medio.

Test: Cannondale Habit Neo 2

Cuando escribía anteriormente que la cinemática es magistral al margen de que cada talla tenga bien adaptada la composición de puntos de giro y el tamaño de la bieleta, el propósito de los ingenieros con la Habit Neo, conscientes de su peso final y el objetivo de su uso en grandes rutas con todo tipo de retos técnicos y la necesidad de que la bici vaya bien pegada al suelo, han conseguido una curva de trabajo de la trasera muy interesante.

Para terrenos pedregosos pide un sag “generoso” de un 35% con un rebote abierto de la mitad hacia su apertura máxima y, en cambio, para rutas mejor pisadas en las que realmente no se necesitas más que un sistema que trague con eficacia los impactos grandes sin demasiado filtrado de pequeñas irregularidades, con un 25% de sag y un control de rebote de medio a cerrado tienes una trasera muy estable con la que poder pedalear incluso muy eficaz si bloqueas el amortiguador.

Test: Cannondale Habit Neo 2

Sea como sea el amortiguador RockShox Deluxe Select+ RT, DebonAir ofrece un abanico muy amplio y fino de regulaciones para que la trasera vaya a tu gusto preciso, cosa de la que no puede presumir la horquilla RockShox 35 Gold con 140 mm de recorrido totalmente aprovechables, específica para e-MTB y con 51 mm offset que, cumpliendo con honor y total fiabilidad en un uso agresivo en cuanto a aguantar “tralla”, fina, lo que es fina, en un sentido de versatilidad sobre el mismo ajuste, no es.

Test: Cannondale Habit Neo 2

Quiero decir que es una horquilla en la que prevalece la funcionalidad, la fiabilidad y el bajo mantenimiento más allá de lo que especifique Rock Shox… Pero primero es una bici que cuesta 6.799 € y ya otras bicicletas de precio y concepto similar equipan algo superior, y lo segundo, que el amortiguador le gana en sensibilidad de funcionamiento trabajando de forma excelente en un rango más amplio de situaciones.

Mejor así, en cualquier caso, porque puestos a elegir en una bici como la Habit Neo, se agradece más grado de sofisticación en la trasera, que es donde se requiere una gestión más activa de la tracción y donde se concentra la mayor carga de peso de la bici y el rider.

El caso es que una vez aprendes a comprimir la bici con contundencia y aprovechas bien el rebote y la recuperación de ambas suspensiones, a las velocidades de siempre consigues alcanzar más o menos la misma longitud y altura de salto que harías con una bici al uso. Luego intentar colocar la bicis en el aire, cosa que hay que hacer con fuerza y, salvo que estés habituado a mover bicis de DH en saltos grandes, el resultado más frecuente en el aire es de unas líneas rectas y seguras.

Test: Cannondale Habit Neo 2

La recepción de los saltos al estreno de la Habit Neo también son para recordar, porque el “mazazo” que da la bici contra el suelo si aterrizas a plano de primeras sobrecoge un poco, con lo que también aprendes a acompañar mejor la recepción de los saltos.

A medida que aprendes a recalcular las posibilidades de la bici y la gestión de su masa, te permite entrar en nueva dimensión de la velocidad con saltos largos muy bien estabilizados y, cuando todo esto se consolida y vuelves a tu bici doble de trail o XC…, no sólo es que la mueves como una pluma, sino que lo haces con una precisión y una determinación asombrosa pensando más en grande.

Con todo, si tienes una técnica de nivel medio a avanzado, bajando tampoco es que pases a una nueva dimensión, tan sólo requiere de unos días de comprensión cosa que, en subidas, ahí sí que es otra liga, yo creo que todavía en dos meses de uso diario todavía no he terminado de asimilar lo que yo mismo soy capaz de subir con esta Habit Neo 2.

Verdades y mentiras

Tengo menos pelo y muevo bastantes menos vatios que hace diez años… y, ya que confieso algunas de mis miserias personales, también me permitirás que saque un poco de pecho por ser uno de los probadores más veteranos del sector, con innumerables pruebas de todo tipo en mi haber.

Test: Cannondale Habit Neo 2

Más allá del irrelevante grado de haber probado mucho y de todo, yo valoro la experiencia acumulada a la hora de saber reaccionar cuando entra un segmento nuevo, con nuevas tecnologías y que prácticamente han empezado de cero hace relativamente poco. Por ese motivo prefiero seguir siendo un poco más cauto en ciertas afirmaciones referentes a cuestiones de motores para e-bikes.

Aunque en e-bikes pruebo todo lo que puedo, leo mucho y pregunto más que nunca, siempre con el privilegio que supone que las propias marcas te contesten y formen en primera persona, hasta que no haya acumulado más horas de vuelo con todos los motores y pueda tener una opinión independiente de cada uno y del conjunto, prefiero poner en cuarentena incluso algunas de mis opiniones sobre marcas y motores.

Test: Cannondale Habit Neo 2

Ojo, no estoy tirando un balón fuera o curándome en salud, pero honestamente creo que el mercado de las motorizaciones para e-bikes, aun habiendo marcas de un nivel tecnológico tan alto que no tienen nada que demostrar, Bosch es el vivo ejemplo, creo que hay muchas variables que condicionan el resultado de una bici respecto a otra equipada con el mismo motor, por lo que prefiero hablar de bici y motor como unidad.

Bien, no había introducido el tema del motor hasta este punto porque sólo ahora ha llegado el momento de ver cómo se pedalea con la Habit Neo 2, y lo cierto es que es una verdadera maravilla en cuanto a la entrega, el momento y la sensibilidad inteligente del motor Bosch Performance Line CX 250W con cuatro modos de asistencia: ECO, TOUR, EMTB y TURBO, sobrándole a mi modo de ver los dos últimos modos, básicamente porque en tramos técnicos se vuelve incontrolable para la mayoría de usuarios y en asfalto o pistas muy inclinadas, rinde casi lo mismo que el nivel TOUR pero con una respuesta menos predecible.

No seré yo quien le diga a nadie con cuánta asistencia debe salir a pedalear, por mi parte he llegado a convertir los 108 km autonomía que anuncia Cannondale para la Habit Neo 2 con la batería Bosch PowerTube 625Wh, en un máximo de 142 km con 2.300 m de desnivel acumulado, llegando al destino con un 15% de batería.

Test: Cannondale Habit Neo 2

Es cierto que la autonomía varía mucho en función de cómo esté repartido el desnivel. Porque muy posiblemente si estos 2.300 metros de desnivel positivo los acumulas todos de una vez con una pendiente continua del 10%… no te de ni para 60 km reales.

Se entiende que esa autonomía máxima anunciada por Cannondale la han obtenido de forma exclusiva en modo ECO y en terreno variado, porque yo mismo he logrado ese registro de 142 km sin pretenderlo de forma exclusiva en una jornada maratón y usando el modo TOUR de manera muy puntual para rampas cortas de desnivel brutal, aportando la mayor cantidad de energía resultante por mi parte.

La clave de la Habit Neo y su motor Bosch en modo ECO, incluso con sus 24 kg de peso, está en el equilibrio entre la suave ayuda que aporta en la ruptura de inercias a baja velocidad y cómo suaviza la curva de entrega progresivamente para dejarte intervenir en el pedaleo.

De esta forma raro es el repecho en el que con el refuerzo positivo de que el motor suaviza la ruptura de la inercia en la fase de aceleración inicial, luego con la bici un poco lanzada es más fácil mantener una cifra considerable de potencia propia por encima de los 300 vatios durante el resto de la subida. Puedes ver tu potencia en la pantalla Kiox, que motiva y que la propia bici ajusta su aportación de forma sutil para evitar que se pare en seco mientras sigas aplicando potencia en las bielas.

En modo ECO fisiológicamente el cuerpo responde muy bien con esas entregas más suaves, de modo que resistes más, ayudándote a estirar las sesiones tanto en la autonomía de la bici como la tuya, porque la batería no recibe tanto requerimiento de tensión. Además, como el motor funciona de forma optima a cadencias tirando a altas (entre 80 y 90 pm), te “obliga” a no castigar las piernas a nivel muscular más de la cuenta, en una bici que, al peinar tan bien las irregularidades, permite pedalear de forma fluida incluso por terrenos bastante rotos sin obligar a que el motor pegue tirones.

Esto que de forma generalizada es una ventaja, en algunas ocasiones es un inconveniente, como cuando quieres subir una pista un rato de pie para relajar el trasero, que es algo que como puedes bloquear las suspensiones las suspensiones permitirían hacerlo con bastante agrado.

La cuestión es que si la cadencia baja de 75 pm, la asistencia en ECO empieza a morir, con lo que o subes al nivel de asistencia a TOUR que permite algo más de torque, lógicamente con mayor gasto, o te vuelves a sentar obligado a pedalear de nuevo con una cadencia más alta.

Test: Cannondale Habit Neo 2

Esto es extensible a los tramos más técnicos en los que necesitas calcular el momento de paso de la biela para que no choque contra un obstáculo. Con la cadencia alta no es lo más cómodo y aunque las bielas son cortas (de 160 mm) algunas veces obliga a seleccionar del modo TOUR sólo para poder subir un poco más atrancado y poder calcular mejor el momento de paso de las bielas.

En cuanto a la limitación de los 25 km/h de velocidad máxima en la asistencia, hay matices que debes conocer. En ECO sí que corta a 25 km/h pero en TOUR y asistencias superiores la acción entra suavemente hasta casi los 27 km/h. La prueba evidente se hace no desde 0 a 25 km/h, sino bajando desde los 30 km/h hacia los 25 km/h, donde cuando el velocímetro marca 27,5 Km/h ya empiezas a escuchar de forma muy suave la asistencia del motor.

Test: Cannondale Habit Neo 2

Esto está bien saberlo sobre todo para gestionar correctamente tus fuerzas en relación al nivel de carga de la batería, porque los 25 Km/h son una línea roja de ritmos muy diferentes en terrenos llanos. Si vas acariciando los 24 km/h puedes ir rodando cómodamente incluso en ECO, porque aportando poco más de 150-180 vatios propios puedes dejar que la bici “vaya haciendo” el resto por ti, mientras que si pretendes superar los 26-27 km/h, y dependiendo de las condiciones de viento, de tu peso y de la posición sobre la bici que afecta a la resistencia aerodinámica, te puedes ver metido fácilmente en cifras de 350 y 400 vatios, que son palabras mayores con una exigencia física muy alta.

Test: Cannondale Habit Neo 2

Hay que rodar bastantes kilómetros con la Habit Neo y lo que al principio supone un debate interno continuo para tomar la decisión correcta, 500-700 km después ya son actos inconscientes adecuados a cada situación.

En un sentido de desarrollo del estado de forma propio, es muy interesante ver cómo una bici como esta Habit Neo 2 induce a un pedaleo más redondo con muy buena transferencia escaladora con la bici muscular. Esto se debe a que como el propio motor asiste en 360º, ayuda a eliminar el punto muerto y tiendes a pedalear de forma más estable implicando más grupos musculares de forma continuada hasta que acabas adquiriendo ese estilo de pedaleo más eficaz.

Aquí, como comentaba antes en referencia a las capacidades escaladoras con la Habit, he comprendido que en modo ECO e incluso en TOUR cuando hablamos de subidas “imposibles”, no solo te pegas el gustazo de poder subir por trazados durísimos e incluso antes considerados como implanteables, al menos para un servidor, sino que empiezan a suceder cambios en tus capacidades técnicas como ciclista y ya en adelante con o sin asistencia.

Test: Cannondale Habit Neo 2

El caso es que el peso y la trasera activa de la Habit buscan muy bien el terreno en ascensos rotos y técnicos. La barrera psicológica al ver una subida compleja suele ser un problema mayor que el propio desafío técnico y físico, pero con una bici así, con esta cinemática y con un motor con unos mapas de potencia ECO y TOUR tan bien paridos, vas descubriendo que eres capaz de subir por zonas mucho más que difíciles.

Como digo, más allá del subidón de haber conseguido pasar por una zona que antes no considerabas que casi ni podrías bajar con una bici de XC, vas naturalizando este entorno, no sólo en un sentido técnico, sino que físicamente te obliga a trabajar con una profundidad y nivel de entrega explosiva puntual brutal coordinando esa acción física con la técnica para obtener resultados de mejora espectaculares.

Test: Cannondale Habit Neo 2

Luego sales con la bici muscular y entre lo liviana y manejable que te parece y que psicológicamente sabes que se puede pasar por sitios muchos más difíciles de lo que antes concebías…Y ahí te ves, dándole las gracias a una bici eléctrica por haberte hecho mejor ciclista y, por qué no decirlo, más feliz en el camino y por supuesto en el resultado.

Cosas de familia Cannondale Habit Neo

La gama Habit Neo la componen 5 versiones, desde la Neo 1 con XT y horquilla Pike Select por unos contundentes 7.899 € para dar paso a la versión Neo 2 testada de 6.799 €, que es la ideal si puedes permitirte el desembolso, disponible en dos colores, full naranja o gris con flúor, para dar paso a la opción que me atrevería a recomendar de manera general, la Neo 3 que por 5.999 € a efectos prácticos para los que quieran una Habit y ya vayan al límite de presupuesto.

Es “similar” a la 2 en prestaciones, con el mismo grupo SLX, mismos frenos, mismo motor y misma batería, aunque sacrifica un poco más la horquilla, inferior display y sin bloqueos, pero ahorras un buen dinero. De ahí pasamos a la versión Habit 4 y 4+ con menos autonomía para quien quiera disfrutar de la experiencia Habit Neo sin tantas pretensiones de enormes kilometradas con un pack de baterías no tan ambiciosas.

Cannondale Habit Neo 1

Cannondale Habit Neo 1 - 7.899 €

Cannondale Habit Neo 2

Cannondale Habit Neo 2 - 6.799 €

Cannondale Habit Neo 3

Cannondale Habit Neo 3 - 5.999 €

Cannondale Habit Neo 4

Cannondale Habit Neo 4 - 5.199 €

Cannondale Habit Neo 4+

Cannondale Habit Neo 4+ - 5.499 €

La bici al detalle...

Frenos Magura MT Trail Sport en la Cannondale Habit Neo 2
Frenos

Sinceramente, al estrenar la Habit Neo 2 pensé que estos frenos iban a amargarme la prueba. Pese a los 4 pistones de la pinza delantera MT Trail Sport, 2 en la pinza trasera, y que en ambas ruedas se montan discos de 200 mm, aquello no paraba los 24 kilos de la Habit Neo ni partiendo la maneta. Los mojé y frené a fondo numerosas veces para eliminar la posible parafina que podían traer las pastillas y lo único que conseguí fui añadir un ruido espantoso.

No voy engañar a nadie, no fue una prueba sino pura resignación. Ya para la tercera salida empezaron a mostrar algo de mordiente, mejoraron exponencialmente las siguientes dos salidas y hasta el día de hoy frenan como pocos otros frenos que haya tenido. He estrenado decenas y decenas de frenos Magura, he desmontado las pastillas y son las de serie. Salvo que fuera un problema de contaminación en el montaje, es la primera vez que en mi vida veo una cosa así.

Transmisión Shimano SLX en la Cannondale Habit Neo 2
Transmisión

Esto es una opinión personal, pero en este tipo de bicis compensa pagar bien por la calidad del motor con su display y mando remoto, por las baterías y por una construcción seria del cuadro. Es el caso exacto de la Habit Neo que en esta opción de montaje 2 monta grupo SLX. Shimano es la referencia mundial en longevidad funcional, calidad percibida y sobre todo en suavidad y precisión de cambio, unos argumentos que encajan a la perfección con la filosofía y misión de esta bicicleta, que más que el glamour de la alta gama agradecerá cambios de transmisiones asequibles.

La verdad es que funciona de diez, no hay nada que objetar ni en el desarrollo del casete con el nuevo 10-51 de 12 velocidades con un plato de 34 dientes, ni en el mando de acción mecánica con cambios nítidos y fluidos con tal precisión que, aun con la potencia añadida del motor, todavía está por hacer un cambio un poco trastabillado. De verdad, impresionante y más a avalorar aún en un sistema con asistencia que comprensiblemente podría sacarle el fallo al cualquier grupo… Y ni aun así.

Display Bosch Kiox en la Cannondale Habit Neo 2
Display

El display Bosch Kiox a mí me encanta, por su calidad visual y sobre todo por la inmensa información útil de la ruta y rendimiento que facilita en sus numerosas pantallas. La ubicación a modo de tapa de la potencia, que hace sus funciones reales de compresor con la araña, tiene sus fans y sus haters. Aunque a mí me da un poco lo mismo, tal vez porque no he utilizado la función de seguir un track de ruta en toda la prueba y tampoco me ha exigido mirarla de continuo, es cierto que al ir un poco atrasada desvía la vista del camino.

El cable de comunicación con el mando de control desde la parte izquierda del manillar y el propio cable del display van un poco a su rollo fuera de la integración tan buena del resto del cables de la Habit Neo, pero en realidad nada que con un poco de termoretráctil y unos cuanto emparejadores de cables no puedan dejar todo más ordenado contando con la preinstalación de la luz delantera para su anclaje frontal. Desde la aplicación móvil, que en este caso sería una función de pago, puedes hacer cosas como bloquear la bici y controlar numerosos parámetros del software.

Disposición del cableado en la Cannondale Habit Neo 2
Guiado de cables

Precisamente una de las cosas que más convencen de la Habit Neo, además de su funcionamiento general, el dinámico y el asistido, es la buena ejecución en los acabados de esta bici, como la precisa y limpia guía de todos los cables de freno, de cambio y del sensor de velocidad trasero.

Vainas de la Cannondale Habit Neo 2
Vainas

Otra de las particularidades de una bici así, especialmente en tallas grandes a cuyos usuarios se les asocia un pie grande, como el 46,5 de un servidor en zapatillas Shimano, es que el tren trasero en su diseño de vainas es algo más ancho de lo normal, y por ese motivo no es poco frecuente que el talón de la zapatilla toque y marque la vaina, en realidad las dos. En este caso he dejado los roces para enseñároslo y advertir que, si la Habit es tu elección, pongas unos vinilos transparente protectores.

Tija telescópica Cannondale DownLow Dropper con sillín Fabric Scoop Shallow Elite
Tija y sillín

El sillín Fabric Scoop Shallow Elite con los raíles de cromoly y la tija Cannondale DownLow Dropper de 31,6 con cable de guiado interno, ya empiezan a ser dos viejos conocidos en todo test que nos llega desde Cannondale. El sillín en esta versión más básica es cómodo de verdad y, como la última bici de test que usamos, era el mismo modelos aunque algo más duro, apenas tardé un minuto en dejarlos en la posición perfecta. Un buen recordatorio de que cuando no quieres riesgos lo mejor es apostar por lo conocido. En el caso de la tija varía el drop, con 125 mm en talla S y 150 mm en M, L y XL.

Llantas de aluminio WTB i30 TCS con Maxxis Dissector, 29 x 2,6 delantero y Rekon 29 x 2,6 trasero
Llantas y neumáticos

De la misma forma que comentaba que en una bici así debe primar la fiabilidad, cero problemas con las llantas de aluminio WTB i30 TCS de 32 radios Tubeless Ready, que en este tipo de bicis siempre son mejor que pretender impresionar con unas llantas de carbono que, salvo muy honrosas excepciones de precios obscenos, difícilmente alcanzarán las cifras de resistencia de llantas como estas WTB.

Entre los más de 1.000 km realizados al cierre de este test, el día de las fotos llevábamos algo más de 800 kilómetros, los 24 kilos de la bici y que han coincidido los meses más secos del año…, dudo que se le pueda hacer mejor test de resistencia a unos neumáticos. Encantado con la elección del jefe de producto con el Maxxis Dissector, 29 x 2,6 EXO delantero y Rekon 29 x 2,6 EXO trasero, que al cierre de esta revista lo hemos dejado prácticamente sin dibujo. Pinchar sí he pinchado por llantazo, es muy difícil evitarlo en una bici de 24 kilos realizando tantos kilómetros de seco puro, sin embargo, no me he dado cuenta más allá del día que fui a poner el líquido antipinchazos y ver al menos cuatro bolas de tapón.

Motor Bosch Performance Line CX 250W con batería Bosch PowerTube 625Wh
Motor

Gracias a la gestión inteligente del motor Bosch Performance Line CX 250W en modo ECO con la batería Bosch PowerTube 625Wh, en una ruta con no mucho desnivel creo que podría llegar a hacer 165 km non stop e incluso un poco más con la Habit Neo 2, sin renunciar a la asistencia en ningún momento… Y más me valdría porque subir una leve cuesta sin asistencia con esta bici en modo OFF, es harto duro. Como digo en el test, claramente siempre dependerá del nivel de asistencia y del desnivel acumulado de forma continuada, que es ahí donde las cifras de autonomía bajan exponencialmente, del mismo modo que he llegado a ver cifras de autonomía de 200 km después de llevar más de una hora rodando a 24 km por hora por terreno predominantemente llano.

Más información

Peso:

24 kg

Precio:

6.799 €