GT Force Carbon PRO LE

Trialeras destrozadas, pistas negras a alta velocidad, voladas enormes, dobles verticales, bike parks, senderos fluidos e incluso rutas rockeras y bucólicas al amanecer… Con bicis como esta nueva GT Force Carbon LE, si huele a enduro, es para ella.

GT Force Carbon PRO LE
autor mtbpro
Antonio del Pino
autor de las fotos
Nacho Trueba

fecha07/02/2022


lo mejor
Calidad del sistema de suspensión en todo tipo de uso y nivel de exigencia. Fiabilidad general y geometría capacitada para lo máximo con una cálida de pedalada digna de bicis ruteras.
lo peor
Un poco discreta en exceso y al menos de forma oficial no se ofrece con posibilidad mullet, sólo en 29” de serie. Las ruedas de serie. Aunque sin crítica posible en su eficacia y calidad…, por 7.000 € ya se pueden exigir primeras marcas.

La tecnología libre ya permite hacer buenas bicis a nivel de comportamiento general y que al tiempo sean productos de alta fiabilidad.

Con una geometría adaptada, de recorrido generoso y una cinemática segura de las que el propio mercado ha ido eligiendo por selección natural… Le metes un buen dinero en suspensiones de última generación que puedan camuflar posibles carencias de la propia bici y añadan un rango de personalización amplio para que al final la bici vaya como tú quieras… En definitiva…, en el mercado nos encontramos en muchas ocasiones con bicis que van básicamente igual, correctas pero sin apenas personalidad.

El nuevo enduro

El valor diferencial de esta GT Force, como en muchas de sus bicis, es que han impuesto su criterio y un sentido mucho más inconformista de lo que debe aportar una bici de enduro, pensándola no sólo como una gravity “tragapalos” al uso, sino como una bici de experiencia completa y plenamente aprovechable para endureros de todos los niveles.

El enduro es enduro, no voy a montar un simposio sobre esto porque la Force Carbon tiene mucho y bueno que contar. Creo que más o menos todos sabemos lo que implica esta disciplina más allá del recorrido de las suspensiones, pero sí es cierto que dependiendo del “barrio” al que vayas, el enduro se ve con unos matices u otros, lo justo para que una bici sea más indicada que otra y es en este perfil de diversidad donde esta GT de enduro es una ganadora a todas luces.

En GT no sólo han pensado que su gran virtud sea la de ese boxeador que hace carrera a base de aguantar más puñetazos que nadie.

GT Force Carbon PRO LE

No o no al menos exclusivamente en eso, aquí hablamos de una bici de enduro universal sobre la que han proyectado un criterio maestro para que rinda al mejor nivel en todo tipo de terrenos y escenarios considerados enduro, sin necesidad de ser un piloto oficial de superproducciones de bebida energética.

Esto lo digo porque, siendo consciente de que no soy precisamente Martin Maes, ganador de las Enduro World Series 2021 con esta Force Carbon concretamente, sí que estoy en ese perfil de rider veterano y, no me duele admitirlo, con mucha experiencia pero cada vez más cagón, que quiere montar muy fuerte con una bici que te deje divertirte sin necesidad de entrar en registros de riesgo sin escapatoria. Claro que sigo teniendo mi orgullo y si “clavo el freno” en algún sitio no me sienta bien, pero por eso ahora más que nunca valoro las bici que reportan confianza, seguridad y diversión.

GT Force Carbon PRO LE

Y es que la Force Carbon permite todo, tanto para ir a límites absolutamente de élite como para emocionar a un endurero old school, con la capacidad de “perdonarte” en fallos, correcciones y dudas, disfrutando muchísimo en velocidades y ritmos técnicos más terrenales.

Aunque sea una bici que de serie está lista para ganar lo que sea y en manos de quien sea, no es de esas bicis de enduro que necesitan que entres en un salto a 50 por hora para levantarla apenas dos palmos del suelo… Porque puedes hacerla volar arriba o salir plano, puedes hacer lo que quieras si sabes hacerlo sin que la bici te imponga lo uno o lo otro y te acompaña porque básicamente, tanto la cinemática contemporánea, su geometría, la calidad de construcción, la selección de montaje… Todo encaja en armonía y está pensado con el mismo inteligente propósito.

Y no quiero que esto se convierta en un buen masaje de hombros para GT. Es justicia absoluta, porque precisamente cuando me di cuenta de lo que era esta Force Carbon Pro LE y por mil experiencia en casos parecidos, me saltaron algunas alarmas porque fui consciente de que contándolo con excesiva honestidad se podía volver contra la bici.

Yo soy del todo irrelevante, pero me parecería una verdadera faena que la bici no fuera entendida con justicia. Por eso creo que incluso he intentado sacarle más defectos de lo habitual. Ya que estoy menciono alguno como los 16 kilos que pesa en talla L (con cámaras), pero donde quiero ir es a que me di cuenta de que en cierta manera me estaba forzando a sacarlos, porque más allá de subjetividades o gustos personales, para salir a la montaña a volar, curvear, trepar, saltar largo, alto, o largo y alto, a tumbar, bajar “librando” por zona imposibles, para jugar y jugártela…, con esta bendita bici es un absoluto lujo por la facilidad y calidad con la que sucede todo.

Criterio independiente

Aclaro que me gusta GT de siempre, más cuanto más les he observado y más cuanta más experiencia he ido acumulando con sus bicis. “Esta gente va a su rollo”, perdonadme la licencia pero es que así y es la conclusión que he sacado sobre todo en los últimos tiempos.

GT Force Carbon PRO LE

Saben lo que buscan, saben cómo hacer bicis dinámicamente magnificas y las hacen con su criterio sin mirar a nadie más, salvo porque en este caso comparte criterio con su prima Jekyll. El verano pasado me di un buen homenaje con su bici de gravel para publicar el test en Maillot Mag y pese a que la Grade Carbon no tiene nada que ver obviamente con la Force Carbon, desde GT son capaces de proyectar la misma filosofía de marca en bicis para disciplinas opuestas. Esto es súper difícil de hacer.

Con la Grade me pasó lo mismo, no me impactó en profundidad de primeras, pero me fue conquistando con el uso hasta enamorarme de ella hasta las trancas, y de nuevo me ha pasado lo mismo y vuelvo a estar de acuerdo en que la GT Force no es lo que parece, es muchísimo más.

GT Force Carbon PRO LE

Un poco discreta de más en mi opinión, siendo una bici de “adrenalina” y pilotaje espectacular. También es cierto que este tipo de decoraciones diplomáticas son muy estables en el tiempo, de diseños muy prácticos y eficaces mires donde mires, sin nada superfluo, pero sin nada que genere ese cañonazo visual como si podría pasar con una Cannondale, Specialized, Mondraker, Orbea… y así otras tantas magnificas bicis más.

Sin embargo, es subirte a ella y sabes que vas sobre algo diferente, y si digo diferente digo mejor.

GT Force Carbon PRO LE

La GT Force Carbon se suma a la tendencia de las bicis de largo recorrido de punto de giro elevado, como su hermana de DH Fury, en el que instalando esa roldana integrada en el soporte del guía cadenas, se evitan problema de tirones de cadena cuando pedaleas (anti squat ), porque en el enduro también se pedalea mucho, y sobre todo de evitar que la acción del freno trasero congele el sistema de suspensión (anti rise).

Y vaya si lo consigue. De hecho, los “guasones” declaran haber paliado ambos problemas en un 97%. Hombre, “ya puestos di el 100%” pensaría cualquiera, pero no, primero porque no sería cierto y lo segundo porque ese 3% restante, que teóricamente es un defecto, en la práctica se convierte en toda una virtud.

GT Force Carbon PRO LE

Veréis, el amortiguador RockShox Super Deluxe Ultimate, que saca 160 mm, dispone de un dial que añade más plataforma de pedaleo a un sistema que de por sí es sumamente eficiente como promete ese punto de giro elevado con la roldana delantera sobre el plato.

Al activar esa plataforma del amortiguador consigues un punto más de fricción inicial como si fuera una regulación directa de compresión a baja velocidad para evitar las oscilaciones de pedaleo más exageradas porque el propio sistema renovado LTS lo consigue incluso en abierto.

GT Force Carbon PRO LE

Por su parte, la horquilla RockShox ZEB Ultimate de 170mm sí que dispone de esa regulación de compresión a baja velocidad en la botella derecha, que regulada de la mitad hacia el máximo hace un trabajo formidable para evitar la oscilación de la horquilla al ponerte de pie o simplemente pedalear.

Volvemos al tema del 3% restante del anti squat, y es que precisamente una de las súper cualidades de esta Force Carbon es que, aunque es una bici de enduro, permite pedalear de forma muy eficiente en todos los terrenos, algo muy notable esprintando en la salida de una curva o para acelerar antes de un gran salto, pero sobre todo en ascensiones muy verticales. Ahí, cuando engranas las dos coronas más grandes sí que notas que la suspensión se endurece ligeramente y, como decía, lejos de ser un problema es toda una virtud, porque la mayoría de bicis dobles y más aun con tanto recorrido, tienden a comprimirse un poco más porque todo el peso va hacia atrás y en muchas ocasiones es la puntilla para que acabes echando pie a tierra.

GT Force Carbon PRO LE

La alfombra mágica

Para que tengáis una referencia, yo peso 74 kg y mido 186 cm, que la envergadura también afecta al reparto de presiones en las suspensiones, y el amortiguador en esta bici me pide 150 psi para un sag del 30%, es decir, que la cinemática no le exige demasiado trabajo al amortiguador para que la bici funcione bien.

De hecho tampoco hay que ser radical en ningún sentido con la regulación del rebote, al medio va muy bien, y esto significa que es una bici que primero, no sobreesfuerza al amortiguador como algunas bicis que aun a 200 psi van como una cama de agua y como no le montes un amortiguador de muelle duro no le sacas sensibilidad y progresividad y, segundo, que da igual que la Force Carbon que elijas no sea la tope de gama porque con casi cualquier amortiguador va a funcionar igual de bien.

De esto pueden presumir muy pocas bicis del mercado.

GT Force Carbon PRO LE

La geometría también ayuda a que se pedalee muy bien con ella pese a ser una bici de enduro, sobre todo porque los 78º de tubo de sillín te llevan encima del pedalier para propiciar una pedalada potente y adelantada cuando extiendes la tija telescópica al máximo. Así puedes aprovechar los grupos musculares más grandes en cada pedalada, con una parte media larga que deja mucho espacio vital y luego una rueda delantera súper lanzada y acorde al nivel de uso en el que nos movemos de 63,5º que hace lo que puede por no despegarse del suelo en esos ascensos verticales.

Nada que no le suceda a otras tantas bicis similares pero que en esta, si eliges la posición larga de vainas de 44,5 cm ni tan mal, pero que como vayas en la regulación corta de 43,5 del flip chip trasero, hay que hacer serios esfuerzo para que la rueda delantera no pierda contacto en estas situaciones.

GT Force Carbon PRO LE

Sea como sea es un mal menor y generalizado, porque estamos hablando de una bici diseñada predominantemente para bajar y aun así en lo importante, en la estabilidad de pedaleo, es una referencia.
Dicho esto y retomando ese planteamiento de enduro universal dentro de una misma bici, precisamente ese flip chip trasero y el tema del regulador de la plataforma juegan un papel clave en esta “supervirtud” de la GT Force Carbon.

GT Force Carbon PRO LE

Probé la regulación corta de 43,5 y al menos para mí no tiene mucho sentido. Es perfecto para los riders 3.0 de campillo y bikepark que hacen todo en “manual” y que no hay salto que no empalmen con un trucazo impecable. No es mi caso.

Además, esa plataforma adicional que yo aprovecho en esas subidas verticales dentro del enduro más rutero que practico habitualmente, este tipo de endurero más técnico de circuito y trucos, encontrará dos aliados perfectos tanto en el regulador de compresión a baja de la horquilla como en el dial de plataforma del amortiguador.

GT Force Carbon PRO LE

Una vez activados, aunque la bici sigue con las suspensiones plenamente disponibles en todo su recorrido, si reciben un impacto que lo requiera, para jugar bien con las inercias en un circuito bien pisado, hacen que la bici sea más precisa, rápida y reactiva que si llevas una bici con las suspensiones abiertas de par en par y de tarado blandengue que limitan ya no sólo en la finura de estilo, sino en las posibilidades de practicar un enduro no tanto de longitudes grandes como en el DH, sino de altura como requiere el estilo campillero.
Y todo esto sin tener que tocar ni una sola vez la presión de las suspensiones.

Por último, hay una cosa que me gusta mucho y es la compensación perfecta de la altura del pedalier, pensada para trabajar con el sag correcto de la bici y no como una cifra nominal.

Mi medición de su altura en vacío da 35 cm (34,7 cm dice GT) y deshinchando el amortiguador hasta el tope baja a 24,5 cm para dar sus 160 mm de recorrido máximo. Sin embargo, dejando ese sag del 30 % donde la Force Carbon da su mejor versión en todos los terrenos, sólo baja hasta los 30,5 cm, que como zona de trabajo real es perfecta para ir con el centro de gravedad bajo pero sin riesgo a tocar con el pedal en la primera raíz que asome.

LA GT Force es una grandísima bici de enduro en general y para expertos en particular, que estoy plenamente seguro de que cuanto más nivel tengan van a descubrir muchas más virtudes de las que yo mismo hay podido reflejar en este artículo.

GT Force Carbon PRO LE

Cosas de familia

En temas de dineros ya he aprendido a no meterme muy a fondo porque no quiero herir sensibilidades ni en un sentido ni otro. El tema de los precios de las bicis está como está, con subidas generalizadas en todas las marcas y gamas, y esta GT Force Carbon no es ajena a la problemática mundial, con siete mil señores eurazos en esta versión testada, que bien los vale, para 5.299 € en la versión Pro como compra maestra que funcionalmente ofrece una bici muy similar ahorrando 1.700 €, y como modelo de entrada la versión Elite, que sinceramente ofrece todo lo que se necesita para entrar en el reino de las nueva GT Force Carbon.

 

La bici al detalle...

GT Force Carbon PRO LE
Amortiguador

Si hace unos años me dices que un amortiguador de aire iba a poder hacer lo que hace este RockShox Super Deluxe Ultimate de 230x65 mm… Bueno, tampoco podría haberme creído lo de la pandemia y mira cómo estamos. Es espectacular, también potenciado por la calidad cinemática de esta bici, pero es cierto que obedece muy bien a todo tipo de regulaciones y sólo los cambios bruscos de temperatura hacia el frío obligan a abrir un poco el rebote para que siga trabajando de diez. Por lo demás, no se me ocurre mejora alguna a una bici que es sensible, estable y progresiva justa y precisamente donde tiene que ser en cada momento.

GT Force Carbon PRO LE
Horquilla

La nueva “Super Star” del enduro, RockShox ZEB Ultimate de 170 mm con 44 mm de offset, no recibe más que halagos y la verdad es que sólo ahora que la he podido probar bien probada entiendo el porqué de tanto furor, tanto mediático como entre riders particulares. Es verdad que es sólida como una viga, sensible, progresiva, con un rango de ajustes fantástico y sobre todo, en esto me tengo fiar de su reputación popular, muy fiable.

GT Force Carbon PRO LE
Frenos

Ya no es que los Sram Code RSC frenen de muerte y a capricho, también porque con semejantes discos de 220 mm delante y 200 mm detrás estaría bueno que no fuera así, pero es que resisten el calentón mas bestia como si nada y sobre todo permiten una capacidad de ajustes en sus prestaciones de las que una vez que las pruebas ya no quieres otras cosa. Tenía que llevar estos frenos sí o sí.

GT Force Carbon PRO LE
Guiado interno de cables

En GT siempre han sido muy reticentes a las modas y del añadir cosas sin una justificación. Al final han tragado no sin solucionar el tema del guiado interno integral en el que las fundas entran y salen sin necesidad de usar guías de ningún tipo y ahí sí, como ya no representa inconveniente alguno y pueden aportarlo, al final lo han hecho, reduciendo el nivel de ruido y vibraciones de la bici a cero, incluso en los tramos más trialeros que puedas llegar a plantear.

GT Force Carbon PRO LE
Grupo

Me encanta sobre todo por su tacto directo e intuitivo. En un mercado de transmisiones en el que cada vez más se tira hacia la automatización, se está perdiendo la oportunidad de cambiar en el momento exacto, que a veces pulsas antes de tiempo en el momento menos oportuno y con la electrificación ya no hay marcha atrás. En el caso del mando mecánico del grupo Sram GX Eagle de 12 velocidades es casi imposible fallar y el cambio va súper bien sujetado, que en el caso de que la patilla oscile, el generoso salvavainas derecho amortigua cualquier indicio de ruido por un cadenazo. En cuanto al desarrollo, a mi modo de parecer es el ideal, un plato de 32 montado en una bielas Truvativ Descendent 7K y casete Sram XG-1275, 10-52T.

GT Force Carbon PRO LE
Tija

Impecable. Esta Tranz X +Rad de 31,6mm llega con diferente recorrido según la talla (S: 150 mm; M: 170 mm; L/XL: 200 mm) y ciertamente tanto el mando como la tija son perfectos. Es verdad que el guiado interno y su ruta de curvas muy abiertas contribuyen a que el funcionamiento sea exquisito aunque esto implique que el cable salga un poco externamente en el codo de giro entre el tubo diagonal y el tubo de sillín. La tija venia desmontada y la verdad es que pocas veces he tardado tan poco en dejar lista una telescópica para salir.

GT Force Carbon PRO LE
Tren trasero

Sí, la Force se llama Carbon pero el tren trasero es de aluminio y la verdad es que no echa de menos para nada el carbono. Desde GT mantienen que en este rango de uso en el que las bicis reciben leña tanto por intensidad de uso como por impactos en caídas, no consideran que tenga demasiado sentido.

GT Force Carbon PRO LE
Neumáticos

Cómo no, la GT Force Carbon monta a la pareja del año en el segmento gravity, con un Maxxis Assegai, 29 x 2.5” delante y Maxxis Minion DHR II, 29 x 2.4”. Ambos con un descriptivo técnico de tecnologías de unos mil caracteres, que lo que vienen a decir es que son posiblemente los dos mejores neumáticos de enduro del mercado y que cumplen con un 10 rotundo en todos los aspectos en los que se les pueda valorar, por adherencia, resistencia, tacto, aspecto… Los neumáticos que toda madre quiere para su hijo endurero.

Más información

Peso:

16 kg (talla L con cámaras)

Precio:

6.499 €

Más sobre: