Probamos la Canyon Exceed CF SLX 9.9 Pro Race

Canyon Exceed CF SLX 9.9 Pro Race

Canyon ha hecho realidad la herramienta perfecta para que Alban Lakata se proclame campeón del mundo XCM en 2015, cuando todavía la bici no se había presentado. Una máquina perfecta de puro rendimiento XC diseñada para superar tus límites, con un nombre que lo resume todo: Exceed

Texto:
Muriel Bouhet
Fotos:
Javier Martínez
Publicado el 13/05/2016
Probamos la Canyon Exceed CF SLX 9.9 Pro Race
Altas prestaciones en todos los terrenos. Polivalencia absoluta. Relación calidad/precio con tecnología al alcance de pocas marcas.
Flancos blandos de las cubiertas de serie.

Daba igual el gran éxito cosechado por la Grand Canyon CF en sus versiones SL y SLX de años anteriores, los ingenieros de Canyon tenían el encargo de dar un golpe encima de la mesa y decidieron partir de cero para rediseñar por completo su «rígida» estrella en la gama de cross-country, con el fin de llevar aún más lejos los límites del rendimiento.

Así ha nacido la nueva Exceed CF SLX después de un año y medio de desarrollo en los laboratorios de la marca alemana en Coblenza. Una bici de 29 pulgadas aún más ligera, más rígida, más confortable y, sin duda, más rápida que su alabada predecesora.

Dos meses antes de la presentación de la bici a la prensa internacional, el experimentado corredor austriaco de maratón Alban Lakata, del equipo Topeak Ergon, vencía en el campeonato del mundo de maratón 2015 pilotando la nueva Exceed. Una bici que nace con un título de campeona del mundo. ¿Una simple casualidad o una señal del destino?

Seamos realistas y pensemos cómo ha logrado Canyon este éxito. Según la marca alemana, la clave de una bicicleta «hardtail» para cross-country no se basa únicamente en un chasis que ofrezca la mejor relación peso/rigidez. Hace mucho que para los germanos existen más parámetros a la hora de concebir una bici como la que nos ocupa, pues además del peso y de la rigidez hay que tener muy en cuenta aspectos de confort, durabilidad, o maniobrabilidad.

Probando en un campo de batalla real

No hay descanso para nosotros, los redactores de la revista MTBPro, y por eso Canyon nos planteó un nuevo reto en el mes de febrero para poder probar a fondo la nueva Exceed en una prueba de maratón. Pero, ojo, que no estamos hablando de una carrera cualquiera, sino de una prueba por etapas de seis jornadas con renombre como es la Andalucía Bike Race.

Y aunque podamos disfrutar de la misma bici que el campeón del mundo de maratón, por desgracia no tenemos las mismas piernas que él, de modo que me vienen a la cabeza un montón de preguntas tales como qué hacer para afrontar etapas tan largas y con tanto desnivel con una rígida aparentemente diseñada para rally.

Sea como fuere, tampoco nos íbamos a preocupar demasiado. La gente de Canyon hizo todo lo posible por equiparnos de la mejor manera para esta prueba y nos prepararon dos Exceed CF SLX 9.9 Pro Race, una para el que sería mi compañero de aventura, Enrique Sevilla, y otra para mí. Una montura equipada con lo mejor de cada marca para vestir un cuadro de este nivel: transmisión XX1 de Sram, juego de ruedas DT Swiss XRC 1200 Spline con llantas de carbono, horquilla RockShox RS1 y frenos Sram Guide RCS. Casi nada.

Y como quien no quiere la cosa… 3, 2, 1… Go! Ya estamos dando pedales y, con un rápido golpe en el gatillo del mando del cambio, engranamos marchas para coger velocidad. Notamos enseguida cómo la bici se muestra viva a cada golpe de pedal, parece que baila de manera natural al son del ritmo de nuestras piernas y, en menos que canta un gallo, la Exceed está lanzada a máxima velocidad. ¡Es una bici vivaz y reactiva!

Las primeras pedaladas son toda una explosión de dinamismo y energía. Está claro que estamos ante una auténtica máquina de carreras. En los primeros falsos llanos ya rodamos a velocidades más altas de lo que yo podía esperar, y aparentemente sin hacer gastar demasiadas energías, con una cierta relajación. Al final serán nuestras piernas las que determinen a dónde somos capaces de llegar, pero desde el minuto uno la bici transmite que no será por ella que no puedas llegar a lo más alto del podio.

A pesar de ser una máquina de pura raza XC, la posición de conducción no me parece excesivamente exigente. Quizá por su nuevo ángulo de dirección medio grado más agresivo que su predecesora, o por el uso de un manillar más ancho, de 720 mm, pero no tengo la sensación de ir completamente tumbada en el puesto de conducción.

Cada pedalada que me pide me hace sentir que le gano segundos al cronómetro. Rendimiento y eficacia son las dos palabras que me vienen a la cabeza cada metro que recorro con ella. ¿Cómo transmitir las sensaciones que te hace vivir una bici así, un misil de menos de 9 kilos de peso? Sensaciones alucinantes de disfrute en todo momento, al mismo tiempo que de exigencia, porque la máquina te va pidiendo más y más cada vez, para que te exprimas al máximo como piloto.

Está claro que rodar a pleno régimen es más físico y exigente en una bici rígida que en una bici de doble suspensión pero, al contrario de lo que pasa en otros modelos, con esta máquina podrás gestionar tu esfuerzo en carreras maratón si sabes adaptarte a un ritmo de largas distancias y no te dejas engañar por su aspecto «ralliero». Puedo afirmar sin dudarlo que con esta bici he podido rodar muchas horas sin terminar con mi espalda partida en dos.

Habiendo llegado a la ABR sin un solo día de competición, tenía un cierto miedo de poder aguantar toda la carrera. Pero después de 450 kilómetros con más de 11.000 metros de desnivel positivo, mi espalda está aún firme como una roca.

Rodar con la Canyon Exceed CF SLX equivale a batir todos los récords de tus segmentos STRAVA, pulverizar tus cronos sin penas forzar

Si te preguntas de dónde viene ese plus de confort que me ha permitido sobrevivir en Andalucía, la respuesta es sencilla. Por un lado, del triángulo trasero, en el que los ingenieros de Canyon han seguido desarrollando su tecnología VCLS (Vertical Confort, Lateral Stiffness), con unos tirantes y unas vainas diseñados para absorber impactos verticales que minimicen las imperfecciones del terreno al tiempo que ofrecen un poco más de tracción manteniendo la rueda pegada al suelo, casi como si de una doble suspensión de tratara.

Pero sobre todo, el confort viene de su tija de sillín S25 VCLS 2.0 CF de carbono formada por dos láminas, dos mitades, que se desplazan una sobre la otra para responder a la flexión que provocan los impactos del terreno. La flexión longitudinal llega hasta los 10,9 mm, casi imperceptible al pedalear al no sufrir flexión lateral, pero aportando un grado de comodidad determinante para mejorar el rendimiento en pruebas de larga distancia. Todo un descubrimiento.

Muchas balas en la recámara

Esta Exceed nos ha revelado una gran capacidad para adaptarse a todo tipo de terrenos, pues la hemos sometido a largos e intensos tramos de rodar a todo tren, a exigentes subidas de todo tipo, y a técnicas y largas bajadas en las que la bici no se ha arrugado.

¿De dónde sale este carácter polivalente? Por un lado de la geometría del cuadro, muy moderna, y que para una bici de 29” muestra valores no habituales como unas vainas ultracortas (427 mm en tallas S y M), un ángulo dirección que han abierto medio grado hasta llevarlo a los 69,5º, y un tubo superior 10 mm más largo que el anterior modelo XC, la Grand Canyon.

A nivel de pilotaje, estamos ante un pequeño y preciso bólido cuando se trata de escoger la trayectoria adecuada. Los virajes en apoyo a gran velocidad son toda una gozada. Bien es cierto que cuanto más rápido vas, más concentrado tienes que ir para entrar bien en las curvas, pero su geometría ayuda mucho aportando maniobrabilidad y estabilidad.

En descensos, donde a menudo se ganan las carreras, entre su tren delantero súper preciso y su corta trasera, la bici me parece muy juguetona sin llegar a convertirse esto en un problema, pues es noble y no esconde sorpresas. La Exceed forma parte de una nueva generación de bicis de cross-country de competición en las que prima la polivalencia.

Un cuadro de la más alta calidad que asegura mucho más que ligereza y rigidez, pues destacan también comodidad, durabilidad y eficiencia

En los senderos de una sola trazada y que pican hacia abajo, esta bestia se embala disparando la velocidad. El manillar ancho me aporta confianza para tener siempre ganas de atacar. Solamente los neumáticos me recuerdan que hay ciertas limitaciones en según que tramos pedregosos, por el miedo a pellizcar, pero escogiendo la cubierta adecuada para el terreno al que te enfrentes, la bici no tendrá límites.

En los tramos de subida que esconden pasos técnicos y mucha pendiente no hemos sufrido ningún problema de adherencia, pudiendo mantener la velocidad que marca nuestro motor. Además, en ningún caso hemos tenido problemas porque se nos haya querido encabritar la bici, ni siquiera en los giros más cerrados y con fuerte desnivel.

Resumiendo

Podríamos decir que estamos ante una auténtica máquina de carreras. Podríamos afirmarlo, pero la Exceed esconde mucho más. Porque no sólo es capaz de enfrentarse a las pruebas de rally más exigentes, es una compañera perfecta para las carreras más duras de larga distancia. Pero además es una bici de carreras accesible a todo el mundo, una herramienta casi perfecta independientemente de las condiciones y el nivel del piloto, capaz de ofrecerte mucho sin necesidad de que seas un pro. Algo que no todas las rígidas de XC pueden garantizar, pues a menudo son máquinas de rendimiento sólo aptas para los mejores pero ingobernables para la mayoría.

No es el caso de la Exceed, que ha demostrado ser el arma definitiva en manos del campeón del mundo maratón, pero también la garantía para que cualquiera podamos afrontar con solvencia nuestros retos en competiciones locales. Su polivalencia será tu mejor aliada, tanto si te quieres batir en carreras de XC como si buscas mejorar en especialidades de larga distancia o por etapas. Con un mínimo de técnica y de condición física, la Exceed será el empujón que necesitas para superar tus propios límites.

Cosas de familia

La Exceed es una familia numerosa, pues son 9 los modelos que Canyon ha puesto en el mercado este año. En el modelo específico pensado para mujer con las siglas WMN existen 4 tallas disponibles, desde la XS a la L, pero en todos los demás modelos de la gama son 5 las tallas que se pueden adquirir, incluyendo la XL.

En el caso de este modelo 9.9 WMN, no existe una geometría específica femenina, sino unos componentes y unos periféricos adaptados a su morfología, como un manillar más estrecho o una transmisión con platos 37/26 en vez de 38/28.

En todos los caso, las Exceed de talla XS ha sido diseñadas con ruedas de 27,5” siendo para el resto de las tallas la medida de 29” la escogida para las ruedas.

El primer precio comienza en los 3.299 € del modelo 8.9, y en la amplia oferta encontramos transmisiones mecánicas y electrónicas que llevan el precio del modelo más caro hasta los 9.000 €. La bici de montaña de la marca Canyon más cara de su historia, pero, también la más ligera, con un peso astronómico de sólo 7,88 kg en talla M. Una cifra de récord para una 29”.

Canyon Exceed CF SLX 9.9 LTD – 9.000 €

Canyon Exceed CF SLX 9.9 DI2 – 6.299 €

Canyon Exceed CF SLX 9.9 Pro – 4.999 €

Canyon Exceed CF SLX 9.9 Pro Race – 4.899 €

Canyon Exceed CF SLX 9.9 SL – 4.199 €

Canyon Exceed CF SLX 9.9  – 3.899 €

Canyon Exceed CF SLX 9.9 Race – 3.699 €

Canyon Exceed CF SLX 8.9 – 3.299 €

Canyon Exceed CF SLX 9.9 WMN – 3.299 €

Detalles de la bici

Canyon anuncia un peso de cuadro de sólo 870 gramos. Para lograrlo, la marca ha optimizado la cantidad de carbono a utilizar, reduciendo al máximo la superficie y los ángulos del cuadro, con un proceso denominado Minimal Surface Concept. Si la comparamos con su exitosa predecesora, la Grand Canyon CF SLX, la reducción de peso se concentra en determinados tubos y en las uniones entre ellos, como la del tubo diagonal en el que se baja de los 207 a 146 gramos, o el tubo superior del que se reduce el peso de 85 a 56 gramos. En el tubo de sillín se ahorran 13 gramos y en vainas y tirantes se pasa de 192 a 148 gramos y de 120 a 64 gramos respectivamente. Un esfuerzo en cada milímetro cuadrado de superficie. Todo para lograr rebajar el peso en aproximadamente 300 gramos. Nada más y nada menos. Todo un éxito.

La geometría también se ha remozado, y es otra de las razones por la que la Exceed no es una evolución de la Grand Canyon, sino un cuadro totalmente nuevo. El tubo superior se alarga y se combina con una potencia de 70 mm en las tallas pequeñas. En cada talla de cuadro se estudia la geometría, existiendo pequeñas diferencias para adaptar la bici a la morfología del tipo de piloto. Así, por ejemplo, las vainas van desde los 420 mm en la talla XS (que se fabrica en 27,5”), a los 427 mm en tallas S y M, ó los 432 y 437 mm respectivamente en tallas L y XL. Igualmente un detalle como la altura de pedalier se diseña de manera diferente en tallas pequeñas y grandes, para optimizar la estabilidad mejorando el centro de gravedad.

El triángulo trasero incorpora un eje pasante de 142x12mm, con el anclaje del freno trasero en la parte interna de la unión de vainas y tirantes. También está preparado para no sólo albergar las tradicionales transmisiones mecánicas, sino también las novedosas transmisiones eléctricas Di2 de Shimano, o para que puedas montar una tija telescópica, algo que a buen seguro se va a popularizar en XC y maratón. Además, encontrarás un detalle como el sistema propio de Canyon llamado IPU (Impact Protection Unit), diseñado para proteger el tubo superior del cuadro de un posible golpe del manillar y las manetas en caso de caída.

Las nuevas DT Swiss XRC 1200 Spline con llantas de carbono son lo mejor del fabricante suizo para competición. Con todo el saber hacer de la prestigiosa marca, aprovechan la exitosa tecnología Spline. Las llantas son tremendamente ligeras, a la par que resistentes, y, siendo tubeless, son uno de los grandes aliados para que esta bici rinda al máximo nivel. Su comportamiento se ha mostrado excepcional en todos los terrenos, superando sin problema alguno las zonas más técnicas y exigentes.

Los neumáticos Continental X-King tienen un dibujo ideal para un uso polivalente y, con una anchura de 2,2”, poseen un balón bastante generoso que aporta un plus de confort. Sin embargo, los flancos nos han parecido un poco blandos para enfrentarse a impactos fuertes, sobre todo cuando la presión en el neumático es baja para lograr agarre. Es el único límite que le hemos encontrado a la bici, pero está claro que no se puede tener todo. Si buscas un neumático con más resistencia, el peso se verá penalizado.

Para hacerse cargo de la transmisión 1x11 se ha recurrido a la fiabilidad de Sram. Nada que objetar durante nuestra exigente prueba. Encontramos las nuevas bielas XX1 BB30 con plato X-Sync Direct Mount de 32 dientes, pero en mi caso, he optado por un plato de 30, algo menos exigente, para conseguir más cadencia en las subidas más empinadas de la Andalucía Bike Race. Gracias al sistema X-Sync Direct Mount, puedes escoger el plato que mejor se adapte a tus condiciones físicas.

Las bielas también vienen con un par de protectores de goma, Carbon Crank Boot, ideales para mantener protegidas las puntas de las bielas de posibles golpes con las piedras al pedalear por zonas técnicas. Un detalle de calidad que no suele venir de serie.

El resto de la transmisión combina casete, mando «shifter» y cambio de 11 velocidades de la mencionada gama XX1. Cero problemas, el conjunto nos ha funcionado de maravilla. 

En el puesto de control se ha recurrido a componentes de fabricación propia de la marca Canyon, algo que permite mantener el precio competitivo sin renunciar a la calidad, como ya te he contado en el test con un elemento como la revolucionaria tija de sillín.

El manillar H20 Flat CF está fabricado en fibra de carbono con una anchura de 720

mm, algo que aporta un mayor control de la bici sobre todo en zonas más trialeras. La discreta y sobria potencia de aluminio es también de Canyon, bautizada con las siglas V14 y con una longitud ya mencionada de 70 mm y un ángulo de 6º, cumple a la perfección aportando rigidez al conjunto.

Los nuevos frenos Guide Ultimate van notablemente mejor que la última generación de Avid. La maneta de carbono Ultimate posee el mismo diseño que la versión anterior pero con la diferencia de que incorpora tornillería de titanio. La maneta ofrece una ergonomía perfecta, en la que dispone de dos regulaciones muy fáciles de usar, una para la distancia de la maneta al manillar y otra para la distancia de las pastillas al disco.

Una vez los ajustes puestos a mi gusto, me han procurado una sensación de frenada mucho más potente de lo que esperaba. Sin duda la clave reside en la nueva pinza de cuatro pistones, que es la responsable de la fenomenal frenada y sobre todo del tacto más consistente. Tanto en frenada corta y seca como en frenadas de larga duración, la temperatura del disco no afecta a la potencia del tacto. Con discos de 180 mm delante y de 160 mm detrás, vas a poder detener esta bici, que por otro lado es un peso pluma, sin problemas.

La horquilla invertida RockShox RS-1 con 100 mm de recorrido es la responsable de tratar de mantener la nueva Exceed pegada al suelo en cada trazada… o de que aterrice sin problemas si te atreves a despegar con ella, dada su ligereza. La rueda delantera necesita un buje especial que DT Swiss ha desarrollado específicamente para esta horquilla. El tacto es bueno y su funcionamiento es muy preciso. De hecho se nota la buena sensibilidad de la horquilla, desde los pequeños baches hasta los impactos más importantes. Cuando te pones a pedalear de pie, para que la horquilla no se hunda, cuenta con el bloqueo hidráulico XLock de Sram, con el mando situado en el manillar, y que te permite regular el umbral del bloqueo para que, en función del impacto que reciba, se abra y actúe para absorber a tu gusto.    

Ficha Técnica

Cuadro

Canyon Exceed CF SLX 29

Horquilla

RockShox RS-1 100mm

Amortiguador

-

Pedalier

Sram XX1 Carbon Direct Mount

Desviador

-

Casete

Sram XG-1199 11V, 10/42

Cambio

Sram XX1

Mandos

Sram XX1

Cadena

KMC X11-93

Frenos

Sram Guide Ultimate, discos 180/160 mm

Dirección

FSA Nº42 Integrada

Potencia

Canyon V14 70 mm

Manillar

Canyon H20 Flat CF 720 mm

Sillín

Ergon SM30 EVO

Tija de sillín

Canyon S25 VCLS 2.0 CF 30,9 mm

Pedales

No incluidos

Bujes

DT Swiss 15 mm del. y 142x12 mm tras.

Llantas

DT Swiss XRC 1200 Spline 29"

Cubiertas

Continental X-King Racesport 29x2,2”

Tallas

XS (27,5”) y S, M, L, XL (29”)

Peso

8.,9 kg (talla S sin pedales)

Precio

4.899 €

Encuentra más contenidos

Formulario de búsqueda

Texto:

Muriel Bouhet

Fotos:

Javier Martínez

Publicado el 13/05/2016

Etiquetas: