Corratec Revo BOW SL Pro

Corratec fue una marca que nació en los 90 y rápidamente se hizo un hueco en el mercado gracias a su diseño BOW, arriesgado pero práctico. La Corratec Revo BOW SL es la versión actual y mantiene el mismo espíritu, pero adaptado con la última tecnología.

Corratec Revo BOW SL Pro
autor mtbpro
J.Daniel Hernández
autor de las fotos
David Agüero

fecha10/05/2021


lo mejor
Imagen arriesgada. No hay una hardtail igual. Bici muy divertida de llevar. Precisión de la zona delantera en las trazadas.
lo peor
Imagen arriesgada. Esto no es necesariamente malo (de hecho, a mí me gusta), pero hay que tenerlo muy presente a la hora de elegir la talla.

Estoy convencido de que este test va a llamar la atención de todos los bikers. Desde los que, simplemente, se queden asombrados por las formas del cuadro de esta Corratec Revo BOW SL como de los que de repente sientan una punzada de nostalgia al recordar el MTB de los 90. Y es que Corratec es una marca alemana que permanece fiel a sus principios y su gama BOW mantiene las mismas formas que supusieron una revolución con su aparición en los circuitos de la Copa del Mundo.

Y es que Corratec, como marca, nació en 1990, aunque su trayectoria se remonta a unos cuantos años antes. Konrad Irlbacher (padre e hijo) eran gerentes de una tienda de material deportivo en Rosenheim (Alemania, cerca de Munich) y fabricantes artesanales de esquís que, en 1982, lanzaron su propia marca de bicicletas con el nombre de su tienda (IKO). En 1989 cambiaron el nombre a Corrado (derivado de Konrad), que rápidamente derivó en Corratec un año después.

En 1993 apareció el diseño BOW, y este concepto se ha mantenido hasta 28 años después con la Revo BOW SL que probamos. Y es que ya en su primer año las Corratec asombraron, hay que tener en cuenta que las bicicletas de tubería de aluminio tenían unas formas más rectas que las que podemos ver actualmente gracias al carbono, pero es que en 1995 lograron ganar dos pruebas de la Copa del Mundo gracias a Jan Østergaard.‬‬

Desde su inicio Corratec siempre se ha caracterizado por arriesgar e innovar en sus diseños, algo que han hecho hasta ahora. Por ejemplo, en 1996 presentaron una bicicleta de carretera ya con frenos de disco y la Corratec Revo BOW SL, con un sloping marcadísimo del tubo superior, la forma curvada del tubo diagonal (de ahí el nombre BOW, arco) y la apuesta por formas muy planas.

Corratec Revo BOW SL Pro

El auge de Corratec en los años 90 fue muy grande, pero, aunque la marca se ha mantenido habitualmente en los círculos de competición internacional y no ha dejado de innovar, sí que es cierto que en nuestro país perdió presencia y fuelle poco a poco. Por eso, poder rescatar un nombre mítico como éste, siempre le pone un aliciente más al test.

Cuadro con personalidad

Pero vamos a dejar de lado el pasado y centrarnos en el presente, desgranando la Corratec Revo BOW SL que traemos a estas líneas. Se trata de un cuadro de fibra de carbono de alto módulo, con una forma muy particular y geometría marcada por estas formas. El tubo superior tiene un sloping tan marcado que sin duda no encontrarás otra hardtail igual en el mercado. Al menos entre las marcas habituales. Como tampoco encontrarás la apuesta por el tubo diagonal ligeramente curvado.


Te puede interesar: Guía de compra: Corratec Revo Bow


Ambos tubos se unen en la pipa de la dirección con una forma sobredimensionada, cuadrada y continuada que le otorga carácter y una imagen robusta como en ninguna otra MTB. Corratec apuesta por un tubo superior prácticamente plano, de hecho, esta forma plana se prolonga desde mitad de los tirantes hasta la pipa de la dirección pasando por el tubo superior y generando una forma continua hasta el pedalier y las vainas.

Este diseño deja un cuadro muy compacto y que mantiene una rigidez muy interesante, a la vez que una cierta capacidad de absorción vertical de la rueda trasera que la convierten en una hardtail bastante cómoda. La rigidez de la parte delantera nos ofrece una precisión de la trazada muy interesante de luego hablaré un poco más. Lo mismo que sucede con el pedalier, que transmite unas sensaciones poderosas a la rueda trasera a la hora de pedalear. En definitiva, la Revo BOW SL es más que unas formas atractivas, sino que éstas tienen una razón de ser.

Eso sí, esta forma tan particular tiene una incidencia en el tallaje. Corratec ofrece la Revo BOW en 4 tallas que en cm son: 39, 44, 49 y 54. Si nos planteamos que equivalen a la talla S, M, L y XL podemos llevarnos alguna sorpresa, especialmente por la longitud de la tija. Me explico, la talla que he probado es la 44, normalmente llevo la tija del sillín a 73,5 cm de centro del pedalier a la parte superior del sillín; y en este caso esa medida ya excedía la marca de seguridad de la tija. Evidentemente con 0,5 cm menos la diferencia apenas es apreciable, pero es interesante señalarlo.

Corratec Revo BOW SL Pro

También es interesante que, como puedes ver en las fotos, la talla 44 es muy compacta incluso para alguien que, como es mi caso, mide 172 cm. No digo pequeña, porque no lo es, digo compacta, sobre todo si lo comparamos con las tendencias actuales de hacer un tubo superior muy largo. Es decir, si las bicis actuales largas no te gustan, la Revo BOW es tu mejor aliada. Además, al ser compacta es mucho más manejable. Y ojo, que con 69º de ángulo de la dirección y vainas de 425 mm, es una hardtail muy divertida de llevar tanto subiendo como bajando.

Más detalles de la Corratec Revo BOW SL PRO

La Corratec Revo BOW SL Pro que pruebo es la tercera de la familia, la más económica de los modelos SL con un carbono de mayor calidad. El montaje es bastante equilibrado, con un grupo Shimano SLX completo, salvo el desviador trasero, que es XT. En este punto tengo que hacer una pequeña crítica, y es que no entiendo el montaje de un componente de gama superior que realmente no mejora el funcionamiento del conjunto. El Shimano SLX es un grupo perfecto, suave y preciso. Obviamente el Deore XT es un escalón superior, pero para ello necesitas todos sus componentes. Si tienes las manetas SLX, los frenos SLX, bielas SLX… igual hubiese sido mejor dejar el grupo al completo y reducir algo el precio final.

Corratec Revo BOW SL Pro

En cuanto a los detalles de la transmisión, cuenta con un plato de 32 dientes con un casete de 12 velocidades 10-51, una buena combinación para una bici de estas características. Posiblemente los usuarios “más racing” acabarán prefiriendo un plato de 34, pero inicialmente el 32 es buena opción. Los frenos SLX son impresionantes, casi a la altura de sus hermanos mayores XT y XTR, al punto que posiblemente y en un test a ciegas muy poca gente sería capaz de diferenciarlos (sin contar el peso). Además, el disco delantero de 180 mm ayuda a que ofrezcan confianza desde el primer momento.

El manillar, potencia y tija del sillín están firmados por la mítica marca Zzyzx que posiblemente os suene mucho. Desde hace años, Zzyzx se convirtió en la proveedora oficial de componentes para Corratec hasta que la marca alemana decidió comprar los derechos para usar y vender esta marca de componentes. Esto también les permite gozar de un nivel de personalización impresionante (especialmente en cuanto a la estética) en algunos modelos.

Corratec Revo BOW SL Pro

La potencia, por ejemplo, es un ejercicio de diseño con una angulación negativa de 5º para compensar el cuadro compacto y poder adoptar una posición muy racing pero, a su vez, bastante cómoda para pedalear. Un detalle interesante es que, aunque la potencia es de aluminio, manillar y tija son de fibra de carbono, muy en consonancia con el nivel del cuadro. Además, junto a la dirección Acros, permite introducir el cableado por la zona superior de la pipa de la dirección y mantener esa forma tan particular del cuadro en esa zona.

Corratec Revo BOW SL Pro

Tanto la horquilla como las ruedas son unas “viejas conocidas” en esta gama de bicicletas: una RockShox SID SL Select de 100 mm y unas DT Swiss M 1900 Spline. La horquilla es una gran opción por su buen funcionamiento, mientras que las ruedas también lo son por su buen compromiso entre peso y prestaciones. El resultado final de todo el conjunto son 10,76 kg en la talla 44. Un peso que se podría reducir hasta rozar los 10 kg haciendo algunos cambios, pero realmente, con el montaje tal y como está, tendremos más que de sobra para disfrutar de la Revo BOW SL Pro en todos los terrenos, incluso si nos apuntamos con ella a carreras de XCO y XCM.

Corratec Revo BOW SL Pro

En acción

Con todo lo que te he contado seguramente ya te puedas hacer una idea del comportamiento de la Corratec Revo BOW SL Pro. Es una hardtail muy divertida, muy ágil, casi nerviosa, pero en el mejor de los sentidos, ya que la rigidez de la parte delantera es impresionante y ayuda a dirigir la bici con precisión. A esto también ayuda su geometría y el hecho de que el cuadro es muy compacto. Tienes la sensación de tener entre las piernas un cuadro de dirt jump por su facilidad para moverlo. También ayuda el buen trabajo de la RockShox SID Select, una horquilla con la que RockShox ha recuperado mucho terreno como opción OEM en bicis XC de gama media y media-alta.

Corratec Revo BOW SL Pro

Esta rigidez también se traslada a la hora de dar pedales. Todos los factores se juntan para que podamos exprimir las cualidades de la Corratec Revo BOW SL al máximo, especialmente en los tramos de pedaleo. Es bastante efectiva y tendremos en todo momento una gran sensación de velocidad y potencia. Además, la postura, muy cómoda en mi opinión, facilita el que mantengamos un buen rendimiento en pruebas de mayor distancia.

En tramos técnicos de bajada me ha gustado mucho la precisión de la rueda delantera. Es cierto que he tenido la suerte de que durante mi tiempo de test el terreno contaba con esa humedad justa que facilita el agarre de forma maravillosa, pero también había zonas mucho más resbaladizas y delicadas. En cualquier caso, la sensación al trazar curvas cerradas o pasar por zonas técnicas es de una precisión impresionante y es muy fácil manejar la rueda delantera, poniéndola en el punto en el que queramos. En curvas amplias, gracias a la rigidez global y su cuadro compacto, es fácil maniobrar con ella. Quizá no tiene el aplomo a altas velocidades de otras bicicletas, pero se suple con una manejabilidad superior.

Corratec Revo BOW SL Pro

Además, al ser tan compacta, es muy fácil jugar con ella modificando el reparto de pesos, es fácil levantarla y saltar, también colocar la rueda trasera en zonas técnicas moviendo nuestro peso. Precisamente por todos estos detalles, aunque es cómoda y absorbente, donde mejor se mueve es, más que en las largas distancias con mucho pedaleo y altas velocidades, en zonas más técnicas. Ojo, la comparación implícita a la que me estoy refiriendo es frente a otras rígidas, nunca con una doble.

Corratec Revo BOW SL Pro

Cosas de familia Corratec Revo BOW SL

En nuestra web hemos analizado la familia Revo BOW en nuestra guía de compra, por lo que te recomiendo que le eches un vistazo. La gama Revo BOW está dividida 5 modelos repartidos entre 3 Revo BOW SL y 2 Revo BOW, diferenciadas por el tipo de carbono utilizado en el cuadro. Los precios van desde 2.049 € hasta 9.049 € del modelo superior con un montaje digno de la Copa del Mundo.

Corratec Revo BOW SL Pro

La bici al detalle...

Corratec Revo BOW SL Pro
Horquilla

La RockShox SID Select es una horquilla que se está volviendo bastante común en las bicicletas XC que nos llegan de test. Es una gran elección para todo este tipo de bicicletas ya que no es para nada complejo su set-up y su comportamiento es muy bueno. Cuenta con el cartucho DebonAir y tiene un peso declarado de 1.468 g. Además, en la web de RockShox encontrarás una App (RockShox Trail Head) que te ayudará a la hora de hacer el step-up en función de tu peso y preferencias.

Corratec Revo BOW SL Pro
Transmisión

Ya lo he comentado en el texto principal, el grupo Shimano SLX poco le tiene que envidiar a sus hermanos mayores, especialmente al Deore XT. Por eso me resulta extraño que hayan optado por montar un desviador trasero XT con el resto de los componentes SLX. Seguramente haber apostado por un “full-SLX” hubiese ayudado a bajar un poco el precio sin afectar, prácticamente, a su comportamiento. Respecto a la configuración, posiblemente los usuarios más “racing” opten por un plato de 34 frente al 32 que viene de serie, pero para una primera toma de contacto y los usuarios que no piensen en competir (o que tengan más tramos de subida que de bajada) es más que suficiente. El casete es un 10-51 que se aprovecha el rango al completo gracias al incremento bastante progresivo de las coronas.

Corratec Revo BOW SL Pro
Frenos

Los Shimano SLX son unos frenos impresionantes, con un funcionamiento al nivel de sus hermanos mayores y, prácticamente, con las mismas tecnologías. Además de tener un diseño muy ergonómico, las manetas son fácilmente regulables en alcance para poder personalizarlas a nuestro gusto. El hecho de montar un disco delantero de 180 mm es muy de agradecer, especialmente para los bikers de más peso, pues aumenta la potencia de frenado.

Corratec Revo BOW SL Pro
Ruedas y neumáticos

En este apartado nos encontramos uno de los puntos en los que, sin tener un mal funcionamiento, podemos mejorar las prestaciones de la Revo BOW SL Pro. Las ruedas son unas DT Swiss Spline M-1900, una rueda accesible y muy funcional, con un buje trasero 370 Pawl (3 trinquetes) y radios de tiro recto, pero con un peso declarado de 1.798 g.

Las cubiertas son unas Schwalbe Racing Ray en la delantera y Racing Ralph en la trasera, ambas en 29x2,25” (una combinación habitual para XC). Su peso declarado es de 675 g y el agarre en terreno húmedo es sorprendentemente bueno pese al claro diseño rodador de su taqueado.

Más información

Peso:

10,76 kg (talla 44)

Precio:

3.349 €