Ghost Lector SF Pro

Ghost eleva el confort a una categoría superior en su Lector SF. Una rígida de carreras, con ADN de XC puro, pero con un nivel de confort, adaptabilidad al rider y capacidad de absorción que la sitúan por encima de cualquier otra rígida del mercado.

Ghost Lector SF Pro
autor mtbpro
J. Daniel Hernández
autor de las fotos
David Agüero

fecha27/11/2020


lo mejor
Geometría agresiva y estilo diferenciador. Completamente diferente al resto de rígidas. Precio atractivo. Los frenos.
lo peor
Peso elevado para una rígida. Sujeción de los cables en las vainas. El ajuste de la altura del sillín puede ser complejo (bastante) las primeras ocasiones.

Ghost es una de esas marcas (generalmente europeas, como es el caso de esta alemana) que aunque en España su presencia ha sido poco más que testimonial en los últimos años, siempre se ha mantenido en primera fila de la competición internacional. Una marca que no ha dejado de innovar y desarrollar nuevos productos. De hecho, a principios de este año Ghost anunciaba que recuperaba la producción de sus cuadros de carbono en Europa, haciendo el camino inverso que ha hecho la industria en los últimos años (de Europa a Asia).

Prueba de que Ghost no ha estado nunca parada tenemos dos factores más. El primero son los éxitos en competición que ha tenido su equipo Ghost Factory Racing, un equipo que lleva ya unos pocos años compitiendo únicamente en categoría femenina, este año con Barbara Benko y Anne Terpstra a la cabeza, y siempre en posiciones cabeceras.

Y otro es el desarrollo de su categoría o filosofía SuperFit (SF tal y como acompaña al nombre de la Lector Pro que pruebo) y que es el resultado de años de estudios antroprométicos y biomecánicos. De hecho, Ghost afirma haber estudiado más de 100.000 conjuntos de datos sobre el cuerpo humano.


Te puede interesar: Tijas telescópicas: 4 razones para usarlas y 2 para no hacerlo


(Sigue el artículo ↓)

¿Qué es Ghost SuperFit?

Con toda esta cantidad ingente de datos sobre la morfología humana, amén del desarrollo continuo apoyado en sus corredoras profesionales, Ghost ha creado 5 perfiles de ciclistas entre 156 cm y 196 cm de estatura. A partir de cada perfil el algoritmo SuperFit calcula la posición ideal que adopta el rider en la bicicleta.

Para conseguir un acople perfecto a la bicicleta no sólo hay que centrarse en la talla, sino también en los componentes (sillín, manillar, bielas…) y en el estilo de conducción. Para ello, Ghost ha recurrido a una geometría muy particular que ahora detallaré, pero también a una serie de componentes con una alta capacidad de adaptabilidad al rider. Te recomiendo que consultes en concreto los detalles de la tija del sillín (de la que también hablaré más adelante) y del propio sillín.

Ghost Lector SF Pro

La geometría de la Ghost Lector SF es bastante sorprendente para tratarse de una rígida. Apuesta por un tubo superior bastante largo para la talla (más de 65 cm en talla M, 476 mm de Reach) que se compensa con una potencia muy corta (50 mm) y una pipa de la dirección también muy pequeña (90 mm), lo que nos acaba por situar en una posición completamente de ataque. El ángulo de la dirección es muy equilibrado, 68º, para obtener un buen compromiso entre estabilidad a alta velocidad y manejabilidad en zonas reviradas; todo ello nos deja un largo de ejes de 1.177 mm en talla M.

Otro dato numérico en el que merece la pena fijarse es la longitud de las vainas, de 430 mm. Gracias a la forma de los tirantes y al sobredimensionamiento de la caja del pedalier y la propia forma de las vainas, la rueda trasera parece meterse dentro del triángulo principal, lo que nos sitúa muy encima de ella cuando vamos sentados ganando así capacidad de tracción con cada pedalada (además de mucha manejabilidad de la rueda trasera).


Te puede interesar: Zapatillas de invierno para MTB ¿merecen la pena?


(Sigue el artículo ↓)

Ghost Lector SF Pro

Los detalles del cuadro y su impresionante capacidad de absorción

El cuadro Ghost Lector SF cuenta con muchos detalles en los que merece la pena detenerse. Muchos de ellos suponen una apuesta fuerte por la funcionalidad por parte de los alemanes, ya que su estética se aleja de lo habitual. Hablo de la unión entre la pipa de la dirección y los tubos superior y diagonal, alargándose más de lo habitual en las bicis de XC.

También del hecho de que el tubo diagonal tenga esa forma particular que lleva el cableado por su exterior pero que queda protegido completamente por una tapa de plástico duro que protege cables y tubos. ¿Se le puede considerar cableado externo, interno? Lo que es innegable es que, estando protegidos, permite una manipulación mucho más rápida y sencilla del cableado para los mecánicos que los que van internos.

Ghost Lector SF Pro

La forma de llevar el cableado por las vainas también sorprende a estas alturas y con la tecnología de guiado de cableado que hay en la industria: completamente por fuera y sujeto por unas gomas a los insertos que protegen la vaina derecha de los golpes de cadena (y que también ayudan a minimizar las vibraciones que nos llegan al tubo del sillín desde la rueda) y directamente la vaina en la izquierda. Ninguna estética, pero total practicidad.

Ghost Lector SF Pro

La caja del pedalier está sobredimensionada de forma que parece que sería capaz de resistir una bomba. La forma en la que se prolongan las vainas ayuda a bajar aun más su centro de gravedad, mantener la rigidez de la zona y, sin embargo, lograr un tamaño muy corto.

El último detalle que marca las características del cuadro Ghost Lector SF, pero que posiblemente sea la más definitoria o la que puede marcar la diferenciación respecto a otros modelos de rígidas, sea la capacidad de absorción que ofrece el triángulo trasero. El particular diseño de sus vainas y especialmente de los tirantes, junto a la flexión controlada del carbono, le garantizan una suavidad y capacidad de absorción de la rueda trasera espectacular. Posiblemente la rígida (pura, no con sistemas softail) que más me ha sorprendido en este aspecto.

Ghost Lector SF Pro

¿Es un montaje tope de gama?

La Ghost Lector SF Pro es el modelo superior de la marca alemana. Por eso sorprenden algunas elecciones de su montaje. No porque no estén acorde al precio final de la bicicleta (3.999 €), sino porque extraña que no haya un acabado superior en el catálogo. Hablamos de la transmisión SRAM X01 Eagle con manetas GX, de la horquilla SID Select + RL o de las ruedas Syntace W28i. Todos ellos elementos en los que podemos rebajar fácilmente unos cuantos gramos a la bicicleta si los cambiamos. Por cierto, Syntace también es la marca encargada de manillar (de carbono) y potencia.

Pero hay dos elementos del montaje que destacan por ser bastante menos habituales (y de los que hablaré más detenidamente en la sección de detalles). Por un lado, los frenos Formula Cura, que particularmente me han encantado, pero es sorprendente verlos en una bicicleta de XC; y por otro la tija telescópica Eightpins de accionamiento mecánico.

Ghost Lector SF Pro

Esta tija mantiene todo su mecanismo en el interior del cuadro y necesita que los cuadros estén preparados para ella. Es una tija que tiene sus ventajas (como el hecho de aprovechar todo el recorrido disponible) pero su instalación y su ajuste es más complicado que el de una tija convencional (por su propia arquitectura) y nuevamente surgen dudas de si es el elemento más apropiado para una XC. Ojo, es una tija genial, pero quizá algo pesada para una bici de XC. No obstante, la elección es clara, es una apuesta por la filosofía Super Fit ya que garantiza una mejor adaptabilidad a las necesidades del rider, y el cuadro Lector SF puede albergar cualquier otro tipo de tija telescópica o convencional (pero más ancha).

La Ghost Lector SF incluye un bloqueo de la dirección de Acros que ofrece una capacidad de giro sorprendente, pero que también protege el cuadro de golpes involuntarios con el manillar (un detalle que se agradece y que deberían montar todas las bicis de carbono). Os recomiendo acudir la sección de detalles en la que tenéis más información de los frenos y la tija, pero también de otros elementos que en otras bicicletas no se pueden considerar diferenciadores (por ser bastante estándar y objeto de sustitución a las primeras de cambio) pero que en la Lector SF destacan: como son el sillín, de ancho ajustable y los puños, con ergonomía variable para que los pongamos en la posición que nos resulte más cómoda y ofrezcan mejor agarre según la forma de nuestras manos.


Te puede interesar: ¿Qué es la patilla de cambio universal SRAM UDH?


(Sigue el artículo ↓)

Ghost Lector SF Pro

En acción con la Ghost Lector SF Pro

Cuando te subes a la Ghost Lector SF lo primero que notas es que, pese al impacto visual que te pueda causar la bicicleta cuando no estás subido en ella, te sientes muy a gusto. La postura es natural y te adaptas fácilmente. Eso sí… con una posición de ataque muy marcada. Desde el primer metro sabes que la bicicleta es para ir “a saco”.

Pero ya en las primeras pedaladas destaca la trasera. Por su capacidad de absorción y por su tamaño compacto, que nos permite jugar con la bicicleta a niveles poco habituales para una rígida (no hay que olvidar que estamos hablando de una rígida, no una doble o una softail). Además, al estar situados encima de la rueda trasera (a esto también ayudan los 25 mm de retroceso de la tija del sillín), ganamos más y más tracción a cada pedalada.

Ghost Lector SF Pro

Con todo ello ganamos mucha manejabilidad en zonas reviradas, donde es fácil mover la bicicleta simplemente insinuando cambios de peso sobre la rueda trasera. Es cierto que la potencia tan corta ayuda. Pero es que, además, en zonas rápidas es donde se aprecian los beneficios de un triángulo principal largo con un centro de gravedad bajo (más bajo que lo que marca el eje del pedalier debido a la forma de su caja). Es muy estable, muy predecible y fácil de conducir en zonas rápidas y curvas enlazadas. Tanto que a veces podemos olvidarnos que estamos en una rígida de XC…

Bueno, no… en las subidas no nos olvidamos. La Ghost Lector SF se defiende como una jabata. La gran capacidad de tracción de la rueda trasera ayuda… Y aunque el peso no juegue a su favor (11,4 kg nos parecen algo excesivos para el modelo tope de gama) hay mucho margen donde rebajar gramos.

No todas estas sensaciones que tenemos cuando pedaleamos con la Ghost Lector SF se deben al carbono o la forma de su triángulo trasero, sino también a la geometría en general y a la gran facilidad de adaptarse a la bicicleta de forma natural. La cuidada geometría, que al principio sorprende a todo el mundo, es fundamental para entender el buen comportamiento de la bicicleta sobre el terreno. Es un conjunto de varios factores en los que Ghost ha sabido trabajar muy bien para lograr un buen resultado final.

Ghost Lector SF Pro

Conclusión

Ghost ha hecho una apuesta muy importante por una filosofía, la Super Fit, en la que las bicis han de adaptarse a los riders y no al revés. Y lo han conseguido, la Ghost Lector SF es la bici ideal para quien quiera adentrarse en competiciones XCO y XCM con una rígida. Pero sin renunciar a cierto confort y capacidad de absorción (que se traduce en seguridad y ganancias en los tramos rápidos y de descenso).

Sorprende que Ghost apueste por un montaje con componentes que no son los tope de gama para su modelo superior, sin embargo se entiende si tenemos en cuenta que los más entusiastas de las carreras acaban personalizando mucho más sus bicicletas y buscando limar gramos en todos los puntos posibles. La apuesta de Ghost por ofrecer una gran base (a la que ir introduciendo poco a poco mejoras) con un precio contenido cobra todo el sentido.

Ghost Lector SF Pro

Cosas de familia Ghost Lector

Oficialmente la familia Lector la forman 7 modelos, aunque los más destacados son los cuatro de la línea SuperFit (SF) del que el modelo Pro que probamos es el tope de gama. Todos ellos (salvo el Essential) incluyen tijas telescópicas Eightpins en versión hidráulica o mecánica. Los tres modelos Lector restantes cuentan con un cuadro de aluminio que pertenece a la anterior generación de Lector, por lo que se pueden considerar completamente diferentes a la nueva línea SF.

Cabe señalar que nuestra unidad de pruebas vino de una flota de unidades de test, por lo que no disponíamos de la herramienta de sillín con la que Ghost afirma que se puede medir perfectamente la altura, posición y ángulo del sillín. Con la compra de una bicicleta Ghost incluye una herramienta multillave en Y con las cabezas necesarias para los ajustes del manillar (manetas, potencia, etc.) y la herramienta del sillín, con cinta métrica y nivel de burbuja. Sin duda contar con una herramienta así, en caso de no tener las adecuadas en casa, es una ayuda para que cualquier rider pueda realizar sus primeros ajustes biomecánicos sobre la bicicleta.

Ghost Lector SF Pro

La bici al detalle...

Ghost Lector SF Pro
Tija telescópica

La tija telescópica Eightpins merece un apartado aparte. Su instalación y ajuste es bastante complejo y la talla de la tija se debe elegir en función de la talla del cuadro, pero también ofrece la posibilidad de aprovechar todo el recorrido. De esta forma, prácticamente todo lo que necesitemos subirla respecto al cuadro bajará. Respecto a los datos, el tubo que sobresale es de 34,9 mm, el peso declarado es de más de 500 g (en función de la talla) y está disponible sin retroceso o con 25 mm (como en la Ghost que hemos probado). Es un sistema inteligente e innovador, pero se me antoja algo pesado y con un recorrido innecesario para una XC.

Ghost Lector SF Pro
Frenos

Ghost recupera una marca clásica para los frenos con los Formula Cura 2, montados con un disco delantero de 180 mm y uno trasero de 160 mm. Son unos frenos directos y potentes, un ancla. Esta potencia de frenado viene dada por el gran tamaño de sus pistones (24 mm). De hecho, Formula los recomienda para enduro o all-mountain, pero los vemos montados aquí en una XC. Además de ser un sistema razonablemente ligero, cuenta con el sistema Speed Lock que permite su montaje y desmontaje fácilmente sin tener que purgar los frenos y garantiza un sistema totalmente estanco. Igualmente es sencillo adaptar la maneta al tamaño de nuestras manos.

Ghost Lector SF Pro
Cuadro

Ghost dio una vuelta de tuerca completa a su anterior cuadro Lector cuando aplicó el concepto SuperFit. De hecho, en la web de Ghost hay mucha información de las ventajas de esta filosofía, del hecho de guiar el cableado de forma externa pero protegido por la inmensa tapa que también protege el tubo diagonal (y que realmente es fácilmente manipulable para limpieza y mantenimiento). Pero de lo que no encontramos mucha información es del carbono en sí o del peso declarado del cuadro. Viendo que este modelo ha dejado la báscula en 11,4 kg (talla M) con el peso añadido de algunos de los elementos más propios de bicis dobles de trail o all-mountain, hay mucho margen para rebajarlo. El peso del cuadro en sí no debe ser muy elevado.

Ghost Lector SF Pro
Horquilla

La RockShox SID Select + RL, sin ser el modelo tope de gama, es un espectáculo de horquilla, suave, fiable, con una gran capacidad de absorción… El dato curioso viene cuando vemos que Ghost apuesta por la versión de 100 mm para las tallas más pequeñas (de XS a M) y la de 120 mm para las más grandes (L y XL). Probablemente para compensar el tamaño de la pipa de la dirección (90 mm en talla M y 110 mm en talla L).

Ghost Lector SF Pro
Puños

Otro de los elementos que sorprenden en el montaje de la Ghost Lector SF Pro son sus puños Production Privée con perfil excéntrico, es decir, que en función de cómo los coloquemos tienen un rango de ajuste ergonómico para adaptarse mejor a las diferentes formas de mano. Sin duda un elemento que merece la pena probar.

Ghost Lector SF Pro
Sillín

Habitualmente no me gusta hablar del sillín porque es un elemento cuya comodidad es demasiado subjetiva, ya que depende de nuestro ancho de isquiones, necesidad de acolchado, de ranura anti-prostática, etc. Sin embargo, en este caso, voy a hacer una excepción ya que el Selle Italia SLR es ajustable para que podamos encontrar nuestro soporte apropiado. La parte superior no está unida en la zona trasera como el resto de los sillines, sino que sólo se une en la punta, de forma que podemos ensanchar o estrechar la zona de apoyo del sillín para buscar un ajuste milimétrico a “nuestro culo”. Nuevamente un sistema inteligente en favor de nuestra comodidad y en la línea SuperFit de ajuste máximo a la talla y formas del biker.

Más información

Peso:

11,42 kg (talla M)

Precio:

3.999 €

Más sobre: